Domingo 18.08.2019 | 00:22 hs


03-02-2019 / Con identidad provincial

Entre Ríos deslumbró al público en Cosquín

La delegación entrerriana se presentó en el 59º Festival Nacional de Folklore (Córdoba). Participaron 43 artistas de toda la provincia, quienes desplegaron sus canciones, bailes y recitados en el escenario mayor “Atahualpa Yupanqui”.

José Prinsich
redaccion-er@miradorprovincial.com

Ubicada al oeste de la provincia de Córdoba, en pleno Valle de Punilla, se encuentra Cosquín. Una localidad cuya población supera los 25 mil habitantes y que se caracteriza por sus esplendorosos valles y sierras, una vista al río que sorprende junto a una rica historia cultural. Pero su mayor atractivo comenzó en 1961, cuando se llevó a cabo la primera edición del Festival Nacional de Folklore. A partir de entonces, la ciudad cordobesa se convirtió en una cita infaltable para los músicos, intérpretes, bailarines y amantes de las tradiciones argentinas.

Durante la última semana de enero, a lo largo de nueve lunas, la Plaza Próspero Molina cobra vida y recibe a miles de personas, quienes llegan desde diversos puntos del país y el exterior. Cuando cae la noche y las luces se encienden en el predio, todas las miradas recaen en el escenario mayor “Atahualpa Yupanqui”. Desde Mercedes Sosa, Alfredo Zitarrosa y Horacio Guarany hasta Los Nocheros, Soledad y Abel Pintos han triunfado en este lugar, ganándose la ovación del público.

Las postales de las provincias han cobrado gran relevancia en el festival, ya que es el momento ideal para que exhibir las costumbres típicas de cada región de la Argentina. La delegación de Entre Ríos, como lo hace desde las últimas ediciones, dijo presente en Cosquín. Fue en la noche del miércoles 30 en la denominada “Voces del Tiempo”. En la oportunidad, 43 artistas entrerrianos desplegaron todo su derrotero cultural frente a los espectadores, quienes aplaudieron de principio a fin los 20 minutos que duró la presentación.

En diálogo con Mirador Entre Ríos, Roberto Romani, asesor cultural de Entre Ríos, dejó en claro que “estamos muy felices de acompañar a estos músicos y bailarines. Es una delegación linda y representativa, donde está casi todo el mapa de la provincia. Hay nombres consagrados de gente que ya ha realizado un largo recorrido en la música, la danza y la poesía en Entre Ríos. Otros, en cambio, tuvieron por primera vez una experiencia fuerte y tan importante como es Cosquín. Para el gobierno es una satisfacción poder estar una vez más en el escenario Atahualpa Yupanqui y llevar gente que genuinamente nos representa. Nos parecía que hay gente de nuestra provincia que merecía estar en ese escenario”.

La gestión, logística y producción del cuadro artístico-musical fue organizada por el gobierno provincial, a través de la Secretaría de Turismo y Cultura de la provincia, con la participación de Direcciones de Cultura municipales de distintos departamentos.

“Formar parte de esta delegación es un orgullo y una alegría enorme, a la vez una satisfacción compartir escenario con semejantes talentos”

Hugo Mena
guitarrita y compositor.


Llegó la hora

Luego de haber realizado el último ensayo en la Vieja Usina, a orillas del Paraná, la legión de panzas verdes emprendió el viaje hacia tierras cordobés con la mente puesta en Cosquín, la Meca del folclore. El objetivo estaba a más de 400 kilómetros de distancia. Una vez acreditados en el ingreso al predio, los artistas se perfilaron hacia los camarines para preparar los instrumentos, la utilería y los trajes.

Un mar de sentimientos encontrados se produjo ni bien tocaron suelo coscoino. Muchos cargaban con cierta nostalgia y los recuerdos a flor de piel tras su paso en años anteriores. Otros, posiblemente los más jóvenes, con la incertidumbre de saber cómo era ese mundillo folclórico. Allí, algunos se dispusieron a concentrarse solitariamente, y otros -entre mate y mate- repasaban los últimos movimientos. Los músicos dispusieron sus instrumentos con sus correspondientes partituras y anotaciones.

“Vamos a cantar a ese lugar que es tan codiciado, pero con la misma intensidad del '83 cuando fuimos por primera vez y que fue toda una sorpresa. Esto es mostrar la casa y la patria de uno. Es mostrar el pueblo. Cuando se escucha la chamarrita, el rasguido doble y el chamamé, se encienden los corazones”, expresó Hugo Spiazzi a este medio.

El guitarrista y compositor Hugo Mena sostuvo que “tocar en Cosquín es como para los jugadores de fútbol jugar en la cancha de Boca. Para nosotros, los músicos, siempre son muy importantes estos festivales, que son lo máximo a nivel nacional. Es lo que uno siempre espera y desea. Formar parte de esta delegación es un orgullo y una alegría enorme, a la vez una satisfacción compartir escenario con semejantes talentos”. En relación a su participación en el Festival Nacional de Folklore, Mena pudo estar presente junto a Antonio Tarragó Ros, a quien acompaña actualmente, pero “esto es distinto porque somos nosotros, nuestra música. Es una cosa que nos llena el corazón y el alma”.

En horas de la tarde se concretó la prueba de sonido y los ajustes técnicos. Era el momento justo para reconocer el lugar y proyectar ciertas imágenes mentales sobre lo que vendría. Mientras tanto, los músicos y bailarines ultimaban detalles porque nada podía quedar librado al azar en un evento de semejante magnitud. Ya entrada la nochecita y cuando la hora de la presentación se aproximaba, comenzó el proceso de los maquillajes y trajes entre bailarines y bailarinas.

Antes de salir al escenario, con los corazones latiendo a mil, la embajada entrerriana hizo una gran ronda para desearse mutuamente buenos augurios y recordarse que siempre se trata de dar lo mejor y de disfrutar de la función. Después de la locución del maestro de ceremonia Claudio Juárez, las luces del “Atahualpa Yupanqui” se encendieron para recibir a los representantes de la provincia. Con las agujas del reloj marcando las 23.19, y con la transmisión en vivo de la TV Pública, dio inicio el show en una noche clara y agradable.

La comitiva artística, al ritmo de chamarritas, chamamé y rasguidos dobles, mantuvo el clima festivo en la Plaza Próspero Molina, un ambiente que venía heredado luego del homenaje por los 50 años de Los 4 de Córdoba, donde se hicieron presentes íconos de la música como Sergio Galleguillo, Destino San Javier, “Piti” Fernández de Las Pastillas del Abuelo, Lucio Rojas y Guillermo Novelis de La Mosca, entre otros.

“Con entrerriana simpleza, orgullo bien montielero, me presento ante vosotros, hermanos de patria y cielo. Sabiendo que las palabras no alcanzan el universo de este verde nostalgioso, que es mi raíz y mi credo. Qué dicha ser entrerriano y celebrar el encuentro con el sauce, con el río, con la memoria del viejo”, recitó a viva voz Romani.

Seguidamente comenzó a sonar “Facilón de Adivinar” de Juan Carlos Alsina y bajo la interpretación de Marcos Pereyra y Mario Suárez.

Todo marchó a la perfección: el aplauso entusiasmado del público, que acompañó la actuación con sapucays, coreando canciones, revoleando pañuelos, haciendo palmas y levantando carteles donde pudieron leerse nombres de localidades entrerrianas como Paraná, Larroque y San José. Los que se quedaron en sus hogares siguieron minuto a minuto la transmisión, compartiendo en las redes sociales la emoción de ver a los entrerrianos en el escenario mayor.

La puesta en escena continuó con “De la costa” de Víctor Velázquez; “La canción del jornalero” de Jorge Méndez; y “Feliciano orilla” de Ambrosio Miño y Ernesto Montiel en un segmento dedicado exclusivamente a la Selva de Montiel, con unas glosas recitadas por Facundo Díaz. También se interpretaron “Puestero y Cazador” de Néstor Cuestas y Mario Temporetti, y Cruzando el Arroyo Malo de Aldo Muñoz y Carlos Santamaría. Como broche final de la actuación “El carretel” de Abelardo Dimotta hizo emocionar a todos los espectadores, culminando en fervoroso aplauso.
El repertorio, al igual que las voces y los instrumentistas, reflejó con maestría la diversidad de propuestas y lugares, así como el presente de la tradición provincial.

Asimismo, se hicieron arreglos musicales especialmente para el ensamble que se conformó. A través de las canciones, los audiovisuales, la danza y el despliegue teatral, aparecieron en escena Francisco “Pancho” Ramírez, el supremo entrerriano; el río y sus pescadores, los cultivos y los jornaleros, la flora y la fauna autóctona y hasta un grito en defensa de la naturaleza. Voces femeninas y masculinas, de diferentes generaciones que provenían desde distintos rincones de la provincia, en conjunción con un ensamble de artistas que dieron vida a los sones de guitarristas, acordeones e instrumentos de percusión. La confluencia musical, de arte escénico y visual lograda sobre el escenario fue digna de destacar y celebrada en la platea.

Músicos

El cuerpo de músicos estuvo conformado por Chela Martínez Bader (flauta traversa); Hugo Mena (guitarra); Martín Aquilini (percusión); Gustavo Reynoso (bandoneón); Sergio Cardoso (piano); Mariela Campodónico (acordeón); Diego Trzuskot (guitarra); Juan Bilat (acordéon); Luis “Pajarito” Silvestri (bandoneón); Marcelo Romero Muñoz (acordeón); y Walter Cardoso (contrabajo/bajo). Las voces y recitados estuvieron a cargo de Hugo Spiazzi; Damián Lemes; Facundo Díaz; María Cuevas; Mario Suárez; María Rivarola; y Marcos Pereyra. A su vez colaboraron en los aspectos técnicos: Conrado Arevalo (realizador audiovisual); Lucio Fernández (iluminador); Maximiliano Gastaldi (sonidista); José Castaño (asistente técnico); Iván Flores (utilero), Eliana Jauregui (utilera) y Débora Sánchez (maquilladora).

Bailarines

El equipo estuvo integrado por jóvenes provenientes de Federal y Feliciano. Camilo Sclavi; Lisandro Acevedo; Ricardo Rodríguez; Dante Dutra; Clidia Castellano; Yamila Paredes; Julieta Arrieta; Vanesa Luna; Ramón Pérez; Federico Curzio; Juan Ramón Ezequiel Teruzzi; Alejandra Inzaurralde; Enzo Inzaurralde; Jorge Aguirre Chávez; Sofía Díaz Bilat; Jennifer Burns; Daniela Paredes; Karen Gómez; Juan Gómez Piacenza; Federica Barral; Mario Valdez; María Bonomi; Sebastian Duarte; Daiana Cena; Esteban Ziem; y Flavia Barneche, bajo la dirección coreográfica de Elbio Orlando Vargas.


+ Noticias

Firmat: comenzó un curso de ayudante de cocina
En la continuidad de la labor de la Municipalidad de Firmat, a través de la Secretaría de Producción, Desarrollo Local y Medioambiente y la Oficina de Empleo, el lunes 12, comenzó el nuevo curso de capacitación de ayudante de cocina orientado a viandas y alimentación saludable.

Firmat: comenzó un curso de ayudante de cocina

Rosario: actividades por el Día del Niño
El viernes 16 de agosto se desarrollará la Feria de las Infancias en plaza Montenegro y el sábado 17, domingo 18 y lunes 19 tendrán lugar actividades especiales en el tradicional Biomercado.

Rosario: actividades por el Día del Niño


En Portada / Entre Ríos

El entretenimiento también es una industria próspera
Los videojuegos, además de masivo entretenimiento para gamers, es una industria próspera que integra a programadores, diseñadores, artistas plásticos y de animación, dibujantes y músicos. En nuestra región, la Universidad Nacional del Litoral ofrece una tecnicatura que, cada vez, capta mayor cantidad de interesados.

El entretenimiento también es una industria próspera

Adaptarse, sin perder la esencia
Hacía casi dos décadas que Mario Kirlis no visitaba Paraná. Reconocido como referente de la música árabe en Sudamérica, llegó para presentarse en el Teatro 3 de Febrero invitado por la Escuela de danzas que dirige Marina Salomone. El compositor destacó el nivel de bailarinas y la música de este género en el país y aseguró que el recambio generacional está asegurado.

Adaptarse, sin perder la esencia

Lanzamiento múltiple
El balonmano gana terreno en el espacio deportivo de la costa occidental entrerriana. Clubes y altas casas de estudio son los espacios de práctica para chicos y jóvenes estudiantes de ambos sexos, que avanzan en conocimiento y roce competitivo. El Centro de Exalumnos de Don Bosco es la expresión más reciente de este fenómeno expansivo en la capital provincial.

Lanzamiento múltiple

En Portada / Santa Fe