Curiosidades

Sobre pequeñas migajas

Siempre la historia se relata de una forma como si pareciera algo completo, entendido y explicado. Pero lejos de ser así, el pasado se presenta en migajas pequeñas que pródigos logran desentrañar y así construir una narración que se pretende más abarcativa y acabada. Pero esas son meras fabricaciones. Sin embargo, aquellos pequeños gajos están mucho más presente de lo que aparentan. De ellos habla este relato.

Un botón correspondiente a una chaquetilla militar cuyo grabado expresa visiblemente “Federación, Urquiza o Muerte”, reliquia que descansa en el museo “Carlos Anadón”.
+1



16-06-2021 | 20:30
Ignacio Etchart
redaccion-er@miradorprovincial.com

La historia muchas veces se presenta en grandes enciclopedias que comprenden infinidad de pequeñeces y detalles del pasado que luego, mano transformadora y fabricadora del ser humano mediante, se convierte en La Historia. Esto provoca que esos rastros minúsculos de vidas anteriores a las nuestras se pierdan en una Historia que se pretende total y completa.
No obstante, esas migajas antiguas están ahí, listas para ser divulgadas.

Y esa es la tarea que llevan adelante el grupo de investigadores victorienses, cuyas publicaciones son publicadas en su página de Facebook “Historias de Victoria”, y que además son la fuente de este escrito.

Un puente y un botón

Durante la década de 1860, en la entonces zona de la Matanza (actual Departamento Victoria) se fueron levantando distintos puentes, que permitían el cruce de los múltiples arroyos que caracterizan tanto al territorio.

Estas construcciones, que eran fundamentales para el sistema de carromatos cargados con piedra caliza, cueros, charqui y demás que transitaban por el lugar, homenajean a distintas referencias históricas de los albores de la República Argentina: “Victoria”, “Belgrano” y “Urquiza”. Este último fue construido en el confín oeste de la estancia “El Potrero”, para poder cruzar el arroyo El Ceibo, que durante la época de crecida cortaba el acceso a la ciudad.

La tradición oral cuenta que el Gral. Justo José de Urquiza recorrió una noche con sus tropas este paso, y que con posterioridad se construyó el mencionado puente. Respecto a esta historia no se registran aún documentos oficiales que lo acrediten.

Pero hace unos años se encontró en las inmediaciones del camino un botón correspondiente a una chaquetilla militar cuyo grabado aún expresa visiblemente “Federación, Urquiza o Muerte”. Hoy esta pequeña reliquia descansa en el museo “Carlos Anadón” de la ciudad.

En tiempos de guerra

El 15 de noviembre de 1841, el general Urquiza fue elegido gobernador de Entre Ríos. Victoria por entonces era una villa opositora, cerril y adversa al gobierno emergente. Jefes y oficiales que habían acompañado a Echagüe durante la administración anterior fomentaban esta situación. Esto generó varios grupos de desertores en las filas opositoras, la gran mayoría pertenecientes a las ciudades de Nogoyá y Victoria.

Las deserciones de esos días se centraban en la influencia de dos jefes militares, que previamente fueron comandantes militares de Victoria: Manuel Febre e Hilarión Campos.

De los resabios de aquellos conflictos quedaron registrados distintos fusilamientos sucedidos en la plaza San Martín de la ciudad. Los argumentos documentados declaran “deserción” y “encubrimiento de desertores”. Entre los fusilados que figuran en los antiguos archivos de la basílica de Aránzazu, aparecen mencionados: Diego Andino, a quien “fusilaron en esta plaza”; Facundo Galván, Feliciano Pérez, José Santiago Albornoz; soldado de la División Victoria, que murió fusilado por orden del Comandante.

Marcelino Manso, de 15 años; fusilado por la Justicia (según lo referencia la partida); Pedro Nolasco Zapata, Eusebio Oviedo, Pedro Morales, Tránsito Molina, Fernando Robles, José Guillermo Godoy, Pascual Bailón Carrizo y Eusebio Saravia.
Pero como la guerra no sólo limita sus penurias y miserias a quienes la realizan, también aparece el nombre de una tal “Srta. Gertrudis Carrizo”, a quien algunos viejos pobladores recordaban como “una pobre mujer que en aquellos días, cayó bajo el plomo homicida de la tiranía, tan sólo por el hecho de haber suministrado asilo y comida a su propio hermano acusado de desertor”.

De particulares tradiciones

Múltiples formas existen entre las culturas de recordar a quienes han fallecido. Desde mausoleos, lápidas, canciones o simples recuerdos escritos u hablados, el pasado siempre se hace presente.

En el pasado, la familia Cúneo formaba parte de la elite económica, cultural y política de la ciudad de Victoria. Su significativa labor en favor del progreso social los hizo merecedores de distinguidos homenajes que aún hoy perduran en el tiempo. Entre ellos se pueden mencionar el hospital geriátrico “Domingo S. Cúneo”, su calle circundante, placas recordatorias y el monumento a José María Cúneo, ubicado en el camino central del cementerio público.

María de Madera

A mediados del siglo XX, la maestra Dora Bella de Cuenca estaba censando en la zona del barrio Quinto Cuartel de la ciudad de Victoria. Tras un día de largo caminar, doña Bella llegó a un rancherío donde unos baquianos estaban levantando paredes, y observó atentamente como se esforzaban en cavar y dar forma a un pozo de balde que ayudara a paliar las altas temperaturas de la temporada.

Alcanzados los tres metros de profundidad, los lugareños se sorprendieron al encontrarse con la figura de una virgen de madera, aparentemente sepultada durante quién sabe cuánto tiempo en el lugar.

Sin embargo, los vecinos del barrio no le dieron mucha importancia, y le obsequiaron la pieza tallada a la maestra, quien fortuitamente se encontraba allí.

Con el tiempo, doña Bella le regaló la imagen mariana a su sobrina Isela Orbe, quien antes de fallecer, compartió este curioso relato.

Según el análisis pertinente, la figura podría tener unos 200 años de antigüedad. En detalle, la imagen tiene unos 23 cm de alto, por unos 8 cm de ancho y está completamente tallada en madera a mano. En ella se esboza una corona sobre su cabeza, una cinta en su parte media y sus manos se presentan juntas en posición de oración.

Esta pieza arqueológica, que finalmente fue donada por la familia Vaccaretti - Orbe al museo de la ciudad, también presenta una profunda grieta en su cara posterior y un prominente canalillo en sus laterales; indicios de deterioro en la base y signos de haber estado en un foco ígneo.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

La delegación argentina rumbo al Mundial U20 de Kenia
La Confederación Argentina de Atletismo confirmó que avanzaron las negociaciones para obtener los boletos de los cinco atletas -entre ellos los entrerrianos Dylan Van Der Hock y Sebastián Tomassi- clasificados a la Copa del Mundo para menores de 20 años. Viajarían el 10 de agosto.

La delegación argentina rumbo al Mundial U20 de Kenia

Cosecha victorias y fija la mirada hacia el Norte
Gabriel Bonasola es uno de los protagonistas del momento. Con una racha vencedora, su nombre ganó lugar entre los primeros puestos de las carreras que corrió y no se detiene. Aunque es joven, la experiencia lo guía y piensa en un futuro con llegada internacional.

Cosecha victorias y fija la mirada hacia el Norte

En Portada / Santa Fe