28-11-2020 / Memorias junto al más grande

De la mano de D10S y ese beso eterno

 


Dos momentos del periodista Darío Albertini con Diego Maradona en Paraná. Fotos inolvidables.
+1



Darío Albertini


Hola Diego, vení, pasa y disfrutemos de la pasión del fútbol. Charlemos un rato. Pero antes que nada, quiero decirte que te admiro profundamente, que me emocioné con cada gol tuyo en el Boca del 81 y en la Selección Argentina, que me alegré con tus victorias en el Nápoli hasta llevarlo a la cima y por vos simpaticé con ese equipo.


Cada paso que dabas en el más maravilloso de los deportes, eso es una apreciación muy personal que muchos compartirán y otros no, quería que fuese con éxito para vos, porque te lo merecías, porque sé que lo disfrutabas al máximo, lo vivías plenamente y te entregabas de cuerpo y alma. Defendías como nadie cada casaca que lucías, y ni hablar de la Albiceleste.


Ah, sabes que así como me alegraste y me sacaste muchas sonrisas, muchos gritos eufóricos de gol, también me hiciste llorar, de emoción y de tristeza. Cuando “te cortaron las piernas” en el Mundial del 94 me dolió en el alma y no lo acepté, porque no acepto las injusticias y con vos fueron muy injustos. Hasta creo que vos pagaste ese precio tan alto por los actos de corrupción del fútbol y de dirigentes inescrupulosos. No sé si estaré en lo cierto o no en lo que pienso, vos lo sabrás mejor que yo, pero me parece, Genio, que te jugaron mal, te la jugaron en contra y en eso me atrevo a decir que hubo un Jefe, un mandamás, que te entregó. Cosas que nunca se confirmarán, pero que muchos pensamos ¿Entendés? Claro que sí.


Mucho tiempo pasó sin poder verte dentro de una cancha. Hasta que un día volviste y ¿en dónde fue? En donde debía ser, en tu casa. En el Templo del Fútbol, en La Bombonera. Y yo no podía faltar a esa cita. Si volvías a acariciar la redonda con el amor que solo vos lo hacías y luciendo la camiseta que más amo, la de Boca, la que elegiste para tu retorno. Y ahí estuve, disfrutando de cada pase que dabas, de cada gambeta, de tus enojos, de tu pelea con el Huevo Toresani, con quien seguramente te volverás a encontrar pronto pero no creo que sea para decirle que lo esperas en Segurola y Habana, sino para jugar un picadito con los ángeles.


Y así como te cuento esto, podríamos estar horas charlando de vos, de lo que significas para millones de hinchas del fútbol, independientemente de su elección de camisetas y del continente que sean. Solo que en este ratito que estuvimos juntos, desde que te tomé esa bendita Mano de D10S para que no te me escaparas y pudiera entregarte un regalo, te hablé en silencio porque tuve el privilegio de estar junto a vos. Cumpliste uno de mis sueños, Diez.


El tiempo pasa rápido y sé que debes irte, tal vez para ya no regresar por acá. Mirá Pelusa, hablé más yo que vos; pero te entiendo porque te veo cansado, muy agotado, casi sin ganas de pronunciar palabras. Y no me gusta verte así, me entristece, me apena muchísimo. Por lo bajito me decís que tenes ganas de dormir nomás y eso es muy raro en vos; si sos adrenalina pura, que va al frente siempre y no para. Te pasa factura el paso de los años, ¿no?


Bueno, creo que ya es hora de la despedida. Respeto tu decisión de querer descansar y encontrar tu paz. Sé que estas con ganas de reencontrarte con tus viejos, con Doña Tota y Don Diego, y darles ese abrazo sentido, fraternal, que nace desde lo más profundo de tu alma.


Permitime que te dé un beso Diego, porque algo me dice en mi interior que no tendré otra oportunidad. Decirte gracias eternas por todo lo que nos brindaste a los amantes de la pelota, esa que no se mancha como dijiste vos en tu partido homenaje, por las alegrías que nos diste, por cómo defendiste la camiseta Argentina, por defendernos a todos los argentinos en cualquier parte del mundo que recorriste sin importarte frente a quien estabas. Gracias por ser argentino y serás eterno.


Te despido con mucha tristeza y dolor inmenso, un gran vacío dejas en todos nosotros. Ahora este es tu camino, el estar al lado de Dios, él te eligió para que juegues en su equipo, que tires caños, hagas gambetas, conviertas goles de todas las formas y con la mano también. Andá y divertite en la cancha del cielo. Pero quedate tranquilo que aquí, en la tierra, no habrá otro igual y seguiremos festejando tus goles, eternamente. Ahora nace tu leyenda.


Hasta siempre D10S del fútbol.


+ Noticias

Saborido: "Me pegó bastante fuerte los primeros días"
Fueron once los casos positivos en el plantel de "Los Tigres" de Sunchales, que se detectaron en la previa al partido frente a Comunicaciones por la Liga Nacional de Básquetbol. "Viajamos a Buenos Aires con todos PCR negativos", explicó el DT de calle Dentesano.

Saborido: "Me pegó bastante fuerte los primeros días"

Felipe Michlig reclamó intensificar las medidas contra el delito rural
El senador provincial Felipe Michlig, canalizó a través de un Proyecto de Comunicación un nuevo pedido al Poder Ejecutivo Provincial para que "el Ministerio de Seguridad, intensifique y profundice las medidas de prevención y control del delito en el departamento San Cristóbal, ante la reiteración de hechos de inseguridad, en particular de abigeato (hurto de ganado o cuatrerismo), que afectan a los productores rurales con grandes pérdidas en sus explotaciones".

Felipe Michlig reclamó intensificar las medidas contra el delito rural


En Portada / Entre Ríos

Piden ayuda para una pareja paranaense
Los peleadores Giuliana Cosnard y Joaquín Navarro sufrieron un grave accidente de tránsito en México, donde están radicados. Familiares y amigos están organizando rifas y colectas para quienes deseen colaborar.

Piden ayuda para una pareja paranaense

“Fue una final perfecta”
Bruno Duarte comenzó a caer y tomar dimensión que está cerca de jugar la segunda categoría del fútbol argentino tras su ascenso con Tristán Suárez. “Levanté la Copa con sensaciones encontradas”, le confesó a Mirador Entre Ríos el nacido en Federal.

“Fue una final perfecta”

En Portada / Santa Fe