Música

Denorian banda: sonido propio

Es bien sabido que donde está la diversidad, está el gusto. El post rock y el post metal son estilos que se van abriendo paso a otros niveles, y Denorian banda es una de esas bandas que con su música ha captado el interés de los rosarinos, hacen que se enciendan las alarmas del power.

03-12-2021 | 9:31
Gisela Mesa redaccion@miradorprovincial.com
 

No muchas bandas saben concentrar tan bien la emoción y la melodía como estos rosarinos. Denorian es aquel grupo musical que escuchas y no dejas de seguir en las redes. Mirador Provincial dialogó con el compositor y músico Pablo Villarruel para hablar de sus inicios, su actualidad y de su futuro. La banda está integrada por: Mati Audia, en bajo y voz; Hernan Osuna, en batería; Santiago Osnaghi, en bajo y Vanesa Pascar, en teclados y Pablo Villarruel en guitarra.

-¿Cuándo comenzó tu incursión en la música?
-Desde los 14 aproximadamente. Con unos compañeros de curso escuchábamos la misma música y decidimos hacer una banda. Ninguno sabía tocar nada ni tenía idea, pero definimos roles y cada uno se puso a estudiar lo que le había tocado. En esa banda yo era el cantante y compositor principal, aún no tocaba la guitarra pero el guitarrista de mi banda me enseñó lo básico como para tocar en vivo, y ahí empecé, pero no fue hasta mucho después que me convertí en guitarrista. Luego de esa banda, Cierta Gente era su nombre, armé un proyecto de metal sinfónico con unas amigas y yo como guitarra principal. Todavía no era muy bueno ejecutando el instrumento pero sí tenía facilidad para la composición. Distintas bandas pasaron hasta que decidí hacer realmente lo que tenía ganas, sin barreras de género ni nada, y así surgió Denorian.

-Denorian es un nombre particular, contanos le génesis del nombre.
-Es una historia un poco casual y rara y realmente no significa nada. Recuerdo que estaba hablando con un amigo y él estaba jugando a un jueguito, no sé cuál y me dijo que la pantalla en la que estaba se llamaba Noria, entonces se me prendió la lamparita y dije: 'Denorian'. Fue algo que surgió de la nada y a partir de eso mis guitarras se llamarían así. Recién en 2018 decidí llamarme Denorian debido a que los nombres que tenía no me convencían del todo y tampoco quería ser la cara y el nombre, aunque lo terminé siendo por cosas del destino.

Nunca me gustó ser el centro de atención, pero entendí que si era mi música, yo tenía que ser la cara. Así que después de mucho pensarlo y sobreponiéndome a mi timidez, la gente me empezaría a decir Denorian, indistintamente de si se refería a la banda o a mí. Todo esto fue posible también gracias a mis músicos que entienden el concepto de la banda y siempre brindan lo mejor, ya sea a la hora de grabar o de presentarnos.

-¿Cómo fue el proceso de encontrar el sonido de la banda?

-Empezó siendo una cosa y terminó en otra: en un principio quise emular a los guitarristas que admiraba, entonces hacía canciones similares en estructura a ellos, y así grabé varios temas que no llegaron al disco porque el sonido de la banda es otro. Lo tomo como una evolución: desprenderme de esos artistas que admiro para encontrar el sonido que hay en mi mente. Por eso antes decía que no me limitaban los géneros, y es que en el primer disco podés encontrar desde electrónica hasta metal, y todo en el medio. Limitarse no es crecer, y hay tanta música en uno que sería un desperdicio no hacerla por no querer salir de lo establecido. Hoy por hoy puedo decir que tengo un sonido característico y una forma de ejecutar propia, pero no fue casual, sino que fue el trabajo de muchos años.

-¿Qué modus operandi manejás a la hora de la composición de los temas?
-Generalmente parto de una idea que tengo en la cabeza y grabo una maqueta, luego, con mi profesor de guitarra, le doy forma y la llevo lo más cercano a lo que escucho. Por suerte, él me ayuda mucho porque maneja la tecnología mucho más que yo, entonces es caer con ideas muy desordenadas y extrañas para que pasen por un filtro y vayan tomando forma. Al principio creo que no nos entendíamos tanto, pero con los años fuimos creando un grupo de trabajo muy interesante, donde uno se nutre del otro, y creéme que hay que tenerme mucha paciencia porque nunca anoto nada y llevo mil cosas al estudio. Afortunadamente se gestó algo muy lindo donde salen cosas muy sinceras y frescas, a mi parecer. La premisa no está en ser distinto al resto, sino en ser lo más sincero que pueda, y creo que lo he logrado.

También hubo un punto de quiebre en la grabación del primer disco donde me di cuenta de que no puedo hacer todo y a veces debo delegar, ya sea porque otros músicos son más duchos con tal instrumento que yo, o porque una mirada fresca puede aportar mucho a la canción. Ahí es donde entran mis amigos, que me brindan muchas manos: Mati Audia, en bajo y voz; Hernan Osuna, en batería; Santiago Osnaghi, en bajo y Vanesa Pascar, en teclados. Cuando siento que llegué a mi límite en esas áreas, los llamo y siempre responden. Justo el 9 de diciembre tenemos una presentación en Galpón 11, donde van a tocar todos ellos. La idea de la banda nunca fue presentarnos pero hubo cierta demanda y las cosas se dieron. De todas formas, lo importante es seguir produciendo.

-¿Cómo ha reaccionado el público rosarino a tu música?
-Mucho mejor de lo que esperaba. Siéndote sincero: no esperaba nada porque la propuesta es algo ecléctica y tal vez no es lo que prima en el under local, pero conforme fui sacando los temas y los videos, se generó cierta curiosidad por ver qué hacíamos, sobre todo en otros países de Latinoamérica y algunos de Europa. A veces me escriben músicos que admiro y es algo súper loco. Que músicos tan experimentados se tomen el tiempo de escuchar lo de uno, es algo hermoso, y también recibir comentarios de gente que está muy lejos y no conozco. Es realmente gratificante y te anima a seguir.

En Rosario, hemos recibido mucho apoyo de Hernán Altamirano, que tiene una productora: 'Producciones de acá ', y conduce 'Rocksariazo los sábados por Somos Rosario. Él ha sido muy importante a la hora de llegar a más gente y le estoy eternamente agradecido.

Como te comentaba antes, la fecha del 9 de diciembre también es accidental, porque mi idea era armar un festival donde nadie tenga que pagar por tocar y se ayude a comedores, pero alguien nos invitó y no pudimos decir que no. De todas formas, queda pendiente ese festival; sería algo hermoso de hacer y, lo más importante, ayudar a otros.

-¿Se identifican con la etiqueta del post rock o van más allá de ese estilo?
-Cuando me preguntan qué género hacemos, sueño decir post rock, o solía decir, mejor dicho. Hoy ya no me preocupa tanto. Denorian es todo lo que salga de mi mente, no importa si es rock, trap, pop, flamenco, etc. Toda la música es buena si está hecha con sentimiento.

Una tendencia interesante que se dio en otros países son los "gender benders' , artistas que componen lo que tienen ganas sin pensar en el qué dirán o en las ventas. Una banda que sigue esa línea es Bring me the horizon.

-Phosphenes. ¿Podrías contarme un poco del proceso de grabación y composición del mismo?
-Sí , fue un poco aprender a organizarme y a utilizar las herramientas disponibles. Componer es algo muy artesanal: se va construyendo de a poco y puede cambiar totalmente de un momento al otro. Hay canciones como FLWRS que empezaron siendo casi djent y terminaron en rock pop alternativo. Esa es la parte que me gusta: descubrir a las canciones. A veces uno tiene una idea y la canción pide otra cosa, y cuando eso pasa no hay vuelta atrás. Me costó aceptar no tener el control de lo que compongo, pero hoy lo disfruto. Los temas tienen su vida, se gestan a través de otros pero existen por si mismos. Es como un hijo: uno lo crea, lo cría, le da amor, pero el hijo es alguien que existe por si mismo. Un ser individual con sus pensamientos y preocupaciones. De esa forma veo a la música, es un acompañar, guiar.

-¿Qué bandas o artistas musicales han sido influencias?
-Muchos de los artistas que me han marcado no tienen nada ver con lo que hago, pero siempre hay algo de ellos en el ADN de mis composiciones. De chico me marcó mucho Linkin Park, ellos fueron los que encendieron la llama en mí; sufrí mucho cuando Chester murió, era como un hermano mayor para mí. Mis padres son fans de Kiss, Queen, Charly, y otros grosos. Mi padre es muy abierto en sus gustos musicales y de él tomé la música clásica a temprana edad, no así el chamamé que tanto le gusta y que escuchaba los domingos por la mañana mientras yo trataba de dormir. Podría citar también a Rata Blanca, George Michael, Steve Vai, Yngwie Malmsteen, Kiss, PJ Harvey, Nick Cave y HIM, entre otros. Todos contribuyeron a que mi cabeza se expanda y aprecie las distintas manifestaciones de la música.

Lo que se viene
-¿Qué nos podes contar del segundo disco que esté en desarrollo?

-Viene medio lento porque estoy con muchas cosas y no lo quiero apurar. Ya hay 4 temas grabados y espero cerrarlo en 7. En este disco va a haber covers y no va a ser todo instrumental como el anterior. No me gusta repetirme ni aburrirme, no soy de hacer siempre lo mismo, por eso busco cosas que no me sean cómodas de hacer,. La idea es ampliar el espectro de lo que puedo hacer y seguir aprendiendo. Ya decidido a ser la cara, el arte de tapa del disco es una ilustración mía y en las fotos estoy al centro. Siento que es un avance en la confianza que antes me faltaba. Amado Meza fue el encargado del mismo e hizo un gran trabajo.

Decidí llamar a este nuevo lanzamiento "Eupheme ", porque es una palabra que siempre me olvido y así espero no olvidarme más. Además rima con el nombre anterior. Si el nombre de la banda es tan random, todo tiene que serlo, supongo. Al menos es llamativo, creo.

-¿Qué expectativas tienen para esta etapa de aperturas y afloje del confinamiento?

-Lamentablemente muchos lugares donde había buena movida han cerrado y no se ve que vayan a abrir otros similares pronto. De todas formas, la idea de la banda es grabar y lanzar material, no es una banda de vivo, a menos que se presente la chance como la de diciembre. Estaría bueno que cuando afloje todo haya muchos espacios, no solo para el rock, sino para todos los otros artistas, sobre todo los jóvenes. Nosotros tuvimos todo en nuestra adolescencia, lo bueno y lo malo, pero había escena. Ojalá los chicos de ahora también puedan tenerla y autogestionar lugares donde mostrar su arte, creo que muchos lo están haciendo ya, pero necesitamos más. Hay mucho potencial y hay que explotarlo, por eso siempre remarco la necesidad de darle bola a los pibes que hacen su música y no se quedan en lo cómodo o lo que vende. A esa gente hay que apoyar.


Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía
Luego de dos años de pandemia, las fiestas regionales volvieron a la presencialidad. Esto fue lo que ocurrió en Santa Ana, con la séptima edición de la Fiesta Nacional de la Sandía. En su inauguración oficial se resaltó el trabajo de todo el personal municipal. Se recordó además que la fiesta se realiza hace más de tres décadas, primero como regional, después provincial y ahora nacional.

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía