10-08-2020 / Una muestra para poner en perspectiva los DDHH

La historia negada: prisioneros indígenas del museo de Cs. Naturales de La Plata

El próximo 19 de agosto se exhibirá por primera vez en formato virtual la muestra "Prisioneros de la ciencia", una reconstrucción fotográfica de la historia de los aborígenes apresados y exhibidos en el reconocido museo nacional. Para la actividad se invita a que la propia comunidad oficie como guía del recorrido.


Mujer de Inakayal, comunidad Mapuche Tehuelche. El Cacique Inakayal, su mujer, su hija y su sobrina estuvieron secuestrados en el museo de Ciencias Naturales de La Plata hasta el día de su muerte. Foto: Gentileza GUIAS
+1



Silvia Simmone
redaccion-er@miradorprovincial.com

Una vez más la Dirección de Derechos Humanos de Concepción del Uruguay y la Universidad Autónoma de Entre Ríos (Uader), presentarán en el Centro de Capacitación Turística (CeCaT) de la ciudad, una muestra para poner en perspectiva la temática de los derechos humanos.

En esta oportunidad, a través de "Prisioneros de la ciencia" -un trabajo de investigación realizado por el colectivo GUIAS (Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social) fundado por graduados de la Universidad Nacional de La Plata (Unlp)- se revelará la historia de seis aborígenes que fueron secuestrados y exhibidos en el museo de Ciencias Naturales.

En diálogo con Mirador Entre Ríos, Fernando Miguel Pepe, actual coordinador del Programa Nacional de identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (Inai) e integrante del colectivo GUIAS, explicó que lo que encontraron en el museo son las pruebas materiales del genocidio perpetrado por la Generación del 80´ a los pueblos originarios: "Con nuestras investigaciones logramos comprobar que el museo tenía en sus colecciones a 35 personas identificadas con su nombre y que la mayoría de ellas habían sido fusiladas y asesinadas por el ejército y la policía. Registramos en los restos óseos balazos, machetazos y sablazos. Y logramos a través de la investigación, reconstruir las historias de la familia de Inakayal, de Foyel, de Maish Kensis y Tafa. Seis personas pertenecientes a los pueblos Mapuche, Tehuelche, Yamaná y Alacaluf que murieron dentro de la institución", detalló el antropólogo.

La muestra fotográfica que historiza el período de la llamada Campaña del Desierto, revela el espíritu de una época, en donde se promovieron ideologías racistas para justificar el exterminio de los pueblos indígenas.

La restitución como derecho

"Lo que define al colectivo GUIAS es que hacemos una antropología de la demanda, una antropología al servicio del pueblo", expresó Pepe, contrastando la labor de GUIAS con la de la antropología tradicional, que es la que se acerca en general a las comunidades en busca de resolver una incógnita planteada desde la Acadamia.

"Lo que nosotros hacemos es al revés. Las comunidades nos demandan, necesitan una solución a un problema y nosotros comenzamos a investigar. Tomamos la demanda casi como propia para poder comprender así las soluciones que requieren desde la comunidad. Así fue como comenzaron las investigaciones en el museo de La Plata, a partir de una demanda que se hizo para que se retiren de exposición los restos humanos indígenas que estaban en las salas del museo".

-¿Quiénes hicieron la demanda y cuáles fueron las acciones iniciales del colectivo?

-Todo comenzó en el 2005 cuando en el seno de la Facultad de Ciencias Naturales y Museo de la Universidad Nacional de La Plata, de la cual depende el museo, se discutió el retiro de los restos indígenas que estaban en exposición. Las comunidades venían reclamando desde hacía mucho tiempo que no se exhiban más y acompañamos ese reclamo con un petitorio en el que se juntaron más de 1.200 firmas, entre las que se encontraban las de casi todos los antropólogos de la Universidad. Para reforzar el pedido se hicieron eventos, charlas, se pasaron documentales, pero en diciembre de 2005, cuando se trató el tema en el Concejo Directivo de la Facultad, el pedido se desaprobó. Entonces en ese momento, con un grupo de compañeros, decidimos nuclearnos para investigar la temática y pensar: cómo lograr el retiro de exhibición. Entonces, para construir ese camino, empezamos a investigar de quién eran los restos humanos, por qué estaban en el museo, quién los había llevado, qué leyes amparaban a las comunidades, o sea, nos ocupamos de construir el "estado del arte", ver cuál era el estado de situación de la problemática en ese momento.

-¿Y qué fue lo que encontraron en este primer abordaje?

-Pudimos recopilar muchísima información, porque accedimos a los depósitos del museo donde se guardaban los restos humanos, los registros fotográficos y el archivo. Investigamos en su biblioteca, en donde hallamos un caso particular de dos familias que habían sufrido su muerte dentro de la institución, y eso centró la investigación. Dimos con la historia del Cacique Inakayal, cuyos restos habían sido restituidos en el año 1994, pero no los de su familia. Entonces pensamos que una primera estrategia para visibilizar la temática, era contar el caso de la Mujer de Inakayal, quien ni siquiera tiene registro de nombre, porque lo que vimos en ese momento, es que también había una problemática de violencia de género, porque sólo se había restituido al cacique y no así a su mujer, la cual también había fallecido como prisionera dentro del museo.

Pero sucedió que cuando estábamos buscando los restos de la Mujer de Inakayal, los cuales estaban distribuidos en distintos depósitos -como en la tricótela en donde estaban sus trenzas y su cuero cabelludo con sus orejas disecadas o la craneoteca del museo donde estaba su cráneo- tuvimos una sorpresa desgraciada, porque en la clasificación de los restos óseos nos encontramos con restos del Cacique Inakayal, lo que reveló que no había sido restituido completamente. Entonces a eso también lo sacamos a luz y así comenzamos a visibilizar la temática.

En lo sucesivo encontramos casos terribles, como el Maish kensis, un joven que es llevado desde Tierra del Fuego al museo, y lo obligan a trabajar para la familia del Perito Moreno hasta que muere ahí dentro, como el resto de los prisioneros. Entonces también contamos la historia de ese joven que estaba exhibido en vitrina, mostramos la fotografía de cuando estaba vivo, eso tuvo mucha repercusión mediática, por lo que logramos que el 22 de agosto de 2006 se retire de exhibición a Maish Kensis y que el primero de septiembre de ese mismo año se apruebe el retiro de todos los restos en exhibición, lo que se concretó el 12 de septiembre de 2006. A partir de ahí comenzamos a trabajar para que todos los restos de las personas que habían muerto dentro de la institución, sean restituidos a sus comunidades.

El museo, faro del racismo

Los objetivos de los primeros museos argentinos creados a fines del siglo XIX fueron claros: reforzar la "identidad" nacional; construir la figura de los próceres de la patria; y clasificar y registrar científicamente todo aquello que se hallara en el territorio argentino. Con estas directrices, el encierro y el secuestro de las personas de las comunidades indígenas, no necesitó justificación.

En esta línea, el antropólogo consideró que, "el museo se construyó con un rol geopolítico, ya que se erigió para consolidar desde la ciencia las fronteras interiores que se estaban imponiendo con la mal llamada 'Campaña del Desierto', y también para reforzar un discurso que mostraba que los indígenas eran inferiores al hombre blanco porque se extinguían por su propia debilidad. Todo esto se apoyaba en una visión seudo científica que justificaba el racismo y el secuestro de las personas para su estudio. El Perito Moreno, quien fuera el fundador de la institución, decía que los indígenas tenían una debilidad biológica, los comparaba con los dinosaurios o con la mega fauna del cuaternario y así difundía que su extinción era por procesos evolutivos, cuando la realidad era que los estaban exterminando", señaló Pepe.

Sobre lo que sucedía con las personas que estaban secuestradas en la institución, el investigador detalló que éstas fueron llevadas allí para que mueran. "Ellos querían exhibirlos como trofeos de guerra, ese era su destino. Vivían en condiciones inhumanas, les daban la ración de comida por la mitad, estaban desnutridos, la mayoría murió por enfermedades que eran curables para la época, y todo eso era utilizado para justificar la visión del Perito Moreno, de que ellos morían por su debilidad corporal. Quedaron muchas cosas registradas, en donde se puede conocer que los obligaban a construir el museo, a posar para los antropólogos que los estudiaban y también para los artistas que llegaban a la institución. Los medían, los fotografiaban, desnudaban a las mujeres lo cual ya es un abuso físico, y también prácticas terribles, porque cuando alguno moría, los obligaban a descarnar el cuerpo de su compañero. Nada de esto está en los libros de historia oficiales, y los próceres fueron Roca y el Perito Moreno, los mismos que buscaron el exterminio, la invisibilización y la estigmatización de estos pueblos. Pero desde la antropología podemos leer la historia de los vencidos en los restos óseos, porque allí está escrita y todo eso nos permite reconstruir parte de una historia negada en nuestro país", detalló el referente del programa Nacional de Identificación y Restitución de Restos indígenas del Inai.

Capacitación y visitas guiadas

La invitación a que todas las personas interesadas en la temática participen como guías de la exposición, habilita un intercambio educativo. Darío Barón, referente de la Dirección de Derechos Humanos de Concepción del Uruguay, explicó que la modalidad que se promueve desde su cartera es una posibilidad para que los jóvenes y las comunidades se involucren en los procesos de construcción de la memoria colectiva. "Esto forma parte de nuestros objetivos, porque desde la Dirección, no solamente nos interesa que se exhiban muestras vinculadas a la temática, sino que lo más importante es el proceso, es toda esa información que se brinda en las capacitaciones previas a la muestra, todo el recorrido que los participantes van haciendo en el proceso de aprendizaje. Por eso siempre nos vinculamos con universidades, organizaciones gubernamentales o civiles, colectivos, porque en ellos siempre encontramos un correlato de lo que estamos queriendo hacer o promover", valoró.

Eduardo Ojeda, profesor de filosofía especializado en derechos humanos, oficiará como uno de los capacitadores de la muestra y explicó que la capacitación versará sobre diferentes ejes. "Vamos a tratar de pensar las relaciones que se presentan en la muestra 'Prisioneros' porque todo eso trae un montón de temáticas a colación, como la complicidad de la ciencia y de algunos científicos en particular, respecto de las políticas desarrolladas por las elites dirigentes de la generación del 80 y de las oligarquías de la época respecto de nuestros pueblos originarios; la existencia de los llamados 'zoológicos humanos'; la invisibilización y negación histórica de los indígenas. Pero también nos interesa pensar el presente, los procesos de re-etnización o re-emergencia de los pueblos originarios en la historia, es decir todo lo que tiene que ver con la recuperación de sus identidades, rituales y culturas. También habrá un anclaje en la historia de Entre Ríos, porque nos acompañará Ángel Hartman, un profesor de La Histórica que se especializó en estudios afrodescendientes y defensa indígena", detalló el profesor.

"El Perito Moreno, quien fuera el fundador de la institución, decía que los indígenas tenían una debilidad biológica, los comparaba con los dinosaurios o con la mega fauna del cuaternario". Fernando Miguel Pepe. Coordinador del Programa Nacional de identificación y Restitución de Restos Humanos Indígenas del Inai.


+ Noticias

Guardianas de los libros
Son 23 las bibliotecas populares que cobijan libros y vecinos en la ciudad de Rosario. En el día que celebran su existencia, y tras medio año de encierro y protocolos, con la dificultad económica de mantener los espacios con gastos de servicios y alquiler, todas permanecen activas, en contacto con la gente, y reconvertidas en formatos virtuales de diversos modos.

Guardianas de los libros


En Portada / Entre Ríos

Teatro y virtualidad, las propuestas en pandemia
El jueves 17 se realizó el estreno virtual de las cuatro obras producidas en el marco de la experiencia Proyecto Casa. La propuesta contó con gran aceptación del público y alcanzó las 880 reproducciones, 160 comentarios y 100 reacciones. Esta noche se realizará una charla sobre los desmontajes y el proceso creativo en la que participarán los artistas que formaron parte de la iniciativa.

Teatro y virtualidad, las propuestas en pandemia

Hasta donde la pasión las llevó
El rugby las unió en Paraná y ellas, decidieron ir mucho más allá. Inés Delgado y Marianela Lell se casaron hace dos años y hoy, están radicadas en Irlanda. A raíz de su entusiasmo por el deporte, continúan vinculadas a la disciplina que las encontrara en Entre Ríos y relacionara tan estrechamente.

Hasta donde la pasión las llevó

“Humedales”, la canción inspirada entre el humo y las llamas
El single pertenece a Alejandro Lauphan, un joven músico nacido en Rosario pero criado en Entre Ríos. Su letra fue el estandarte de varias movilizaciones entorno a la quema de humedales. Además fue convocado por Greenpeace para formar parte de la Marcha Virtual “Fuego Cero”, en la que también participaron Pedro Aznar, Lali Espósito, Natalia Oreiro, Fabiana Cantilo, entre otros artistas.

“Humedales”, la canción inspirada entre el humo y las llamas

También en los medios hay un reconocimiento ausente
Durante la semana en que Latinoamérica recuerda el lugar de las mujeres y disidencias en medios de comunicación, repasamos algunas cifras y entrevistamos a la comunicadora y periodista entrerriana Gisela Romero. Dialogamos sobre su experiencia con el portal Telaraña y reflexionamos sobre el escenario actual regional en materia de paridad de género en los medios.

También en los medios hay un reconocimiento ausente

Probado: sin contagios registrados en entrenamientos
El universo deportivo de buena parte de la provincia no acepta la continuidad de los estímulos precompetitivos fuera de sus espacios habituales. Refuerza su postura en la ausencia de casos de Covid-19 en los ámbitos de práctica, tras aplicar exitosamente –en el lapso permitido– los protocolos de bioseguridad aprobados. La paralización de actividades afecta principalmente a las categorías infantiles, fundamental sustento de las disciplinas. Es la conclusión que revela la encuesta exclusiva de MIRADOR ENTRE RÍOS luego de extender su observación a ocho disciplinas deportivas de Paraná y zona, más algunos puntos de los corredores occidental, central y de la costa del Uruguay.

Probado: sin contagios registrados en entrenamientos

En Portada / Santa Fe