Ayudar a revertir la situación

Una propuesta solidaria que transforma el "amor en pan"

En Paraná cada vez son más los vecinos que cocinan voluntariamente para los que menos tienen. Leo Kitay, impulsor de la iniciativa, dialogó con Mirador Entre Ríos y detalló cómo funcionan las "estaciones". "El pan es una anécdota, una excusa. Lo que está detrás de esto es sembrar solidaridad", destacó.

19-07-2020 | 14:56
Tomás Rico
redaccion-er@miradorprovincial.com

"Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos", escribió el uruguayo Eduardo Galeano. Estos "nadies" cada vez son más, y las calles de Paraná así lo reflejan durante los últimos meses, sobre todo desde que inició el aislamiento social por la pandemia.

A diario y a toda hora suenan los timbres, al otro lado de la puerta un padre o una madre con sus hijos piden "algo de comer" o un abrigo para soportar el frío. Previo a la pandemia estas mismas personas se ofrecían para hacer alguna changa pero ante la crisis sanitaria que agobia, los rechazos para estos trabajos son más usuales.

Por ello y ante esta situación que angustia, en Paraná se inició una movida solidaria que involucra a los vecinos para que puedan cocinar para los menos favorecidos. El propulsor es Leo Kitay, diseñador gráfico y profesor en la Universidad de Buenos Aires (UBA), quien llegó a la capital provincial hace seis años para vivir junto a su mujer y sus hijos.

Leo buscó la manera de ayudar a los que menos tienen, con la propuesta de transformar "el amor en pan". "Buscamos que cada uno, desde su casa, se anime a hacer pan casero y pueda compartirlo con el que más lo necesite. Para hacer más fácil esta misión diseñamos un cartel genérico, que todos pueden imprimir y colocar en la puerta de sus hogares, y allí indicar en qué día y horario se pondrán a disposición los panes que cada cual hornee. También armamos tutoriales sobre cómo amasar y cocinar pan, para que todos nuestros seguidores puedan animarse y sumarse a esta iniciativa", indica en su propuesta Kitay, que ya cuenta con más de 30 estaciones a lo largo y ancho de la ciudad y que va en constante crecimiento.

"Hornear para quien hoy no tiene qué comer. Dar algo de nosotros, hecho por nosotros. Hornear para visibilizar. Transformar el amor en pan", es el lema.

Inculcar compromiso hacia el otro

-¿Qué te motivó a iniciar esta idea?

-Con la pandemia y como viene todo, cada vez es más la gente que nos toca el timbre pidiendo lo que sea para comer. Familias enteras con niños chiquitos, gente adulta, ancianos, de todo tipo. Y lo que más te duele es ver a los chicos revolviendo la basura en la zona de bulevares o en el mismo volcadero.

Una noche que ya estaba quemado buscando alternativas para hacer algo y revertir esta situación, dije: "O me voy del país para que me hija tenga otra realidad, o me dejo de enojar y esperar que venga algo, y generar desde el lugar de uno algo chiquito para no perder la fe y la esperanza". Ahí surge el proyecto de hacer pan y lo que simboliza hornear el pan para otro.

-"Amor en pan", destinado a los que menos tienen...

-Sí, con la idea puesta para mirar al otro, al que la está pasando mal y que no tiene qué comer, al que nadie lo ve. En la vorágine que vivimos miramos siempre para adelante y no nos permitimos ver a los costados, y lo que hoy está en un costado es muy duro.

-Además de involucrar a la gente a ayudar al otro ¿Qué busca este proyecto y cómo funciona?

-Busca despertar conciencia y una energía solidaria muy fuerte. El mecanismo es que en las "estaciones solidarias", donde se informa el día y horario para que alguien que necesita algo de comer puede encontrar un alimento en ese lugar. El compromiso es que sí o sí en el día y horario del cartel haya algo de comer, algo cocinado por la persona que lo deja, sea pan, galletitas, empanadas, o algún alimento no perecedero.

Los "embajadores" se comprometen a hacer pan (u otro alimento) en su estación y dejan lo que han podido producir, sea mucho o poco, pero siempre algo. Este embajador puede generar su red entre vecinos y amigos para que lo ayuden a cocinar.

Comprometidos

Además de la gran cantidad de vecinos que se sumaron en tan poco tiempo, "Amor en pan" cuenta con el compromiso de algunas empresas de la región.

"Se sumó el Molinos San José que nos está dando harina, inicialmente nos dieron 200 kilos, así que estamos fraccionando para repartir entre los embajadores que están horneando", comentó Kitay.

-¿Cómo hace una persona para sumarse y crear una estación cerca de su casa?

-Las estaciones se instalan a pedido. Si la persona no tiene los recursos para imprimir el cartel o no sabe cómo hacerlo, nosotros vamos y se lo instalamos donde le quede cómodo.

Tener poco, pero igual pensar en el otro

Una de las tantas historias que conmovió a Leo fue la de Mabel, una mujer que vive frente a la Escuela Hogar. "Es una de las primeras que se sumó, la conocí cuando me pidió que le coloque la estación en el frente de su casa. El otro día me escribió y me mandó una foto: 'Esto es todo lo que pude elaborar', hizo empanaditas rellenas de queso, bizcochos, panes y llenó el bolsón. Le digo 'la verdad que sos una genia, te felicito', y me tocó mucho porque me dijo 'yo la verdad es que estoy sin trabajo y hacer esto para mí es difícil, pero me reconforta mucho', y ahí me terminó de emocionar", comentó con emoción Leo, y señaló que a la mañana siguiente le llevó bolsas de harina para que pueda continuar.

"El pan es una anécdota, una excusa. Lo que está detrás de esto es sembrar solidaridad, por eso insistimos en que los padres cocinen con sus hijos, porque lo que vos podes sembrar en un chico es eterno y enorme. Tal vez el día de mañana Mabel ya no tiene para dar pan y esa gente que ayudó le va a dar un pan a Mabel, es algo cíclico", concluyó Leo.

"En la vorágine que vivimos miramos siempre para adelante y no nos permitimos ver a los costados, y lo que hoy está en un costado es muy duro". Leo Kitay. Propulsor de Amor en Pan.

Solidaridad que viene de antes

En el taller que dicta en la UBA, Kitay siempre busca que "los beneficios que se obtienen en la cátedra estén relacionados a la sociedad y a la realidad, y en su momento nos relacionamos con un comedor de Barrancas de Belgrano que ayuda a personas en situación de calle", y mencionó que otra actividad solidaria que llevó adelante en tierras porteñas fue la confección de frazadas, "diseñábamos en diferentes grupos de alumnos frazadas con un mensaje y después se donaban al comedor para el invierno", recordó y lamentó que este año (después de ocho inviernos seguidos entregando frazadas), esta temporada no pudieron hacerlo porque las clases presenciales están suspendidas por la pandemia.

Contacto

Aquellas personas interesadas en instalar su estación solidaria pueden comunicarse con Leo Kitay (11- 55947982); o bien a través de las redes sociales de Amor en Pan (@amorenpan - Instagram) y ("Amor en Pan" en Facebook).
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

La Paz intenta reflotar la estación de piscicultura
La ciudad del norte entrerriano cuenta desde hace varios años con una estación experimental de piscicultura que cría peces de río con el objetivo primario de satisfacer el mercado interno gastronómico, pero que por ahora está inactivo. Las autoridades locales buscan potenciar ese proyecto.

La Paz intenta reflotar la estación de piscicultura

Terribe KO de un entrerriano
El villaguayense Marcelo Cóceres se impuso en el segundo asalto sobre el mendocino Nelson Rosalez, y se quedó con el cinturón Fedebol Supermediano de la Asociación Mundial de Boxeo, que estaba vacante. La pelea se desarrolló en la localidad bonaerense de Hurlingham.

Terribe KO de un entrerriano

En Portada / Santa Fe

El legado de Manuel Belgrano en Rosario
La historia del prócer puede conocerse a través de diferentes documentos históricos que se encuentran en la ciudad. Desde el Instituto Belgraniano de Rosario sugieren un recorrido que incluye cartas, impresos y manuscritos.

El legado de Manuel Belgrano en Rosario

Acribillan a tiros a un hombre en la zona sur de Rosario
El nuevo asesinato, con tintes sicarios, ocurrió en la noche del viernes en el ingreso a un pasillo de Villa Manuelita. Ya son 10 los crímenes cometidos en lo que va de junio y 112 en el año en el departamento Rosario.

Acribillan a tiros a un hombre en la zona sur de Rosario