Domingo 05.07.2020 | 09:22 hs


11-11-2019 / Colón perdió la Sudamericana en la cancha pero ganó la del mundo en las tribunas…

¡Ustedes son campeones!

Soberana demostración de todo lo que puede hacer un hincha por el amor a su camiseta. Las lágrimas de la tristeza por la justa derrota en el campo de juego, no pueden ni deben mojar la impactante escena de ese pueblo sabalero que hizo abrir la boca de admiración a toda Sudamérica.

Enrique Cruz
Enviado especial a Asunción del Paraguay
deportes@miradorprovincial.com


Frente alta, cuerpo erguido, pecho henchido, voz firme, paso seguro… No importa que el alma esté rota por un rato y el corazón hecho añicos… No importa… Grítenle a todos que el corazón tiene razones que la propia razón no entiende. Muéstrenle a sus hijos y a sus nietos la foto aérea de Fernando Nicola minutos antes de empezar el partido. Díganle que no es la cancha de Colón. Explíquenle que es un estadio ubicado en otro país, a casi 1.000 kilómetros y al que le llaman “La Nueva Olla”. Déjenle en claro que la llenaron, que poblaron las calles de Asunción del Paraguay, que se fueron hasta en bicicleta, que vendieron lo poco que podían vender para juntar los mangos necesarios, que quizás no comieron, que se mojaron, que brindaron un espectáculo supremo, único, inédito para la Argentina. Díganle que lo compararon con un grande como Racing y en un partido, el de ellos, por una final del mundo; y aclárenle también que le ganaron, que fueron más hinchas de Colón en Paraguay que los de Racing en Uruguay, aquella tarde del partido decisivo ante el Celtic. Por si alguno les pregunta.

Muestren esa foto y díganle que ustedes estuvieron ahí. Y pídanle algo: que a esa foto y a esas palabras las vayan transmitiendo de generación en generación, como hicieron sus padres o sus abuelos con ustedes, porque ellos, desde el cielo, los acompañaron, los guiaron, estuvieron ahí, en sus almas, en sus corazones, gritaron por Colón como ustedes y les secaron las lágrimas en la derrota. Fue así, esas lágrimas no las secaron ni sus propias manos, ni el viento, ni algún pañuelo que haya quedado inmune milagrosamente al temporal; a esas lágrimas las secaron esos padres o abuelos que allá en el cielo miraban el espectáculo colosal, fantástico, impactante, deslumbrante que hizo abrir la boca de admiración, respeto, emoción y reconocimiento a Sudamérica y al mundo también. Ellos bajaron por un instante, volvieron a besar sus frentes, secaron sus lágrimas y, aunque ustedes no se hayan dado cuenta, volvieron a decirles: “Te amo”.

Díganle que la herencia que les van a dejar puede ser mínima desde lo material, pero enorme desde el sentimiento. Díganle que en esa foto están ustedes y que en esa foto está todo. Explíquenle que hay que querer así, sin barreras y sin reproches; sin límites, a corazón abierto, aunque hoy les duela en el alma.

Explíquenle a ellos que en la cancha hubo un equipo que hizo lo que pudo ante otro que fue superior y que le ganó bien. Que justamente el destino quiso que el más querido, el más amado, el que venía al galope en búsqueda de ese sitial de honor exclusivamente reservado a elegidos como el genio de Cococho Alvarez, la Chiva Di Meola, el Loco González o el inconmensurable Bichi Fuertes, justamente él, ese muchacho que nació tan humilde como muchísimos de esos que llenaron de pasión a La Nueva Olla, tuvo la desdicha de que le pase lo que nunca pasó: marró un penal en un momento clave del partido, que le podría haber dado la chance del milagro.

Respiren hondo, bien profundo, no dejen que las lágrimas y la emoción les corten la garganta; y sigan. Díganle que hubo gente que pidió días en el trabajo pero que hubo otros que se escaparon, que dejaron todo, que no les importó nada. Ellos querían sólo una cosa: dar la vuelta. Era una ilusión que no sabía de cuestiones futboleras, de análisis sesudos, de realidades de juego que no se querían ver.

Y sigan: cuéntenle que la gente explotó y lloraba cuando Los Palmeras arrancaron con ese “No hace falta que me digan que soy raza…”. Y que también lloraron cuando el permisivo Raphael Claus (estricto al principio y muy amplio en el límite de la paciencia cuando los jugadores de Independiente se dedicaron a hablar y a hacer tiempo, además de jugar) pitó el final. Pero que encontraron, también espontáneamente, una reacción correspondida con los dictados del corazón: el aplauso del reconocimiento para esos jugadores que en la cancha hicieron lo que pudieron y dejaron todo. En el dolor de la derrota, afloró el orgullo de saber que hay un mañana, que nada se terminó con el silbato final de Claus, que lo del sábado debe ser un tropezón para volver a levantarse, como ya el sufrido Colón lo hizo tantas veces y lo seguirá haciendo. Ningún hincha de Colón huirá de su sentimiento, lo sacará relucir todas las veces que necesite aunque la derrota les duela en lo más profundo del alma.

Muestren esa foto de La Nueva Olla. Inflen el pecho, liberen el dolor que tienen en el alma y déjense llevar por el orgullo que les hace explotar el corazón. Díganle a sus hijos y a sus nietos que estuvieron allí, que asombraron al mundo, que nadie podrá olvidarse fácilmente de este 9 de noviembre, que fue lo más grande que se vio en 114 años de vida, que superaron a la gesta histórica de Córdoba de hace 26 años y que se movilizaron por una pasión que no les da de comer pero que les llena el corazón.

Díganle que Colón perdió la Sudamericana en la cancha pero que ganó la del Mundo en las tribunas. Y que ustedes fueron uno más dentro de esa multitud. Y que ahora vuelven a casa a decirles que en esa foto está la mejor herencia, para que ellos la transmitan de generación en generación, como hicieron sus padres y sus abuelos con ustedes, que desde el cielo los acompañaron con el grito de los que ya están en el silencio eterno, que les secaron las lágrimas en La Nueva Olla aunque ustedes no se hayan dado cuenta y que hoy les están pidiendo -¡ordenando!- que cuiden para todos los tiempos y generaciones, esa pasión que no tiene límites ni sabe de derrotas.




+ Noticias

El síndrome de la "cabeza quemada", otro coletazo de la vida en pandemia
De acuerdo a un estudio realizado entre abril y mayo de este año, siete de cada diez trabajadores argentinos ya se han visto afectados por el estado de aislamiento obligatorio por Covid-19. En este contexto, se observa un aumento en el número de personas que sufren agotamiento por burnout o estrés laboral crónico.

El síndrome de la "cabeza quemada", otro coletazo de la vida en pandemia


En Portada / Santa Fe

Analizaron en Rafaela la liberación  de la traza de la Autopista Ruta 34
Vialidad Nacional continúa las reuniones informativas con los propietarios de los terrenos incluidos en la traza de la Autopista de Ruta Nacional 34. El encuentro, realizado este viernes en Rafaela, se suma a la iniciativa oficial de facilitar la adquisición de las parcelas necesarias para el avance de la obra, en este caso sobre la Variante Oeste de la ciudad.

Analizaron en Rafaela la liberación de la traza de la Autopista Ruta 34

Falleció el venadense internado con coronavirus
En la madrugada de este viernes falleció el paciente que estaba internado en la terapia intensiva del Sanatorio Castelli de Venado Tuerto con Covid-19. Se trata de un hombre de 65 años, que había ingresado a la institución el pasado 30 de junio y que presentaba patologías previas que lo posicionaban previamente como un paciente de alto riesgo.

Falleció el venadense internado con coronavirus

En Portada / Entre Ríos

Vivir para contarla, la experiencia de exponentes del deporte
El Centro de Educación Física Nº21 de General Ramírez dio inicio un ciclo de charlas a través de ZOOM con diversos deportistas, quienes contaron sus inicios en la actividad y cómo hicieron para superar las adversidades. “La energía que te da esta gente es increíble”, expresó la profesora Magalí Azcárate, coordinadora del CEF. El lunes pasado fue el turno de tres promesas de Entre Ríos como las pelotaris Melina Sphan e Irina Podversich junto con la atleta Betsabé Paez.

Vivir para contarla, la experiencia de exponentes del deporte

Finalizó la Liga Nacional y Estudiantes analiza dejar de jugarla
Luego de haber planteado modos de finalizar el torneo, la mayor competencia de básquetbol fue dada por terminada. El Verde de Concordia, único representante de Entre Ríos, se ve afectado en su economía y uno de sus dirigentes asegura que estudian si pueden seguir disputando la Liga o deciden apuntar más bajo.

Finalizó la Liga Nacional y Estudiantes analiza dejar de jugarla

Un triplicado sueño de ser profesional
Las trillizas Lucía, Luciana y Luisina Stieben integran el equipo femenino del Club Atlético Belgrano y tienen el anhelo de seguir creciendo hasta llegar al profesionalismo. En charla con Mirador Entre Ríos confesaron que su deseo mayor es llegar a la primera de Boca Juniors.

Un triplicado sueño de ser profesional

Una comunicación diferente es posible
Radio Sapukay llegó a su 5º aniversario de creación, y aunque este año los festejos debieron ser virtuales, el medio comunitario crece y se fortalece en el territorio. La experiencia de comunicación alternativa que empezó por la motivación de un grupo de vecinos, hoy se constituye como una propuesta local y diversa que aporta una perspectiva propia a los medios de comunicación de la región.

Una comunicación diferente es posible