20-09-2020 / Turf

De hacer changas con un carro, a consagrarse en el Hipódromo de Palermo

De niño usaba los caballos para ayudar a su familia a llevar el sustento a su casa, pero se dio cuenta que su pasión era otra. A 6 años de haber abandonado su ciudad para formarse como jockey y cumplir su sueño, ganó su primera competencia y se afianza como promesa.


El 11 de setiembre fue una fecha inolvidable para Bonasola por su gran triunfo en el Hipódromo de Palermo.
+1



Belén Fedullo

Gabriel Bonasola nació hace 21 años en Concordia, y creció rodeado por sus hermanos en una numerosa familia que vivía en el Barrio Isthilart, en la zona noroeste.

Aunque le tocaba subirse a un carro tirado por caballos, en el que juntaba material para reciclar, supo desde pequeño que quería usar a esos animales para otra cosa.

El contexto hacía parecer lejana la posibilidad de llegar a ser como los jockeys que veía en la tele, pero no se rindió y empezó a recorrer un camino que lo llevó a construir la carrera que siempre soñó.

Con tan solo 15 años se fue a vivir a 500 kilómetros de su hogar y a 6 años de ese día en que comunicó a su familia que haría caso a lo que dictaba su corazón, cruzó la meta en primer lugar en una de las competencias de hipismo más importantes del país.

Esfuerzo y determinación

A medida que iba creciendo, el hoy jockey profesional se daba cuenta que tenía talento, además de ganas, y quería demostrarlo como pudiera. Aunque ahora asume que tomó caminos que no parecen los mejores, sabe que todo lo que hizo fue para poder construir el presente que disfruta, ese que tanto anheló. Pero no todo fue tan fácil.

“Yo hacía changas, y por el contacto que tenía a diario empecé a interesarme cada vez más en los caballos. Era chico y tuve la oportunidad de probar uno en una penca, y ahí me di cuenta que me gustaba subirme y correr”, contó a Mirador Entre Ríos. “Cuando cumplí 11 años empecé a escaparme y correr carreras clandestinas que hacían en algunos barrios. Sabía que quizás no era lo correcto y había algún riesgo, pero no lo pensaba mucho, me parecía una linda experiencia y esperaba ansioso los fines de semana para poder ir a hacer esa actividad que me gustaba tanto, porque cuanto más contacto tenía con los caballos, más feliz era”, indicó.

Diez años después de esas aventuras “fuera de regla”, asegura que ahí encontraba “sus alas” y podía volar y brillar, y que justamente eso lo llevó a subir escalones. “Se me fueron dando cosas que jamás imaginé. A los 15 años me habló un cuidador del hipódromo de Camba Paso y me propuso un trabajo ahí, lo vi como una oportunidad para meterme de lleno en esta profesión así que no dudé un segundo y le dije que sí”, contó. Luego detalló: “Le puse muchas ganas. Me levantaba todas las mañanas muy temprano e iba con alegría, fui responsable y cumplí porque disfrutaba”.

La llegada a la gran ciudad fue sorpresiva y difícil, pero allí también tuvo un guiño de suerte y en ese momento sintió parte de su sueño cumplido. “Un tiempito después que empecé en el hipódromo surgió la oportunidad de viajar a Buenos Aires para ir a la escuela de jockeys y estudiar, tampoco dudé, tenía casi 15 años pero era mi deseo así que hablé con mi familia y les dije que estaba decidido y ellos me apoyaron. No teníamos plata, así que mi papá pidió un préstamo y me trajo, me acompañó a anotarme. Lo que no sabíamos es que teníamos que volver a los 3 días. Fuimos a Concordia y no teníamos más dinero para regresar, ni tampoco un lugar en donde parar cuando estuviéramos en Buenos Aires, pero justo había unos concordienses conocidos, les preguntamos si podíamos ir a quedarnos con ellos y nos dijeron que sí, así que tuvimos esa suerte”, rememoró.

Posteriormente recordó que un tiempo después dejó su casa natal con la promesa de ayudar a la familia desde donde estuviera y cumplió.

Feliz, dice: “Me fue bien, hoy puedo dar una ayuda a mi gente, los que quedaron en mi ciudad”.

La recompensa

El viernes 11 de septiembre se llevó a cabo en el hipódromo de Palermo la 30 edición de las “carreras de las estrellas”. Sin público presente, en un escenario adaptado a la pandemia, Bonasola se consagró ganador en el Estrellas Juvenile Fillies -Grupo 1- con “Infartame”, la potranca que lo había acompañado en las dos carreras anteriores y que, según él, le demostró que “la tercera es la vencida”.

“Veníamos de tener dos presentaciones que no fueron buenas, pero yo sabía que esta iba a ser nuestra. Tuvimos tiempo, así que nos preparamos para lograrlo. Soñé con la carrera, estuve muy ansioso y salió todo como esperaba”, contó el joven emocionado.

“La carrera es muy importante, el premio que dan es el que nos merecemos cada uno de los jockeys que estamos siempre, haga frío, calor, llueva, siempre tenemos que estar trabajando y siento que Dios nos recompensa con cada premiación. Esta vez por suerte me tocó”, aseguró.

A pesar de estar entre los titulares nacionales, el joven concordiense se siente emocionado por otra razón. “Tengo los pies sobre la tierra. Me pone contento acordarme de todo lo que pasé para llegar a donde estoy. Es hermoso verme en la infancia corriendo las carreras en Concordia y saber que ahora gané un grupo 1. Estoy muy orgulloso, feliz por la familia que tengo, que siempre me dieron una mano, que estuvieron en los momentos malos y se merecen poder festejar conmigo en los buenos”, dijo y concluyó: “Ahora tengo una pequeña familia. Estefanía es mi novia y la había conocido en las carreras de Concordia, nos pusimos de novios de muy chiquitos y seguimos juntos. Ahora tenemos a Ana, nuestra hija de un año, que me cambió muchísimo la vida, me dio otras energías, hizo que enfocara mi responsabilidad. Ella me incentiva a seguir y sin dudas es mi mejor premio”.


+ Noticias

Reconquista: 50 años del Museo de Arqueología y Paleontología
El intendente de Reconquista, Enrique Vallejos, visitó las instalaciones del Museo de Arqueología y Paleontología Prof. Dante Ruggeroni, al conmemorarse el 50º aniversario de esta institución dedicada a la investigación, conservación y difusión de nuestro patrimonio.

Reconquista: 50 años del Museo de Arqueología y Paleontología


En Portada / Entre Ríos

Corren por la contención
Surgió en el año 2008 con el propósito de promover, incentivar y afianzar el deporte entre los niños y jóvenes de Chajarí. Está conformada por un grupo de atletas que practican carrera, velocidad, salto y lanzamiento de jabalina cuyas edades varían entre los 5 y 17 años.

Corren por la contención

La Caminata Rosa esta vez fue desde la casa
Este domingo se llevó a cabo la tradicional Caminata Rosa, en la que invitan a concientizar y prevenir el cáncer de mama, pero esta vez se hizo desde casa. Para conocer desde adentro esta problemática que afecta a miles de personas, MIRADOR ENTRE RÍOS dialogó con el cirujano, mastólogo y experto en reconstrucción oncoplástica mamaria Eduardo Alvarado.

La Caminata Rosa esta vez fue desde la casa

Un centenar de embarazadas ya fueron parte del Programa Madre
Hoy se celebra en Argentina el día de la madre, y más allá de la cuestión comercial del regalo, y de si se puede realizar la reunión familiar o no en tiempos de pandemia, es importante pensar en los derechos de cobertura médica y social que toda embarazada necesita. En este marco, la Municipalidad de Chajarí realiza realizó una nueva edición de la campaña, que promete achicar la brecha entre la madre y la salud pública.

Un centenar de embarazadas ya fueron parte del Programa Madre

La necesidad de volver a empezar
Jugadores de la Liga de Agrupaciones cumplen con estrictos protocolos, ante el Covid 19, en el Complejo Oscar Chapino. Los sábados se reúnen a entrenar bajo la nueva normalidad.

La necesidad de volver a empezar

En Portada / Santa Fe

Incendios, una problemática recurrente y global
Desde la FAUBA destacan el impacto sobre los ecosistemas y la necesidad de actuar de una manera más integrada entre los municipios, las provincias y la Nación. Afirman que hoy existen herramientas satelitales para tomar medidas de prevención, monitoreo y evaluación que no se estarían aprovechando en toda su dimensión.

Incendios, una problemática recurrente y global