Entrevista

“Tener proyectos es lo que te mantiene vivo”

Roberto Naivirt nació en Concordia, corrió el Dakar en ocho oportunidades y divide su tiempo entre Del Viso (Buenos Aires) y Urdinarrain. Si bien su pasión son los fierros, les dedica tiempo a las pruebas atléticas a campo traviesa. Aquí un repaso de un deportista que siempre va por más, y no deja de proyectar. Aquella historia de San Juan y el milagro de la Difunta Correa.

Junto a su navegante Alejandro Schilling. La vida y la muerte en el desafío Dakar, con ribetes milagrosos.
+1



11-10-2021 | 16:10
Ezequiel Re 
redaccion-er@miradorprovincial.com

Enero de 2015. Roberto Naivirt, concordiense, participaba con su camioneta de una nueva edición del Rally Dakar. Hasta allí, junto a su navegante Alejandro Schilling, una dupla más. Pero la segunda etapa fue extrema. Tanto que el entrerriano estuvo al borde de la muerte. En pleno desierto sanjuanino, rompieron cubiertas, anduvieron 40 kilómetros con gomas en llanta, hasta que se quedaron sin gasoil, sin comunicarse y sin agua. Lo que siguió fue dramático. “Me agarró desesperación porque no teníamos agua y no encontrábamos señal para comunicarnos. Llegué a orinar dentro de una botella para humedecerme la boca porque me moría ahí”, dijo Naivirt en una noticia que ganó espacio en los medios por lo dramático y la forma que salvó su vida.

Cuando el equipo de rescate los encontró, estaba exhausto. Incluso previamente llegó a grabar un video “pero no para despedirme, solamente para que tengan en cuenta algunas cosas”, le diría a Mirador Entre Ríos. Para Roberto también hubo un fenómeno. Es que el helicóptero de rescate los dejó luego frente al Santuario que venera a la Difunta Correa, a quien se le atribuyen varios milagros.

Naivirt es nacido en la capital del citrus el 24 de enero de 1970, divide su tiempo entre Del Viso y Urdinarrain, donde piensa radicarse próximamente. Mientras tanto atiende la panadería que le hizo ganar el mote en el ambiente del automovilismo: “El panadero de Del Viso”. Su vida está llena de proyectos, siempre. El domingo estuvo en María Grande donde participó de la Oddisea Trail Run, con casi 3000 competidores que desafiaron corriendo los campos entrerrianos.

- ¿Qué es de la vida deportiva de Roberto Naivirt?

-Siempre tratando de hacer algo. Ahora running que es otra actividad que hago. Superando una lesión y siguiendo con lo que me apasiona, que es el cross country, todo lo derivado al Dakar. Hicimos una carrera acá en Argentina que es el SARR (South American Rally Race). Esperemos estar de vuelta el año que viene. Tenemos un proyecto futuro para volver al Dakar, pero depende de los sponsors y más que nada de capitales extranjeros. El proyecto está como para ir a correr a Arabia.

-Tus proyectos siempre se cumplieron.

-Hasta ahora salieron bien. El proyecto está firme.

-El SARR suple esa energía de estar en el Dakar.

-Es una carrera nueva que nació a raíz del vacío que dejó el Dakar. El año que viene van a ser 10 etapas, con un día de descanso. Se va asemejar bastante. La ventaja que tenemos que al SARR podemos ir a competir y al Dakar íbamos a participar. Hay una diferencia abismal en eso. En el Dakar íbamos más lento, acá vamos más rápido. En el Dakar era llegar y llegar ya era demasiado. Acá vamos a buscar un podio.

- ¿Qué aprendizaje te dejó competir en el Dakar?

-Muchísimas cosas. Desde el punto de vista personal, como automovilístico. Trabajo en equipo, logros, aspiraciones, valorar en sí el esfuerzo de mucha gente. En el tema deportivo hoy veo lo que uno aprendió. Gané el Desafío Guaraní, el Desafío de la Ruta 40, etapas del SARR. Son cosas que van sumando y uno se gana un respeto. Además, estuve 8 años consecutivos presente, y lo tuve a José Luis Di Palma en su momento como navegante.

- ¿La experiencia en San Juan de 2015 te marcó?

-Sirvió y mucho desde varios aspectos. Hace poco volví a la Difunta Correa y aún está mi escafandra. Muchos no pueden creer lo que hice. Es un momento donde uno toma una decisión. Pero te sirve para saber dónde poner un freno, cuando parar. Por qué buscar tanto el límite. Pero con Alejandro Schilling, mi navegante, nos unió muchísimo. Incluso participamos en el Dakar 2018 donde pudimos terminarlo.

- ¿Tuviste miedo?

-Si incluso tengo un video guardado donde si bien no me despedía hablaba un poco por si pasaría algo. Siempre te pasa en el Dakar que cuando estás corriendo por algún momento decís ´ ¿qué hago acá? ´. Pero luego volves a estar. De hecho, cuando me rescatan y nos dejan justo frente a la Difunta Correa estaba mi hijo, corrió, me abrazó y me dijo ´listo hasta acá llegamos´. Pero a los tres meses estábamos armando para correr la Ruta 40. Es el momento. En ese día aprendí más que en los 8 años que corrí.

- ¿Y laboralmente?

-Sigo con la panadería en Del Viso y un proyecto en Urdinarrain para radicarme.

-Siempre proyectos.

-Tener proyectos es lo que te mantiene vivo. Te dan fuerzas, te mantienen joven. Es mi forma de ser. Siempre estamos haciendo algo. Hace cinco años que corro de a pie también. Corrí hasta un Ironman. Sino tenes proyectos es como para preguntarte para que estás.

Un reconocimiento que no llega


- ¿Apoyo político?

-Siempre privado, empresas que siempre están. Nunca tuvimos un apoyo político. A veces no es tanto el apoyo lo que uno busca sino el reconocimiento. Hay pilotos que corrieron un Dakar y recibieron la llave de la ciudad. Yo corrí 8 y no sentí el reconocimiento en Entre Ríos, siendo nacido y criado acá. Siempre uno espera esas caricias al alma. Sería un reconocimiento al esfuerzo.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Rowing, inauguración y recuerdo
La familia remera del Paraná Rowing Club (PRC) recordó el logro del Campeonato Argentino de 1971 con su bote de ocho con timonel junto a sus protagonistas. El encuentro fue propicio para reinaugurar la pileta de remo, de la que uno de ellos fue artífice. Autoridades de la institución, colegas, familiares y allegados participaron del emotivo encuentro.

Rowing, inauguración y recuerdo

En Portada / Santa Fe