De guitarras y letras

"La música tiene que estar al servicio de la verdad, de la belleza, de la sinceridad y de la profundidad: valerse de su sentido real"

El guitarrista, pianista y compositor Gastón Massenzio contó a Mirador Provincial sobre su sexto disco, que tuvo la participación de Fernando Samalea y Lucy Patané, entre otros.

05-12-2021 | 16:05
Gisela Mesa redaccion@miradorprovincial.com


Gastón Massenzio es un hombre sensible que ve la vida a través de la música, desde su infancia todo es música, sentir, vibrar y eso se plasma en su profesión de destacada trayectoria. Mirador Provincial dialogó con el artista para conocer a fondo de su vida y sobre su sexto disco, "Gastón Massenzio".

-Tus primeros contactos con la música se dieron…
-En mi infancia, escuchando la música que sonaba en mí casa. Mi mamá era cantante y también tocaba la guitarra, mi abuelo era trompetista y mi papá también toca la guitarra y es profesor de danza folklórica. La música siempre estuvo alrededor de diferentes formas. Cuando tenía 9 años me compraron un teclado a pedido mío y ahí comencé a sacar de oído las canciones que escuchaba en la radio y sacando temas de Queen, Charly, Los Beatles, Elton John, Fito, Carpenters.

-¿Cómo fue tu formación como guitarrista y pianista? ¿Y como compositor?
-En ambos casos comencé de manera autodidacta, hice de chico un breve paso por profesores y luego seguí solo. Tocando y tocando. Más de grande comencé a tomar clases de guitarra con varios maestros (Patricio Carpossi, Quique Sinesi, Fernando Kabusacki y seminarios con Robert Fripp) de los que aprendí muchísimo y más recientemente estoy estudiando armonía para piano con el maestro Claudio Cardone, con quien continúo al día de la fecha. Podría decirse -si bien tuve un breve paso de un año por el conservatorio- que con Claudio Cardone es la primera vez que estoy aprendiendo piano formalmente, y me está abriendo puertas a lugares nuevos y maravillosos.

Mi formación como compositor se fue dando de manera natural con los años, y espero que continúe por siempre así. Desde adolescente que hago mis propias canciones, pasando por muchos estilos hasta que con el tiempo empecé a sentir que tenía una voz propia más definida e identificable

Asimismo, destaco a Claudio Lafalce, amigo y productor de mi último disco. Él es un maestro para mí, su mirada y sus enseñanzas son muy valiosas en mi música.

-¿Cuál fue la primera obra en la que creyó lograr lo que se proponía como compositor? ¿Tiene una rutina a la hora de componer?
-La música de mi primer disco solista, Lapsus, contiene todas mis primeras canciones en las que creo haber logrado lo que me proponía, algo muy distinto a lo que hago hoy. Mi rutina es siempre estar tocando, (por siempre tuve y tendré la necesidad de hacerlo). Por períodos toco mucho el piano o la guitarra. En algunas épocas jugaba mucho con las afinaciones alternativas en la guitarra, ahora estoy en una etapa mucho más pianística y también estoy programando baterías y mezclando ambos mundos, lo hago en mi estudio que armé hace poquito

Sexto disco
-Háblanos de tu más reciente álbum, un disco homónimo, sexto disco en tu gran trayectoria. ¿Cómo se dio la génesis del mismo y la fotografía de la tapa?

-Este disco comienza a gestarse en plena pandemia cuando dejé de lado un material completamente distinto que era para otro disco que estaba compuesto para guitarra. Me aferré entonces al piano en toda esta gran oscuridad que fue el 2020 y comenzaron a aparecer melodías, letras, armonías, completamente diferentes a todo lo que había compuesto anteriormente, y que tenían mucho que ver con mi historia musical, con mis influencias condensadas y transformadas. Esto fue cobrando forma rápidamente hacia finales del año cuando con Claudio Lafalce (el productor del disco) decidimos encarar la grabación del mismo. La fotografía y el Arte de tapa, de Nora Lezano, exalta la creación de un personaje que exacerba la fuerza y el sentido de las canciones de mi nuevo disco. Fue un trabajo hermoso de inspiración que se hizo en base a la escucha del disco, junto a Tamara Blanco en vestuario y Corla Nation en el maquillaje.

Colaboración con artistas
-Fernando Samalea y Lucy Patané colaboraron en el disco. ¿Cómo se dio esta unión musical?

-Lucy Patané es una gran amiga y productora de varios de mis discos, sentí que ella tenía que estar en la batería en dos canciones del álbum nuevo dado que además de todo lo que hace como compositora es una gran baterista. Con Fernando Samalea habíamos tocado hace unos años musicalizando películas mudas en el cine junto a Fernando Kabusacki y por esas cosas de la vida, pasó por el Estudio Kimono, de visita, justo cuando yo estaba grabando el disco. Yo aún no tenía definida las baterías. Él escuchó la primera toma que le gustó mucho y se ofreció a grabar las baterías del disco, que fue un lujo y un honor para mí. El tridente de bateristas de mi nuevo disco lo completa, el maestro Sebastián Briganti, que grabó en varios de mis discos anteriores y es quien forma parte de mi banda estable. Tres maestros.

-¿Cuál es la función de la música hoy en día?
-Siento que la música tiene que estar al servicio de la verdad, de la belleza, de la sinceridad y de la profundidad: valerse de su sentido real.

Para lo previsible y lo vacío, tenemos el resto del sistema comercial de la música, tratando de hipnotizarnos y vendernos todo como comida rápida o artículos descartables. Creo que es fundamental estar fuera de ese paradigma automatizado y no ser funcionales a lo mecánico sino a lo genuino.

-¿Qué diferencia observás entre los cantantes de hoy en día y los de otra época?
-Si bien los tiempos cambian, la historia suele ser cíclica y muchas veces atraviesan circunstancias similares una y otra vez. Es imposible no sentirse identificado con canciones que se escribieron hace 40 años en este país. Eso significa mucho. Lo importante es no pensar que todo tiempo pasado fue mejor sino sentir la dicha de tener tanta historia de la cual aprender. Si hay algo que rescato de los artistas de hace tiempo atrás es que ellos creían que con la música se podía cambiar el mundo. Quizás necesitemos ser así de altruistas como lo fueron ellos.

-¿Qué influencias musicales te marcaron?
-Muchas y de géneros variados. The Beatles, Charly García, Queen, Luis Alberto Spinetta, Fito Páez, Nirvana, Vangelis, Chopin, Elliott Smith, Fun People, The Zombies, Debussy, Jon Brion, Radiohead y mis contemporáneos de hoy, Lucy Patané, Flopa, Paula Maffia, Bochatón, Florencia Ruiz, El Botis y una lista interminable

-¿Cómo afectó la pandemia a nivel personal y laboral?
-Me siento afortunado porque en este contexto pude estar bien anímicamente, con el amor de mi familia y con inspiración para crear. Lo laboral fue difícil pero ya está comenzando a salir al sol

-¿Qué mensaje querés dar a través de tu música?
-Quiero que sepan que lo que digo y canto es lo que siento desde lo más profundo y que trato de dejar belleza y mi percepción de la vida y de la realidad. Un granito de arena en el infinito para que todo sea un poco mejor.

-Me gusta conocer al artista a través de su historia de vida. Contanos cómo fue tu infancia, cuál fue el barrio que te vio crecer, y de tu abuelo...
-Yo nací en Tolosa, La Plata en 1983 y me vine a vivir a La Paternal, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, cuando tenía seis años. Soy mitad platense y mitad de La Paternal. Mi infancia fue feliz, con una familia que me quiso mucho y trabajaron siempre para darme lo mejor. Mi mamá además, era partera y trabajaba muchas horas en varios hospitales. Llegaba sin dormir y nos despertaba para que desayunemos junto a mi hermano y mi abuela. A mi abuelo casi que no lo conocí porque falleció cuando era muy chico, pero sé que tocaba en bandas de jazz, en big bands, y grababa en Music Hall con orquestas. Mi abuela cada tanto bajaba la trompeta de arriba del placard y la limpiaba. Era un momento solemne pero aprovechábamos para tocar un rato. Luego la volvíamos a guardar. Muchos años después la vendimos y con eso compramos un instrumento. "La música transformándose en música".

"Mi formación como compositor se fue dando de manera natural con los años, y espero que continúe por siempre así".


Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía
Luego de dos años de pandemia, las fiestas regionales volvieron a la presencialidad. Esto fue lo que ocurrió en Santa Ana, con la séptima edición de la Fiesta Nacional de la Sandía. En su inauguración oficial se resaltó el trabajo de todo el personal municipal. Se recordó además que la fiesta se realiza hace más de tres décadas, primero como regional, después provincial y ahora nacional.

Unas 10 mil personas disfrutaron de la Fiesta Nacional de la Sandía