Domingo 23.02.2020 | 01:57 hs


30-08-2019 / Jiu Jistsu

Fue una fiera sobre el tatami

El paranaense Guido Francesia se quedó con el primer puesto en el Campeonato Mundial de Jiu Jitsu Esportivo que se desarrolló en San Pablo. En la categoría cinturón blanco hasta 70 kilos, superó a tres adversarios brasileros, imponiéndose de manera agónica en la final. Mirador Entre Ríos se reunió con el representante de la Academia Vieyra, quien contó cómo fue su experiencia en la cuna de la disciplina.


Víctor Ludi

Con los bolsos cargados de ilusiones, un grupo de luchadores se subió a un auto y recorrió los 1641 kilómetros que separan a Paraná de San Pablo. Tras aproximadamente un día y medio, los viajeros llegaron a la monstruosa ciudad brasileña, donde fueron parte del Campeonato Mundial de Jiu Jitsu Esportivo, un certamen organizado por la Confederación Brasileira de Jiu Jitsu Esportivo (CBJJE), que reunió a los mejores exponentes de la disciplina.

Entre ellos estuvieron presentes los representantes de la Academia Vieyra Jiu Jitsu, que dirige el encumbrado instructor Eduardo Vieyra, quien participó de la competencia junto a sus alumnos Mateo Castaño, Matías Aguilar, Sebastián Lorenzo (éste de la sede que la escuela posee en San Telmo, Buenos Aires) y Guido Francesia, quien lleva dos años practicando este arte marcial y, en su primera participación en un torneo de esta magnitud, se quedó con la medalla de oro en la categoría cinturón blanco hasta 70 kilos.

El paranaense, de 32 años, recibió a Mirador Entre Ríos y habló de lo que vivió, lo cual no dudó en destacar que “la experiencia fue excelente. Por primera vez competí en un certamen tan importante y fue muy bueno lo que viví. La organización fue impecable, con un nivel de competencia superior a lo que se suele ver en Argentina. Brasil es la cuna del jiu jitsu y la gente vivió el torneo con mucha euforia en el estadio”.

-¿Cómo fueron las luchas en las que te tocó estar?

-Nadie regalaba nada y fueron muy cerradas, más que nada buscando puntos para sacar ventajas. Fueron tres luchas ante rivales brasileros muy técnicas y pensadas, en las que había que tener la cabeza fría. En las dos primeras me llamaron a la guardia.

-¿Qué es llamar a la guardia?

-Hay dos tipo de luchadores: el pasador, como es mi caso, y el guardiero, que son los que trabajan con la espalda en el piso. Por suerte me tocaron rivales guardieros, ya que mi especialidad es poder trabajar desde arriba. Pasé la guardia y, como eran luchas cerradas, no busqué terminarlas antes de tiempo sino que intenté marcar puntos y mantener la ventaja.

-¿Y la final?

-En mi tercera presentación cometí un error, quizá por los nervios de estar en esa instancia. Me apuré en una maniobra y luego me costó un par de minutos volver a la lucha de pie, que era lo que necesitaba para así poder derribar y marcar puntos. Estuve dos puntos abajo faltando 40 segundos. En ese tiempo estaba en una posición que se llama banco, en la que tenía a mi oponente en la espalda; trabajé desde ahí para poder sacármelo sin que me marcara puntos y, por cuestiones de la lucha, quedamos afuera del área. El árbitro nos hizo volver arriba, que es mi fuerte, y pude derribarlo con una toma que se llama sacrificio. En ese momento quedé dos puntos arriba faltando 10 segundos y supe defender la ventaja.

-¿Te costó mantener la calma cuando estabas perdiendo y faltaban tan pocos segundos?

-No, porque hace más de un año que venimos trabajando con el juego de cada uno. En mi caso, es el de derribar, pasar la guardia y trabajar desde un control lateral. Lo tengo bien entrenado y estaba confiado en que podía resolverlo.

-Mencionaste que el público vive las luchas con mucha euforia, ¿y los competidores cómo las sienten?

-A mí me tocaron rivales muy humildes. Es una rivalidad totalmente opuesta a la que, por ejemplo, se vive en el fútbol. Antes de competir no hay comunicación entre los luchadores, pero después de la competencia pude charlar con mis adversarios. Hubo respeto y buena onda e intercambié algunos números de teléfono.

-Sacándote del Mundial, ¿cuáles son tus características como luchador?

-Soy más estrangulador. Siempre trato de meter mucha presión y controlar a mi oponente desde el lateral con posiciones como rodilla a la panza o 100 kilos, que son de dominio desde arriba.

-¿Y de ahora en más qué objetivos tenes?

-Después del Mundial me tocó la graduación a cinturón azul, así que estoy empezando una nueva etapa. Todo el trabajo que vengo realizando con mis profesores Eduardo Vieyra y Luciano Devez tengo que acentuarlo, seguir practicando y continuar mejorando. Quiero seguir compitiendo en distintos torneos, sean locales o internos de la Academia, para aspirar a volver a estar en otros torneos internacionales, que son los que te levantan el nivel. Mi primera competencia en cinturón azul será el 14 de septiembre, en Paraná.

-¿Y notaste la diferencia de nivel en el cinturón azul?

-No porque el sistema de graduación en el jiu jitsu es progresivo. Cuando pasas de cinturón es porque ya estás en ese nivel. Ese proceso lleva su tiempo ya que hay cuatro grados dentro de cada cinturón.

-¿La preparación es muy demandante?

-Sin dudas. Esta disciplina es muy técnica y hay que tener mucha constancia a la hora de entrenar. Por más condiciones físicas o técnicas que tenga un luchador, sino se entrena como se debe tarde o temprano se estanca. Nosotros competimos por amor al deporte, no vivimos de esto y tratamos de dedicarle el mayor tiempo posible a la preparación. Yo soy profe de joyería, o sea que nada que ver a esto, y tengo que trabajar, pero también me hago un tiempo para salir a correr o ir a natación.

-Eduardo Vieyra es una eminencia a nivel nacional, ¿qué les transmite a sus alumnos?

-Él es un referente en Argentina y es un lujo que Paraná tenga un profesor de semejante nivel. Es muy estudioso y nos inculca mucha disciplina. Además, al ser profesor de educación física, nos ayuda muchísimo en la preparación.

Jornada en Ciclista

El sábado 14 de septiembre, en las instalaciones del Club Ciclista Paraná, se llevará a cabo un campeonato Open Regional, organizado por la Confederación Argentina de Jiu Jitsu (CAJJ) y que reunirá a los mejores exponentes de la capital entrerriana y la región.


+ Noticias

Investigadores santafesinos "echaron luz" sobre una olvidada enfermedad
El Grupo de Microfluídica del Conicet ganó una de las cinco becas destinadas a instituciones de todo el país y ahora podrán financiar un dispositivo para detectar el Chagas en forma "rápida y económica". Con la información recabada, ayudarán en el direccionamiento de políticas de salud.

Investigadores santafesinos "echaron luz" sobre una olvidada enfermedad

Perotti sobre Lifschitz: "Descreo de los acuerdos personales"
El gobernador dijo que no tiene "problemas en hablar con nadie". Pero consultado sobre un posible trato con su antecesor para garantizar la sanción del proyecto, dijo ser partidario de "acuerdos institucionales, que tengan proyección en el tiempo, y que den cuenta de algo que es mucho más que dos".

Perotti sobre Lifschitz: "Descreo de los acuerdos personales"


En Portada / Entre Ríos

Ruedas, libros y perfeccionamiento
Gimena Enrique es una de las dos entrerrianas que se graduó como Técnico Universitario en Deporte de Patinaje, carrera que se dicta en la Universidad de Flores y que brinda una formación integral para la enseñanza de la disciplina. Da clases en el Atlético Neuquén Club y le contó a Mirador Entre Ríos cómo aplica los conocimientos adquiridos en sus alumnas.

Ruedas, libros y perfeccionamiento

Disidencias que no se dejan encasillar
Hace 2 años en Paraná se formó la agrupación Bisexuales, Pansexuales y Asexuales autoconvocades. Una experiencia de activismo diverso nos demuestra que otras formas de vincularse y autopercibirse son posibles.

Disidencias que no se dejan encasillar

Cultivar y consumir desde  una perspectiva de género
En un año que promete ser clave en materia de regulación, mujeres y disidencias del litoral se organizan para crear un Frente regional de activismo y formación acerca de la controvertida pero saludable planta. La cultura cannabica no se encuentra exenta de machismo.

Cultivar y consumir desde una perspectiva de género

Rugby en estado puro
En la localidad de Caseros, el rugby llegó para quedarse. Con un empuje notable y tal como ocurre en distintas poblaciones entrerrianas, los propios jugadores ofician además de dirigentes, entrenadores y referees. El sacrificio tiene su premio y la disciplina en el Club Social y Deportivo Juventud no para de crecer.

Rugby en estado puro

En Portada / Santa Fe