Sábado 19.01.2019 | 22:45 hs


30-01-2018 / Pasión por recuperar obras antiquísimas y preservar el patrimonio

El santafesino que le devuelve la vida a los vitrales de todo el país

Fabio Huser dirige un equipo de especialistas dedicado a restaurar esas vidrieras hechas con piezas de vidrio pintado o cubierto con esmaltes, consideradas obras de arte. Realizaron trabajos en Jujuy, Buenos Aires y otras provincias. En la capital provincial llevó adelante obras en Casa de Gobierno, la Basílica y la UNL.


Luciano Andreychuk
redaccion@miradorprovincial.com


Quizás a Fabio Huser, 37 años, nacido en barrio María Selva, nunca se le ocurrió que antes de largarse a estudiar Ciencias Económicas, su verdadera pasión lo iba a llevar a hacer algo que está en las antípodas de los fríos cálculos matemáticos y contables. Soltar todo y largarse, como dice una vieja canción: empezó a ser restaurar vitrales. Y le fue bien, o acaso mejor que bien.

Un vitral -o vitraux, para quienes prefieren expresiones afrancesadas- es una vidriera policromada hecha con vidrios de colores, que están pintados o recubiertos con distintos esmaltes, y unidos por varillas de plomo. Se trata de una técnica artística que tiene siglos de antigüedad: hay ejemplos de vitrales magistrales en iglesias y museos en toda Europa, Estados Unidos y Asia. Pero es una técnica "desacralizada", hoy en encaramada sobre los hombros de la new wave de la decoración vintage: se utiliza para embellecer interiores, y hasta en los panteones de los cementerios. En Santa Fe se ven en las iglesias y en los edificios administrativos y patrimoniales, como Casa de Gobierno o la UNL.

Huser aprendió primero a producirlos, como un hobby, hace 14 años. Luego empezó a hacer vitrales por encargo. Aprendió en forma autodidacta la restauración de estas obras, pieza por pieza, con la paciencia de un monje budista. El tiempo pasó y hoy su emprendimiento ya lleva restaurados vitraux de 36 iglesias de todo el país, incluida la Basílica de Guadalupe. Está haciendo trabajos en Jujuy, Buenos Aires y en Santa Fe.

Su empresa (FLH Vitrales), con sede en la ciudad, fue elegida emprendedora del año en el marco de la Competencia Naves que organiza la Universidad Austral. Y hoy, Huser y nueve vitralistas que trabajan con él tienen el mayor desafío: restaurar los vitrales de la Casa de la Cultura, que están siendo reparada desde hace tres meses. "Será nuestro broche de oro para dejar un legado en la ciudad", cuenta Huser en diálogo con Mirador Provincial. Allí hay 12 aberturas con vitrales que tienen más de 40 paneles cada una.

Desafiante
"La restauración de un vitral es una actividad desafiante, porque se trata de desandar el proceso de su creador. Si bien a veces se deben reemplazar faltantes de piezas de vidrio, limpiar y volver a colocarlas, para lograr esos pasos debemos saber qué hizo el que lo creó en ese momento, en su época. Ésas son las bases de trabajo: respetar al autor, y en plena conciencia por el resguardo del patrimonio", explica.

La primera obra de restauración a gran escala de Huser y su equipo fue sede de Rectorado de la UNL. Y la segunda, la Basílica de Guadalupe. Desde 2004 empezaron con los vitraux de Rectorado de la UNL, del techo de Casa de Gobierno, juzgados federales, entre otros edificios.

Cómo es el proceso de la restauración
"Lo primero es hacer el relevamiento sobre el estado del vitral. Es decir, qué tipo de elementos tiene (vidrios, plomo, esmaltes). Cuando faltan piezas de vidrio, por ejemplo, se hace una intensa búsqueda: aquí en Santa Fe tuvimos la suerte de conseguir piezas ausentes de décadas de antigüedad, y fueron repuestas", relata el restaurador.

Una vez que todo el vitraux fue relevado y ya conociendo las condiciones en que está, se lo retira de la ventana o de la abertura en que esté y se lo lleva a taller, que es una especie de laboratorio "sagrado". "El restauro por política nuestra se hace siempre en taller. Porque la línea de procesos de restauración que está armada (en el taller) es muy ajustada, entonces es más rápido el proceso, y más
prolijo", dice Huser.

Y puso un ejemplo de la importancia de trabajar allí. "En Jujuy nos encargaron trabajos. Pero a los vitrales los trajimos a Santa Fe, los restauramos y en un viaje a la provincia norteña los colocamos, ya listos. Todo ese proceso se hizo en el taller, y fue desde desarmar el vitral hasta replicar las piezas que faltaban, volver a armar el vitral hasta, finalmente, colocarlo en su lugar".

Dependiendo del estado de un vitral, su restauración puede llevar unos pocos días hasta varias semanas, en caso de que le falten muchas piezas. Pero a Huser los tiempos no le importan demasiado: la pasión pasa por dejarlo lo más intacto que se pueda, recuperar el sello inmanente de su creador y cuidar como un tesoro esos restos vidriados que recuerdan que la cultura debe siempre estar viva si se preserva.

Ser autodidacta
La formación de Huser en restauro de vitrales fue casi toda autodidacta, pero siguiendo varias técnicas. "El proceso fue muy enriquecedor porque a cada paso que aprendía me preparaba para el siguiente. La primera parte fue con un profesor que me enseñó la técnica Tiffany, y luego avancé con las técnicas de plomo que son más antiguas", narra.

Un maestro vitralista le abrió sus puertas en Buenos Aires (Jorge Curutchet, ya fallecido). Allí aprendió mucho, dice. "Desde 2012 tengo un maestro vitralista (Antonio Estruch). Nos eligió a nosotros para que de alguna manera sigamos su camino. Pero además, voy prendiéndome de todos los saberes, porque la inquietud autodidacta para mí es fundamental".

Valor intrínseco por sobre todo

Su emprendimiento tiene como una meta central ampliar la fabricación de vitrales propios, sin dejar hacer restauraciones. En esto último, "siempre la meta es sostener un sentido de conservación del patrimonio histórico. Es muy importante para nosotros conservar lo que denominamos el valor intrínseco del vitral, que son los vidrios, los esmaltes, los colores y la firma de su autor", define el restaurador.

Huser y nueve vitralistas que trabajan con él tienen el mayor desafío: restaurar los vitrales de la Casa de la Cultura, que están siendo reparada desde hace tres meses. "Será nuestro broche de oro para dejar un legado en la ciudad", cuenta Huser en diálogo con Mirador Provincial. Allí hay 12 aberturas con vitrales que tienen más de 40 paneles cada una.

"La restauración de un vitral es una actividad desafiante, porque se trata de desandar el proceso de su creador. Si bien a veces se deben reemplazar faltantes de piezas de vidrio, limpiar y volver a colocarlas, para lograr esos pasos debemos saber qué hizo el que lo creó en ese momento, en su época. Ésas son las bases de trabajo: respetar al autor, y en plena conciencia por el resguardo del patrimonio".
Fabio Huser
Restaurador de vitrales

"En Jujuy nos encargaron trabajos. Pero a los vitrales los trajimos a Santa Fe, los restauramos y en un viaje a la provincia norteña los colocamos, ya listos. Todo ese proceso se hizo en el taller, y fue desde desarmar el vitral hasta replicar las piezas que faltaban, volver a armar el vitral hasta, finalmente, colocarlo en su lugar".
Fabio Huser
Restaurador de vitrales

A Huser los tiempos no le importan demasiado: la pasión pasa por dejarlo lo más intacto que se pueda, recuperar el sello inmanente de su creador y cuidar como un tesoro esos restos vidriados que recuerdan que la cultura debe siempre estar viva si se preserva.




+ Noticias

Sergio Hernández y el objetivo del seleccionado en China 2019
El seleccionador nacional de básquetbol masculino, Sergio Hernández, pasó por Provincial en Rosario con su campus. Habló con este suplemento sobre el equipo que dirige en un año mundialista. El objetivo está próximo. Es el certamen mundial China 2019. La generación actual, La Generación Dorada, el básquet en nuestra provincia y más en una charla exclusiva cara a cara.

Sergio Hernández y el objetivo del seleccionado en China 2019


En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

“Se ha perdido la pasión en el barrio”
Gonzalo Salas, ganador de la Vuelta de San Juan en 1998, sigue ligado al ciclismo pero como empresario y comerciante. Marca cambios, especialmente por el auge de las bicicletas todo terreno. La salud y seguridad de los rodados también fueron materia de análisis.

“Se ha perdido la pasión en el barrio”

Llegaron al techo del malambo
La agrupación “Los Gallitos” de Crespo participó en el Festival Nacional de Laborde. Mirador Entre Ríos habló con el profesor y encargado de la delegación, Franco Zaragoza, quien brindó detalles del suceso histórico para la ciudad. “Siento felicidad y orgullo”, dijo

Llegaron al techo del malambo

La premisa va más allá del resultado
Paracao afina su puesta a punto, a pocos días del inicio de la edición 2019 de la Liga Argentina A2 masculina. Luego de un mes de preparación con énfasis en el aspecto físico, el sábado y domingo próximos iniciará su camino en su gimnasio, recibiendo a Salta Vóley y Jujuy Vóley, respectivamente. Sus orientadores postulan “jugar bien y ser correctos”, para llegar lejos en la competencia.

La premisa va más allá del resultado