Alta costura, alta historia

Crear con pasión

Es madre, escribana y diseñadora de modas. MIRADOR ENTRE RÍOS conoció la historia de Valeria Ledesma, una correntina que por amor se radicó en La Paz.

25-11-2021 | 19:24
Conrado Berón
redaccion-er@miradorprovincial.com

Valeria es incansable en todas sus actividades; diseñadora, escribana, asesora de imagen y productora de moda y desfiles. A sus 40 años, le llegó el reconocimiento nacional e internacional y va por más.

–¿Cómo arrancó tu vida en la costura?

–Como casi todos, yo también fui una niña a la que le gustaba diseñar y coser ropa para sus muñecas, de hecho, mi primer encuentro con una aguja fue durante los primeros años de primaria, en la década de los ‘80. Poco a poco esos juegos infantiles se fueron transformando en un hobby adolescente. En la década de los ‘90, siendo estudiante secundaria, comencé a fabricar mis propios vestidos, que eran muy elogiados y con eso llegaron mis primeros pedidos. Mis primeras clientas fueron mis propias amigas. El año 2001 fue un hito en mi vocación por este arte: diseñé y confeccioné mi primer vestido de novia, sin saber que sería tan solo el primero de tantos que vendrían después. Para el año 2013 ya era conocida en Corrientes capital y tenía muchísimas clientas que viajaban desde el interior de esa provincia para confiarme el atuendo para el evento de sus vidas. En septiembre de este año se cumplieron mis 20 años en el mundo nupcial.

–¿Cómo conviven la escribana con la modista?

–Estoy matriculada como abogada en el Colegio de la Abogacía de la provincia de Entre Ríos, pero me dedico sólo a una rama del Derecho, de lo contrario no podría continuar con mi atelier, porque ambas cosas me demandan muchas horas de trabajo y estudio. Soy muy exigente conmigo misma…

–¿De qué manera te afincaste en La Paz?

–Conocí a mi esposo, escribano de profesión, en Corrientes capital. Tuvimos la suerte de coincidir en un posgrado que se dictaba en el Colegio de Escribanos de Corrientes. Éramos compañeros de estudio y al mismo tiempo casi sin darnos cuenta, comenzaba nuestra historia. Al finalizar esos dos años, había llegado el momento de tomar una decisión muy difícil, pues implicaba que uno de los dos tuviera que arriesgar todo por amor. Así emprendí mi viaje apostando a una vida junto a él, me radiqué en su ciudad, La Paz, y fue un nuevo comienzo en todo sentido. También empezaría nuestra vida juntos y sin imaginar que, con el tiempo, llegarían nuestros pequeños y más importantes tesoros, Juana y José.

Vuelo internacional


–¿En qué contexto te llega la oportunidad de exponer en Madrid?

–La verdad es que fue algo inesperado: un día recibí un mensaje desde Costura España con la invitación de Alejandra Narváez Yuste, la directora de producción, quien me invitó a participar de este evento que ya es tradición en ese país europeo y que este año se realizaría de manera digital. La última edición había sido presencial, en abril de 2019 y en 2020 no se celebró a causa de la pandemia. Sentí que era una oportunidad única para mí y que no podía dejar pasar, por lo cual, preparé una colección cápsula a la que llamé “Magnolia”, busqué una modelo, que en este caso fue mi hermana menor, Lucila, que vino a colaborar conmigo y preparamos, junto a un equipo de producción local, un “fashion film” para poder mostrar los diseños.

El Madrid Bridal Fashion Week, que celebró su séptima edición el 6 y 7 de septiembre, contó con la participación de 35 firmas nacionales e internacionales. Se transmitió, en directo y vía streaming, a través del canal de YouTube de FF Channel y se replicó en otros portales y páginas web de moda de todas partes del mundo. Dentro del listado de los diseñadores sudamericanos convocados me encontraba yo, realmente no lo podía creer, porque fue un honor muy grande participar de ese maravilloso evento internacional. Ver mi nombre en la lista de reproducción de ese canal me llenó de orgullo, me sentí muy feliz, honrada y siempre muy agradecida.

–¿Qué es lo que te apasiona de este trabajo?

–Me apasiona todo, desde conocer a clientas nuevas, crear para ellas, participar de todo el proceso creativo personalmente, hasta participar de producciones y desfiles. Estuve en varias producciones para la Revista Nubilis, que no solo me permitió cumplir el sueño de ver mis diseños en sus páginas, sino también conocer a grandes personas, tener la posibilidad de vestir a algunas modelos, como a Sofía “Jujuy” Jiménez, Julieta Prandi y Luli Fernández. Siempre admiré los diseños de tanta gente talentosa nucleada en esa revista. Estaré eternamente agradecida con su directora, Mey Felgueras, por confiar en mí y creer en mi potencial. También participé de desfiles, siendo el último presencial al que asistí antes de la pandemia, el “Corrientes Moda y Diseño”, en 2019, donde presenté mi colección cápsula “Simplicité”, oportunidad en que estuvo a cargo del cierre Fabián Zitta, un diseñador muy destacado y que admiro mucho.

–¿Cuál es tu especialidad?

–En el amplio mundo del diseño, me dedico a vestidos de alta costura y, en particular, después de 20 años en el mundo nupcial, se podría decir que mi especialidad son novias, aunque ahora también quinceañeras; me sorprendió gratamente la cantidad de consultas que recibí los últimos tiempos, de adolescentes que desean que las asesore y vista en un acontecimiento tan especial de sus vidas.

Experiencias


–¿Cómo fue la experiencia en la Jaula de la Moda?

–Fue una experiencia única para mí, no sólo porque sentí que era mi oportunidad de mostrar mi trabajo a todo el país de una manera distinta, en un programa especializado y con una notable audiencia, con la colección cápsula nupcial 2022 “Magnolia”, sino también porque disfruté mucho estar ahí, fueron todos muy atentos y amorosos. Volví a Entre Ríos muy feliz.

–¿Qué hiciste durante la pandemia donde no había quinceañeras ni novias para vestir?

–Durante la pandemia me dediqué a seguir estudiando en mis dos profesiones, de hecho, estoy finalizando una Diplomatura Superior en Mediación y Métodos Adecuados de Resolución de Conflictos a distancia en la UNNE. Paralelamente, en la época más crítica de la pandemia, como muchos diseñadores y emprendedores, además de nuestros proyectos originales, nos dedicamos a la fabricación de tapabocas, poniendo nuestra atención, tiempo y esfuerzo a la orden de lo que más hacía falta, que era la protección durante el distanciamiento social. En ese contexto surgió mi marca “Tapabocas La Paz”.

También en el mes de julio de 2020, realizamos en conjunto y colaboración con un grupo de proveedores locales una producción de fotos para ilustrar dos entrevistas que me hicieron para la Revista Caras, las que también salieron en la edición impresa de la Revista Semanario.

–¿Qué lugar ocupa tu familia en tu trabajo?

–La familia es muy importante para mí, siempre me acompaña. Soy muy afortunada por los hermosos hijos que tengo y por tener un esposo ejemplar, muy compañero, que me apoya incondicionalmente y es quien siempre me acompaña a todas las producciones.

Admiración

–¿Soñás con vestir a alguien en especial?

–Sí. Apuntando alto, me gustaría vestir a Valeria Mazza, emblema de la moda si los hay, a quien admiro desde mi adolescencia. Pero, siendo más realista, cualquier figura pública en el marco de algún evento importante. Creo que cuando una es del interior, todas las figuras son importantes y admiradas. Aun no se me dio, pero “si lo puedes soñar, lo puedes lograr” dice el dicho, y estoy convencida de que ese momento, tarde o temprano, va a llegar.
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía
Luego de dos años de pandemia, las fiestas regionales volvieron a la presencialidad. Esto fue lo que ocurrió en Santa Ana, con la séptima edición de la Fiesta Nacional de la Sandía. En su inauguración oficial se resaltó el trabajo de todo el personal municipal. Se recordó además que la fiesta se realiza hace más de tres décadas, primero como regional, después provincial y ahora nacional.

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía

En Portada / Santa Fe