02-11-2020 / El lado virtuoso de la vida (IV)

¿Cómo le explico a los chicos lo que pasa en mi país?

Venía mal, es cierto, pero en octubre los síntomas se tornaron alarmantes; consiguieron lo impensado, asustarlo.


Después de mucho, mucho tiempo disimulando dolencias y mitigando recaídas, el nieto de Don Martín, acuciado, decidió cambiar de médico e internarse. Tomar su interminable malestar en serio.

Típico de los tipos robustos, se creen inmortales, todopoderosos, resisten, atropellan. Incluso cuando algún achaque lo termina acostando, pronto se sacuden el polvo de las ropas y, otra vez se alistan para seguir en carrera. Y siguen.

Muy distinto es lo que pasa con los más débiles, ante la primera caída, toman conciencia, advierten sus flaquezas, y entonces se cuidan. Administran con recelo sus energías.

Para ser justo, no todos sus problemas tuvieron que ver con el narcisismo, al menos no de manera directa. Los aduladores de saco y corbata, sobre todo aquellos que se presentaron como especialistas contribuyeron a su debacle.

Por lo que pude averiguar, llegaron por tandas.

Primero, se presentaron los sibilinos. Ellos hicieron mucho daño, quizás el daño original. Lo convencieron de que su vida estaba predestinada a la grandeza y por ende podía darse el lujo del derroche, el descuido y hasta cierta cuota de degradación. Mucho tiempo le hicieron perder, acaso sus mejores días.

Luego llegó la hora de los aprovechadores; claro lo notaron vulnerable, y pensaron en sacar provecho propio. Cegados por el egoísmo no advirtieron que todos, de una u otra manera, nos terminaríamos perjudicando.

Por fin los despiadados, fueron ellos los que trajeron recetas fulminantes, hablaron de amputar ciertas partes que para ellos eran perfectamente prescindibles. Es preferible vivir sin un brazo que morir con el cuerpo entero.

Hoy todos están presentes, sabido es que la desgracia nunca viene sola, sino a batallones. (*)

Yo, que lejos estoy de ser un gran entendido, más por los libros que por experiencia, sé de sus viejos buenos tiempos. Momentos de gloria que hicieron suponer a propios y extraños que les esperaba un gran, gran porvenir.

Si, por mi edad, fui testigo presencial de algunos (no muchos) momentos de renovada ilusión. En 1983, por ejemplo, se repuso milagrosamente de una despiadada enfermedad. Parecía que otra vez el cielo se abría y se arribaba al fin de las épocas de tribulaciones. Mas, al poco tiempo retornaron los síntomas de un mal, que se suponía sucedáneo, pero resultó casi igual de pernicioso. Devastador.

Fue esa dolencia, con variables pero la misma, la que lo terminó llevando a un estado de debilitamiento total, al punto que muchos pensaron lo peor.

Sin embargo otra vez se repuso.

A poco de transcurrido el nuevo milenio, emulando a los viejos boxeadores de peso completo, saltó de nuevo al ring, y ahí todos, incluso los que lo daban por muerto, comenzaron a imaginar un desempeño distinto, mejorado. Ganador.

Y otra vez… el mal.

Escucho decir que el 2020 es el año en que todos moriremos un poco y algo de cierto tendrá. En nuestro caso, el diagnóstico se volvió a complicar y empeoró con este maldito asunto de la pandemia, de la que muchas cosas todavía se desconocen, salvo una: amenaza de muerte a los pacientes con enfermedades preexistentes (comorbilidades que le dicen).

Y vaya si el nieto de Don Martín arrastra males de otros tiempos.

Él siempre se las ingenió para ser noticia, pero, por estos días, aparece de mañana, tarde y noche en el centro de las polémicas.

Hasta circulan algunas fotos donde se lo ve asistido en terapia, entubado y aferrado a respiradores artificiales. ¡Diagnóstico reservado! Repiten los opinadores mediáticos.

Da mucha pena, para ser piadoso, prefiero pensar que cada quien expresa su pesar como puede, algunos con bronca, otros con indiferencia y hasta con fingido regocijo.

Yo, no puedo ser objetivo, menos distante; amo tanto al nieto del gaucho que siento impotencia al procurar que mis hijos no lo tomen como una causa perdida.

(*) William Shakespeare.

Típico de los tipos robustos, se creen inmortales, todopoderosos, resisten, atropellan. Incluso cuando algún achaque lo termina acostando, pronto se sacuden el polvo de las ropas y, otra vez se alistan para seguir en carrera. Y siguen.

A poco de transcurrido el nuevo milenio, emulando a los viejos boxeadores de peso completo, saltó de nuevo al ring, y ahí todos, incluso los que lo daban por muerto, comenzaron a imaginar un desempeño distinto, mejorado. Ganador.




+ Noticias

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?
Desde hace décadas, los partidos duran mucho más que noventa minutos. Canales deportivos, redes sociales, debates y peleas a los gritos forman un combo que parece que llegó para quedarse.

Hablemos de fútbol, ¿hablamos de fútbol?

La diosa iluminada en la manzana de las luces
Nadie sube erguido por las siete escalinatas de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Nacional del Litoral. Por el contrario, ingresamos a ella por calle Cándido Pujato de la ciudad de Santa Fe con una pequeña inclinación del cuerpo hacia adelante, cabeza levemente inclinada mirando al piso en inconsciente reverencia hacia a la autoridad que yace en lo alto de la puerta de ingreso.

La diosa iluminada en la manzana de las luces

Jardines y guarderías: la necesidad de volver
En Cañada de Gómez las instituciones que se encargan de cuidar y educar a los niños y niñas tuvieron que reinventarse y juntar fondos como pudieron para solventar los gastos en medio de la pandemia.

Jardines y guarderías: la necesidad de volver

Nada tan extraño
La primera librería de una ciudad tan universitaria, tan bohémica y cultural como Rosario, se encuentra enterrada entre chapas y andamios municipales. Seguramente en un futuro no tan lejano, un edificio vendrá a silenciar lo que aquí pasó.

Nada tan extraño



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

El Diego, feminismo y confusión
Murió el Diego. El 10. El que le devolvió la alegría al Pueblo. El de la mano de Dios. Pero también el de las denuncias. Las redes estallaron en el debate feminista que atañe al asunto. ¿Es posible la grieta?¿Es posible no estar de un lado o del otro? Preguntas desde la empatía, el amor por quienes me rodean y por el fútbol.

El Diego, feminismo y confusión

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica
El intendente de Paraná, Adán Bahl, elevó al Concejo Deliberante un proyecto de ordenanza para priorizar el uso razonable del agua en la ciudad. “Es una medida previsora, que tomamos ante una situación crítica para cuidar a nuestros vecinos y vecinas”, señaló.

En Paraná proponen declarar la emergencia hídrica

“¿Hasta acá me seguís?”
El ex futbolista de Unión de Santa Fe y el Málaga de España recordó hace un tiempo cómo fue marcar a Diego Maradona. Anécdotas que cobran valor ante el adiós del astro del fútbol.

“¿Hasta acá me seguís?”

Convocatoria nacional de muralismo
Hasta el 30 de noviembre se encuentra abierta una convocatoria para la realización de proyectos murales individuales y colectivos de todo el país. Se seleccionarán 70 obras que recibirán un monto de 70.000 pesos cada uno.

Convocatoria nacional de muralismo