Vivencias de una jugadora de Chajarí

“El rugby es mucho más que hacer un tackle”

Aunque las competencias en la provincia siguen haciéndose esperar más de la cuenta, el deporte no para. Tal es el caso del rugby femenino, que realizó preselecciones para lo que será próximamente una selección entrerriana. En este marco, de Curiyú de Chajarí quedaron dos jugadoras. Se trata de Leila Strauss en categoría juveniles, y Ailén Álvarez, en primera, quien le contó a MIRADOR ENTRE RIOS lo que representa esta actividad en su vida.

29-07-2021 | 21:05
Lucía Torres

Ailén Alvarez es jugadora y entrenadora de rugby femenino en Curiyú Rugby Club, de Chajarí, y hoy es una de las seleccionadas por el Centro de Alto Rendimiento de la Unión Entrerriana de Rugby. En comunicación con MIRADOR ENTRE RIOS Ailén contó que juega al rugby desde el año 2013, cuando tenía 16 años,. Se inició en Esquel, provincia de Chubut, donde vivía por ese entonces. “Soy de Chajarí, pero por cuestiones laborales de mi padre, nos mudábamos mucho. Siempre hice actividad física, y en ese momento mi casa quedaba detrás de la cancha de rugby, así que un día me acerqué y pregunté si había rama femenina, y aunque no había, me ofrecieron que la armara, y ahí comenzó todo”, recuerda con una sonrisa.

Luego de Esquel su carrera en el rugby siguió en Paraná, cuando se instaló en esta ciudad para estudiar el profesorado. Allí comenzó a jugar en Entre Ríos, primero para la Asociación de Rugby Femenino de Paraná, y después para el Club Atlético Estudiantes. “Siempre estuve vinculada a Chajarí porque mi familia es de acá, venía todos los veranos y conocía a las chicas de Curiyú, ellos me abrieron las puertas siempre y me invitaban a jugar la Copa Seven Ciudad de Amigos, que generalmente se hacía en termas en el verano. Y a comienzos de 2019, cuando me recibí ya me instalé en Chajarí y ahí formé parte estable del equipo”.

Convocadas

En cuanto a la convocatoria explicó que el CeDAR, es el Centro de Alto Rendimiento, de la Unión Entrerriana de Rugby, en la ciudad de Paraná. El cual convocó hasta a cinco jugadoras por club, de los correspondientes a la costa del Río Uruguay, quienes fueron consideradas con “perfil CeDAR”, para llevar a cabo un entrenamiento en la ciudad de Concordia, en el Club Los Espinillos. “allí éramos unas treinta jugadoras, eso fue hace unas tres semanas, y el viernes 16 en Paraná nos convocaron nuevamente ya al Centro de alto Rendimiento a las que habíamos quedado, junto a las jugadoras de la costa del Paraná, ahora en total somos treinta jugadoras mayores y treinta y dos juveniles” contó Álvarez.

Al ser consultada por el nivel con el que encontraron a las demás jugadoras, de otras localidades explicó que ella conoce de primera mano la situación de Paraná, ya que jugó en clubes de la capital provincial cuando estudiaba el profesorado de Educación Física. “Siempre Paraná tuvo un nivel más alto de rugby, pero porque tiene muchos clubes, ellas tienen la posibilidad de entrenar jugando entre los mismos clubes de la ciudad, en cambio en las ciudades del interior contamos con uno o como mucho dos clubes que tienen esta rama”, afirmó.

Próximo entrenamientos 

El viernes 16 hicieron el primer entrenamiento de CeDAR y quedan dos más que en un lapso breve de tiempo, “aún no tenemos la fecha pero no tiene que pasar mucho tiempo, y luego ya comenzamos a entrenar de manera más espaciada, cada mes o mes y medio”, estimó Ailén y adelantó que ahí sí se formará el seleccionado de Entre Ríos.

¿Por qué el rugby?

En su caso particular, al ser profesora de educación física, es amante de la actividad física en general y siempre practicó deporte. “Pero el rugby tiene muchos valores para la vida diaria, es un deporte que te enseña muchas cosas para la vida, a ir siempre para adelante, con mucho espíritu de equipo, es un deporte muy inclusivo, no es un deporte donde se necesite ser alto o flaco, todos tenemos un espacio” remarcó la jugadora.

De los inicios contó que se veía poco y nada la rama femenina, pero más allá de eso, en aquél primer entrenamiento en Esquel logró reclutar cuarenta jugadoras, “aunque después de la parte de contacto quedamos la mitad, pero se logró un hermoso equipo”. Además aclaró que las mujeres juegan en modalidad seven (siete), a diferencia de los hombres que son quince, “entonces es un juego más rápido, muy dinámico, requiere de mucho entrenamiento. Tenemos muchos más metros para cubrir”.

Un valor agregado le da que enseña, un deporte que practica y ama, “es doblemente gratificante, es un deporte que da mucho en cuanto a los valores”. De su equipo contó que es variado, jugadoras que lo practican desde muy jóvenes y otras que inician de más grandes, incluso siendo madres. “Hay que aclarar que no es todo el contacto, hay mucho más que eso, en nosotras que es un juego más rápido, no vale tanto el golpe, hay que animarse a probar, y cuando se inicia no vas a ir directamente a golpear, el rugby es mucho más hacer un tackle” finalizó.
Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

 Patronato tiene una nueva cita con la historia
Este miércoles, desde las 21.30, en el Estadio Madre de Ciudades de Santiago del Estero, el Rojinegro se enfrentará a Boca por los 4tos de final de Copa Argentina, en busca de un lugar en semifinales. Iván Delfino pondría lo mejor que tiene a disposición, con el regreso de Héctor Canteros. Dirige: Pablo Echavarría.

Patronato tiene una nueva cita con la historia

En Portada / Santa Fe