Sábado 06.06.2020 | 22:56 hs


09-12-2019 / Miguel Lifschitz repasó sus cuatro años de gobierno con Mirador Provincial

“Mi mayor legado es la educación”

El gobernador asegura que todo que dijo en su primer discurso ante la Legislatura lo puso en marcha. Asegura que hubo mejoras en seguridad y que los indicadores hablan de descenso del delito. Admite haber tenido puertas abiertas con el gobierno de Macri aunque la interna de Cambiemos en Santa Fe enturbió el proceso. “No hay posibilidad de reforma constitucional sin acuerdo entre el Frente Progresista y el justicialismo”. Insiste en la necesidad de mantener el programa Nueva Oportunidad.


Mario Cáffaro - Guillermo Dozo
redaccion@miradorprovincial.com


- ¿Qué percepción tiene en este momento donde no solo es un final de mandato sino, también, de cambio de signo político?
- Tengo una mirada muy positiva y me siento muy conforme con todo lo que hemos realizado. La opinión pública, la memoria colectiva sobre mi gestión, recién se va a construir de aquí a algunos años. Recién después de varios años se reconoció que la última gestión de (Jorge) Obeid había sido tal vez la mejor de las cuatro en esa seguidilla entre él y Carlos Reutemann. La opinión pública hará una valoración definitiva de mi gestión de aquí a algunos años, pero mi visión es la de un saldo positivo y para eso basta con comparar lo que dijimos que íbamos a hacer cuando formulamos el primer discurso en la Legislatura y se advertirá que todo lo hemos convertido, lo hemos impulsado, hemos ido para adelante y, en suma, hemos avanzado. La Provincia que hoy entrego es mejor que la que recibimos hace cuatro años atrás. No hay un ámbito en el que alguien nos pueda decir que estamos peor que hace cuatro años. En algunos rubros hemos avanzado mucho, en otros, un poco menos. Hemos tenido altibajos en algunos temas, pero, en general, el balance es muy positivo en el marco de un país que ha ido para atrás en muchas cosas. Me siento conforme, siento que he cumplido con la palabra empeñada. Hoy la provincia cuenta con una salud que funciona; una educación que funciona; una policía muy bien preparada; una Justicia que ha mejorado. Es una provincia que cuenta con un potencial tal que con unas condiciones macroeconómicas que la ayuden, rápidamente salta hacia adelante.

- Hicieron mucho esfuerzo para equipar la Policía, buen presupuesto en seguridad, pero los resultados no se ven porque sigue habiendo mucha violencia y se registran muchas muertes en Santa Fe.
- Lo mucho, lo poco, son criterios subjetivos. Porque si se miran los números objetivos y se comparan con fines de 2015 cuando asumí con este fin de 2019 cuando vamos a dejar la gestión, en general, en todos los índices ha habido un descenso. En algunos rubros hubo un descenso franco, en otros se produjeron altibajos... Santa Fe tuvo un marcado descenso en 2018, pero en este 2019 han remontado, pero aún así, sigue más bajo que en años anteriores. Los números generales de la provincia son positivos a la baja. Me hubiese gustado que bajasen mucho más, pero en lo cuantitativo hemos mejorado. Y en lo cualitativo hemos mejorado muchísimo. Por ejemplo, el alto esclarecimiento de los delitos. Es raro que un delito importante no se esclarezca rápidamente y los niveles de procesamiento y de condena, más allá de la Justicia que hace un trabajo combinado con la Policía, opino que hemos avanzado muchísimo. Tanto en la preparación, en el ordenamiento, en el trabajo preventivo de las fuerzas policiales, como en el equipamiento y la tecnología, es sensiblemente superior a la que teníamos hace cuatro años atrás. Hay que seguir avanzando. En el sistema carcelario tenemos más de 1.500 plazas nuevas y tenemos más de 2.000 detenidos que los que históricamente tuvo la provincia, el valor histórico era de 4.000 detenidos y hoy esa cifra es superior a los 6.000. Esto demuestra que ha habido una acción proactiva contra el delito en todos los frentes. Me hubiese gustado tener resultados más positivos en el orden cuantitativo. Pero están dadas las condiciones para que el próximo gobierno, quizás, corrigiendo cosas, pero manteniendo una línea de trabajo pueda seguir avanzando.

- En la vinculación con el gobierno nacional, hubo muchas reuniones, diálogos... pero Santa Fe parece que hace muchos años que padece una mala relación con la Nación. ¿Es muy difícil encarrilar esa relación?
- Hemos tenido altibajos. Recuerdo el primer gobierno de Néstor Kirchner cuando se planteó una buena relación no solamente con el gobernador de aquel momento que era Obeid, sino también con los intendentes y hasta conmigo, en particular, que era el intendente de Rosario. Eso se fue enfriando durante el gobierno de Cristina cuando era Hermes Binner el gobernador y se tornó conflictivo en el segundo mandato de Cristina. Pero Santa Fe no fue la excepción, porque lo mismo ocurrió con Córdoba, con la ciudad de Buenos Aires, como algunos otros distritos. Con Mauricio Macri teníamos todos las expectativas de que podríamos establecer otro tipo de vínculo, pero jugó mucho la interna de Cambiemos en la ciudad de Santa Fe, la interna del radicalismo. Esto promovió o acentuó diferencias con el gobierno nacional que, tal vez, podríamos haber resuelto de otra manera. La verdad es que no fuimos discriminados, tuvimos puertas abiertas -que en eso se marcó una diferencia respecto del kirchnerismo. Tuvimos y tenemos aún hoy las puertas abiertas; me escribo con los ministros, me contestan inmediatamente. Hemos tenido un buen trato y algunos ministerios con los que hemos podido trabajar muy bien, como el caso de Interior, el área de Hídrica, de Vivienda que depende de Frigerio, pero con otros fue imposible como el caso del área de Guillermo Dietrich. Con Seguridad, con algunas cuestiones, hemos podido coordinar muchas cosas.

- En la ley de Presupuesto 2020 usted puso que la Nación va a pagar el año que viene 10.000 millones y Omar Perotti lo sacó. Se ve que no tiene mucha fe de que Fernández cambie esto...
- Estimábamos de que era posible porque había una manifestación pública por parte de Alberto Fernández asegurando que iba a pagar la deuda. Suponemos entonces que hay una decisión política. Además hay un fallo de la Corte que se viene demorando por motivos que -supongo- están buscando el momento político para sacarlo que está en la misma dirección en la que salió el de San Luis que es de cumplimiento más perentorio. San Luis no la ha cobrado, estimo, porque el gobierno se está yendo y esperará cobrarla de manera más conveniente con el próximo gobierno. Pero San Luis ya está en condiciones de embargarle las cuentas a la Nación para hacerse con las partidas. Una vez que la Corte fija el monto, a partir de ese momento hay 120 días para pagar y esto ya es perentorio. Hay muchos elementos para pensar con fundamentos de que durante el año que viene, al menos una parte de esa deuda, se va a cobrar.

Nos pasamos cuatro años tratando de fijar el monto de la deuda y, como no nos pusimos de acuerdo, volvimos ante la Corte. San Luis lo hizo un día antes que nosotros. Dijimos ante el Alto Tribunal: “Pasaron cuatro años, no nos ponemos de acuerdo, por favor digan ustedes cuánto es ese monto”. Con San Luis ya lo hizo y eso tiene que salir para Santa Fe, así que algo va a cobrar Perotti el año que viene.

La educación, el legado
- Una de las notas salientes cuando se recorre la provincia es la cantidad de escuelas nuevas que se observan.

- Si me preguntan acerca de cuál es nuestro mayor legado, digo que es la educación. Tal vez sea lo menos visible, pero no solo por el estado de las escuelas porque hace años que recorro establecimientos educativos y era reiterado ver mucho deterioro, muchos problemas. Pero hoy están en buenas condiciones, se han ampliado, hay muchas escuelas nuevas; se han construido aulas, se modificaron baños... no he encontrado una escuela que uno diga “qué de problemas que tiene”. Nada. Además percibo un creciente nivel de calidad tanto de los cuerpos directivos como del cuerpo docente. Y esto tiene mucho que ver con los concursos y la titularización, como las capacitaciones. Aún los pueblos chiquitos uno se encuentra con directoras, maestras con un nivel de formación y un potencial que no se veía hace 10 o 15 años atrás. En esto hubo un avance muy importante.

- ¿Qué dicen las encuestas sobre cómo impacta esto en los chicos, en los educandos?
- En las pruebas nacionales siempre estamos entre los dos o tres primeros puestos, tanto en matemáticas como en ciencias. Hay que tener en cuenta que en los últimos años se ha incorporado una masa de chicos que antes no iba al secundario. Pero al ser éste obligatorio y habilitarse nuevos colegios secundarios, en el arranque esta realidad tira un poco para abajo el nivel, pero aún así tenemos buenos niveles de rendimiento y hoy se observa un crecimiento de la matrícula en el nivel secundario muy importante. No hay pibe que no esté comenzando el secundario en Santa Fe. Trabajamos mucho para evitar el desgranamiento que siempre era muy común en segundo y tercer año. Hoy casi que no queda un lugar que no cuente con escuela secundaria, se han creado más de 250. Será un cambio cualitativo y, en algunos años, vamos a contar con generaciones de jóvenes que han terminado el secundario.

- Cuando mira el cúmulo de cosas que se han hecho, ¿qué cosa le apenaría que la próxima gestión no le dé importancia, lo tire para atrás?
- Todo lo que hemos hecho, porque se ha trabajado bien, pero en particular diría que la salud y la educación el retroceso es difícil. Cuando se cuenta con un ámbito como el Cemafe o el nuevo Iturraspe, ya está. Es difícil imaginar que alguien lo cierre o lo deje de hacer funcionar. El proyecto de mayor impacto es el del programa Nueva Oportunidad, ha sido exitoso y está destinado a jóvenes de 15 a 30 años, en situación de vulnerabilidad social. Arrancamos con 300 pibes en Rosario y hoy tenemos unos 18.000 entre Rosario, Santa Fe, Santo Tomé, Villa Gobernador Gálvez, Pérez, Reconquista, Vera. El nivel de reinserción social de esos chicos es altísimo y conlleva un alto impacto social. Es un factor muy importante para trabajar los problemas de violencia interpersonal y de inseguridad. El programa se lo presentamos a quien será el ministro de Desarrollo Social de la Nación, Daniel Arroyo, porque consideramos que sería muy lindo poder implementarlo en todo el país. En lo personal, me gustaría que esos pibes no vuelvan a la calle y que pueda seguir ampliándose en el futuro.

El Consejo Económico y Social también es un lindo proyecto y que va a ser difícil volver atrás, además las instituciones lo valoran mucho. Son espacios y políticas reconocidas, valoradas por la sociedad civil y que estaría muy bueno que el próximo gobierno las retome, con su impronta, tal vez darle otros matices.

La cuestión numérica
- Económicamente, la Provincia es manejable, más allá de todo lo que se dice.

- Absolutamente. Tenemos algunos problemas financieros en el corto plazo como tiene el país, los municipios y todas las provincias. Acá se pone más en evidencia porque hay un cambio en el signo político. Cuando asumí, cuatro años atrás, tuve que pedir un anticipo de coparticipación a la Nación, tuve que emitir letras más un adelanto al Banco de Santa Fe para poder pagar sueldos y aguinaldos. Es una situación bastante habitual porque a fin de año siempre es complejo porque hay que asumir el aguinaldo, cae un poco la recaudación y más este año con todas las dificultades que se registran en la economía nacional.

La economía de la Provincia es absolutamente sana. No tenemos déficit estructural, sino que es simplemente un déficit operativo porque tomamos algunas decisiones este año. Porque podríamos haber tomado otras como realizar ajustes, eliminar la cláusula gatillo, frenar la obra pública, pero no. Creíamos que en un momento de crisis social y económica como el que estamos atravesando tenía sentido sostener salarios, obra pública, ampliar las partidas para atender la emergencia alimentaria; la salud, educación. Son decisiones. ¿Qué significa esto? Que trasladás un poco más de deuda flotante al gobierno que viene, pero también le estamos trasladando una acreencia de 100.000 millones de pesos y le estamos trasladando financiamiento internacional acordado el fondo de la OPEP; con la Agencia Francesa de Cooperación; con el Bando Interamericano de Desarrollo por casi 800 millones de dólares. Obviamente que no es este el momento, habrá que esperar a que el mercado del dólar se tranquilice un poco, pero son herramientas que ojalá las hubiera tenido yo cuando asumí. Se ha sancionado el presupuesto que, como dijo Gonzalo Saglione, “cómo me hubiera gustado tener a mí estas herramientas”. Porque votamos endeudamiento, la posibilidad de pasar hasta el 40 por ciento de las partidas de gastos de capital a gastos corrientes; herramientas de flexibilidad que, por tratarse de un año complejo son razonables.

Corral y otros desafíos políticos
- Dados los resultados electorales con una división en tercios. ¿el reto de los próximos años es volver a reunir al Frente Progresista que gobernó los últimos años?

- Las matemáticas nos muestran eso. Con números más o menos trazados, el peronismo está alrededor del 40 por ciento y Perotti sacó el 42 por ciento y Alberto Fernández un valor similar. El Frente Progresista sacó un poquito menos, pero estamos en esa medida. La disputa es por los 20 puntos que quedan que son los que sacó José Corral.

- José Corral ahora habla de la reconstrucción de un espacio común...
- Creo que José (Corral) hizo mucho para dividir el espacio y lo considero un error. Porque lo llevó a perder la Ciudad, y no tener otra chance como ser la de disputar un espacio legislativo. Y eso contribuyó para que nosotros perdamos la Provincia. La diferencia fue tan pequeña que con parte de esos votos el resultado hubiese sido otro. Fue una lección para todos. No hay que hacer cuestiones personales. Sí el radicalismo tiene que unificar su estructura y ya comenzaron por elegir autoridades provinciales por consenso. El Frente Progresista debe seguir montado sobre las dos patas fundamentales como lo son el radicalismo y el socialismo, y que, además, cuanto más fuerte estén esas patas, mejor estará el Frente.

- ¿El diálogo está roto con Corral o mantienen vinculación institucional?
- Sí, tenemos diálogo. A mí me decepcionó, lo dije públicamente y lo digo siempre. Hicimos una campaña juntos, teníamos acuerdos de gobernabilidad y me sorprendió que inmediatamente después de eso tomara otro rumbo político y no solo eso sino que, muchas veces, jugara al desgaste del Frente y hasta de mi figura como gobernador. Son cosas de la política que uno entiende, pero la etapa que viene es una etapa nueva.

- ¿Y el socialismo está unificado?
- Nosotros estamos unificados. Tenemos autoridades que se van renovando cada dos años y hasta ahora hemos tenidos acuerdos para esas elecciones y siempre está habilitado el mecanismo de las elecciones internas. Reconozco que hemos tenido diferencias de miradas que han sido públicas, pero no veo posibilidades de cismas o de divisiones. De una u otra forma esas diferencias se van sintetizando, se van resolviendo. No necesitamos liderazgos personales, sino más democráticos, más compartidos y en esta etapa que viene podemos avanzar en esa dirección.

“No es posible una reforma sin acuerdo”

- Sobre la reforma constitucional, va a poner el mismo impulso desde la Cámara de Diputados para poder llegar a concretarla o tendrá un diálogo con el Ejecutivo para ver qué quiere hacer, porque ese Ejecutivo que viene lo quiso hacer en Diputados recientemente...

- Afortunadamente no hay posibilidad de reforma en la Constitución si no hay un acuerdo entre el Frente Progresista y el peronismo. Tenía que ser así antes y tiene que ser así ahora. El tema es políticamente deseable para que sea un proyecto sustentable en el tiempo. Tiene que haber voluntad del gobierno y, por supuesto, nosotros la tenemos. Habrá que ver si Perotti tiene voluntad el año que viene o el otro para impulsarlo y creo que podemos acordar un criterio común.

- ¿Le habilitaría la posibilidad de la reelección al próximo gobernador?
- Habría que discutir en qué condiciones porque siempre el tema reelección genera dificultades, pero cuando mandé el proyecto no solo mandé la cuestión de la reelección del gobernador, sino el límite de reelecciones -hoy indefinidas- para intendentes, concejales y legisladores. También dije que estaba dispuesto a resignar lo de la reelección si había voluntad para sacar la reforma. Del mismo modo lo digo ahora: estoy dispuesto a acordar criterios con tal de que la reforma se ponga en marcha.

- Sí, pero parece que el tema de la reelección del gobernador impide el tratamiento...
- Alguna vez tendríamos que ponernos de acuerdo en que haya reelección y que valga recién para uno, dos o tres períodos después. Para sacar cualquier especulación del medio. Por ejemplo, definir que de acá a 12 años comience a valer la reelección. Total, el tiempo pasa rápido.




+ Noticias

Servicio doméstico y oficinas se habilitaron "sin uso de colectivos"
El transporte público es uno de los temas epidemiológicos y económicos más desafiante. Santa Fe extendió excepciones para actividades ya habilitadas en el interior provincial. Pero el gobernador quiere hablar con intendentes antes de abrir el juego al deporte y las reuniones familiares.

Servicio doméstico y oficinas se habilitaron "sin uso de colectivos"


En Portada / Santa Fe

Sancti Spiritu: Pusieron en marcha una fábrica de ladrillos
Lo que empezó con varios interrogantes sobre un anotador de papel, se transformó con el paso de los años en un proyecto real. Los trazos del lápiz en las hojas empezaron a tomar forma y ahora tienen vida material: se convirtieron nada más y nada menos que en casas nuevas para un pueblo en el sur provincial.

Sancti Spiritu: Pusieron en marcha una fábrica de ladrillos

En Portada / Entre Ríos

El futuro de un pueblo, un enigma
Los sanjaimenses Ulises Colombo, Andrea Segovia y Daniel González, referentes y representantes del deporte en San Jaime de la Frontera, expresaron sus sensaciones sobre la crisis que cruzan las instituciones de la localidad. Señalaron las dificultades en este período y destacaron los aspectos culturales positivos.

El futuro de un pueblo, un enigma

De competir en Master Chef a enamorarse de Entre Ríos
Hace cinco años, Francisco Taverna saltaba a la fama tras participar en el reconocido programa televisivo, donde con sus platos llegó a emocionar a Donato de Santis, Germán Martitegui y Christophe Krywonis. Hoy, radicado en General Ramírez, el chef disfruta de los sabores y el paisaje de nuestra provincia. En un mano a mano con Mirador Entre Ríos, el creador de la pizza a la parrilla más grande, contó detalles del exitoso reality show, su nueva vida después de haber bajado más de 100 kilos y los proyectos ligados a la gastronomía.

De competir en Master Chef a enamorarse de Entre Ríos

Gala virtual de vigilia por el 25 de Mayo
En Villaguay el homenaje fue virtual y estuvo protagonizado por artistas locales y la banda del regimiento 1 Brandsen. La intendente Claudia Monjo pronunció palabras alusivas enfocadas en el tiempo actual y el compromiso de asumir el legado de los cabildantes y el camino de unidad en tiempos difíciles.

Gala virtual de vigilia por el 25 de Mayo

“Quiero demostrar el sentido de pertenencia en Patronato”
Hace seis años que Tomás Cáceres forma parte de las divisiones inferiores de Patrón a nivel nacional, incluso siendo considerado por el DT Mario Sciacqua, hasta que afrontó una operación en la pierna derecha que le demandó siete meses de recuperación, previo a la pandemia. “La lesión me hizo abrir los ojos”, sentenció el concordiense.

“Quiero demostrar el sentido de pertenencia en Patronato”