Escenario

Hipnótico túnel musical de Germán Roffler

Una traslación musical sensible y sutil, así definimos el nuevo álbum de este músico y compositor rosarino Germán Roffler. Túneles es un disco con ocho canciones que transitan entre el folklore, la música popular sudamericana y el jazz moderno y que se proponen como un viaje profundo. El disco cuenta con muchos músicos invitados y es el segundo de su carrera.

07-12-2021 | 11:34
Gisela Mesa redaccion@miradorprovincial.com


Germán Roffler es un músico y compositor rosarino de destacada trayectoria, Mirador Provincial dialogó con él para conocer su nuevo álbum, Túneles, en el explora formas e instrumentaciones propias de la música popular combinadas con particulares colores armónicos y letras de alto contenido poético.

"Ventana, viajar, lo que pasa" fue el primer single que lanzó Germán Roffler en julio de este año para anticipar parte del concepto de Túneles, su segundo disco de estudio. En el sencillo, el músico narra un viaje, empleando metáforas y enumeraciones, y utiliza la instrumentación que es constante en casi todo el álbum: una base de guitarra, bajo y batería sobre la que dialoga el resto de los instrumentos (piano acústico, rhodes, clarinete, violonchelo, voces, etc.) con exquisitos arreglos. De esta manera, el single -que es también la canción que abre el disco- funcionó como una puerta de entrada a la aventura guiada por Roffler, una travesía de ocho canciones (todas de su autoría, excepto "Destino de Estrellas", tema en coautoría con Juan Barreto) grabadas en Rosario, entre abril y diciembre de 2020 y estrenada oficialmente el 29 de octubre en todas las plataformas digitales. En palabras del compositor: "Túneles, surge a partir de la sensación de atravesar una canción de principio a fin; de meterse en un estado, bucear con los oídos y dejarse llevar hasta el final. Las canciones se presentan como viajecitos de tres minutos, en diferentes paisajes y climas. Es una invitación a ser parte de ese recorrido".

Túneles, sucesor de Soles azules a secas (2018), fue grabado en los estudios Cetear (Rosario, Argentina) por Martín Actis, mezclado por Guillermo Madrafina (Illya Kuryaki and the Valderramas, Daniel Melingo, Calle 13) y masterizado por Daniel Ovié (Rubén Blades, David Lebón, Lisandro Aristimuño). El arte de tapa estuvo a cargo de Nano Pruzzo y Fernando Bottazzini.

Además del lanzamiento del disco en plataformas digitales, Germán Roffler se encuentra preparando la salida del video-álbum de Túneles, trabajo que está programado para estrenarse durante el mes de diciembre a través de su canal de Youtube.

El comienzo de todo
- ¿Qué significa la música para vos?

-La música actualmente es mi modo de vida, que implica lo laboral pero también lo cotidiano. Es la forma desde donde hago casi todo. Creo que haría música de cualquier forma, en cualquier circunstancia. Me siento un poco como ese dibujito donde un mono está encerrado con una máquina de escribir, al final del día es intentar hacer algo, entablar una comunicación con eso, y poder sentirme un poco parte de ese mundo. Soy músico pero porque primero me fascina escuchar, siempre hay un mundo lleno de capas detrás de lo que escuchamos.

-¿Cuándo comenzó tu interés por la música? ¿Qué escuchaban tus padres en tu infancia?
-En mi casa se escuchaba música clásica, tango y algunas cosas de la radio, pero en general esos dos géneros. También un viejo tocadiscos, en el cual yo hacía el ritual de sacarlos, limpiarlos y ponerlos sobre la bandeja. Esa magia del rito de escuchar todavía la conservo, para escuchar música, reservarse ese tiempo. También me pasa cuando voy a tocar: llegar, observar el escenario, abrir el bolso con la guitarra, los cables, eso también forma parte de un ritmo de disposición hacia la música.

Mi papá cantaba en casa, sobre todo tangos. Había un piano que era de mi abuela, su mamá. Cuando empecé a tocar, toqué primero el piano y después la guitarra. Sentía que estaba en contacto con algo anterior en la familia, con una huella que no se transmitía como mandato, quizás todo lo contrario, pero que estaba en el aire, estaba ahí, disponible y yo la tomé. Mi mamá es profesora de literatura, así que de ahí supongo debe venir mi interés por la literatura, y de ver el hábito de leer. Había una gran biblioteca al lado del piano, así que yo estaba entre esos mundos. Por otro lado, ella era la que me llevaba a ver conciertos de música clásica, orquestas gigantes, y a mi me parecía enorme la música que se producía en esos espacios, con tantos músicos en escena. Me quedaba maravillado.

-¿En lo que sería la carrera de un músico, pensás que "se llega a algún lado" o siempre se está en el camino?
-Creo que la idea de "llegar a algún lado" es totalmente falsa. Es una forma de relacionarnos que tiene que ver con el exitismo, el capitalismo y lo peor de la cultura patriarcal. Creo que la idea de "llegar" es una idea que reivindica lo peor, de ser el numero uno, y eso nos aleja de donde en verdad está la música y cualquier manifestación artística, que es en la conexión con el resto de las personas y la comunidad. En poder dar, ya sea música o el tiempo a la escucha de un otro. De generar espacios donde encontrarse; la música como una experiencia sensible temporal, que nos transforme y también de poder colaborar, en algo, para tener un mejor presente.

Sobre el disco
-Háblanos de "Túneles". ¿Cómo se dio la génesis del nombre y la tapa del disco?

-"Túneles" surge a partir de la idea de atravesar una canción a oscuras, como buceando desde los oídos, prestándole atención a los detalles. Es entrar en un viaje, sumergirse, dejarse guiar por lo que la música propone. Es lo que me pasa mí escuchando en general, y por otro lado quería reflejarlo en las canciones. Es también una invitación, ¿no?, que sean como viajecitos donde se recorren diferentes paisajes y climas. Las canciones como túneles, los oídos como túneles, y la idea de atravesar algo o ser atravesado por algo, en este caso, la música.

La tapa es una idea de Nano Pruzzo, gran fotógrafo, con quien estuvimos trabajando algunos meses sobre las ideas que giraban alrededor del disco. Había algo oscuro y al mismo tiempo muy relacionado a la imaginación en las canciones, así, hablando de para dónde podríamos llevar el arte, después de algunas opciones, probamos esta y nos gustó.

-¿Cómo ha ido evolucionando Germán, a través del primer disco y de este segundo?
-Evolución es un poco pretencioso para pensarme. Las grabaciones son procesos que muchas veces nos dejan con más preguntas que certezas, y a medida que se van repitiendo estos procesos lo primero que une aprende es que nunca se encuentran los mismos resultados. "Soles azules a secas", mi primer disco, fue como el reverso en algunos aspectos a este disco, sobre todo en el proceso de composición y en la forma que encaramos los arreglos y la grabación. Fue un disco que ensayamos durante tres meses y lo grabamos en cuatro días. Todo lo que se escucha es como lo grabamos. Yo estaba muy interesado en experimentar con formas aleatorias de composición donde los acompañamientos no estuviesen siempre determinados. En cambio, "Túneles" es un disco que, si bien se grabó en nueve meses, casi sin ensayos y durante la pandemia, las canciones tuvieron un tiempo de idas y vueltas que disfruté mucho. Primero hubo un trabajo importante junto a Dani Pérez (cantante y compositor de Los Sucesores de la Bestia y gran productor). Aunque Dani tiene un audio más ligado al indie y al funk a mí me interesaba su mirada de la canción en sí misma. Con él trabajamos las maquetas y para dónde yo quería llevar las instrumentaciones. Después seguimos ese proceso pero mucho más fino con Martin Actis, quien fue quien finalmente se encargó de la grabación.

-¿Cómo de importante creés que es la tradición sonora y el folklore en tu sonido?
-Muy. No sé si se escucha tanto como lo es. Pero yo aprendí a tocar guitarra mientras iba a una peña folklórica los viernes a la noche a los 16/17 años. Ahí también empecé a tocar algo de bombo legüero y alucinarme con los ritmos y sonidos del folklore. Hay ahí un mundo que habla de nosotros, y habla recopilando el pasado, hacia el futuro. Lo que hagamos con eso depende mucho de nosotros como actores de la cultura pero también como público. Qué escenas nos interesa sostener, escuchar y compartir. Me gusta hurgar en el folklore y la música argentina, así como también diferentes hibridaciones que salen de ahí. Sólo por nombrar algunos: Jorge Fandermole, Liliana Herrero, Chacho Muller, Mariana Baraj, Carlos Aguirre, otro cantar sería el nuestro si esa gente no hubiese pasado antes.

-¿Cómo afectó esta pandemia mundial en tu vida personal y artística?
-A nivel laboral, como a toda una comunidad, las consecuencias fueron muy negativas. Es difícil esta actividad donde la dependencia de los espacios se ve tan condicionada. Más aún cuando a veces el estado no sabe bien cómo responder. Les artistas fuimos los primeros en frenar la actividad, y los últimos en volver. Estamos en pleno cambio de paradigmas y formas en cuanto a la actividad musical. Ahora de a poco se va reorganizando y reconfigurando la circulación y los espacios, pero de otras formas. En cuanto a lo artístico, lo aproveché grabando y componiendo. A nivel personal, calculo que como muchos, descubrí lugares nuevos, y tiempos que de otra forma hubiesen pasado desapercibidos.

-¿Cómo ves la escena musical en nuestra ciudad?
-Genial, muy rica como siempre. Rosario tiene muchísima actividad y propuestas siempre muy variadas y de un nivel de compromiso enorme. A veces pienso que nos falta público para todas las propuestas que hay. Es una obviedad, pero sin les oyentes con quien compartir, la música no es nada.

-¿Creés que realmente hay un movimiento musical de reivindicación de la mujer en el ámbito del folklore?
-No podría hablar del folklore, no me siento tan enmarcado ni representativo de ese género. Sí, creo que en general es maravilloso todo lo que va ocurriendo con el feminismo como reivindicación y forma de lucha a los siglos de patriarcado que lo único que hicieron fue minimizar y desplazar cualquier manifestación que no fuera la propia. Volvemos a hablar de lo anterior, hay que correrse de pensar y pensarse uno solo, para pensarnos adentro de una comunidad diversa, cambiante y solidaria entre sí.

Lo que se viene
-¿En qué estás trabajando que nos puedas adelantar?

-Junto a Juan Barreto y Emanuel Marquiore, estuvimos haciendo un show durante todo el año con nuestras canciones que se llama "Rincón" y que ahora vamos a cerrar con el lanzamiento de un sencillo que compusimos entre los tres. Por otro lado, estoy terminando de pulir algunos detalles sobre un libro de poesía que va a salir dentro de poco. Y además en diciembre vamos a hacer la presentación del video-álbum de "Túneles" para cerrar el año.


Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Una mujer en estado reservado luego de chocar en la Autovía Artigas
Un nuevo accidente de tránsito tuvo lugar este sábado en proximidades al acceso a Federación por Autovía Artigas. En este lugar, un automóvil Chevrolet Aveo impactó con el guardabarros trasero izquierdo de un camión Scania que estaba estacionado. Producto del impacto, la acompañante del auto fue trasladada al nosocomio de Federación.

Una mujer en estado reservado luego de chocar en la Autovía Artigas