03-09-2020 / Entre vías y deportes

Sportivo Locomotora, el club que le dio identidad al barrio

La institución de Concordia que nació gracias a un grupo de trabajadores del ferrocarril tiene 70 años y sigue funcionando como un lugar de encuentros y competencias.


Locomotora, parte fundamental en la identidad del sur concordiense.
+2




Belén Fedullo

Aunque algunos deportes ya no se practican, la mística de lo que fue, dejó anécdotas, amistades y amores.

El Club Sportivo Locomotora está ubicado en la zona sur de Concordia. Junto con el Club Atlético Victoria y el Club Sarmiento, que están a pocas cuadras, forman parte de la construcción cultural de los barrios que están alrededor, en una parte de la ciudad que hoy parece postergada, pero que supo ser centro de actividades fundamentales para la educación y el trabajo.

Corría la década del 40 cuando, en una reunión, empleados del ferrocarril decidieron empezar a darle forma a una idea que tenían: inaugurar un club para practicar deportes y otras actividades. Lo lograron en 1949, cuando quienes trabajaban en la guarda y talleres formaron un equipo para competir y lograron la personería jurídica.

Mientras trabajaban para crecer en el fútbol, lograron su sede poco a poco. Como en todo lo que hicieron, los propios socios ponían recursos para poder edificar las dos plantas que hoy conserva el edificio. Allí empezaron a practicar distintas disciplinas: pelota paleta, danzas, patín y bochas, el único deporte que sigue en pie.

Aunque hay muchos relatos sobre el protagonismo de la institución, con el cierre de ramales y la caída en la actividad ferroviaria también llegaron tiempos de decrecimiento en el club, pero a pesar de eso, los testigos de su fundación no dejaron morir el lugar que tantas historias tuvo y tiene.

Una familia unida por la pasión

Luego de la lucha del grupo de soñadores, el comienzo del equipo de fútbol en el torneo de la segunda categoría de Concordia trajo a la par la posibilidad de sumar una cancha para entrenar y disputar los encuentros que estaban marcados en la agenda.

Aunque un poco alejados de la sede, consiguieron que la Municipalidad cediera en comodato por 100 años un terreno en el sur de la ciudad, ubicado en calles Castelli y Humberto Primo y allí hicieron sus primeras armas.

Carlos Blanchard es socio vitalicio y testigo presencial del nacimiento y crecimiento del Sportivo Locomotora. “Toda mi vida está atravesada por las vías y por el club y recuerdo cada detalle del paso a paso para lograr lo que logramos”, dijo a Mirador Entre Ríos.

“Claramente el nombre que tiene la institución viene por la relación con el trabajo de los fundadores. Mi papá me llevaba y vi cómo pasamos de tener una pequeña habitación al lado de la cancha de bochas y una cantina, a formar una sede con salones y planta alta”, rememoró.

Paleta vasca, bochas, fútbol, patín, bailes, festejos, familia y carnaval. Esas palabras resumen la identidad del Locomotora, que sirvió de lugar de encuentros y desencuentros y que, según el socio vitalicio, sirvió de puente para el amor y el nacimiento de nuevas familias en el barrio. “De chicos nos encantaba espiar lo que pasaba y jugar. Con el paso del tiempo, lo tomamos en serio y nos pusimos al hombro el club”, aseguró. Luego agregó: “Fue siempre un lugar de encuentro que definía a Concordia, hasta casi tuvimos una comparsa. Me habían llamado para formarla, porque daba clases de pericón, pero después no se concretó. Mis hermanos jugaron al fútbol, tuvieron la camiseta puesta y se enfrentaron a los equipos de la ciudad. Era un movimiento grande, de hecho venían jugadores del ferrocarril de Federal para unirse con nosotros”.

El conjunto participó en la Liga de fútbol de Concordia de manera oficial hasta el año 1986, momento en que disolvieron el equipo. “Fue todo confuso, pero el fútbol tuvo un fin, junto con otras actividades”, aseguró Blanchard. “Fue un poco triste, éramos un equipo regular, pero las circunstancias llevaron que se terminara nuestra participación. De todos modos siempre tuvimos orgullo, porque a la cancha la habíamos hecho nosotros. Las columnas, el alambrado, los vestuarios -que eran vagones en desuso al principio- e incluso los caños para los arcos fueron cedidos por el ferrocarril. La marca de lo que éramos estaba en todos lados”, sentenció.

Aunque la situación cambió, hay un propósito que lleva a los socios a seguir siendo parte del club. “Los que quedamos de la generación anterior seguimos bregando porque el club una a la gente. Los tiempos cambian, los intereses también, lo importante es seguir siendo una familia, conservar algunas tradiciones y no olvidarnos de las vías que nos trajeron hasta acá”, concluyó Blanchard.

El presente

En medio de la pandemia, y con protocolos de higiene y distanciamiento, el Locomotora volvió a la práctica habitual de bochas y de grupos de danza.

Acerca de la actualidad, Mauro Benítez, actual presidente, contó: “La única actividad deportiva que tenemos es bochas. Hace muchos años que solamente nos representa esta actividad. Después tenemos la parte social, la gente se encuentra, come algo, celebra cumpleaños en el salón, o disputa alguna competencia de juegos de mesa”.

“Hay grupos de danza y gimnasia –aseveró- pero son personas que alquilan el espacio, no llevan el nombre de la institución”.

La vuelta no fue fácil, más allá del deporte, la parte social se ve afectada y eso hace que cambien los números. “Volvimos hace poco a las prácticas de deporte, con todos los protocolos para el cuidado de quienes asisten. Van menos personas por grupo, pero todos contentos de poder ir”, aseguró Benítez. “Como la mayoría de los clubes, estamos teniendo un panorama negativo con los eventos. Había fiestas todo el tiempo, encuentros, y eso nos generaba ingresos, pero ahora la situación es distinta. De todos modos confiamos en que pronto pasará”.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

“Este paso lo busqué y soñé toda mi vida”
Sofía Schell hace más de un mes que comenzó una vida nueva en el Viejo Continente, en la Región de Andalucía (España), donde vivirá su primera experiencia europea. Será en Córdoba Club de Fútbol. “Acá voy a crecer”, le confesó la nacida en Crespo a MIRADOR ENTRE RÍOS.

“Este paso lo busqué y soñé toda mi vida”

Proponen sacar a las fiestas de la fase de la prohibición
Organizaciones latinoamericanas y europeas firmaron un comunicado colectivo con reflexiones y recomendaciones para reducir riesgos y daños en la habilitación de fiestas que se avecina luego del pico de la pandemia. MIRADOR ENTRE RÍOS dialogó con integrantes del colectivo “Ni Pega Esto” de Bariloche, que participó de la iniciativa como firmante del documento.

Proponen sacar a las fiestas de la fase de la prohibición

En Chajarí, cientos de estudiantes festejaron pese a la prohibición
En las últimas horas del domingo 20 se viralizaron primero en la zona y luego a nivel nacional las imágenes de estudiantes celebrando su día en las calles, cientos, sin distanciamiento ni barbijos. Si bien ya se manejaba el rumor de que se concretaría, como todos los años, al estar en cuarentena, causó rechazo en algunos sectores, sociales y políticos. Pero también abrió debate sobre la necesidad de legislar dentro de la pandemia, y de escuchar a un sector de la sociedad completamente olvidado.

En Chajarí, cientos de estudiantes festejaron pese a la prohibición

Celia Fiorotto saltó el charco y renovó sus proyectos
Sin actividades en el país, la gualeguaychuense Celia Fiorotto tomó otro rumbo y en el resto de la temporada defenderá los colores de Bohemios, elenco que milita en la Primera División del basquetbol uruguayo. “Quiero sacarle el mayor jugo posible a esta oportunidad y regresar de la mejor manera a la Argentina”, dijo en diálogo con MIRADOR ENTRE RÍOS.

Celia Fiorotto saltó el charco y renovó sus proyectos

En Portada / Santa Fe

En Rafaela, "se vienen los peores meses de la pandemia"
En medio de un creciente número de contagios, el subsecretario de Salud municipal, Martín Racca, proyecta un panorama que tenderá a agravarse y complicarse. En la cabecera del departamento Castellanos ya existe circulación comunitaria y se resiente el trabajo en el hospital.

En Rafaela, "se vienen los peores meses de la pandemia"