Lunes 01.06.2020 | 11:05 hs


10-05-2020 / Sencillo y frontal

“Me quedo con el básquet de antes”

Paolo Quinteros es un referente del básquet argentino y su palabra tiene peso. El colonense aprovechó el parate para expresar sus sensaciones sobre distintos aspectos. En diálogo con Mirador Entre Ríos, el escolta de Regatas de Corrientes abordó la problemática en el deporte respecto al parate actual, opinó sobre el desarrollo de la Liga Nacional, repasó su carrera y brindó su visión sobre el básquet de esta era.


Gabriel Baldi

Sin lugar a dudas, se trata de uno de los referentes entrerrianos de todos los tiempos. Es que la figura de Paolo Quinteros va más allá del básquet. Al talento y compromiso que presentó a lo largo de su carrera dentro del rectángulo de juego, le añade la obtención de numerosos títulos y el respeto para con todo el mundo, algo que lo convierte en un deportista intachable.

Tras casi 23 años ininterrumpidos de trayectoria hoy, a los 41, atraviesa un receso obligado como el resto de sus pares.

En diálogo con Mirador Entre Ríos, el colonense dio cuenta de sus sensaciones y contó cómo atraviesa este período de aislamiento. Habló además de la actualidad de la Liga Nacional, valoró su presente, no eludió referirse a su futuro y brindó su visión respecto al básquet actual.

-¿Cómo estás sobrellevando esta cuarentena?

-Es una situación muy difícil para todos. No estamos acostumbrados al encierro y cada día que pasa se hace más duro. Estamos ya un poco cansados de estar en esta situación en la que no podemos hacer mucho y en nuestro caso, como deportistas, es muy complejo, porque necesitamos estar en actividad permanente. En ese sentido lo sufrimos mucho.

La parte aeróbica prácticamente se pierde, a no ser que uno resida en un lugar con un terreno muy grande. Pero en mi caso, que vivo en departamento, lo aeróbico se complica mucho. Así que hay que hacer hincapié principalmente en lo muscular, para no perder tonicidad. Lo demás, se recuperará en otro momento. En casa tengo bandas elásticas, la pelota medicinal y me la rebusco con unos bidones de agua para trabajar algo de fuerza. No obstante, sigo la rutina que nos envía semanalmente el profe del equipo.

-En el entorno, ¿dicen algo sobre la continuidad o finalización de la Liga Nacional?

-Es toda una incógnita qué va a pasar con la Liga Nacional. Algunos hablan de que continuará en septiembre u octubre; otros dicen que jugarán los seis primeros; otros los ocho mejores; algunos afirman que darán por finalizado el torneo y en fin, todas versiones, rumores, pero nada oficial, nada concreto. Estamos a la espera de que salga algo real por parte de los directivos de la AdC para saber qué va a pasar.

Desde mi punto de vista, lo ideal sería que se diera por concluida y que ya comience a trabajarse la próxima temporada. Pero esa es tan solo mi opinión personal.

Es un momento complicado, tanto para nosotros los jugadores como para los clubes, que al no percibir ingresos se ven complicados en cumplir los contratos. Pero considero que hay que tratar de consensuar y buscarle la vuelta al tema para que en algún sentido, todas las partes se vean beneficiadas, más allá del panorama que vivimos.

-Has sido muy crítico con la estructura actual de la Liga Nacional…

-La Liga Nacional tiene un formato que no me gusta. Por un lado presenta muchos partidos. Hay temporadas en las que te aprietan muchísimo al comienzo con una gran cantidad de encuentros y al finalizar la fase regular, hay partidos muy espaciados o viceversa. Nos pasaba que a veces jugábamos seis partidos en un mes, al principio y sobre el final, cuando tenemos que llegar a playoffs de la mejor manera, nos ponían 12 o 13 partidos. Es una locura.

Además, con partidos entre semana a la gente se le dificulta mucho ir a los estadios, más allá de la situación económica que vive nuestro país. Y la verdad que jugar con estadios medio vacíos tampoco es muy lindo para nosotros.

Creo que lo ideal es jugar viernes y domingo, como se supo hacer en ediciones anteriores. La gente ya estaba programada para eso. ¡Con este formato actual, muchas veces ni mi madre se entera que juego! ¡O no se sabe si jugamos Liga, Súper 20 o qué!

-A principio de año dijiste que ibas a jugar otra temporada más. ¿El desafío continúa en pie? ¿Y que vendrá después de tu etapa como jugador?

-Sin dudas que jugaré otra temporada. Con este parate he reseteado el cuerpo, pude reservar energías y ahora tengo todo el empuje acumulado para seguir enchufado. Tengo muchas ganas de continuar la temporada y seguir la que viene.

Después, en cuanto al futuro, sinceramente todavía no lo tengo definido. No soy de adelantarme mucho a lo que va a venir. Soy consciente que estoy cada vez más cerca del retiro, pero no sé bien qué haré. En principio, quiero disfrutar de todo aquello que resigné para seguir practicando este deporte.

-Si tuvieras la oportunidad de hacerlo, ¿cambiarías algo de lo que haya pasado en tu carrera?

-No cambiaría nada de lo que hice. Siempre, en cada momento de mi carrera actué a conciencia y dejándolo todo. Obviamente que a veces los resultados fueron positivos y otros negativos, pero lo único quizás que hubiera modificado, es la alimentación. Siempre pienso que lamento no haber aprendido a manejar mi alimentación de joven. Es decir, a no haber tenido el hábito que tengo ahora. Pero todo fue pasando cuando tuvo que pasar y ahora no hay que lamentarse de nada.

-¿Sentís que el cuidado del jugador y el juego en sí, cambió mucho desde algunos años atrás a esta época?

-Sí, cambió mucho y en distintos aspectos. Hoy tenemos más facilidad y acceso a la información. Hay información, de hecho, por todos lados. Hoy en día en jugador sabe que si se cuida, se alimenta bien, descansa y prepara su físico, el rendimiento será muy superior al que podría tener sin esos recaudos. El jugador es cada vez más profesional y eso se traslada después al básquet.
Los juegos actualmente son mucho más dinámicos que antes. En otra época, los escoltas y los aleros se posteaban muchísimo. Y, hoy en día, ya nadie prácticamente juega posteado. Del 1 al 5, todos juegan abiertos. El 5 ya tiene tiros de tres y abre mucho la cancha. Antes, cuando se jugaba un pick & roll con el 5, éste lo único que hacía era caer y ahora, se abre. Ahora los entrenadores buscan que los jugadores no estén en cancha más de cinco minutos seguidos, para ofrecer mayor intensidad.

-¿Preferís el básquet de esta era o el de dos décadas antes?

-Si tengo que elegir, me quedo con el básquet de antes, con el de 20 años atrás o quizás menos, no hace falta irnos tan lejos, me quedo con el de cinco o seis años atrás simplemente. Porque es difícil adaptarse a jugar cinco minutos por partido y a que los juegos se hagan tan dinámicos, porque a veces se desvirtúa un poco el básquet en sí y se hace muy difícil entrar y salir a cada rato porque cuesta nuevamente entrar en ritmo. Pero a su vez, si yo tendría 15 años menos, optaría por este modelo.

Su fanatismo por Jordan

En consideración de su idolatría y respeto por Michael Jordan, cuya figura lleva tatuada en su brazo derecho, Paolo Quinteros no dejó de opinar sobre de la serie documental del momento: The last dance.

La emisión producida por ESPN que ofrece Netflix y cuyo abordaje central es el detrás de escena del éxito de los Chicago Bulls con el mejor jugador de todos los tiempos como figura estelar, cautivó espectadores de todo el mundo y el colonense es uno de ellos.

“Soy y voy a hacer siempre un fanático de Jordan. No solo llevo un tatuaje de él, sino que siempre vi todos sus partidos y conozco toda su historia”, contó y sostuvo: “Estoy disfrutando mucho de esta serie y la voy viendo de a poco para no agotarla antes de que lancen los nuevos episodios de cada semana”.

“Poder ver y conocer más, con imágenes inéditas del día a día de ese maestro como Jordan, se disfruta mucho”, acotó.

“No tuve nunca la oportunidad de conocerlo personalmente. Por ende, es una deuda pendiente que tengo”, concluyó.


+ Noticias

Presos: de las comisarías a los pabellones de aislamiento
La medida es transitoria, hasta que se generen plazas en los penales de la provincia que ya están superpoblados. La reubicación obedece a la decisión de Marcelo Sain de prohibir de aquí en más el alojamiento de detenidos en dependencias policiales.

Presos: de las comisarías a los pabellones de aislamiento


En Portada / Entre Ríos

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"
Galimberti contó cómo es el desafío de gobernar, en tiempos de pandemia, una de las ciudades más pobladas del norte entrerriano. "Hemos trabajado en la confección de protocolos pidiendo que se habiliten diferentes actividades, algunas lo logramos y otras no todavía, pero seguiremos intentando", reconoció. Chajarí cumplió este jueves 148 años y lo festejó de forma virtual.

"Apoyamos la extensión de la cuarentena, pero la realidad del interior es otra"

En break point
El aislamiento social producto de la pandemia del nuevo coronavirus obligó a la inactividad a todo el deporte. Los complejos padelísticos son de los más afectados, ya que dependen directamente de la apertura para continuar en pie. ¿Cuántos están al borde de la quiebra?

En break point

El desafío de cómo educar a los más chicos con una pandemia entre medio
Las salitas, esos espacios maravillosos donde conviven las risas, las canciones, los dibujos, las galletitas, las peleas por un juguete y las lágrimas por un empujón, llevan más de 70 días sumidas en el más absoluto y entristecedor silencio. ¿Cómo hacen las maestras jardineras para mantener el vínculo con los más chiquitos del sistema educativo?

El desafío de cómo educar a los más chicos con una pandemia entre medio

“Acá se tomó conciencia y hubo pocos casos”
Facundo Zabala está dando sus primeros pasos en el fútbol. El rosarino llegó con 20 años como refuerzo de la Liga Deportiva Alajuelense. En diálogo con Mirador de Entre Ríos, contó cómo es volver a jugar al fútbol en épocas de Covid-19.

“Acá se tomó conciencia y hubo pocos casos”

En Portada / Santa Fe

Timbúes tiene un hospital público de  primera hecho con fondos propios
El presidente comunal de Timbúes, Amaro González, lo anunció en su momento en la campaña; pero la pandemia aceleró la decisión política de establecerlo en tiempo récord: en menos de dos meses, erigieron este hospital que es un lujo para el pueblo y que auxilia -desde abajo, con fondos propios y sin pedirle a nadie- al sistema de salud regional y provincial.

Timbúes tiene un hospital público de primera hecho con fondos propios