Música

Una voz rodeada por las aguas del arroyo

Desde pequeño, Simón Müller entendió que la música era lo suyo. En un estudio de grabación o a orillas del Sagastume, el hombre de Villa Paranacito (Islas del Ibicuy) interpreta canciones de todos los géneros.

A orillas del arroyo Sagastume, Simón Müller interpreta canciones que van desde el rock nacional al folclore.
+1



29-04-2021 | 21:04
JOSÉ PRINSICH
redaccion-er@miradorprovincial.com


El entrerriano Simón Müller formó parte del disco “Ecos del Río 2”, que contó con la participación de 1.300 gurises bajo la coordinación de Hugo Mena. “Vivir la música se trata más bien de disfrutar el arte desde el lugar que uno puede”, remarcó el joven.

Sentado a orillas del arroyo Sagastume y a la sombra de un sauce, Simón contempla atento la naturaleza mientras unos mates amargos aguardan para ser cebados. El entrerriano observa cada detalle y aprovecha la soledad para distraerse un rato. Pero a la vez se toma un tiempo para componer canciones junto a su compañera fiel, la guitarra.

La computadora y el micrófono, cuidadosamente colgado de una rama, ya están listos para comenzar a grabar el repertorio. Las Islas del Ibicuy no sólo vieron nacer y crecer al joven cantor, sino que además se transformaron en el escenario ideal para generar nuevos contenidos y compartir la cultura con sus seguidores. Aquella tarde, el agua del arroyo fluyó de manera distinta, como queriendo escuchar cada rasguido de Simón, que con mucha soltura intercaló temas de Gustavo Cerati, Jorge Drexler y algunas zambas del chango Rodríguez, entre otros referentes del cancionero. El músico de 30 años se adapta rápidamente a todos los estilos.

Desde pequeño, el isleño de Villa Paranacito se sintió atraído por la música y para prueba basta un botón. Con sólo escuchar una vez las canciones de los casettes se aprendía las letras de memoria. “Era una esponja. Cuando aparecía algún CD nuevo que mi hermano compraba, como una ratita me escurría entre sus cosas para tomárselo prestado y pegarle una escuchada. Era casi como tocar el cielo. El tema era cuando en la emoción se lo rayaba sin querer”, relató, entre risas, a MIRADOR ENTRE RÍOS. Y agregó: “Tengo un tío que comparte la misma pasión. Una de sus hijas también toca, pero me enteré de grande y gracias a eso somos más unidos aún”.

-¿La guitarra y el canto arrancaron juntos o se fueron encontrando?
-Primero vino la guitarra, un regalo de mis viejos que esperaba hacía mucho y que agradezco hasta hoy. Me recuerdo sentado atrás en la caja de la chata, mirándola desde Gualeguaychú, tratando de sacarle algún sonido. Ya me imaginaba todas las canciones que iba a poder tocar. También sabía quién iba a ser mi profe, el gran Hugo Mena. Ese maestro de música que tenía en la primaria y que -con sus acordes raros, su entusiasmo tan contagioso y ese repertorio infinito- se llevaban toda mi atención y me volaban la cabeza en cada clase.

-¿Y el canto?
-Cuando empezamos con las clases me tuve que largar a cantar para completar el círculo y poder hacer las canciones que quería. Al ser tartamudo me costaba mucho hablar, pero ahí apareció la magia y descubrí que cuando cantaba no tartamudeaba. Parecía casualidad, pero no, nada es casualidad. Ahí la guitarra, el canto y yo nos volvimos uno, para siempre.

-¿Cuál fue la primera canción que interpretaste?
-Lo primero que quise tocar fue “A Don Ata”. Tenía ya derretido en un viejo walkman el casette de la Sole “Poncho al viento”, ese tema me volvía loco. Recuerdo en la secundaria haber armado un show musical con algunos profes y compañeros para una exposición de la escuela técnica. Tocamos unos temas de Creedence, “La balsa” de Los Gatos y algunas otras canciones para las familias que se acercaron. Fue una experiencia increíble.

-¿Qué género te gusta tocar?
-Me gustan mucho las canciones tranquilas, lentas y con melodías de gran movimiento. Las zambas románticas son mi debilidad porque cumplen con todo eso, encima puedo acompañarme solo con mi guitarra y un par de acordes. Cerati fue y es una gran influencia para mí en cuanto al canto y ejecución de la guitarra. Disfruto mucho interpretando su obra cada vez que tengo la oportunidad.

-También dejaste grabado en un disco “Alfonsina y el mar”
-Ese fue mi primer acercamiento a una grabación. Que contento me puso saber que iba a participar de uno de los proyectos de Hugo Mena. La canción que elegimos, no casualmente, hizo que me enamorara de las zambas para siempre. “Alfonsina y el mar” en el disco Ecos del Río 2 es parte de lo que hoy soy dentro de la música. Ojalá la vida me siga regalando muchas cosas lindas como esa.

-¿Sos de componer canciones?
-Siempre me costó mucho escribir canciones. Creo que disfruto más interpretar y/o reversionar una obra que el proceso de crear desde cero. Le escribí canciones a mi flamante primera sobrina, a viejos amores, desamores y hasta a mí mismo, pero no creo que vean la luz por el momento.

-¿Le recomendarías a los jóvenes hacer música?
-Se lo recomiendo a todo el mundo. Son incontables los adultos que me dicen que quieren aprender guitarra o a cantar y si les pica ese bichito es porque hay algo creciendo ahí adentro y no deberían callar esa vocecita. La música sensibiliza y te ayuda a comunicarte como en mi caso. Te obliga a vivir, al menos por un momento, en el aquí y ahora, sin pensar en otra cosa que en lo que está sonando y como se siente. Vivir la música no significa que tengas que ser un músico famoso o el mejor de todos. Se trata más bien de disfrutar el arte desde el lugar que uno puede. Aprender a tocar un instrumento o cantar y musicalizar el mundo desde nuestros pequeños lugares también es ser músico. A los gurises les cuento, si llegan a armar una banda musical con sus amigos, van a pasar momentos inolvidables. Van a conocer gente increíble y quién dice el día de mañana la vida los siga llevando por ese camino.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Aúlla por su manada
Rosa Reinoso se quedó con ganas de ser campeona nacional con Gimnasia y Esgrima La Plata, pero eso no la desvía de su foco de luchar por mejores condiciones para sus pares. La paranaense retomó sus estudios de Medicina, mientras ansía la convocatoria al seleccionado nacional y competir en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Aúlla por su manada

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria
El municipio de Concepción del Uruguay y la Universidad Autónoma de Entre Ríos impulsan la realización de un ciclo de capacitación para docentes de los jardines municipales, orientado a “Metodología de la Investigación como herramienta para la Educación Inicial y Primaria”.

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital
El Ministerio de Salud de Entre Ríos abrió una investigación sumarial al médico Franco Tomé, de 43 años, quien este lunes fue detenido, acusado de los delitos de daños y amenazas en contexto de violencia de género contra la directora del Hospital San Miguel, de Bovril. La titular del nosocomio es su expareja.

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital

En Portada / Santa Fe