Domingo 07.06.2020 | 06:49 hs


17-05-2020 / Daniel Salerno, un apasionado por la pelota

Un hincha del fútbol

MIRADOR ENTRE RIOS visitó al Pato, quien contó cómo sobrelleva este tiempo en el que la pelota está parada. Además, recordó viejas historias de cancha, contó cuáles fueron los partidos que más lo marcaron y se animó a armar el Top Five de sus jugadores favoritos.

Víctor Ludi

Pocas personas aman tanto a algo en la vida como Daniel Salerno ama al fútbol. Este paranaense, de 64 años, desde su rol de hincha le dedicó su vida al deporte más popular del planeta. Maradoneano, bilardista e hincha de Colón y Universitario de Paraná, el Pato colecciona suplementos y revistas deportivas desde mediados de la década de 1960; ve y escucha todo programa de televisión y radio referidos al tema y, por supuesto, observa todos los partidos que ofrecen los menús televisivos y radiales.

Soltero y sin hijos, trabajó desde adolescente con el objetivo de ahorrar el dinero suficiente para darse su gran gusto cada cuatro años: poder asistir a la Copa del Mundo. Fue a los Mundiales de 1986, 1994, 1998, 2014 y 2018. En México vivió en cancha los legendarios goles de Diego contra Inglaterra y la consagración en la final frente a Alemania. En el día a día, despunta el vicio yendo religiosamente a verlo al Sabalero cada vez que juega en su cancha (como no podía ser de otra manera, estuvo en Asunción cuando disputó la final de la Copa Sudamericana 2019) y acompañando a los representantes de la capital entrerriana en las distintas categorías del futbol nacional.

Se desempeñó como empleado de la Lotería de Santa Fe y, tras 36 años, se jubiló en el 2016. Paralelamente a su actividad laboral, Salerno se involucró, a modo de hobbie, en el periodismo deportivo local: fue columnista de Tribuna Deportiva y participó como campo de juego en las transmisiones de fútbol de LT14 y distintas radios FM. Lo bautizaron como “el periodista con corazón de hincha”.

En un grupo de WhastApp compuesto por distintos comunicadores de Paraná, días atrás uno de los integrantes preguntó “¿Y cómo está el Pato Salerno ahora que no tiene fútbol?”. A partir de este interrogante, MIRADOR ENTRE RIOS se comunicó con él para conocer cómo sobrelleva este tiempo de pandemia, en el que están suspendidas todas las actividades y no se sabe cuándo volverá a rodar la pelota.

“Es algo raro. En la vida cotidiana hago todo lo posible para cumplir lo más que se puede con las medidas de seguridad. Con respecto al fútbol, ordeno las revistas viejas y veo especiales de antiguos partidos, aunque hay días que siento que me falta algo”.

-¿Qué es lo que más has visto en estos casi dos meses?

-Vi la historia del Mundial 86, el viejo Nacional B, viejas campañas de River, momentos de Riquelme en Boca y el Independiente de Bochini. También volví a ver, y lamentarme otra vez, la final de Brasil 2014; fue increíble lo cerca que estuvo Argentina, con las situaciones claras que erró. La imagen de Messi levantado la Copa en el Maracaná hubiera sido única. Lamentablemente no se dio.

-Digamos que la tecnología te ayuda a pasar la cuarentena.

-Yo soy de la vieja escuela, aún me manejo con cuaderno y lapicera. Tampoco uso mucho el celular y hace relativamente poco que instalé internet en mi casa. Pero es impresionante las cosas retros que se pueden encontrar. Me entretengo con eso.

-Lo primero que mencionaste fue el Mundial del 86, ¿fue una de las mayores alegrías que te dio el fútbol?

-La Copa del Mundo del 86 quedó marcada para mí y creo que para todos los argentinos que la vivimos, al menos para los futboleros. Siempre que puedo le agradezco a Esther Gallino, la dueña de la agencia de turismo con la que viajo siempre, porque yo estaba loco por ir al Mundial y ella me recomendó que vaya para la segunda fase. Vi el partido que Argentina le ganó 1 a 0 a Uruguay con gol de Pasculli en Puebla y a la vuelta se largó una tormenta terrible. El colectivo paró en un bar y ahí estaban Víctor Hugo Morales y Néstor Ibarra, con quienes me saqué una foto. Después se dio el partido con Inglaterra, y yo estuve detrás del arco, no en el que hizo los goles Maradona, sino en el otro. Luego la semifinal con Bélgica y otra actuación brillante de Diego. Por último, la final contra Alemania, que la vi desde atrás del arco en el que el Tata Brown hizo el gol. Cuando estábamos 2 a 2 y parecía que se nos venía la noche, apareció la genialidad de Maradona y el gol histórico de Burruchaga. Esa imagen de Maradona levantando la Copa me marcó.

-¿Y en el 2014 no pudiste ir a la final?

-No, yo fui a ver otros partidos. Creo que diagramé mal el viaje. Igual, apenas terminaron los penales ante Holanda, mi compañera del trabajo Elena Carnevale, me llamó y me dijo que al otro día salían colectivos para Río de Janeiro, pero sin entrada. No quise ir sin entrada, más allá de que capaz la hubiese podido conseguir.

-Y hablando de entradas para la final, en Francia 98 viviste una situación muy particular…

-Había estado todo el mes en Francia y recorrí distintos países. En Holanda vi a los Rolling Stone en el estadio del Ajax. Después que clasificaron a la final el local y Brasil, en esos días llegaron un montón de brasileros sin entrada y me preguntaron si no se las quería vender. Me ofrecieron mucha plata, pero no acepté. No te sabría decir bien en números actuales, pero prácticamente que salvaba el viaje y todo el mes. Igual, si la hubiera vendido hasta el día de hoy me arrepentiría. Ver el espectáculo que significa una final de Copa del Mundo es único.

-¿Cómo te hiciste de Colón, tu otra gran pasión?

-Yo siempre fui simpatizante de River. Pero en 1965 escuchaba por Rivadavia o LT9 los partidos de Colón con Orlando Medina, Tremonti y el Mono Oberti. Me quedó en la memoria y después familiares míos se fueron a Santa Fe por trabajo y estudio. Colón fue el primer equipo de la zona que ascendió a primera y, por eso, tiene muchos hinchas en Paraná, ya que en aquella época la gente se organizaba y cruzaba en la lancha. Yo era uno de esos. Así empezó mi relación con Colón y en 1980, cuando ingresé a trabajar en la Lotería de Santa Fe, me hice socio.

-¿Qué podes decir de la final de la Sudamericana?

-Fue doloroso por lo que significó perder la final, pero muy lindo lo que se vivió. Cuando Los Palmeras cantaron el “Soy Sabalero” con todo el estadio coreando fue emocionante y creo que así lo reflejó el mundo del fútbol. Lamentablemente no se dio el título y creo que Independiente del Valle fue un justo campeón.

El fútbol local

Entre tantos temas relacionados al fútbol, Pato Salerno se refirió al sentido de pertenencia hacia el club de su barrio y también al acompañamiento a los distintos representantes locales a nivel nacional. “Universitario es el equipo de mi barrio, donde intenté jugar de chico y conocí muy buena gente. En esa época los hinchas seguían al colectivo de los jugadores en una camioneta o camión y las canchas siempre estaban llenas. La U estaba en la B y jugaba contra Libanés, Bavio, Racing de Paraná o Alumni y la cancha estaba repleta”, explicó.

Por otra parte reconoció que “más allá de mi cercanía hacia Universitario, siempre acompañé en todos los equipos de la ciudad en los Regionales, que le daban lugar a un equipo del interior para jugar en los viejos Nacionales. En el 68 Sportivo Urquiza fue el primer representante del fútbol local y lo eliminó Guaraní Antonio Franco de Posadas en cancha de Belgrano. En los años siguientes, por distintos motivos, los equipos paranaenses no podían llegar, pese a que se armaban muy buenos equipos. Todos los clubes cedían sus jugadores al equipo que le tocara participar. Hasta que en 1978 se le dio a Patronato y fue una fiesta. Después de la final en Formosa, los jugadores regresaron al otro día, el avión llegó a la Segunda Brigada Aérea y se armó una caravana por toda la ciudad”.

“Después vinieron muchos años de frustraciones hasta que en 2008 se rompió el maleficio –continuó-. Por suerte Patronato y Atlético Paraná tuvieron sus momentos de gloria y hay que destacarlo. Lamentablemente a Paraná le tocó descender”.

Los medios

Además de participar de programas y transmisiones deportivas, Salerno siempre fue un apasionado por los medios de comunicación. “Es algo que desde muy chico me gustaba. Crecí escuchándolos a Fioravanti y José María Muñoz. Cuando tenía 10 años, mi papá me regaló una radio Noblex Carina para escuchar los partidos, que a mí me puso más feliz que si me hubieran comprado una bicicleta. Escuchaba las transmisiones desde que comenzaban hasta que terminaban. Mi mamá también me compraba las revistas El Gráfico o Goles y las empecé a coleccionar. Las guardaba en un cajón de manzanas debajo de mi cama”.

Su Top Five

Como buen futbolero, en esta época en la que la se paró la pelota, Daniel Salerno también se dedicó a jugar con su memoria y eligió sus cinco futbolistas preferidos:
5: Platini, un jugador elegante. Me encantaba.
4: Rojitas, fue terrible, un gran jugador.
3: Messi, es un fuera de serie.
2: Bértoli, por todo lo que significó para Patronato, pero también para el fútbol paranaense y entrerriano.
1: Maradona, no va a haber otro igual. Me marcó e hizo emocionar hasta las lágrimas.

Hasta que tenga razón

Por último, cuando se le consultó si algún día pensaba dejar de ir a la cancha, el Pato fue tajante: “Nunca. A la cancha voy a ir hasta que me dé el cuerpo y ver o escuchar fútbol hasta que tenga conciencia”.


+ Noticias

Servicio doméstico y oficinas se habilitaron "sin uso de colectivos"
El transporte público es uno de los temas epidemiológicos y económicos más desafiante. Santa Fe extendió excepciones para actividades ya habilitadas en el interior provincial. Pero el gobernador quiere hablar con intendentes antes de abrir el juego al deporte y las reuniones familiares.

Servicio doméstico y oficinas se habilitaron "sin uso de colectivos"


En Portada / Entre Ríos

El futuro de un pueblo, un enigma
Los sanjaimenses Ulises Colombo, Andrea Segovia y Daniel González, referentes y representantes del deporte en San Jaime de la Frontera, expresaron sus sensaciones sobre la crisis que cruzan las instituciones de la localidad. Señalaron las dificultades en este período y destacaron los aspectos culturales positivos.

El futuro de un pueblo, un enigma

De competir en Master Chef a enamorarse de Entre Ríos
Hace cinco años, Francisco Taverna saltaba a la fama tras participar en el reconocido programa televisivo, donde con sus platos llegó a emocionar a Donato de Santis, Germán Martitegui y Christophe Krywonis. Hoy, radicado en General Ramírez, el chef disfruta de los sabores y el paisaje de nuestra provincia. En un mano a mano con Mirador Entre Ríos, el creador de la pizza a la parrilla más grande, contó detalles del exitoso reality show, su nueva vida después de haber bajado más de 100 kilos y los proyectos ligados a la gastronomía.

De competir en Master Chef a enamorarse de Entre Ríos

Gala virtual de vigilia por el 25 de Mayo
En Villaguay el homenaje fue virtual y estuvo protagonizado por artistas locales y la banda del regimiento 1 Brandsen. La intendente Claudia Monjo pronunció palabras alusivas enfocadas en el tiempo actual y el compromiso de asumir el legado de los cabildantes y el camino de unidad en tiempos difíciles.

Gala virtual de vigilia por el 25 de Mayo

“Quiero demostrar el sentido de pertenencia en Patronato”
Hace seis años que Tomás Cáceres forma parte de las divisiones inferiores de Patrón a nivel nacional, incluso siendo considerado por el DT Mario Sciacqua, hasta que afrontó una operación en la pierna derecha que le demandó siete meses de recuperación, previo a la pandemia. “La lesión me hizo abrir los ojos”, sentenció el concordiense.

“Quiero demostrar el sentido de pertenencia en Patronato”

En Portada / Santa Fe

Sancti Spiritu: Pusieron en marcha una fábrica de ladrillos
Lo que empezó con varios interrogantes sobre un anotador de papel, se transformó con el paso de los años en un proyecto real. Los trazos del lápiz en las hojas empezaron a tomar forma y ahora tienen vida material: se convirtieron nada más y nada menos que en casas nuevas para un pueblo en el sur provincial.

Sancti Spiritu: Pusieron en marcha una fábrica de ladrillos