Martes 02.06.2020 | 17:43 hs


21-10-2019 / Ernesto Sanz pasó por Santa Fe

“Gane quien gane, hay que lograr acuerdos estructurales”

El ex presidente del comité nacional del radicalismo evita hacer un balance de lo realizado por Cambiemos. “Ya habrá tiempo”, aclara. Reivindica acuerdos realizados por su partido y que todavía están vigentes.


Mario Cáffaro
redaccion@miradorprovincial.com


Fue legislador nacional por Mendoza, presidente del comité nacional del radicalismo, uno de los arquitectos de la formación de Cambiemos desde la convención de su partido en Gualeguaychú. Y con el inicio del gobierno de Mauricio Macri volvió a su San Rafael, Mendoza, a la actividad privada. Esta semana arribó a Santa Fe para acompañar a José Luis Pivetta en la presentación del libro “La Universidad del Río”, en coincidencia con el centenario de la UNL y de la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, donde se graduó como abogado.

En su corta estadía por la capital provincial pasó por el comité provincial del radicalismo: “No pasar por acá es un sacrilegio”. Llegó con José Corral y con Julián Galdeano, titular partidario; conversó con legisladores y militantes; visitó el Museo de la Constitución y habló con Mirador Provincial aunque evitando hacer un balance del gobierno nacional y de la decisión de haber formado Cambiemos. “Por decisión propio he ido pasando a un segundo plano y estoy más abocado a la actividad privada que a la pública”, aclara.

- ¿Cómo ve a la distancia la decisión de formar Cambiemos?
- La decisión del radicalismo de formar parte de Cambiemos fue fundada en lo que en 2015 se advertía del sistema político argentino, que era un sistema que debía construir equilibrio y alternancia. Si no se construía una herramienta (Cambiemos) para canalizar lo que la propia gente había decidido que era tratar de equilibrar las cargas, íbamos a un desequilibrio. Algunos a ese desequilibrio le ponen nombre y apellido, Venezuela. Hoy es contrafáctico. Lo que sí es cierto es que había que construir una alternativa que generara equilibrio político. Se construyó. Punto. El balance de los cuatro años siguientes todavía no está cerrado, habrá que esperar el resultado del 27 de octubre, después algún tiempo para, desapasionadamente, hacerlo.

- ¿Cuesta mucho construir coaliciones en la Argentina?
- Muchísimo, muchísimo y no lo digo por lo que fue Cambiemos. El futuro de los sistemas políticos en el mundo va hacia las coaliciones, pero coaliciones formadas por partidos. Por lo tanto no hay que perder de vista la fortaleza de los partidos, que es lo esencial, y luego que los partidos formen una fortaleza mayor, una suerte de federación de segundo grado, la coalición. En la Argentina carecemos de los dos extremos: partidos débiles porque institucionalmente desde hace mucho tiempo la política ha perdido sustancia y ha pasado a ser una política de personas; un debate de personas más que un debate de ideas, de propuestas, de doctrinas, de organización política. La debilidad de los partidos genera debilidad de las coaliciones. Soy un convencido de que el mundo de los coaliciones es algo muy necesario y mucho más en un país como el nuestro donde, después del resultado necesitás sentarte a la mesa con otras coaliciones, con otros partidos para formular acuerdos estructurales. Es todo un derrotero de acuerdos y no se puede transitar ese derrotero aislándose en su propia casita, tenés que ser capaz de construir partido, coalición, después buscar acuerdos. Eso es lo que falta en la Argentina.

- ¿Cómo está el radicalismo para buscar acuerdos?
- Es el partido más capacitado de la Argentina para buscar acuerdos. Todos los ejemplos de acuerdos institucionales, fundacionales de la Argentina los tiene al radicalismo como protagonista. Desde 1983 para acá, los únicos tres acuerdos políticos que dejaron algo en la Argentina fueron protagonizados por el radicalismo y la misma persona, Raúl Alfonsín. Fue en 1987 con (Antonio) Cafiero y del cual todavía hay leyes como la de coparticipación, seguridad nacional, defensa nacional, eliminación de los regímenes de promoción industrial; en 1994 con el Pacto de Olivos y en 2002 después de la crisis de 2001 con Alfonsín - (Eduardo) Duhalde. Estos tres son los únicos acuerdos políticos fuertes y profundos que registra la democracia desde 1983 y en ellos el radicalismo fue parte. Tenemos vocación, en estos cuatro años lo hemos manifestado, ojalá nos hubiesen escuchado un poco más en el tema de los acuerdos. Si me pregunta si el radicalismo está capacitado, desde lo partidario, es el más capacitado.

- Coincide con el presidente actual (Alfredo Cornejo) sobre que no los escucharon...
- Haríamos muy mal, a diez días de las elecciones, dedicarle un minuto a hacer un balance, una autocrítica; habrá que hacerlo en su momento. Estamos abocados al día 27 para revertir un resultado de las Paso y a generar competitividad electoral. Cualquier cosa sobre críticas no la va a escuchar hoy de mí.

- Volviendo al pacto, la grave situación económica con desempleo, pobreza que viene hace décadas, exige un acuerdo muy amplio.
- Podemos estar hasta mañana hablando. El problema de la Argentina es que pasan los años, pasan los candidatos, pasan las elecciones, las coaliciones -parezco Pinti ya- y lo que no se puede resolver y con el paso del tiempo se transforma en problema estructural y permanente, es por falta de acuerdos políticos y esto atañe tanto a oficialismo como a oposición de distintos términos electorales. No es un problema de un gobierno, de un partido, es un problema de la dirigencia política que le cuesta mucho la palabra acuerdo. A los periodistas le cuesta la palabra porque están acostumbrados a asimilar acuerdos con contubernios y ponen a todo el mundo en guardia; los empresarios hablan permanentemente de acuerdos, y cuando se los sienta a la mesa escapan; de los sindicalistas ni hablar, son los campeones del acuerdo, pero los acuerdos son siempre cuando los favorecen a ellos. Los acuerdos suponen ceder, suponen perder algo para lograr un objetivo superior. Gane quien gane el 27 de octubre, el 11 de diciembre es imprescindible profundizar políticas de acuerdo porque los problemas son estructurales y necesitan acuerdos, necesitan leyes que cuando las lleven al Congreso no puede estar el Congreso dividido, tiene que haber mayorías capaces de bancar esas leyes.

“Si hay un debate necesario hoy en la Argentina es buscar caminos para que las coaliciones políticas puedan acercarse a acuerdos sobre temas estructurales”.
Ernesto Sanz




+ Noticias

Concejo de Santa Fe: "batería" de pedidos por más flexibilizaciones
La habilitación de grandes obras privadas, la ampliación de horarios de atención para comercios que trabajan por turnos y la posibilidad de que las salidas recreativas sean diarias, algunos de los temas. También se pidió exceptuar el rubro del trabajo doméstico en la capital.

Concejo de Santa Fe: "batería" de pedidos por más flexibilizaciones

Enseñar lo presencial en el campo de la virtualidad
Tres instituciones terciarias de educación artística de la ciudad de Rosario debieron adaptar sus currículos para poder impartir educación a distancia a sus alumnos. Cómo es enseñar danza, teatro y música desde lejos cuando el acto presencial es la esencia de estas carreras.

Enseñar lo presencial en el campo de la virtualidad


En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Emma, la del gesto pícaro y la escritura luminosa
Los 92 años del ciclo vital de Emma Barrandeguy están llenos de bocetos a la espera de un director de cine atrevido, intrépido, que se anime a rodar historias impares, alternativas, marginales para los feligreses de las buenas costumbres. Su obra la proyecta entre los consagrados de la literatura entrerriana.

Emma, la del gesto pícaro y la escritura luminosa

Los mejores entrerrianos de la historia
Aprovechando el tiempo que ofrece este período de aislamiento, mirar hacia atrás y rememorar a los grandes artífices del deporte entrerriano a lo largo de los años, puede resultar un ejercicio provechoso. En una producción de MIRADOR ENTRE RÍOS, diez periodistas de la provincia brindaron su Top 10 de protagonistas salientes con el paso del tiempo.

Los mejores entrerrianos de la historia

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"
Galimberti contó cómo es el desafío de gobernar, en tiempos de pandemia, una de las ciudades más pobladas del norte entrerriano. "Hemos trabajado en la confección de protocolos pidiendo que se habiliten diferentes actividades, algunas lo logramos y otras no todavía, pero seguiremos intentando", reconoció. Chajarí cumplió este jueves 148 años y lo festejó de forma virtual.

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"