Gimnasia artística

El oro histórico en los Panamericanos es entrerriano

El concordiense Santiago Mayol logró, en Río de Janeiro, algo que nadie había obtenido y devolvió a la Argentina a las finales, tras 26 años. La alegría llegó después de situaciones que lo dejaron al borde de quedar fuera de competencia.

Mayol tremendo. En la previa de su gran logro debió superar innumerable cantidad de obstáculos.
+1



16-06-2021 | 17:20
Belén Fedullo

El gimnasta concordiense, Santiago Mayol, llegaba a la fecha de viaje con la ilusión puesta en tener buenas presentaciones, lograr medallas y conseguir, en el escenario ideal, un pasaje a los Juegos Olímpicos de Tokio. Pudo llegar a cumplir con la primera parte, pero el viaje a Asia no se dará.

“Cuando vi que por los puntos podía entrar un brasileño y un estadounidense creí que era complicado. Además tuve problemas, así que me enfoqué en hacer buen torneo el viernes, buscar finales y tratar de traerme aunque sea una medalla, ya que no clasificaría a Tokio”, resumió.

Tras un domingo en el que ganó una medalla de oro en arzones y una de bronce en barra fija en los Juegos Panamericanos, en Río de Janeiro, su nombre se asocia con triunfos y aplausos, pero detrás de eso hubo tensiones que logró superar.

Días antes de viajar, mientras concentraba, hubo desorden con los pasajes. Faltaban algunos, debieron reorganizar los grupos y llegaba sin su entrenador a Brasil. Cuando eso parecía solucionado se lesionó la rodilla, algo leve, pero que en primera instancia lo dejaba afuera del viaje, aunque luego de una evaluación exhaustiva tuvo el okey. Como si esto fuera poco, un presunto contacto estrecho lo llevó a tener que aislarse en la concentración en Buenos Aires y perder días de entrenamiento. Sorteó esos obstáculos, y, sin dudas, será un viaje que podrá contar por el resto de su vida.

Las sensaciones de los protagonistas

Cuando se habla del logro de Mayol no existe el singular, su entrenador, Guillermo Avío, es parte fundamental y ambos dan cuenta de cómo llegaron a lograr algo histórico para la gimnasia en el país.

“Le dio más valor todo lo previo a estas medallas. Eso nos dio fuerza. No teníamos pasajes, cuando los conseguimos, no teníamos permiso para transitar por las rutas y perdimos un día de entrenamiento. Llegamos y hubo una lesión, un primer diagnóstico que nos indicaba que no podíamos ir a la competencia, que quedaba afuera del equipo, al otro día nos dijeron que sí, y a partir de ahí empezamos a recomponer. Luego vino el encierro por un presunto caso de contacto estrecho. Entrenamos en la habitación, pudo salir el lunes que dio negativo al PCR. Así que hicimos un solo entrenamiento”, resumió Avío sobre la odisea que vivieron. Luego agregó: “Después viajó sin entrenador porque en este recambio de pasajes a mí me hicieron viajar con la Selección Femenina así que hizo sus primeras pruebas solo. Me sumé el miércoles y ahí fue otra historia”.

Para el gimnasta fueron “días raros”, pero lo que le sucedió le dio fuerzas. “Cuando se dio el aislamiento yo estaba casi seguro de que me iba a dar negativo e iba a poder viajar, y por suerte fue así. Esos días encerrado creo que potenciaron en mi cabeza mis ganas de competir y de ir a ganar. Al tener la rodilla con una lesión, haber perdido 3 días de entrenamiento por aislamiento y uno más por lo que pasó con el viaje me dieron muchas más ganas de salir a la competencia y de demostrar que podía lograr lo que logré”.

El gran día fue el domingo, y los recuerdos están vivos en el dúo. “Fue bastante raro porque tenía en mente realizar una rutina con un poco más de dificultad, pero cuando vi que los candidatos, que eran el participante colombiano y el brasileño, se cayeron y tuvieron notas bajas pensé que era mi oportunidad, que podía hacer una serie de menor dificultad pero prolija. Tenía que lograr tener una buena ejecución y tomé esa decisión”, dijo Mayol. Posteriormente contó: “Cuando pasé sentí emoción porque sabía que podía llegar a quedar en el podio con esa serie, pero aún faltaban otros competidores. Pasaron ellos y uno logró la misma nota, pero evaluaron mi ejecución como más prolija así que me di cuenta de que podía ganar y me era difícil ocultar mi alegría. Hubo mucha tensión hasta lo último, pero cuando dieron la nota final pude desahogarme”.

El entrenador tuvo que colaborar con las participantes del equipo femenino, por lo que veía de reojo lo que sucedía con Santiago. “Siempre soy respetuoso de cada gimnasta que pasa así que no me imaginé el oro hasta que no lo obtuvo, pero hubo un momento en el que quedaban 3, entre los que uno era fuerte, y cuando empató pensé ‘ya es medallista, solo falta saber el color’, pero justo estaba guiando otra competencia en anillas así que tampoco podía distraerme de eso por prestar atención a Santiago. Cuando vi que pasó el competidor mexicano y no lo superó me di cuenta que era plata u oro, luego pasó un ecuatoriano cuya performance no tuvo valor de partida así que ahí caí. De todos modos, no terminé de darme cuenta hasta que no saqué foto al cartel con su nombre”.

“Esto tiene un gran valor, porque desde el Panamericano del año 95 que un gimnasta no se metía en finales y una medalla en arzones jamás habíamos ganado, entonces eran demasiadas cosas que fluían de repente y que no sabía cómo canalizarlas porque tenía otras competencias así que pude disfrutarlo después”, aseguró Avío.

Acerca de la medalla de bronce, Mayol contó: “Sentía que no tenía chances en barra. Por valor de dificultad, de ejecución, por los competidores que tenía en frente yo creía que no tenía chances. Estaba el campeón mundial de barra, pero se cayó. Luego me tocó pasar, logré hacer muy buena nota y me quedé tranquilo. El otro competidor brasileño se cayó también y logré hacer bronce. La verdad es que me sentía en una nube, no lo podía creer”.

Esfuerzos y dificultades

Guillermo Avío se emociona al hablar de lo que logró el equipo argentino en Brasil y recuerda que es fruto de un trabajo muy serio. “Lo veo levantar las medallas y pienso, tal vez para la gente sean solamente eso, dos medallas, pero para mí es el punto en el que confluyen esfuerzos, gente invisible que no sale en la foto con nosotros dos, es una unión de energías de toda la gente que estuvo detrás de Santiago en las buenas y en las malas, porque tuvimos un año muy duro, incluso falleció mi papá así que estas medallas van a quien me dio la vida.

Creo que a pesar de todo valió la pena”, dijo entre lágrimas. El 15 de junio vence el contrato que el grupo tiene con la Federación Nacional y no tienen cómo sostener el mantenimiento del lugar, esta es una realidad que viven muchas disciplinas en Argentina. “La casa en donde se gestó esto, que es el centro de alto rendimiento en donde se forman los gimnastas de la provincia, tendría que cerrarse si no llega alguna ayuda porque nos la quitaron. Tal vez alguien quiera ayudarnos. Necesitamos apoyo, tal vez alguno de los que nos apoyaba quiera volver, hemos demostrado con creces que da resultados”, concluyó.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

La delegación argentina rumbo al Mundial U20 de Kenia
La Confederación Argentina de Atletismo confirmó que avanzaron las negociaciones para obtener los boletos de los cinco atletas -entre ellos los entrerrianos Dylan Van Der Hock y Sebastián Tomassi- clasificados a la Copa del Mundo para menores de 20 años. Viajarían el 10 de agosto.

La delegación argentina rumbo al Mundial U20 de Kenia

Cosecha victorias y fija la mirada hacia el Norte
Gabriel Bonasola es uno de los protagonistas del momento. Con una racha vencedora, su nombre ganó lugar entre los primeros puestos de las carreras que corrió y no se detiene. Aunque es joven, la experiencia lo guía y piensa en un futuro con llegada internacional.

Cosecha victorias y fija la mirada hacia el Norte

En Portada / Santa Fe