28-10-2020 / Histórico espectáculo victoriense

El Circo Tejedor

Si bien la historia del Circo de los Hermanos Tejedor refiere a un histórico show que supo alegrar y divertir a ciudades y pueblos de toda la región, es en realidad el relato de una familia apasionada por el arte. Hace casi cien años desde el comienzo de esta fantástica empresa y aún existen reminiscencias de quienes recuerdan anécdotas al respecto.


La magia del circo cautivó al público de todas las épocas.
+1



Ignacio Etchart
redaccion-er@miradorprovincial.com

La leyenda de la familia Tejedor comienza en Victoria, de eso no hay duda. Sin embargo, como todo relato, siempre está sostenido por pequeños detalles que en su momento parecieron insignificantes, pero con el tiempo se transformarían en decisivos frente a lo que estaba por venir.
La historia del Circo Tejedor es la historia de Victoria. Recuperar su trayecto como trabajadores del espectáculo y el divertimento es traer al presente los inicios de una sociedad, de sus pasiones y oportunidades que supo aprovechar a finales del siglo XIX y en los inicios del siglo XX.

A continuación se presentará un pequeño resumen de lo que fue esta gran historia, basado en la investigación y divulgación publicado en el portal de Facebook “Archivo histórico victoriense”, página dedicada a recuperar y perpetuar relatos sobre la historia de la ciudad de Victoria.

Sobre un apellido

Probablemente muchos recuerden, sin la necesidad de peinar cana alguna, el sonido de la frase “¡todos vengan a disfrutar al maravilloso espectáculo del Circo Lowandi!”.

Este famoso entretenimiento, que hasta el día de hoy recorre todas las rutas nacionales e incluso algunas internacionales, fue iniciado por un apellido ya repetido en esta nota: “Tejedor”.

Osvaldo “Payo” Tejedor (hijo) fue el fundador y precursor de este circo. Sin embargo, la tarea de Payo fue simplemente mantener la tradición familiar, hoy sostenida por su esposa Karina junto a sus tres hijos, Facundo, Martín y Camila, ya que Osvaldo falleció es un accidente automovilístico en 1997.

Tiempo atrás, cuando Osvaldo recordaba sobre los inicios en el rubro, relataba que su familia vino de un pequeño pueblo llamado Valdemierque, municipio español ubicado en la provincia de Salamanca.

Los primeros Tejedor en llegar a Argentina fueron sus bisabuelos, Sigfredo Tejedor con su esposa y sus hijos Ángel, Ramón e Isabel, esta última casada con un señor de apellido Iglesias, dedicado a la carpintería.

En su llegada a finales del siglo XIX, la familia se hospedó austeramente el hotel de inmigrantes de Buenos Aires cuando aún lo estaban construyendo.

Durante aquellos años, en lugares donde se concentraban gran cantidad de inmigrantes o desempleados, era muy común la visita de autoridades que controlaban las dependencias y que además se paseaban leyendo en voz alta un listado de las provincias que ofrecían trabajo en distintas ciudades del país.

Un día cualquiera, capricho de la historia mediante, esa cotidiana voz altiva mencionó la necesidad de carpinteros en la ciudad de Victoria. Fue así como el matrimonio Iglesias-Tejedor armó las valijas y emprendió viaje a la provincia de Entre Ríos, dejando atrás al resto de la familia.

Sin embargo, a pesar de las cuantiosas oportunidades laborales que condicionaron la estadía de Sigfredo con su esposa e hijos en Buenos Aires, la realidad le demostró lo contrario. Al poco tiempo, toda la familia Tejedor se mudó a Victoria, invitados por Isabel y su marido. Mientras el Sr. Iglesias se enfocaba en la carpintería, el resto se dedicó al cultivo en las zonas de quintas y a la correspondiente venta de hortalizas.

Sobre una pasión

No obstante, entre oficios y transacciones, la prole Tejedor sentía fuertes inclinaciones en las bellas artes, particularmente Ramón Tejedor, quien sobresalía por sus multifacéticos dotes.

Por entonces, ya entrado el siglo XX, don Ramón era un hombre establecido. Era propietario de un restaurante local, además de oficiar como tipógrafo, periodista y poeta. En sus ratos libres, tomó clases de teatro con don Manuel Giménez y luego transmitió sus conocimientos en grupos vocacionales.

Su vida rutinaria como vecino de la pequeña ciudad de Victoria se vio fuertemente interrumpida por la repentina muerte de su esposa con quien había criado cuatro hijos. Entre la tristeza provocada por la partida de su compañera, un día durante la década de 1920, pasó por la ciudad el Circo de los Hermanos Gannes. Fue así como el circo dejó atrás el pueblo con un nuevo integrante en la compañía, don Ramón Tejedor.

En las giras artísticas con ese circo conoció a quien sería su segunda esposa, con quien tuvo ocho hijos. Se casaron en Santo Tomé, provincia de Corrientes, y juntos recorrieron los caminos del circo.

Luego formaron parte de la compañía de los Hermanos Selva, hasta que finalmente iniciaron su propio circo en la república vecina del Paraguay, al que llamó “Circo Criollo”, donde enseñó a sus hijos, entre ellos Osvaldo Tejedor (padre) diversas interpretaciones propias de la disciplina.

Recorrieron todo el Paraguay, ya sea en tren o en carromato, pues no todas las localidades estaban conectadas a la vía ferroviaria. Su esposa, a pesar de no haber conocido nunca la vida del artista, terminó protagonizando la escena laboral y familiar. Con los años aprendió sobre actuación y se dedicó al decorado y a la confección de las vestimentas.

Sobre un sueño realizado

Durante la primera mitad de la década del 30’, los conflictos entre el Paraguay y Bolivia obligaron al Circo Criollo a continuar sus espectáculos en Misiones. Fue aquí donde, a fuerza de gorra pasante, la familia Tejedor dio su gran salto.

Al poco tiempo pasaron de presentar shows donde las personas debían llevar sus propias sillas, a levantar un escenario a cielo abierto que luego fue cubierto por una carpa de 18 metros iluminado por lámparas de carburo. Luego fueron faroles a querosene y los instrumentos musicales fueron reemplazados por la primera victrola.

De a poco la Compañía del Circo Criollo fue conformándose. Se agregaron nuevos elementos propios del circo, aumentaron los números y sumaron nuevos artistas, entre ellos acróbatas, trapecistas, “perchistas”, malabaristas, contorsionistas y “dentalistas”.

Fue así como comenzó la tradición circense de la familia Tejedor, cuyo reconocimiento hoy trasciende las fronteras nacionales. Producto de pasión y disciplina, la familia se nutrió de los saberes de otras familias circenses, perfeccionándose en asombrosas técnicas que ampliaron sus horizontes artísticos hasta convertirse en uno de los circos más importantes de la Argentina.


+ Noticias

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?
Desde hace décadas, los partidos duran mucho más que noventa minutos. Canales deportivos, redes sociales, debates y peleas a los gritos forman un combo que parece que llegó para quedarse.

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?

La diosa iluminada en la manzana de las luces
Nadie sube erguido por las siete escalinatas de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. Por el contrario, ingresamos a ella por calle Cándido Pujato de la ciudad de Santa Fe con una pequeña inclinación del cuerpo hacia adelante, cabeza levemente inclinada mirando al piso en inconsciente reverencia hacia a la autoridad que yace en lo alto de la puerta de ingreso.

La diosa iluminada en la manzana de las luces

Jardines y guarderías: la necesidad de volver
En Cañada de Gómez las instituciones que se encargan de cuidar y educar a los niños y niñas tuvieron que reinventarse y juntar fondos como pudieron para solventar los gastos en medio de la pandemia.

Jardines y guarderías: la necesidad de volver

Nada tan extraño
La primera librería de una ciudad tan universitaria, tan bohémica y cultural como Rosario, se encuentra enterrada entre chapas y andamios municipales. Seguramente en un futuro no tan lejano, un edificio vendrá a silenciar lo que aquí pasó.

Nada tan extraño


En Portada / Entre Ríos

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica
El intendente de Paraná, Adán Bahl, elevó al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para priorizar el uso razonable del agua en la ciudad. “Es una medida previsora, que tomamos ante una situación crítica para cuidar a nuestros vecinos y vecinas”, señaló.

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica

“¿Hasta acá me seguís?”
El ex futbolista de Unión de Santa Fe y el Málaga de España recordó hace un tiempo cómo fue marcar a Diego Maradona. Anécdotas que cobran valor ante el adiós del astro del fútbol.

“¿Hasta acá me seguís?”

Convocatoria nacional de muralismo
Hasta el 30 de noviembre se encuentra abierta una convocatoria para la realización de proyectos murales individuales y colectivos de todo el país. Se seleccionarán 70 obras que recibirán un monto de 70.000 pesos cada uno.

Convocatoria nacional de muralismo

Al grito de Ni Una Menos, Colón marchó pidiendo justicia
Alrededor de 500 personas se nuclearon este miércoles en la ciudad cabecera del departamento Colón para pedir justicia por la muerte de Gisela Grispi. Aunque todavía no se determinaron las causas de su muerte, se encuentra en curso una investigación por posible femicidio.

Al grito de Ni Una Menos, Colón marchó pidiendo justicia

En Portada / Santa Fe

Rosario planifica reapertura al turismo en dos etapas
El fin de semana largo en la ciudad más grande de la provincia fue un buen ensayo del verano que se acerca en plena etapa de distanciamiento social por la pandemia del coronavirus, ya que las playas pública y privada de la Costa Norte de la ciudad inauguraron la temporada sin desbordes de asistentes.

Rosario planifica reapertura al turismo en dos etapas