17-11-2020 / De nobles oficios

Sobre la salud social

El bienestar de un pueblo implica una multiplicidad de factores de los cuales muchos son ignorados e incluso subestimados. Sin embargo, tenidas en cuenta explícitamente o no, estas cuestiones que influyen directamente en la vida de las personas operan continuamente. Y depende de toda una sociedad –desde el pequeño hasta el mayor aporte– su óptimo funcionamiento.


El grupo de “canillitas” que recorría la ciudad de Victoria vociferando las noticias.
+1



Ignacio Etchart
redaccion-er@miradorprovincial.com

La definición más holística y humana desarrollada en las últimas décadas sobre el concepto salud se basa en la idea de un equilibrio biológico, psíquico y social. De nada sirve una mente o en cuerpo sano sin un ambiente comunitario que acompañe ese bienestar.

El primer ministro de Salud de la historia argentina, el Dr. Ramón Carrillo, entendía que la política de salud no se basaba solamente en planes de vacunación, de alimentación o higienización de poblaciones. “Trabajo, educación y vivienda” eran los lineamientos principales de su gestión, que abarcó los períodos entre 1946 y 1954.

Para el ejercicio de una vida saludable en sociedad, es indispensable un manejo óptimo de la información. Hoy más que nunca se logró entender cuán importante es una apropiada recepción, circulación e interpretación de noticias y datos. Sin una población conocedora de los hechos coyunturales de sus vidas, la vida plena y en armonía es imposible.

Por esta razón, y aprovechando dos aniversarios significativos para la ciudad de Victoria, pero fechas cuya importancia trascienden sus límites, a continuación se presentan dos notas referidas al respecto. Los textos están basados en las publicaciones de “Historias de Victoria”, portal digital de Facebook dedicado a recopilar, reconstruir y divulgar noticias y anécdotas locales y de la región.

El hospital más antiguo

Ya varios números de Mirador Ente Ríos han dedicado espacio para contar la historia del Hospital Fermín Salaberry, de Victoria, institución médica pública más antigua aún en funcionamiento de la provincia.

Sin embargo, nunca se dedicó publicación alguna sobre el Dr. Salaberry, cuyo trabajo rebautizó el hospital, ya que en su fundación se llamó Hospital de Caridad, en honor a las Damas de la Sociedad de Beneficencia.

Fermín Salaberry nació en Victoria el 23 de marzo de 1858, hijo del francés Juan Salaberry y de Tomasa Albornoz, vecina de la ciudad y perteneciente a los primeros apellidos que habitaron esta zona.

Se mudó a la ciudad de Santa Fe para cursar estudios de bachillerato en el Colegio de la Inmaculada Concepción, donde su desempeño tanto académico como social fue sobresaliente. Finalizado sus estudios en la provincia vecina, se mudó a la Ciudad de Buenos Aires para formarse en medicina. Una vez egresado, ingresó a trabajar en el viejo Hospital Italiano de calle Gascón.

Paralelamente, en la sala de Neonatología, trabajaba la Dra. Eugenia Massé, oriunda de CABA, aunque había cursado sus estudios de medicina en Francia. Además de sus trabajos en salud, Massé era cantante lírica, e incluso giraba por diversos teatros de la ciudad luciéndose como soprano.

Con el tiempo, Massé y Salaberry entablaron una relación y se casaron. Durante los primeros años de su matrimonio, intercalaban sus vidas entre Victoria y Buenos Aires, hasta que en 1858, luego del nacimiento de su primer hijo, decidieron radicarse definitivamente en Victoria.

Una vez instalados en la ciudad, la familia abrió su consultorio en la actual esquina de Italia y 9 de Julio. Luego, en 1887, fue incorporado formalmente al cuerpo médico del Hospital de Caridad y con el tiempo se lo asignó también como médico de la Policía.

Durante en el período 1897-1900, el Dr. Salaberry asumió como diputado nacional. Al año siguiente, ocupó una banca en el Honorable Concejo Deliberante de la ciudad (1901-1904), para luego volver a trabajar como legislador nacional otros tres años más.

Durante sus distintas gestiones como funcionario civil, Salaberry se encargó personalmente en adquirir instrumental quirúrgico, camillas y elementos destinados al área de salud local.

En su vida social, el matrimonio Salaberry-Massé organizaba bailes en su quinta Bella Vista, donde él ejecutaba obras de folklore con guitarra, mientras ella entonaba bellas melodías con su voz.

Falleció en Victoria el 9 de noviembre de 1919, pero fue tal su impronta y aporte a la institución, siempre en busca de una salud integral y digna para los más carenciados y vulnerables, que a partir de 1955, el entonces Hospital de Caridad pasó orgullosamente a denominarse Fermín Salaberry.

El canillita

El escritor y dramaturgo uruguayo Florencio Sánchez falleció el 7 de noviembre de 1910. Sus obras siempre se destacaron por un fuerte compromiso con las pequeñas historias, con la vida cotidiana casi invisible de las calles y de los barrios de las ciudades que supo habitar durante su vida periodística: Montevideo, Buenos Aires y Rosario.

Sin embargo, tal vez el motivo por el cual más se lo recuerda es por su primera obra teatral. Este drama, que se enfocaba en la vida y rutina de aquellos delgados y ágiles niños, que de andar firme e inquieto supieron dar vida y dinámica a las calles de casi todas las ciudades del mundo.

Las primicias a finales del Siglo XIX y principios del XX no descansaban en las grandes imprentas o en las pesadas maquinarias y galones de tinta. Eran las voces agudas que gritaban en cada esquina, con alguna publicación en mano agitándose en el aire, que mantenían informada a la población de los hechos importantes del momento.

El tráfico de noticias dependía de la agilidad y destreza de estos pequeños personajes que, de finitas canillas, vociferaban aquella información que mantiene viva y saludable a una comunidad.

Las noticias

En 1946, el periódico local El Cívico, dirigido por Ramón Aldao, cerró sus puertas. Fue así como toda su cohorte de canillitas comenzó a trabajar en otro medio vespertino local, presidido por don Salvador Solórzano, llamado La Tarde, que funcionaba en la actual esquina de Ezpeleta y Laprida.

Aquel ejército de 30 niños que recorrían toda la ciudad fue perpetuado en la foto adjunta a este texto. Gracias al aporte y participación de una población entera, se pudo reconstruir algunas identidades de los niños que componen esta foto de hace casi 100 años.

Algunos de sus nombres son Rubén Acevedo, Tejeira, Salcedo, los hermanos Marciani, José Germán Pedemonte, Salinas, los hermanos Cabrera y Osvaldo “Cacho” Franceschelli.


+ Noticias

"Nativos Mutantes" de nuestro suelo
El multiinstrumentista, compositor y realizador audiovisual de 24 años recopiló en su primer álbum solista canciones compuestas a lo largo de los años, interpretadas junto a un seleccionado de músicos santafesinos. El Litoral conversó con él sobre esta material y pudo entrever algo de "Folcorno", su próximo proyecto.

"Nativos Mutantes" de nuestro suelo


En Portada / Entre Ríos

“Con pesar, esta vez no”
La dirigencia del Club Social y Deportivo San José anunció que su equipo no jugará la Liga Argentina Femenina (LAF). La decisión fue informada este jueves, luego de considerar aspectos “sanitarios, económicos” e incluso “de riesgo” para su comunidad. Se interrumpen ocho ediciones consecutivas representando a la provincia.

“Con pesar, esta vez no”

Acción climática: Villaguay integra los 70 municipios adheridos
Durante noviembre, unos 70 municipios de Argentina, entre ellos Villaguay, se integraron a la propuesta de la RAMCC (Red Argentina de Municipios Contra el Cambio Climático) con el fin de relevar a las personas que voluntariamente deciden destinar parte de su tiempo y energía a dar visibilidad a la Acción Climática, ya sea a través de acciones individuales o colectivas.

Acción climática: Villaguay integra los 70 municipios adheridos

Cambió de país, no de pasión
Camila Rizzo nació en Villa Libertador San Martín y entre otros lugares del país vivió en Viale. Gestó su amor por el rugby entre Camatí y el Paraná Rowing Club. Hoy, reside en Estados Unidos junto a su familia. Trasladó su entusiasmo por el deporte de la ovalada hasta el estado de Texas, donde logró convertirse en la primera entrerriana en jugar en Norteamérica.

Cambió de país, no de pasión

En Portada / Santa Fe