Aguas del pasado

El origen de la Sub Prefectura en Victoria

La nomenclatura de nuestra provincia no refiere solamente a accidentes geográficos o simples recorridos fluviales que contornean los límites del territorio. Entre Ríos se llama así porque vive de sus aguas, se baña en ellas, las recorre y las habita. Y en esos caudales navegan múltiples historias y relatos, y aquí se presenta uno de ellos.

Llegado el año 1882, la vieja Capitanía Victoria fue restablecida pasando a denominarse Sub Prefectura Victoria.
+1



30-04-2021 | 15:44
Ignacio Etchart
redaccion-er@miradorprovincial.com

La ciudad de Victoria siempre mantuvo una relación más que territorial con las aguas que la invaden y rodean. Casi el 60% de la superficie total del departamento está compuesto por un extenso predelta tejido por pequeños riachos y arroyos.

Allí, hombres y mujeres durante los siglos XIX y XX instalaron pesquerías, puertos naturales, hornos de cal, comercios de todo tipo y demás emprendimientos en torno a lo que el río y sus afluentes ofrece. Sin embargo, este escrito no referirá al desarrollo mercantil e industrial de la zona. En este caso, se presentará la historia y desarrollo de una institución victoriense, cuya impronta y personalidad en la ciudad va mucho más allá de sus declaraciones fundantes. El siguiente escrito pretenderá ilustrar y humildemente resumir la historia de la Prefectura Naval radicada en la ciudad, hace más de un siglo.

Antes de comenzar, es menester destacar el trabajo de investigación realizado por el grupo de historiadores que administran la página de Facebook “Historias de Victoria”, cuya divulgación es la base de este artículo.

Los orígenes

Durante varios años, la historia del surgimiento de Prefectura naval de Victoria y su papel en los puertos de la ciudad durante los siglos XIX y XX se mantuvo oculta. Ya sea por la falta de fuentes de consulta, o por descuidos o negligencias de lo cotidiano, tuvo que pasar muchísima agua bajo el puente del tiempo para acceder a esos soterrados relatos y trazar una genealogía sobre las primeras oficinas que regularon la navegación los por los ríos y riachos victorienses. Pero, como dicta el refrán, “persevera y triunfarás”. Gracias a investigaciones recientes, se pudieron esclarecer cuantiosas incertidumbres sobre la actuación de la Prefectura Naval en los puertos de la ciudad durante aquellos días y el vínculo que esta institución tenía con el Resguardo Aduanero.

A finales del siglo XIX, el puerto de Victoria, instalado en el barrio de Las Caleras (actual Quinto Cuartel) era la principal fuente de comercio y de desarrollo industrial de la región. Embarcaciones de todo tipo y tamaño que navegasen por las aguas del Paraná derivaban más temprano que tarde en las amarras costeras de la ciudad.

Era tal la magnitud del tránsito en el barrio de Las Caleras, que rápidamente Victoria necesitó de distintas dependencias e instituciones para la formalización y seguimiento de las actividades comerciales. En aquellos tiempos, la ciudad poseía, por ejemplo, una aduana propia e incluso papel moneda impresa y comercializada por los diferentes bancos privados allí radicados.

Fuentes oficiales

Según manifiestan los historiadores, hasta la creación de la provincia de Entre Ríos en 1814, no existieron en sus puertos autoridades que específicamente cumpliesen las funciones correspondientes a lo que se llamaba en aquel tiempo la “Capitanía de Puerto”. Ante la ausencia de un organismo formal que regulase el control de esta zona fluvial, la responsabilidad recaía en figuras como los Alcaldes de Hermandad o los Comandantes Militares. Dentro de la provincia, Paraná tuvo su primera Capitanía de Puerto en 1817, estableciéndose como autoridad el llamado Capitán de Puerto y Comandante de Resguardo, siendo en un primer momento una autoridad que aunaba la función policial marítima y la fiscal aduanera en simultáneo.

En el caso de Victoria, se comenzó a regularizar su actividad portuaria a principios de la década de 1820. Las autoridades que se encargaron del control de esta zona durante 37 años fueron los Receptores de Rentas, dentro de los cuales se recuerda a don Ramón Pereyra como el primer referente en esta actividad. Desde 1821 a 1858 estas autoridades cumplieron la doble función aduanera y policial, firmando las entradas y salidas navieras, derechos de anclaje y control de embarcaciones.

En los tiempos de la Confederación se habilitó de manera oficial en Victoria la Capitanía de Puerto un 21 de agosto de 1858. Capricho histórico mediante, aquella autoridad estrictamente militar resultó ser nada más ni nada menos que uno de los hijos del fundador espiritual de Victoria, don José Ignacio Ezpeleta.

Breve cronología

Hasta 1862, las funciones policiales y aduaneras se mantenían concentradas en el Capitán de Puerto. Con el temporal cese de las guerras civiles e iniciada una nueva etapa en la organización del país, pasaron las Capitanías de Puertos a la esfera nacional, respondiendo oficialmente a República en Buenos Aires.

En 1870 se suprimió la función de la Capitanía del Puerto Victoria por falta de presupuesto. Esto provocó que las funciones fueran entregadas la Administración de Rentas Nacionales, pero debido al estallido de la primera rebelión jordanista, al breve tiempo la capitanía tuvo que reactivarse temporalmente hasta ver sofocado el levantamiento.

En aquel año en que tomaban nuevamente control de esta institución los Receptores de Rentas, se construyó una casilla que hoy son ruinas en el puerto viejo y donde se estableció la primera sede en que funcionó indistintamente el Resguardo Aduanero y la Capitanía de Puerto.

Llegado el año 1882, la vieja Capitanía Victoria fue restablecida pasando a denominarse Sub Prefectura Victoria y ocupando la mencionada casilla construida sobre un terraplén de tierra y piedra en la zona de anegadizos.

A partir de 1890 se comenzó a alquilar una casa imponente de dos plantas situada en inmediaciones al viejo puerto, de la que según se cree era propiedad de la familia Arreseygor y que hoy también se encuentra en ruinas. Un año después a este hecho, la Sub Prefectura entró nuevamente en inactividad siendo retomadas sus funciones por los Receptores de Rentas de la Nación. Para 1897 la Sub Prefectura se rehabilitó, ocupando la casa antes mencionada hasta bien entrado el siglo XX.

Finalmente, hacia 1900 la Institución pasó a depender del Ministerio de Hacienda de la Nación, asumiendo las funciones de Resguardo Aduanero. Esta medida no fue bien recibida dentro de los milicianos victoriense debido a que el personal del resguardo, muchas veces dotado de mayor antigüedad, pasó a ocupar puestos superiores por sus años de servicio, convirtiéndose algunos de ellos en Jefes de la Prefectura y desplazando a la autoridad militar local.


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Aúlla por su manada
Rosa Reinoso se quedó con ganas de ser campeona nacional con Gimnasia y Esgrima La Plata, pero eso no la desvía de su foco de luchar por mejores condiciones para sus pares. La paranaense retomó sus estudios de Medicina, mientras ansía la convocatoria al seleccionado nacional y competir en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Aúlla por su manada

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria
El municipio de Concepción del Uruguay y la Universidad Autónoma de Entre Ríos impulsan la realización de un ciclo de capacitación para docentes de los jardines municipales, orientado a “Metodología de la Investigación como herramienta para la Educación Inicial y Primaria”.

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital
El Ministerio de Salud de Entre Ríos abrió una investigación sumarial al médico Franco Tomé, de 43 años, quien este lunes fue detenido, acusado de los delitos de daños y amenazas en contexto de violencia de género contra la directora del Hospital San Miguel, de Bovril. La titular del nosocomio es su expareja.

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital

En Portada / Santa Fe