Sábado 17.08.2019 | 15:08 hs


28-07-2019 / Delitos económicos

Hubo más de cien denuncias por estafas telefónicas en Paraná

De enero a junio, se efectuaron 110 denuncias de estafas telefónicas en Paraná. El gobierno intensifica una campaña de información como una estrategia de prevención y herramientas de denuncia. El jefe de la División Delitos Económicos de la Policía, Javier González, insiste en divulgar información para que la población esté advertida y no caiga presa de engaños.


Mirador Entre Ríos
Redaccion-er@miradorprovincial.com

“Me llamaron para comunicarme que me había ganado una camioneta 4x4…”; “Me llamaron haciéndose pasar por mi nieta que estaba en otra ciudad, me decía ‘abuelita’…”, “Me llamaron y me dijeron que la tarjeta había designado a un cuerpo de abogados para asistir a quienes tuvieran problemas…”. Son algunos de los relatos recolectados, similares a muchos otros que, cuando son publicados por los medios de comunicación generalmente van acompañados por la expresión “cuento del tío”.

Es que esa es la denominación que –entre otros países, en la Argentina–, recibe un tipo de estafa, en la que se aprovechan de la confianza, en ocasiones también de la ambición o necesidad de las personas por obtener beneficios fácilmente.

Relatos, caracterización cotidiana, en verdad de lo que se está hablando es de delitos económicos y en este caso puntual, delitos económicos telefónicos.

En la semana que pasó, el gobierno provincial puso en marcha una campaña de bien público para medios de comunicación y redes sociales sobre identificación del delito de estafas telefónicas, sus diferentes modalidades, estrategias de prevención y herramientas de denuncia.

“Por más que tengamos un vehículo patrullando permanentemente frente a cada domicilio, la información es la que pone en alerta y atento a la ciudadanía sobre este tipo de delitos”, dijo a MIRADOR ENTRE RÍOS el jefe de División Delitos Económicos de la Policía de Entre Ríos. Así, Javier González afirma que “hay un pilar fundamental que es la información en este tipo de estafa, no hay presencia de patrullero que pueda prevenirlo”.

En el primer semestre del año se registraron 110 denuncias, por supuesto la cantidad de casos probablemente sea aún mayor.

La campaña iniciada por el Gobierno apunta especialmente a los adultos mayores, que pueden resultar más vulnerables porque están solos en la casa o no tienen compañía para resguardarse.
De todas maneras, aunque puedan resultar con más frecuencia víctimas de este tipo de estafas o de los intentos, nadie está exento de convertirse en blanco de los estafadores.

Ardid

El histórico y conocido cuento del tío tiene distintas modalidades. “El estafador, el primer enganche que hace con la víctima es la confianza. Nadie está preparado, pensando que va a recibir un llamado en el que va a ser engañado”, explica González. La intención con esta campaña es llegar a los ciudadanos con una advertencia: hay que tener cuidado con la llamadas de Anses por el programa de Reparación histórica, con los premios virtuales –avisan que se ganó un vehículo 0 kilómetro, o una cierta cantidad de dinero–, o bien, anuncios de cambios que se van a producir con la tarjeta –solicitan el número–, entre otras modalidades.

“Todo lo que sea brindar información telefónica, prácticamente no se puede confiar”, dice el jefe policial quien recomienda “ir a las entidades bancarias u oficiales a hacer todos los trámites”. Acotó que “nadie gana algo o le regalan algo porque sí”, es decir si no participó de algún certamen, por ejemplo, es poco probable hacerse acreedor de un beneficio. Relató que con los premios virtuales “seducen con un gran monto, se abusan de la necesidad económica que puede estar pasando la persona, que finalmente se entusiasma y entra en esa confianza. El estafador trabaja emocionalmente a la persona con gran habilidad, psicológicamente, también”.

Una particularidad referida por el funcionario policial es que generalmente se llama a un número de teléfono fijo –pocas veces a celulares– porque (los malvivientes) buscan los datos de la guía. “Tratan de mantenerlos en el teléfono con un verdadero guión y le piden a esa persona que corte y pueda corroborar la información. Ahí hay muchos adultos mayores que no están familiarizados con los celulares o son reacios a usarlos. Lo que se recomienda a esa persona es salir, contactar un vecino, comentarle sobre la llamada dudosa. Nunca estar confiados, aún cuando el llamado refiera a un difícil momento que está atravesando un familiar, o un favor que quiera hacerle un conocido o un miembro de la familia. El caso de quien llama para decir que “está haciendo cola en un banco y va a mandar un amigo o un contador de la entidad bancaria y el abuelo le entrega todo el dinero que pudo juntar en su domicilio, en un exceso de confianza”, ejemplificó.

Secuestros

Capítulo aparte merece el secuestro virtual o la llamada de un supuesto familiar que ha sufrido un accidente. “Se hacen pasar por el familiar, convencen –a quien recibe la llamada–, le sacan información. Por ejemplo, al decirle ‘te habla tu sobrino predilecto’, es la víctima del llamado la que dice el nombre, pasando el dato de esa forma al estafador. Así se da el abuso de confianza y el engaño y muchas veces, grandes pérdidas económicas. La situación traumática que vive la persona estafada hace que tome una suma de dinero y lo deje en un lugar en la esquina, a pocos metros de su domicilio, porque cuando vuelva a su casa van a liberar a su familiar”, relató.
También advierte que “los llamados suelen efectuarse en horarios poco habituales y se debe estar atento –insiste–, porque en Paraná ha habido casos” de secuestros virtuales. No obstante, González aclaró que “secuestros reales hace mucho tiempo que no ocurren” en la ciudad.
Sobre esta modalidad, González señaló que se debe cortar la comunicación y llamar con un teléfono paralelo para ver si ese familiar está en buenas condiciones.

La recomendación del jefe policial es “mantener la calma, lo que en el momento –reconoció– es difícil porque la persona puede bloquearse”.

Denunciar

“En todos los casos hay que cortar la llamada si es dudosa y poner en conocimiento al 911 u otro número de emergencia que se tenga. Hay que hacer la denuncia correspondiente”, insiste González.

Este delito al no estar calificado, no se usa arma, no se utiliza violencia, sino el ardid, el engaño, no es calificable y está incrementándose al no tener penas severas. Diferente es la extorsión cuando se trata de un secuestro virtual.

“La víctima de estos llamados, luego de cortar ante la sospecha, debe comunicarse con el 911. A la hora que se produzca esa denuncia, desde el 911 se pasa a Delitos Económicos, que va al lugar a hacer una asistencia al presunto damnificado”, comentó con relación al protocolo de actuación que se da en estas situaciones.

Aún cuando se trate de una tentativa, González recomendó que siempre se haga la denuncia, que se judicialice.

“Cuando en el llamado le piden a la víctima que se traslade hasta un cajero a hacer una transferencia –piden los datos, el CBU–, la víctima termina haciendo una transferencia al estafador, a una cuenta corriente y hay ocasiones que si no tiene suficiente dinero, le hacen pedir un préstamo que va dirigido también a esas personas”. El caso sirve para explicar que “una vez denunciado y judicializado, podemos mediante oficio pedir a las entidades bancarias quiénes son los titulares de esa cuenta, quién la abrió, tenemos un hilo investigativo para poder identificar a un responsable”. Señaló que el titular de la cuenta siempre va a decir “a mí me ingresó ese dinero y yo no sabía, lo cual va a tener que sostener en la Justicia”, en la medida que exista denuncia.
En cuanto a los números telefónicos, a partir de la denuncia, se trata de digitalizar y pedir a la empresa prestataria para saber quién es el titular de la línea, y si van cambiando los chips –que por lo general es lo que hacen– por lo menos, identificar el IP, el equipo de donde proviene la llamada y así la investigación puede seguir su línea.

El jefe de la División Delitos Económicos comentó que se han producido detenciones de personas de Corrientes y que se han hecho allanamientos en Chaco, en Misiones. “Sin ánimo de estigmatizar –aclaró– también hay comunidades gitanas que intervienen en algunas estafas, muchas veces piden además de plata, oro en cadenas y anillos”, acotó.

Cosas tontas

“La información es una herramienta fundamental. Además de la que pueden divulgar los medios de comunicación, es conveniente que estos temas se dialoguen en ruedas familiares, de amigos” remarca el jefe de la División Delitos Económicos.

El propio González señala que “parecen cosas tontas y uno piensa que no le van a suceder, pero aquellos que no tienen acceso a la tecnología o no están muy actualizados, pueden volverse vulnerables. Es necesario hacerles conocer que estas cosas pueden llegar a pasar”.

En primera persona

Caso 1

“Me llamaron con una característica de otra ciudad para comunicarme que me había ganado una camioneta 4x4. No me pidieron datos personales, pero quedaron en volverme a llamar en un rato después de explicarme cómo debía proceder para recibir el premio. Efectivamente, después de unos minutos me dijeron que tenía que depositar $8.000 en el Correo, supuestamente eso era para pagar ‘sellados’. Me di cuenta enseguida que era una estafa y no accedí”.

Caso 2

“Llamaron al teléfono fijo que figura en la guía a mi nombre. Atendió mi hijo y le pidieron hablar conmigo, le dijeron mi nombre. Me explicaron que la tarjeta había designado un grupo de abogados para asistir a las personas que pudieran tener algún inconveniente para usarla y que el motivo de la llamada era hacerme conocer este servicio. Me pidieron para corroborar que yo les diera los datos de mi tarjeta. Automáticamente corté la comunicación. No hice la denuncia, no lo pensé”.

Caso 3

“Me llamó supuestamente mi nieta desde una ciudad vecina. Me insistía con que estaba sola, no terminaba de entender qué me planteaba, pero todo el tiempo me decía ‘abuelita’, una forma de referirse que no me resultaba habitual. Corté y llamé al padre de mi nieta y me dijo que ella estaba en la escuela. Me volvieron a llamar y sabiendo dónde estaba realmente, lo único que se me ocurrió fue insultar y cortar”.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

El entretenimiento también es una industria próspera
Los videojuegos, además de masivo entretenimiento para gamers, es una industria próspera que integra a programadores, diseñadores, artistas plásticos y de animación, dibujantes y músicos. En nuestra región, la Universidad Nacional del Litoral ofrece una tecnicatura que, cada vez, capta mayor cantidad de interesados.

El entretenimiento también es una industria próspera

Adaptarse, sin perder la esencia
Hacía casi dos décadas que Mario Kirlis no visitaba Paraná. Reconocido como referente de la música árabe en Sudamérica, llegó para presentarse en el Teatro 3 de Febrero invitado por la Escuela de danzas que dirige Marina Salomone. El compositor destacó el nivel de bailarinas y la música de este género en el país y aseguró que el recambio generacional está asegurado.

Adaptarse, sin perder la esencia

Lanzamiento múltiple
El balonmano gana terreno en el espacio deportivo de la costa occidental entrerriana. Clubes y altas casas de estudio son los espacios de práctica para chicos y jóvenes estudiantes de ambos sexos, que avanzan en conocimiento y roce competitivo. El Centro de Exalumnos de Don Bosco es la expresión más reciente de este fenómeno expansivo en la capital provincial.

Lanzamiento múltiple

En Portada / Santa Fe