Entrevista con la abogada Soraya Salas Picazo

Hacia una justicia feminista

Soraya insiste en la necesidad de utilizar las leyes para avanzar en la igualdad de género.

03-05-2021 | 15:48
Gisela Mesa | redaccion@miradorprovincial.com


Se relata a sí misma como mujer feminista, apasionada, decidida pero, sobre todo, como abogada que defiende a las mujeres. Soraya Salas Picazo es abogada laboralista española, se graduó en la Universidad de Sevilla y ejerce desde 1995. Actualmente se dedica también al derecho de familia.

En una entrevista con Mirador Provincial, Soraya ahonda en temas que involucran a las mujeres, violencia de género y la desigualdad en lo laboral.

-¿Quién es Soraya Salas Picazo?

-Soy mujer, de 53 años, feminista, andaluza, de izquierda. Profesionalmente soy abogada laboralista y desde hace unos pocos años me dedico también al derecho de familia.

-¿Cuándo nace tu vocación por la abogacía? ¿En qué consiste ser una abogada feminista?

-Siempre quise ser periodista, por circunstancias un poco largas de contar a última hora me decidí por estudiar derecho, buscando un trabajo que entonces pensaba que sería independiente y estimulante y que me permitiría intervenir de alguna manera en la sociedad y en la vida de las personas y no me arrepiento, aunque en algunos momentos lo maldiga.

Ser abogada feminista para mí consiste en que mis clientes entiendan y decidan lo que hago en sus procedimientos, no ejercer el poder que nos da el lenguaje jurídico sino traducirlo para hacerlo entendible, entender la abogacía como un acompañamiento entre iguales, mostrar no solo los hechos en los casos que llevo, sino las dinámicas que hay detrás y que obedecen a una estructura social que explota a las personas trabajadoras y discrimina a las mujeres. Es poner nuestros conocimientos técnicos al servicio de la igualdad.

-De hecho, si tenemos en cuenta que el Derecho es una institución en la que se apoya el patriarcado para mantenernos controladas y obedientes, ¿Se puede ejercer propiamente una abogacía feminista?

-Lo es, pero gracias a nuestras luchas, a veces conseguimos arrancar leyes y formas de interpretarlas que sirven de herramienta para la transformación social, pensemos en leyes como la del divorcio o la del aborto (olé para las mujeres argentinas y vuestra lucha), son leyes que han afectado de forma muy directa y positiva a la vida de las mujeres, pero el Derecho y su ejercicio que incluye a las personas juezas, fiscales, abogadas, etc. es un espacio especialmente conservador, en el que es muy necesaria la presencia de juristas feministas. Se puede ejercer una abogacía feminista como se puede ser feminista en todos los espacios en los que nos movemos, con mucho esfuerzo, con esperanza y la convicción de que estamos construyendo un mundo mejor.

-¿Cómo son las leyes en España con respecto a la mujer?

-Son mejorables y espero que así sea, pero en muchos casos el problema es que no se aplican, a pesar de que la igualdad es un derecho indiscutible en lo formal y existe el mandato legal de aplicar la perspectiva de género en la interpretación y en la aplicación de las normas, muchas veces no se hace o si se hace es tras un procedimiento largo y costoso, precisamente en los procedimientos en los que es más necesario son en los que más peso tienen los prejuicios y los estereotipos. Además de esto, en ocasiones las leyes se convierten en declaraciones de principios sin aplicación práctica por falta de normas que las desarrollen, por falta de medios o por la arbitrariedad de quienes deben hacerlo, con más base en sus propias convicciones personales que en la Ley. Aparte de mejorar las leyes, pongamos también el foco en que se apliquen.

Mujer y trabajo

-¿Cómo afecta ser mujer en el ámbito laboral?

-Las mujeres estamos discriminadas en el acceso y el final del trabajo, permanecemos peor en él, entre otras cosas, por la posibilidad de ser madres y porque somos las que solemos dedicarnos a los cuidados, somos más acosadas, tenemos trabajos más precarios, trabajamos más sin contrato, cobramos menos, tenemos más contratos temporales y a tiempo parcial y por eso tenemos peores prestaciones por desempleo, por enfermedad o cuando nos jubilamos. En el ámbito laboral cuando se une ser mujer y ser trabajadora las discriminaciones se multiplican.

-En el mundo son conocidos los casos de acoso sexual en el trabajo. ¿Cómo trabajas estos casos? ¿Algún caso difícil que te haya tocado?

-Todos son difíciles y hay que dedicarles mucho tiempo y esfuerzo, pero la acosada es la que tiene que hacer un esfuerzo mayor. Después de pasar por distintas fases, cuando actúa es cuando ya no puede más, después de intentar ignorar el acoso o arreglarlo sola, entonces tiene que enfrentarse a poner en pie los hechos con todo detalle, hechos que normalmente se han realizado sin testigos, y que son difíciles de probar, tendrá que repetirlos sintiéndose cuestionada y tendrá que enfrentarse al juicio paralelo de su entorno personal y laboral, con la sensación de es ella la que está siendo juzgada y no el acosador.

También es muy laborioso intentar hacer ver a quien juzga cuáles son las estructuras y los espacios que sostienen esas conductas. Son casos especialmente difíciles, pero son también especialmente motivadores.

Violencia de género

-En un momento crítico a nivel mundial en el que 90 países están en situación de confinamiento, 4.000 millones de personas se albergan en sus casas ante el contagio mundial del COVID-19. Se trata de una medida de protección, pero sobrelleva otro riesgo mortal. Vemos cómo aumenta otra pandemia en la sombra: la violencia contra las mujeres. ¿Qué opinas de esto?

-Todo lo malo que pase, para las mujeres es peor, se me ocurren pocas cosas más horribles que estar encerrada en tu casa con tu maltratador y tus hijos o hijas, son momentos en los que la sociedad y los gobiernos tienen que responder y no mirar para otro lado. La pandemia nos ha traído muchos aprendizajes. En el ámbito laboral, nos ha mostrado que los trabajos esenciales, los que sostienen la vida, son mayoritariamente los más feminizados, los peor pagados y los más precarizados, algunas conclusiones deberíamos sacar.

-¿Existe el derecho con perspectiva feminista en España o en el mundo?

-Existen en España y en Europa normas que regulan en favor de la igualdad y existe jurisprudencia con perspectiva de género, desgraciadamente existe una maquinaria judicial y administrativa formada por muchas personas que no tienen esa perspectiva, que se resisten a aplicarla y que prefieren aplicar sus propios prejuicios.

-¿Qué medidas se deberían tomar, según usted, para que los varones crezcan en un ambiente social que condene la violencia contra las mujeres?

-Ojalá lo supiera, mi experiencia me dice que es fundamental contar con una buena tribu, transmitirles los valores en los que creemos, sobre todo con el ejemplo y darles herramientas para resolver los conflictos y para tener seguridad. Pienso que es muy importante mostrarles el valor de lo colectivo y hacerles parte de una comunidad, y todo con mucho amor. Aun así, para que exista ese ambiente social no nos va a quedar más remedio que cambiar la sociedad entre todas.

-Usted es abogada laboralista. ¿Cómo se podría lograr una sociedad más igualitaria para las mujeres en el ámbito de trabajo?

-Mientras acabamos con el patriarcado, movilizándonos contra las desigualdades, organizándonos en nuestros trabajos para luchar por nuestros derechos, apoyando a las compañeras cuando lo necesitan. También ayuda elegir gobiernos que hagan leyes que protejan los derechos de las trabajadoras, no se nos puede olvidar que somos mayoría.

-En este momento hay un gran debate en los medios y en las redes sociales que trata de descalificar la lucha feminista y los movimientos a nivel internacional, como el #MeToo, tildando a las mujeres que adhieren a esa lucha de "feminazis", o diciendo que son "extremistas". ¿Usted qué piensa de eso?

-Yo pienso que es el patriarcado que se revuelve frente al poder de la lucha feminista, los abusadores suelen ser hombres con un alto reconocimiento social, en el caso del #MeToo en el que un colectivo de mujeres señalan a uno de ellos por exigir sexo a cambio de oportunidades laborales, se remueven los cimientos sobre los que se construye el patriarcado. Mientras más fuertes seamos y más avancemos, más rabiosas serán las reacciones de quienes vean peligrar sus privilegios, entre ellas la presencia cada vez mayor de la ultraderecha.

-¿Qué opinión tiene del nuevo cambio laboral que adoptó España de la jornada de cuatro días?

-Es un proyecto piloto, pero me parece genial todo lo que quite tiempo al trabajo y se lo dé a la vida y el reparto del trabajo. Además creo que con las nuevas tecnologías cada vez hacen falta menos personas para producir lo mismo y que esa plusvalía que nos dan, revierta por fin en beneficio de las personas trabajadoras. Pero lo que echo en falta son trabajos estables, con unos salarios decentes, que nos permitan llevar a la realidad nuestros proyectos vitales y vivir con dignidad.


+ Noticias


En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Aúlla por su manada
Rosa Reinoso se quedó con ganas de ser campeona nacional con Gimnasia y Esgrima La Plata, pero eso no la desvía de su foco de luchar por mejores condiciones para sus pares. La paranaense retomó sus estudios de Medicina, mientras ansía la convocatoria al seleccionado nacional y competir en los Juegos Olímpicos de Tokio.

Aúlla por su manada

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria
El municipio de Concepción del Uruguay y la Universidad Autónoma de Entre Ríos impulsan la realización de un ciclo de capacitación para docentes de los jardines municipales, orientado a “Metodología de la Investigación como herramienta para la Educación Inicial y Primaria”.

Capacitación para docentes de educación inicial y primaria

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital
El Ministerio de Salud de Entre Ríos abrió una investigación sumarial al médico Franco Tomé, de 43 años, quien este lunes fue detenido, acusado de los delitos de daños y amenazas en contexto de violencia de género contra la directora del Hospital San Miguel, de Bovril. La titular del nosocomio es su expareja.

Iniciarán sumario al médico acusado de violencia en el hospital