Balance de las formativas santas

“Nos deja el sabor agridulce de un año muy difícil”

Martín de León, coordinador de las divisiones inferiores de Patronato, atendió a Mirador Entre Ríos para analizar un balance totalmente atípico, arraigado a la virtualidad, pero con la promoción de varios juveniles al primer elenco. ¿Qué objetivos se cumplieron? ¿Cómo seguirá el 2021?

“La parte negativa está a la vista, se perdió un año de trabajo en cancha y competencia”, reflexionó De León.
+1



20-01-2021 | 19:45
Gabriel Obelar

La histórica pandemia realizó cambios de vida en todos los rubros, personas, niños, clubes, instituciones, hasta en lo epidemiológico, palabra que hoy en día nos parece común. La educación se aferró a lo virtual, como también la formación juvenil de las diferentes entidades.

Patronato no quedó ajeno a ello. Las divisiones de AFA llegaron solo a disputar un encuentro en todo el 2020, en el que entrenaron en sus casas, compartieron charlas de toda índole, pero lejos del habitad natural: una cancha de fútbol.

En contra partida, el primer elenco, se nutrió de muchos pibes, Gustavo Álvarez (dentro de lo poco que se rescata en la Copa Maradona) promocionó a una gran cantidad de juveniles por diferentes cuestiones, pero que saltaron al campo de juego y cumplieron con creces, estando a la altura de la circunstancias.

Voz autorizada

Martín de León, coordinador de las divisiones inferiores de Patrón, atendió a Mirador Entre Ríos para realizar el típico, pero al mismo tiempo atípico, balance final: “El balance final del año en formativas nos deja el sabor agridulce de un año muy difícil”.

“Fue un año totalmente atípico donde el desarrollo y el crecimiento deportivo de nuestros jóvenes jugadores se vio interrumpido por no haber tenido la posibilidad prácticamente durante todo el año ni de entrenar ni de competir”, completó el ex entrenador de Reserva Santa.

Al encontrar el punto positivo, declaró: “Quiero resaltar que se cumplió con el objetivo principal que fue mantener el contacto socio-afectivo de cada uno de los equipos, a través de las distintas actividades que fuimos proponiendo y destacar el gran esfuerzo tanto del staff técnico (entrenadores, preparadores físicos, médicos, kinesiólogos, nutricionista) como de los jóvenes jugadores que sin duda pusieron todo de sí para adaptarse, sostener el entusiasmo y tratar de aprovechar al máximo todo lo que les fuimos proponiendo”.

Lecturas

Frente al análisis del 2020, figuran las dos caras de la moneda, perdiendo un año de formación y trabajo en el campo de juego, pero con la llegada de muchos pibes a Primera División: “La parte negativa está a la vista, se perdió un año de trabajo en cancha y competencia, que es mucho para la etapa formativa, sobre todo en algunas edades”.

“Por otro lado, fue bueno que muchos juveniles nutrieran el plantel profesional, primero porque pudieron seguir entrenando, y segundo porque las vicisitudes de un año tan particular hicieron que muchos tuvieran que debutar en el primer equipo y yo creo que la mayoría estuvo a la altura de las circunstancias”.

Objetivos cumplidos

Sin dudas que lo positivo aparece, mucho más en los balances. Martín de León, resaltó ello: “Más allá de las enormes dificultades que les presentó esta pandemia a nuestra actividad, sin duda que si lo miramos desde un lugar positivo, desde lo individual seguramente todos pasamos por situaciones que nos han generado un crecimiento personal, hasta adaptarnos a hacer actividad física dentro de una habitación”.

“Desde lo colectivo y en una evaluación final de los cuerpos técnicos, observamos que hubo varios aspectos en los que pudimos crecer, entre otros”, contó el formador. Y los enumeró: “Conocimiento de la realidad familiar-social de los jugadores, sobre todo los chicos que no son de la ciudad. Capacidad de adaptación de los jóvenes a una realidad totalmente nueva. Creatividad de los entrenadores y de los jugadores para encontrar actividades con las limitaciones que se nos presentaban.

Utilización de nuevas herramientas (charlas-actividades en grupo de resolución de problemas-simulación de entrevistas-análisis de partidos propios y del futbol profesional, etc). Se pudo trabajar y crecer desde muchos aspectos socio-afectivos, en los que intentamos que los jóvenes pusieran en acción capacidades como la fuerza de voluntad, resiliencia y ganas de superarse”.

¿Y el 2021?

Con respecto al nuevo año, las incógnitas siguen siendo las mismas: “Lamentablemente todavía tenemos mucha incertidumbre al respecto de lo que vamos a poder hacer en el 2021. Y este aumento de los contagios nos complica más todavía”.

“Desde AFA evalúan cotidianamente la posibilidad de autorizar la vuelta a los entrenamientos de las categorías juveniles, cosa que aún no ha sucedido, y todavía se está lejos de tener una idea de cómo se va a competir”, subrayó. Luego cerró esperanzado: “Nosotros esperamos al menos poder retomar los entrenamientos lo más pronto posible con todos los jugadores. Sin duda que vamos a aplicar cosas que estuvimos haciendo durante el tiempo de pandemia. Tuvimos que ser creativos para presentar actividades que sostuvieran el estado de forma física y el entusiasmo, y sin dudas que surgieron cosas que vamos a seguir aplicando”.

¿Cuántos juveniles fueron promocionados?

Dentro de la lectura realizada por de León, cabe mencionar que en el primer elenco se encuentran trabajando 24 juveniles producto de las formativas Santas. Los primeros que se unieron a los pibes que ya se encontraban en Primera, fueron Juan Cruz Guasone y Juan Paniagua. El primero ya sumó dos partidos oficiales y firmó su primer contrato profesional.

Además, durante el correr de la Liga Profesional, se unieron Jerónimo Almada, Luciano Espíndola, Iván Cháves, Tomás Cáceres, Juan Barinaga, Luciano Vechette y Francisco Yppolitti. De los siete, tres han firmado contrato profesional hasta el momento, mientras que se preparan más papeles para la firma de los juveniles.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

“El rugby es mucho más que hacer un tackle”
Aunque las competencias en la provincia siguen haciéndose esperar más de la cuenta, el deporte no para. Tal es el caso del rugby femenino, que realizó preselecciones para lo que será próximamente una selección entrerriana. En este marco, de Curiyú de Chajarí quedaron dos jugadoras. Se trata de Leila Strauss en categoría juveniles, y Ailén Álvarez, en primera, quien le contó a MIRADOR ENTRE RIOS lo que representa esta actividad en su vida.

“El rugby es mucho más que hacer un tackle”

Dos atletas paralímpicas que se preparan para los Juegos
Antonella Ruiz Díaz es de Gualeguaychú y representará al país en lanzamiento de bala y disco en la categoría F41 baja talla. Stefanía Ferrando es de Gualeguay y participará de la disciplina boccias. Ambas dialogaron con MIRADOR ENTRE RIOS a casi un mes de que comiencen los Juegos Paralímpicos de Tokio.

Dos atletas paralímpicas que se preparan para los Juegos

Mistura continúa al frente del seleccionado provincial
El paranaense Juan Gabriel Mistura fue confirmado al frente del seleccionado entrerriano de Seven para la vigente temporada. El actual DT de Alma Juniors de Esperanza, de dilatada trayectoria como jugador, apuntará nuevamente al Seven de la República, como objetivo principal.

Mistura continúa al frente del seleccionado provincial

Patronato cerró el mercado con siete incorporaciones
El Rojinegro se despide del libro de pases con la llegada de Fabio Vázquez, Hugo Magallanes y Matías Pardo, que se transformarán en las nuevas caras del equipo de Iván Delfino, que ya comienza a pensar en Newell’s, rival del próximo lunes en Paraná.

Patronato cerró el mercado con siete incorporaciones

En Portada / Santa Fe