Jueves 18.07.2019 | 07:58 hs


15-05-2019 / Experiencias

“La idea era motivar a soñar en grande”

Estuvo en Paraná el ingeniero argentino que participó en el proyecto israelí de llegar a la Luna. Aunque la nave no tripulada se estrelló en la superficie lunar después de que consiguiera orbitar el satélite natural, se lo considera un gran logro de un país que no es una superpotencia.


Mirador Entre Ríos
redaccion-er@miradorprovincial.com

Diego Saikin tiene 38 años. Nació en Buenos Aires y se crió en Avellaneda. A los 15 años se fue a vivir a Israel pero todavía su acento porteño no ha sido contaminado. Estudió ingeniería electrónica y en computación y realizó un master en República Checa.

Diego fue parte de un proyecto que durante casi dos meses mantuvo a Israel y gran parte del mundo en la mayor expectativa: el envío de una nave no tripulada que iba a descender en la Luna.
Era una empresa única en muchos sentidos: porque la llevaba adelante una nación que no era una superpotencia espacial (antes sólo habían logrado alunizar naves enviadas por Estados Unidos, la Unión Soviética o China); se financiaba mayormente con aportes privados (de los 100 millones de dólares que se necesitaban, el Estado de Israel aportó sólo 2) y el lanzamiento lo producían entre dos empresas como una colaboración externa.

El proyecto se denominó Beresheet, que en hebreo significa comienzo o génesis y tuvo como logros descollantes haber sido lanzado exitosamente y además haber podido orbitar y descender hacia la superficie lunar. Aunque un desperfecto técnico provocó que la nave se estrellara, no se empañó la valoración de semejante logro.

Pero quizás una de las características más relevantes del proyecto es que uno de los objetivos que lo movilizaron fue recrear en Israel el denominado efecto Apolo 11. Es que luego de que miles de jóvenes vieran por televisión en 1969 la increíble hazaña de que un hombre caminara sobre la Luna, el interés por el estudio de las ciencias creció notablemente. Y ese fue otras de las metas del proyecto Beresheet.

Comienzo

“El nombre Beresheet surgió de una consulta popular. Fue una cuestión de marketing para generar interés y que la gente siga el proyecto”, contó Diego Saikin a MIRADOR ENTRE RÍOS, en el marco de una visita a la ciudad donde brindó algunas conferencias impulsadas por la Organización Sionista Mundial.

Sakin, que hace dos décadas vive en Tel Aviv, diseñó el software de simulación para conocer las posibles reacciones de la nave y realizó una plataforma virtual para analizar los datos.

El argentino seguía por la prensa la evolución del proyecto desde el principio. Después de un tiempo, decidió presentarse en la Universidad de Tel Aviv, donde trabajaba el equipo, y ofrecerse como voluntario.

“El equipo estaba basado en voluntarios. Mandé mi curriculum, emails, pero no hubo respuestas. Cuando escuché que la Universidad les había dado un par de aulas me presenté para ofrecerme personalmente. Ni siquiera sabía en qué equipo iba a estar”, contó en relación a su acercamiento al grupo de trabajo.

“Mi primer trabajo fue diseñar el salto lunar. En la competencia había que moverse 500 metros del lugar del alunizaje. Los otros equipos tenían un concepto bastante parecido: se abrían las puertas y salía un autito y recorría los 500 metros. El concepto mío era: tenemos propulsores, nos queda algo de combustible vamos a hacer un salto de 500 metros. Encendemos nuevamente y hacemos un salto. No era lo que esperaban pero aceptaron. Mi primera designación fue diseñar el salto, las secuencias de control. El software. Como la competencia se canceló, el salto no fue necesario”, relató.

Si alunizar la nave era un logro increíble, hacerla desplazar 500 metros con un salto era algo inédito, ya que se trataba de encender nuevamente los motores, despegar y volver a descender. Ninguna otra nave lo había hecho.

Causa nacional

Desde antes del lanzamiento, el proyecto Beresheet se vivió en Israel como una causa nacional. “La intención era lograr arrastrar a toda la gente y generar una emoción para que sientan que el proyecto era propio. En una ceremonia se entregó una pequeña réplica de la nave al Estado de Israel”, dijo después.

“La misión marcaba muchos hitos. Primero, por ser la primera misión privada. También, la primera misión de un país que no es una superpotencia en llegar a la Luna. Además, fue el primer lanzamiento comercial compartido”, enumeró.

–Además, hubo una intención de llegar a los jóvenes e incentivarlos…

–Sí, también se trató de recrear el Efecto Apolo que hubo en los chicos que en el año 1969 estaban mirando la tele cuando se alunizó. Hubo un incremento del 20 o 30% de la gente que se anotó a estudiar ciencias, ingeniería o matemáticas. El interés era motivar a los chicos de que todo es posible, que no tengan miedo de esforzarse o de soñar en grande.

–¿Cuál fue el efecto que provocó en la población?

–El interés creció. Todo el mundo estaba pendiente del proyecto. Se organizaban fiestas donde se proyectaba el lanzamiento o el alunizaje en pantallas gigantes. El lanzamiento fue a las 3.45 de la mañana y se organizaron pijamas party en todos lados para ver el lanzamiento. Todo el mundo lo siguió y hubo una expectativa impresionante. Para el momento del alunizaje, todo el país estaba pendiente.

“Fue un logro muy importante”

“La captura lunar fue una de las fases más críticas. Es una maniobra que se hace para dejar de orbitar la Tierra y empezar a orbitar la Luna. Ese fue un hito histórico, fue llegar a la Luna. Nos puso en un club súper exclusivo. No de las potencias que lograron alunizar, sino de las que lograron orbitar la Luna, que son los que ya nombré más la India, Japón y la Unión Europea”, resaltó Saikin.

–¿Cómo fue esa maniobra?

–Las maniobras consistían en ir agrandando la órbita. La Luna va atrayendo a la sonda y eso es peligroso. Había que evitar que eso pase y quedar atrapado en la órbita de la Luna. En importancia, esa es la segunda maniobra después del alunizaje mismo. El lanzamiento fue muy importante pero no dependía de nosotros.

–¿Qué fue lo que falló?

–Pasaron varias cosas. Durante el descenso hubo una pérdida de comunicación. No sé si estuvo relacionado o no con algún desperfecto de la nave. Puede haber tenido que ver o no. Hubo una falla en la unidad de medición inercial. Hubo una cadena de eventos que derivó en que la computadora se resetee y el propulsor principal se apague. La nave perdió el control. Cuando la computadora intentó encender de vuelta no se logró. Luego impactó en el suelo lunar.

–¿Cómo lo viviste?

–Tengo recuerdos un poco vagos. Porque fue mucha emoción, un poco de incredulidad, no entendía lo que pasaba. Después me di cuenta de que no era tan terrible y entendí el logro. Esas cosas se entienden con la perspectiva del logro. No es correcto contarlas en el momento porque se vive como en una montaña rusa. Fue una falla técnica, no significa que el concepto no haya funcionado. Se llegó a la Luna. Todos sabíamos que era riesgoso. Mucha gente no podía creer que hubiésemos llegado tan lejos.


+ Noticias

Lértora jugó para Belgrano, ¿cierran su pase a Colón?
Son los dos jugadores que parecen estar más cerca de sumarse. ¿Habrá sido cierto que el club le ofreció a Maxi López que vuelva al fútbol argentino?. En Barranquilla creen que Celis va al Junior y Lavallén tiene la mente puesta en el Bicho.

Lértora jugó para Belgrano, ¿cierran su pase a Colón?

Ceramistas de todo el país y países limítrofes llegan a la ciudad
Del 15 al 20 de julio se desarrollará el XVI Encuentro Nacional de Ceramistas Cuna de la Cerámica, en tres sedes de La Guardia, El Pozo y Alto Verde. Durante una semana habrá actividades de formación, intercambio de saberes, charlas y proyecciones, con la participación de ceramistas de todo el país, además de creadores de Brasil, Uruguay, Chile y Perú.

Ceramistas de todo el país y países limítrofes llegan a la ciudad


En Portada / Entre Ríos

Pensar el territorio, más allá  de la jurisdicción municipal
Pensar el territorio, definir los problemas, las prioridades, fijar criterios concretos de abordaje deben demandar la dedicación de los gobiernos. También, el involucramiento de las universidades, las organizaciones profesionales y otras de base territorial, los vecinos, los ciudadanos. La planificación urbana suele constituir un desafío.

Pensar el territorio, más allá de la jurisdicción municipal

Zaramella llega para mostrar los hilvanes de la animación
El viernes 26 y el sábado 27 el director de cine animado Juan Pablo Zaramella brindará en Nogoyá un taller titulado “El proceso creativo en proyectos de animación”. Zamarella es autor de una docena de producciones breves, entre la que se encuentra la multipremiada “Luminaris”.

Zaramella llega para mostrar los hilvanes de la animación

Un equipo que demostró que se puede
El seleccionado Sub 16 femenino de la Federación Entrerriana obtuvo un doble triunfo en el Torneo Regional disputado en Posadas. Ganó el ascenso a la élite nacional y se coronó campeón venciendo a Litoral A, una referencia a escala país. La conquista puede marcar un punto bisagra para la disciplina en la provincia.

Un equipo que demostró que se puede

En Portada / Santa Fe

Sica: “Algunos critican esto porque no pudieron hacerlo”
El ministro de Producción, Dante Sica, defendió este miércoles el acuerdo de libre comercio alcanzado por el Mercosur con la Unión Europea y anunció que en septiembre próximo la Argentina será sede de una reunión del Consejo de la Competitividad de las Américas, en el que van a participar todos los secretarios de Comercio de la región.

Sica: “Algunos critican esto porque no pudieron hacerlo”

"El acuerdo con la UE impactará positivamente en la calidad de vida de la gente"
El presidente Mauricio Macri afirmó el miércoles 17 que el acuerdo con la Unión Europea "es un punto de partida" para que el Mercosur vaya por más y manifestó su "solidaridad" con el pueblo venezolano, al tiempo que demandó al presidente Nicolás Maduro que "deje de obstruir la transición democrática y cese con las violaciones de los derechos humanos".

"El acuerdo con la UE impactará positivamente en la calidad de vida de la gente"