08-09-2020 / Sobre una tradición en victoria

Detalles cristianos en la historia

Nunca hay que olvidar la impronta y el aporte que ha producido la cultura católica a lo largo de la historia argentina. Ella está presente en toda expresión humana, en la cotidianeidad de nuestra sociedad, independientemente de cuánto se la tenga en cuenta. He aquí pequeños rastros sobre su influencia en el nacimiento de la ciudadanía victoriense.


Las huellas del catolicismo en la ciudad de Victoria, en este caso, una escuela.
+1



Ignacio Etchart
redaccion-er@miradorprovincial.com

Si bien hace un tiempo ya que distintas corrientes históricas han permitido ampliar enormemente los horizontes de análisis sobre las influencias no cristianas en el desarrollo del país, como bien ha sido relatado anteriormente en las páginas de Mirador Entre Ríos, tampoco hay que obviar la tradición predominante en nuestra sociedad.

El folklore católico va mucho más allá de las visitas a algún templo en particular o la oración en distintos momentos del día, sino que se manifiesta en prácticamente toda actividad individual o colectiva de una sociedad.

Está inscripto en pensamientos, edificios, comidas, nombres propios, por no decir que casi toda operación humana emerge desde estos principios culturales. Y si efectivamente así sucede, todo acontecimiento histórico posee su cuota de cristianismo.

Como siempre es destacable el trabajo de las páginas de Facebook “Archivo Histórico Victoriense” e “Historias de Victoria”, cuyo inagotable e incansable labor sirven para la divulgación de la historia local y regional, además de ser fuente para la presentación de estos escritos.

Bases

El 29 de agosto se celebró un nuevo aniversario de la llegada de los primeros sacerdotes benedictinos a la ciudad de Victoria, cuyo aporte en el desarrollo del pueblo se mantiene hasta la fecha, especialmente con las tareas realizadas en la famosa Abadía del Niño Dios. Ellos llegaron con la misión de establecer una escuela agrícola, como se solía realizar durante aquellos años.

El arribo de la comunidad benedictina fue patrocinado por la entonces Sociedad Protectora de la Enseñanza Cristiana, cuyo principal referente local fue el docente Abraham Bartoloni. Sin embargo, el desempeño en las tareas de los sacerdotes tuvo más obstáculos que facilidades.

El espacio donde los monjes establecieron su monasterio contaba con 20 escasas hectáreas que fueron adquiridas por la Sociedad Protectora al Banco Nacional de Gualeguay.

Pero este terreno había sido trabajado anteriormente por el Dr. Remigio Bavo, quien entre 1881 y 1882 compró dichas hectáreas al Municipio de la ciudad.

Ubicada unos tres kilómetros al noroeste de Victoria, esta propiedad comenzó a llamarse “Quinta de Bavo”, cuya fama se extendió por toda la región, ya que el doctor comenzó un emprendimiento que fue también merecedora de su propia nota en Mirador Entre Ríos algún tiempo atrás: la explotación de la vid.

No obstante, la vitivinicultura no fue suficiente para mantener a la familia Bavo, por lo que en 1888 la quinta fue vendida al Banco Nacional de Gualeguay por 10 mil pesos.

En agosto del año siguiente, luego de que la Sociedad Protectora confirmara la apropiación del terreno, los recién llegados sacerdotes benedictinos inauguraron las tareas para construir su monasterio con intensos trabajos de limpieza de malezas, alimañas e insectos que se habían adueñado completamente de los espacios.

Las campanas del templo

Tiempo atrás, en la esquina de las calles Ituzaingó y Sola, funcionó en 1888 una herrería perteneciente al artesano italiano Nicolás Elena.

En ella, se fundieron las dos campanas originales que danzaron día a día durante décadas en la cima de la actual basílica de Aránzazu, anunciando ceremonias litúrgicas, fechas patrias y fiestas patronales.

Las piezas de bronce macizo que componen a las dos campanas fueron gestionadas en 1888 por el cura párroco Esteban Robledo.

Una de ellas fue costeada por el propio sacerdote, y la otra se obtuvo mediante las donaciones de numerosos victorienses, inspirados por el altruismo y compromiso que siempre supo practicar la gente del pueblo.

Hace ya hace más de 130 años que fueron inauguradas, mediante una ceremonia especial, donde se las bendijo y colocó en lo alto de la torre para pasar a la historia de la ciudad.

En estas dos campanas fueron grabados mensajes con un profundo contenido espiritual, cuya oración relata “Sonoro sea su nuncio de paz y bendición. El eco sea de la patria vigorosa”.

Sin embargo, con el paso del tiempo sólo una de ellas aún se mantiene operando, mientras que la segunda fue reemplazada por otra campana, donada por Magdalena Otaño, en memoria de su esposo Lorenzo Ezpeleta, familia que también ha recibido ya en las páginas de Mirador Entre Ríos su merecedora cuota de tinta.

Pero esto no quiere decir que la vieja campana reemplazada quedó perdida en el tiempo. Todo lo contrario: aún se encuentra en la torre del campanario, en el piso previo a aquel donde pendulan las otras dos.

Perdida en el tiempo no, pero sí tal vez olvidada, oculta y solitaria en algún rincón abandonado de la torre izquierda.

Sobre una capilla y su iglesia

Uno de los grandes vástagos del hoy asediado Delta del Paraná es la Laguna del Pescado, donde tiempo después se asentó un poblado de homónima denominación, 15kms al sudeste de la ciudad de Victoria.

Y bajo el mismo nombre se denominó a la capilla de la localidad, bautizada entonces como Nuestra Señora de la Guardia de Laguna del Pescado, en 1899. La obra había sido gestada seis años antes, por don Juan Traverso, quien empeñó toda su energía y recursos en este emprendimiento, a tal punto de solicitar ayuda por parte de los vecinos para finalizarla.

Por esta razón, sumada a la intermitencia de la construcción, finalmente se tuvo que constituir una comitiva conformada por los señores Domingo Brassesco, Pedro Traverso, Eugenio Danielli, Remigio Portillo, Juan Cánepa, Miguel Repetto, José Solla, Antonio Ramos y por el mismo Juan Traverso, es pos de facilitar la conclusión de la obra.

Tiempo después, durante el año 1936, los representantes de la Iglesia solicitaron el traspaso de la propiedad a la Curia Diocesana. Sin embargo, ante la incertidumbre e inconformidad sobre el pedido, rápidamente la comitiva se vio envuelta en dilataciones, resistencias y debates.

La situación llegó a tal punto que el mismo obispo Monseñor Guilland tuvo que intervenir, comunicando un ultimátum de dos meses para escriturar el lugar en favor de la Iglesia, de lo contrario se prohibirían las ceremonias litúrgicas en esa capilla.

Sin muchas alternativas, la comitiva cedió ante el petitorio, concediéndose a la curia lo solicitado el 12 de junio de 1938.


+ Noticias

La Nación rescindió contratos y el sur provincial se queda sin autopista
Finalmente el deseo de contar con una ruta segura que atraviese el "taco de la bota" llegó a su fin. El 31 de agosto se les otorgó a las contratistas la posibilidad de rescindir el vínculo de común acuerdo hasta el 30 de noviembre. De este modo, se cierra una etapa que se inició 16 años atrás.

La Nación rescindió contratos y el sur provincial se queda sin autopista

Por una semana, el Municipio de Sastre cierra por casos de covid-19
El Ejecutivo de la ciudad cabecera del departamento San Martín anunció el cierre durante toda la semana luego de que se confirmó que dos empleados del área administrativa dieran positivo para coronavirus. En seis días, la localidad registró ocho contagios y debieron suspender actividades en un banco y una fábrica.

Por una semana, el Municipio de Sastre cierra por casos de covid-19


En Portada / Entre Ríos

“Este paso lo busqué y soñé toda mi vida”
Sofía Schell hace más de un mes que comenzó una vida nueva en el Viejo Continente, en la Región de Andalucía (España), donde vivirá su primera experiencia europea. Será en Córdoba Club de Fútbol. “Acá voy a crecer”, le confesó la nacida en Crespo a MIRADOR ENTRE RÍOS.

“Este paso lo busqué y soñé toda mi vida”

Proponen sacar a las fiestas de la fase de la prohibición
Organizaciones latinoamericanas y europeas firmaron un comunicado colectivo con reflexiones y recomendaciones para reducir riesgos y daños en la habilitación de fiestas que se avecina luego del pico de la pandemia. MIRADOR ENTRE RÍOS dialogó con integrantes del colectivo “Ni Pega Esto” de Bariloche, que participó de la iniciativa como firmante del documento.

Proponen sacar a las fiestas de la fase de la prohibición

En Chajarí, cientos de estudiantes festejaron pese a la prohibición
En las últimas horas del domingo 20 se viralizaron primero en la zona y luego a nivel nacional las imágenes de estudiantes celebrando su día en las calles, cientos, sin distanciamiento ni barbijos. Si bien ya se manejaba el rumor de que se concretaría, como todos los años, al estar en cuarentena, causó rechazo en algunos sectores, sociales y políticos. Pero también abrió debate sobre la necesidad de legislar dentro de la pandemia, y de escuchar a un sector de la sociedad completamente olvidado.

En Chajarí, cientos de estudiantes festejaron pese a la prohibición

Celia Fiorotto saltó el charco y renovó sus proyectos
Sin actividades en el país, la gualeguaychuense Celia Fiorotto tomó otro rumbo y en el resto de la temporada defenderá los colores de Bohemios, elenco que milita en la Primera División del basquetbol uruguayo. “Quiero sacarle el mayor jugo posible a esta oportunidad y regresar de la mejor manera a la Argentina”, dijo en diálogo con MIRADOR ENTRE RÍOS.

Celia Fiorotto saltó el charco y renovó sus proyectos

En Portada / Santa Fe

En Rafaela, "se vienen los peores meses de la pandemia"
En medio de un creciente número de contagios, el subsecretario de Salud municipal, Martín Racca, proyecta un panorama que tenderá a agravarse y complicarse. En la cabecera del departamento Castellanos ya existe circulación comunitaria y se resiente el trabajo en el hospital.

En Rafaela, "se vienen los peores meses de la pandemia"