18-01-2021 / Suspensión

La nueva normalidad y un verano sin el alegre brillo del carnaval

El coronavirus hizo que se postergaran actividades en distintas partes del mundo. El tradicional evento que en Concordia se celebra durante 6 noches se suspendió y los carnavaleros viven días de incertidumbre, espera y tristeza. La extraña sensación de no tener el feliz encuentro en el corsódromo.


El corsódromo concordiense carecerá del brillo de carrozas y pasistas.
+3





Belén Fedullo
redaccion-er@miradorprovincial.com

Ese folclore, esa sana costumbre de convivir y a la vez competir el encuentro de miles de almas en un lugar lleno de luces y colores este verano no está presente.

"No se bien cómo pasar estos días, porque en estas fechas estaría disfrutando, pasando nervios y observando los detalles del primer desfile. Estamos aprendiendo a vivir sin nuestro querido carnaval", con esas palabras, el presidente de una de las comparsas define sus días. Asegura que después de más de dos décadas de participación ininterrumpida en la competencia tuvo que acomodarse para comprender y aceptar que este verano no tendría chances de vivir esa experiencia tan importante en su vida.

Concordia se caracteriza por tener un carnaval que es vivido con intensidad. Las agrupaciones, que presentan temáticas todos los veranos, tradicionalmente toman con mucha seriedad lo que hacen y tratan de ofrecer a su público un producto digno de ser disfrutado. La pasión define a quienes siguen a las comparsas. A diferencia de otras fiestas populares en la región, los concordienses toman como una pausa el momento en que la competencia comienza y el clima se tensa y pone cálido a la vez. Hay hinchadas que gritan ante el paso de sus representantes por la manga y las tribunas se llenan de alegría y emoción.

Ese folclore, esa sana costumbre de convivir y a la vez competir el encuentro de miles de almas en un lugar lleno de luces y colores este verano no está presente. En octubre, 3 de las 4 comparsas aptas para competir decidieron que no se presentarían porque, con el avance de la pandemia, no habían podido trabajar para llegar en condiciones al verano. Cada vez más personas se contagian y, en diciembre, tanto el intendente como los integrantes del Entre de Carnaval decidieron que no se haría la competencia, y que, en caso de que las condiciones mejoraran, podría haber alguna alternativa a acordar entre comparseros.

La responsabilidad, sobre todo

Eduardo Cristina es el presidente de la Comparsa Emperatriz, la más ganadora en el carnaval de Concordia. Con algo de optimismo, desde su lugar esperaron a último momento para acordar una suspensión y ahora, durante el fin de semana en que debía empezar la competencia, contó a Mirador Entre Ríos cómo vive este momento difícil y cómo se adapta a un verano sin presencia en el corsódromo.

"Este será un año totalmente distinto, estoy viviendo un año diferente a lo que vengo viviendo por lo menos en las últimas dos décadas", aseguró y describió: "Seguramente a esta altura del mes no podría ni hablar, porque siempre estoy muy nervioso, tratando de definir detalles, de corregir cosas que observo que salen mal en la comparsa, de hacer todo para dar lo mejor durante el espectáculo y trabajando muchísimo para lograr que la gente mire la comparsa y la disfrute. Es raro, pero a la vez tengo una tranquilidad que hace muchos años no tengo durante esta época. Disfruto un poco más de la familia, de las amistades, lo hago de otra manera ya que durante los carnavales siempre tengo un compromiso tan fuerte que me enfoco solo en eso".

-¿Cómo vivieron este año que pasó? ¿Pudieron trabajar?

-En el taller de la comparsa trabajamos porque hacemos acciones sociales y en 2020 estuvimos un poco ocupados con eso. La verdad es que nos hizo muy bien porque aprendimos mucho, conocimos mucho sobre los demás, las otras realidades, pero también sobre nosotros mismos y eso nos hace crecer, así que seguiremos haciéndolo. No estuvimos ausente con nuestros integrantes y colaboradores, eso es lo importante.

-Emperatriz demoró en adherir a la suspensión ¿Cómo los hizo sentir esta decisión?

-He sido muchas veces muy crítico del Ente de Carnaval, pero debo reconocer que la decisión de suspender fue muy acertada. En mayo hubo una primera reunión en la que evaluamos las posibilidades reales de hacer o no la fiesta, con las estimaciones de contagio que había para el verano. Propusieron modificar el reglamento y permitir reutilizar trajes, o hacer reciclaje para hacerlo si hubiera chances en verano y volvimos a reunirnos varias veces más porque no hubo acuerdo. En noviembre nosotros decidimos no salir porque ya había un aumento de casos, por respeto a los integrantes de las comparsas y a los ciudadanos y porque creemos que debemos dar el ejemplo. Es raro, es doloroso, pero hay que poner la responsabilidad sobre todo y cuidarnos para poder llegar todos sanos al próximo encuentro, que seguro será muy pronto.

-¿Creés que hay chances de hacer algún evento o presentación sobre carnaval?

-El evento de carnaval pasa a un plano más chico, creo que se podría seguir esperando, porque tenemos tantos casos que tenemos que tener cuidado con las actividades que vamos abriendo. No creo que sea posible hacer algo. Desde otros puntos de la provincia nos han llamado para que hagamos presentaciones, ya que algunos bares en localidades cercanas permiten shows de este estilo, pero rechazamos todo, no solamente porque es un riesgo enorme salir e ir a lugares con mucha gente, sino también porque en este momento que atraviesa la provincia es un poco irresponsable si no hay garantías. Nosotros nos movemos en colectivo y allí tenemos que vestirnos, bajar los instrumentos, hacer mucho movimiento y si se contagia uno y traemos el virus entre los integrantes se caen todos estos meses de cuidado, así que preferimos mantenernos al margen y seguir esperando.

Creo que si no pudimos hacer ensayos, ni juntarnos a hacer trajes, ni nada de lo que tiene que ver con la salida a escena, no podemos hacer presentaciones si no pensamos bien en los protocolos y las maneras en que deberíamos comportarnos.

Mucha gente considera al carnaval como una actividad desestresante, toman a la comparsa como un lugar de recreo, esparcimiento, socialización y todavía no tuvimos respuestas a los planteos que hicimos respecto de los posibles protocolos, así que esperaremos, no nos saldremos de las normas y cuidaremos de todos los que nos siguen y están en esta misma situación de espera.

Melancolía

Lisandro Araya es el conductor del carnaval. Con un sello único y distintivo, se convirtió en parte fundamental de la fiesta. Para él, que vive con emoción y pasión los fines de semana de desfile, también es difícil el verano sin pisar el corsódromo.

Al igual que la mayoría de las personas involucradas en el evento cultural más importante del verano, Araya siente extraña la sensación de tener tiempo libre para dedicar a otras actividades. "Este es el primer verano que me toca estar sin carnaval. Hace 20 años que lo vivo siempre, no sabía lo que era estar sin vivir esto, me dedicaba pura y exclusivamente a esta fiesta y ahora tengo que adaptarme y hacer otras cosas".

"Como todos los carnavaleros siento cierto vacío, todos sentimos como que tenemos horas demás en los días, porque en esta época siempre estamos pensando en el carnaval, relaciónandonos, disfrutando, trabajando a contrareloj", describió y expresó: "Creo que la palabra que puedo utilizar es melancolía, en lugar de tristeza, porque se que no puedo estar ahí y me encantaría poder estar. De todos modos es entendible porque todos estamos viviendo la misma situación y tenemos que cuidarnos del virus".

Aunque la suspensión dejó a Concordia sin chanches de tener desfiles, habían deslizado la posibilidad de hacer algunas presentaciones. Para el conductor del evento esto no sería factible. "Creo que no habrá oportunidad de hacer ningún evento en este tiempo, tal vez en algún momento pensamos en hacer algo, pero el carnaval de acá tiene un nivel de excelencia y no sería lindo presentar algo que no esté a esa altura, tal vez no lo disfrutaríamos", concluyó.

Mientras transcurre el fin de semana en que debería empezar el carnaval, los comparseros ven pasar el tiempo mientras no bajan los brazos y trabajan para cuando las luces vuelvan a encenderse.


+ Noticias

Acuerdan la ampliación del  estratégico Bulevar Seguí
El gobernador de la Provincia, Omar Perotti, y el intendente de Rosario, Pablo Javkin, suscribieron el acuerdo para ejecutar esa importante ampliación, en el marco del Plan Incluir. Los trabajos anunciados incluyen ejecutar 710 metros de pavimento a nivel definitivo de Ayacucho a Grandoli para mejorar la transitabilidad en ese sector de barrio La Tablada.

Acuerdan la ampliación del estratégico Bulevar Seguí

Ismael Torres y Lolo Luciani, íntimo en vivo
Los dos artistas se presentan el sábado 6 de marzo a las 21 en la Sala Lavardén, en Rosario en un show con público en vivo. El concierto cuenta con los protocolos sanitarios para garantizar la seguridad de los asistentes.

Ismael Torres y Lolo Luciani, íntimo en vivo

Enrico: "Creo que el sur ya siente la ausencia del estado provincial"
El representante del departamento General López, en el extremo sur de la provincia, fue crítico a la hora de evaluar la gestión del actual gobierno provincial. "Estábamos acostumbrados a una presencia del estado santafesino que hoy no vemos. Y la gente ya lo advierte", dijo.

Enrico: "Creo que el sur ya siente la ausencia del estado provincial"


En Portada / Entre Ríos

  El rugby entrerriano implora por la salud de “Mate”
El gualeguaychuense Eduardo Bartolini se encontraba realizando una expedición en el volcán Lanín cuando se produjo un desprendimiento de rocas a unos 3.200 metros de altura. El jugador de Carpinchos RC sufrió múltiples fracturas y todo el ambiente está expectante por su evolución.

El rugby entrerriano implora por la salud de “Mate”

En Portada / Santa Fe

A falta de colectivos, buenas son bicicletas
El extraño 2020 trajo consigo grandes cambios de hábito. Entre ellos, la manera de movilizarse. En el año récord de días de paro de los colectivos en Rosario, apareció la bicicleta como una alternativa frente a esta situación. El transporte ciclista es un fenómeno que puede seguir creciendo, inclusive cuando pase la pandemia.

A falta de colectivos, buenas son bicicletas