Miércoles 19.02.2020 | 01:33 hs


11-02-2020 / La política en foco

Crímenes y mensajes mafiosos

 Santa Fe y Rosario. Dos ciudades -que junto a los conglomerados que las rodean- concentran casi dos tercios de población de la provincia. Con estilos y perfiles diferentes en varias áreas, ambas tienen un denominador común: la inseguridad que las afecta. Riñas, robos, asaltos, arrebatos, escruches, amenazas y otras figuras delictivas más, son cuestiones cotidianas que no alarman más allá de la angustia con la que cada vecino asume estos hechos.


Guillermo Dozo
redaccion@miradorprovincial.com


Pero este enero de 2020 comenzó con una seguidilla de crímenes que provoca alarma. Más aún cuando se observa que la gran mayoría está cometido de un modo prácticamente idéntico: la víctima en su casa, o caminando por las calles de su barrio es interceptada por dos personas en moto que -sin mediar palabra- descerrajan una gran cantidad de balas sobre su objetivo. No hay robo ni, al parecer, motivo.

Además hay que contabilizar una enorme cantidad de heridos de bala, por caso, que llegan a los hospitales de urgencia con un impacto en una pierna (lo más habitual) o en un brazo.

Generalmente son situaciones no tan graves que ameritan que en pocas horas puedan ser dados de alta porque no hay riesgo sobre las personas. Pero también hay elementos comunes: no fueron asaltadas, ni robadas. Tampoco quieren hablar sobre cómo fueron los hechos y solamente se limitan a describir que fueron víctimas del ataque de un desconocido que descerrajó plomo sobre sus humanidades.

¿Casualidad? No parece. Más bien se acerca a un lenguaje que ha ido ganando en enorme espacio en las calles de Santa Fe y de Rosario -pero que en verdad es un flagelo en toda la geografía provincial- y es el circuito de la droga. Venta, compra y distribución. Muchas veces, en algún punto hay un problema y para resolverlo se recurre a las armas. Será un disparo en la pierna o una lluvia de balas para terminar con una vida. Pero son los mensajes que en este submundo son comprendidos con claridad. De la advertencia a la conclusión. “Fijate en qué lugar estás parado”, parece ser el mensaje.

Santa Fe y Rosario. Dos ciudades que tienen una belleza natural que las rodea. El Paraná las visita y las hace beneficiarias de un gran movimiento de personas. Hay trabajo, se genera riqueza y se logró que el turismo sea una opción para quienes pretenden disfrutar de río, gastronomía y espectáculos, por ejemplo.

Pero también tienen barrios que son muy parecidos. Algunos con una lógica propia y alejada de cualquier referencia de trato, de modos y de interacciones que son comunes “en el centro”. Rufianismo, marginalidad, violencia y “códigos de convivencia” que la gran mayoría de los santafesinos desconoce. Y dentro de ellos, en el corazón, se percibe el latido de la droga, de los dealers y sus “soldaditos”, de los bunkers y los kioscos. Todos saben dónde están y cómo funcionan. Y quienes distribuyen en una escala un poco superior, si son astutos, logran un gran reconocimiento de los vecinos porque “ayudan al club” del barrio o son emprendedores comerciales que generan algunos puestos de trabajo.

En estas ciudades están estos “barones” de la droga que funcionan en pasillos donde, al final y luego de sortear los retenes con los “soldaditos”, se puede llegar hasta las habitaciones donde se realiza la “transa”. Allí corre dinero en efectivo, en gran cantidad y droga en la misma proporción. Allí no hay problemas de inseguridad, no hay robos, se está bajo custodia permanente. La plata no se guarda en una caja fuerte sino en una de cartón que reza “Aceite Cocinero”. Que se apila con las otras. Eso sí, se trabaja todo el día y hay que dar respuestas.

Santa Fe y Rosario. Fueron 34 crímenes en enero de 2020. Muchos llevan una marca, exhiben un sistema, hablan de una realidad. Entre los investigadores no caben dudas. Se sabe de dónde provienen los ataques. Pero se necesita una logística, criterio y órdenes bien dadas, precisas, para poder golpear “donde duele” y desbaratar lo que está fuertemente estructurado. Y no es solamente una cuestión barrial, porque a modo de ejemplo, lo que se gesta en un kiosco termina como una enorme inversión inmobiliaria que deja boquiabierto al desprevenido. Como que, también, los consumidores están en todos lados, en todos los ámbitos, sin exclusión alguna.

Hay en la provincia una nueva gestión en materia de Seguridad y una promesa de “Paz y orden”. Hay mucho por delante. Poco o nada se puede hacer cuando la violencia aparece de repente en una reunión o en una peña de amigos o en el seno de una familia. Mucho más se puede hacer cuando se trata de hechos de violencia de género que pueden concluir en femicidio. Pero la gran batalla es la otra, la que debe darse desde al bunker al inversor. Un reto enorme que debe empezar por Santa Fe y Rosario.

En el corazón de algunos barrios se percibe el latido de la droga, de los dealers y sus “soldaditos”, de los bunkers y los kioscos. Todos saben dónde están y cómo funcionan. Y quienes distribuyen en una escala un poco superior, si son astutos, logran un gran reconocimiento de los vecinos porque “ayudan al club” del barrio o son emprendedores comerciales que generan algunos puestos de trabajo.

Santa Fe y Rosario. Fueron 34 crímenes en enero de 2020. Muchos llevan una marca, exhiben un sistema, hablan de una realidad. Entre los investigadores no caben dudas. Se sabe de dónde provienen los ataques. Pero se necesita una logística, criterio y órdenes bien dadas, precisas, para poder golpear “donde duele” y desbaratar lo que está fuertemente estructurado.




+ Noticias

Derrota tatengue y empate colonista
Unión perdió en Paraná, mientras Colón igualó en su cancha por la fecha 20 de la Superliga. Mirá los resúmenes de los dos partidos.

Derrota tatengue y empate colonista

“Los rosarinos merecemos el respeto del ministro Saín”
Los concejales de Rosario pertenecientes al interbloque de Juntos por el Cambio emitieron un comunicado de prensa en el que repudiaron enfáticamente las declaraciones del ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, Marcelo Saín, “que no hacen otra cosa que alimentar la misma violencia que él reconoce que estamos viviendo en Rosario: el sabía antes de asumir su cargo que en su jurisdicción no había ningún cantón suizo y debería ser consciente de lo que debía afrontar”.

“Los rosarinos merecemos el respeto del ministro Saín”

Newell’s rescató un empate
Igualó como visitante ante Lanús el domingo por la Superliga. Rosario Central superó al Gimnasia de Diego Maradona el sábado. Mirá los resúmenes de los dos partidos.

Newell’s rescató un empate


En Portada / Santa Fe

Investigan ataque a balazos a dos colectivos en la Ruta 168
Los disparos fueron efectuados desde un auto marca Volkswagen blanco, e impactaron en un micro de pasajeros de la empresa Flecha Bus donde hirieron al personal de abordo; y en otra unidad que llevaba hinchas de Unión a Bello Horizonte, donde un hombre fue alcanzado por un proyectil en una de sus piernas.

Investigan ataque a balazos a dos colectivos en la Ruta 168

Para Perotti, "la seguridad no depende sólo de un ministro"
El mandatario dijo “respetar” la expresión de los miles de vecinos que se movilizaron contra la inseguridad. Habló de un “hartazgo” en la sociedad, e insistió en que muchos de los episodios violentos de los últimos días se vinculan con los cambios que intentan introducir a la institución policial. “Son coletazos”, sentenció.

Para Perotti, "la seguridad no depende sólo de un ministro"

En Portada / Entre Ríos

Pone primera a un proyecto ambicioso
El próximo fin de semana empezará la temporada del Turismo Nacional y en la Clase 3 dirá presente otra vez Joel Gassmann. El piloto de Crespo, que correrá dentro de la nueva estructura de Jerónimo Teti, habló con Mirador Entre Ríos en la previa de su viaje a Bahía Blanca. “Me animo a pelear el campeonato”, dijo.

Pone primera a un proyecto ambicioso

La odisea de cruzar dos veces la Cordillera de los Andes
Hugo “Rengo” Horst (52) no se cansa de salir de la zona de confort. Hace tres años atravesó la Cordillera en bicicleta junto a su esposa, ahora hizo lo mismo pero a caballo. En un mano a mano con MIRADOR ENTRE RÍOS, el comerciante ramirense dialogó sobre esta gran travesía y cómo pudo salir adelante luego de perder la pierna y quedar sin trabajo cuando tenía 25 años.

La odisea de cruzar dos veces la Cordillera de los Andes

Santiago decidió terminar su propia lucha
Santiago Fosgt terminó, a sus 33 años, su carrera como jugador de fútbol luego de un año en Perú, que complicó aún más si situación con sus rodillas: “Hace 2 o 3 años que tenía pensado no jugar más, estaba muy castigado”, le confesó en su casa a Mirador.

Santiago decidió terminar su propia lucha