Martes 07.07.2020 | 03:37 hs


25-06-2020 / Un día en la vida de Gisela Ardit

De vocación, fotógrafa

A sus 37 años, Gisela Ardit registra con su mirada fotográfica todo a su alrededor con una actitud avasalladora. Nacida en Rosario, tiene un estudio fotográfico que se dedica a cobertura de eventos y espectáculos. Sus ojos y su lente tienen ya un amplio registro de este mundo especial. Gisela nos habló sobre lo que la ha motivado a elegir el octavo arte y por qué dispara sus instantáneas por las calles de un Rosario más palpitante, cotidiano.


Gisela Mesa
redacción@miradorprovincial.com


- ¿Cómo y cuándo empezaste en la fotografía?
- En sentido profesional, empecé hace diez años. En sentido más amplio, en la infancia.

- Ahora, una pregunta básica pero que nos cuenta mucho de las artistas que entrevistamos. ¿Por qué amás la fotografía?

- Porque es una herramienta maravillosa para contar ideas e historias y también para guardar instantes y situaciones. Transmite mensajes y emociones de una forma diferente a la palabra, más breve y universal.

- ¿Alguna de tus ideas son fruto de un estudio previo o siempre surgen naturalmente?
- En la fotografía encontré una forma de expresar lo que cargo conmigo: intereses, inquietudes, angustias, emociones, experiencias. Interiorizarme en los temas que decido desarrollar me ayuda a lograr mejores resultados.

- ¿Recordás tu primera cámara?
- Por supuesto, la tengo aún, es una digital compacta. Me sirvió para aprender muchas cosas, para aprender a reconocer capacidades y limitaciones de un equipo.

- La inmortal pregunta, ¿el fotógrafo nace o se hace?
- Según mi experiencia personal, se hace, la vida lo va llevando y luego está la decisión personal de jugarse y apostar todo a tomar ese camino (o no).

- Cuando empezaste, ¿conocías a algunas fotógrafas?

- Sí, claro, la primera que se me viene a la mente, que me gusta desde cuando era chica, y me sigue gustando, es Alejandra López. En ese entonces sus fotos salían en la revista Viva, de Clarín. Estoy hablando de los años '90. Luego vino Sara Facio. Y después muchas más.

Profesión
- ¿Qué tipo de técnicas y cámaras manejás?

- Me dedico a retratar personas y a hacer cobertura de eventos artísticos, principalmente. También hago fotografía documental, por interés propio. Uso cámaras réflex para casi todo, a nivel profesional, digitales, pero también suelo tener cargada la analógica por una cuestión de gusto personal y porque le tengo cariño, ya que fue la cámara con la que empecé a estudiar. Pero como dice la frase, siempre la mejor cámara es la que llevo conmigo.

- ¿Cómo te inspiras para hacer fotografías y qué es lo que te gusta expresar con sus fotos?
- Me interesan las personas y lo que tienen para contar, por eso me gusta retratar. Y por otro lado, a nivel documental, desarrollo temas que me resultan interesantes con la pretensión de transmitir ese interés a más personas.

- ¿Cuál ha sido el trabajo de fotografía que más te ha afectado?

- Un trabajo documental que desarrollé entre 2014 y 2015. En esa época hacía fotos sociales en el cine público El Cairo cuando había eventos especiales. Así fue que me enteré, charlando con un técnico, que se estaban reemplazando en varios cines de Rosario los últimos proyectores de 35mm analógicos por proyectores digitales, lo cual me produjo mucha tristeza.

Entonces decidí fotografiar lo que pasaba en las salas de proyección, algunas de esas últimas proyecciones y el trabajo de los técnicos cuando reemplazaron los proyectores. Algunas fotos de este trabajo fueron publicadas junto con un breve artículo que escribí, en la revista "Acción", de tirada nacional. Fue un duelo que decidí transitar a través de la fotografía.

- ¿Qué otras aficiones tienes además de la fotografía?
- Siempre me gusta aprender cosas nuevas. Últimamente estuve haciendo una mini huerta en casa, aprendiendo con manuales del Inta y la Fao y tutoriales de huerteros, pero también a prueba y error.

- ¿Hay alguna fotografía que te hubiera gustado hacer pero no que hayas podido?
- Sí, claro. Por eso me parece importante seguir estudiando siempre, para contar con más recursos artísticos y técnicos.

Por ejemplo: hace diez años, me hubiese gustado fotografiar el mausoleo de Juan de Austria, hijo bastardo de Carlos I, considerado héroe de la batalla de Lepanto pero condicionado tanto en vida como en su tumba por ser hijo ilegítimo. Es un lugar donde no está permitido hacer fotos, pero creo que no hubiese podido transmitir la sensación de frío y contradicción que me produjo estar junto a su mausoleo. No tenía los recursos necesarios en mi mente. Tampoco sé si hoy podría fotografiar ese lugar y transmitir lo que creo que quiero transmitir.

Elaborar mensajes visuales me resulta un desafío constante, me encanta seguir probando distintas cosas, desplazar mis limitaciones.

- ¿Te ocurre a veces, durante el proceso de hacer fotografía, que no sabés muy bien por qué hacés algo y luego mucho más tarde tenés alguna respuesta?
- Por supuesto. La cámara es casi una extensión de mi cuerpo y la fotografía es mi modo de ver el mundo, me dejo llevar por el instinto. Ante la inquietud, hago la foto, y a veces me doy cuenta años después del porqué de algunas fotos o series de fotos.

- ¿Qué opinas del panorama actual de la fotografía en Argentina?

- Lo que para mí es importante en este momento, no sólo en Argentina, es la masificación de la disciplina. En los últimos años hemos estado expuestos a un bombardeo constante de imágenes, en particular fotografías, en buena medida debido a la relevancia que cobraron las redes sociales en la vida cotidiana de las personas y en la forma de contarnos nuestra historia a nosotros mismos y a los demás. También se democratizó el acceso a cámaras gracias a la popularización de los celulares.

En Argentina hay aproximadamente tantas líneas de celulares como habitantes. Esto produjo que también más personas se interesen por hacer fotografías, aprender técnica fotográfica, en parte para poder narrar visualmente su historia de mejor manera.

Claro que no todos los que empiezan a estudiar siguen profundizando, como sucede con cualquier disciplina. Pero concretamente lo que hemos ganado es que tenemos acceso a gran variedad de imágenes de momentos y lugares a los que antes no podíamos acceder.

"Me interesan las personas y lo que tienen para contar, por eso me gusta retratar. Y por otro lado, a nivel documental, desarrollo temas que me resultan interesantes con la pretensión de transmitir ese interés a más personas".

Personal

- Gisela, te pedimos algo que pedimos a todas las fotógrafas a las que entrevistamos... mostranos tu primera fotografía y hablanos de ella. ¿Qué sentiste, qué pensaste, qué querías contar?
- Bueno, ¡no la tengo! La hice cuando era niña. Es una foto un poco movida de mi padre en el convento de San Lorenzo. Fue la primera vez que me permitieron usar una cámara, de rollo, claro. En esa época un rollo de 24 o 36 fotos quizá duraba todo un viaje de dos semanas. Pero cuando tuve 16 años y viajé con mi curso una semanita a Buenos Aires fue la primera vez que usé una cámara por mi cuenta y para mí sola...recuerdo que gasté cuatro rollos de 36 fotos cada uno.

Hacía experimentos, como tirar un flashazo frente al espejo para ver cómo salía. El profesor de física, que nos acompañó en el viaje, me vio interesada en el asunto y me dio algunos consejos basándose en las leyes de la óptica geométrica. Curiosamente, empecé mi vida adulta estudiando física, y varios años después arranqué con la fotografía.

- ¿Creés que existe un lenguaje femenino en la fotografía?
- La historia no es la misma si la cuentan los opresores o les oprimides.

- Hay un sello de identidad en tu trabajo que lo hace fácilmente reconocible como tuyo. Hay fotógrafos y fotógrafas que tardan años en conseguir esto... ¿cuál ha sido tu proceso?

- Seguir mi intuición, aprender mucho con les mejores profesores a les que tuve acceso, incursionar en diversas áreas de la fotografía para encontrar el lugar donde me siento cómoda y me puedo expresar y renunciar al tipo de fotografías que me producen malestar o no van con mi forma de ser y pensar.

- Por último, ¿cómo viene el año 2020 a nivel laboral?

- El panorama no es el mismo que hace algunas semanas. Estoy rehaciendo mi agenda, como mucha gente. Aprovecho la cuarentena para seguir aprendiendo y cuando la situación se normalice voy a seguir en mi camino, retratando y documentando.




+ Noticias

Orden judicial a la Afip para que Vicentin pueda exportar
El juez Fabián Lorenzini advirtió que la ley de concursos y quiebras es "de orden público", que el objeto del concurso es preservar el derecho de los acreedores y la empresa -para lo cual es imprescindible la venta al exterior- y que las sanciones de Aduana no estaban fundamentadas.

Orden judicial a la Afip para que Vicentin pueda exportar

En Rosario quieren abrir un complejo de autocine
El viejo formato es furor en Europa y Estados Unidos y también llegaría a la provincia. Algunos pueblos, como Ramona, en el departamento Castellanos, ya dispusieron una pantalla en un predio para crear un autocine.

En Rosario quieren abrir un complejo de autocine

Cuando el cine no es sólo Netflix
Mauricio G. Fernández (1980), nacido en San Jorge, pero criado en Rosario, es cineasta, fotógrafo profesional y tiene una productora publicitaria "Indigo Docs" junto a su pareja. En el 2005 filmó la primera película de zombies de la región titulada "Contagio", que en el canal de Youtube tuvo unas 45.000 vistas.

Cuando el cine no es sólo Netflix



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

Pensar en la post pandemia
El interbloque de Senadores de la Unión Cívica Radical propuso la creación -por ley- del "Programa de recuperación post Covid-19", destinado a la contención, asistencia, reactivación y reconversión de actividades de servicios que resultaron y resulten afectadas por la pandemia.

Pensar en la post pandemia

Crédito del CAF para conectividad
El ministro de Economía informó que está avanzada una línea de 100 millones de dólares para mejorar la comunicación en el sistema educativo. El impacto de la pandemia en las cuentas oficiales.

Crédito del CAF para conectividad

En Portada / Entre Ríos

El sueño de ser aún más grande
El sauceño Franco Alorda, actualmente jugador de Atenas de Patagones, habló de sus bases basquetbolistas sentadas en San José de Feliciano y expresó su afecto hacia Entre Ríos. Repasó su trayectoria en las categorías juveniles del seleccionado argentino y brindó sus sensaciones sobre su presente en la Liga Argentina.

El sueño de ser aún más grande

Cervecerías artesanales de Entre Ríos se reinventan ante la crisis del sector
Las últimas estadísticas de la Cámara de Cerveceros Artesanales de Argentina revelaron que, desde la llegada del coronavirus, cerraron más de 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas en distintos puntos del país. En nuestra provincia, los productores no son ajenos a la crisis y buscan la manera de reorientar su trabajo para poder sostener sus emprendimientos y microempresas.

Cervecerías artesanales de Entre Ríos se reinventan ante la crisis del sector

Lo hizo de nuevo
El crespense Juan José Coassolo realizó otra maratónica travesía, marcando nuevas huellas y con sentida dedicatoria. Recorrió 160 kilómetros por caminos de Paraná Campaña en tres días, interviniendo en la MidwestStates 100, que tuvo epicentro en Estados Unidos y selectos invitados del orbe.

Lo hizo de nuevo