Por no contar con obra social

Alumnos extranjeros en pandemia, los que más visitaron el centro de salud de la UNR

 La pandemia desnudó que hay un gran número de personas que llegaron a Rosario desde otros países para estudiar, pero que residen sin ningún tipo de cobertura médica.

12-01-2022 | 9:27
Ignacio Pellizzón


La pandemia puso al descubierto que cientos de estudiantes extranjeros que viven en Rosario se encuentran sin cobertura médica. Esto se ve reflejado con relación a la demanda de consultas que recibió en el último tiempo el centro de salud 7 de Abril, que ofrece la Universidad Nacional de Rosario (UNR), para atención médica en este tipo de situaciones.

No se trata de un servicio muy popular, pero la universidad brinda desde hace 17 años una atención médica gratuita para todos los alumnos de la institución que no posean obra social o prepaga. El espacio, que estrenó sede en 2018 en calle Alvear 724, atiende aproximadamente 10.000 personas por año (cifras relevadas por este medio antes de la pandemia), pero en el último tiempo esa demanda se multiplicó, por la crisis económica que desató el covid-19.

En base a estimaciones que reveló a Mirador Provincial la directora del centro de salud, Dolores Marc, “la mayoría de los que se atendieron el año pasado eran alumnos extranjeros” que necesitaban realizarse desde hisopados hasta otro tipo de consultas médicas.

Es un hecho que muchos estudiantes se quedaron en la ciudad frente a la ola de contagios de covid. En algunos casos, no pudieron regresar por el cierre de fronteras y las complicaciones con los traslados; mientras que en otros, tuvieron complicaciones económicas y les rendía más quedarse que realizar gastos en pasajes y demás.

Aunque las estadísticas concretas y oficiales estarán listas posiblemente para el mes de febrero, la directora adelantó que se “notó un aumento importante” de estudiantes que se acercaron a calle Alvear al 700 para ser atendidos de manera gratuita.

La irrupción del coronavirus desdibujó todo lo que estaba planificado para el 2020 y obligó a que todos tuvieran que readecuarse a una nueva “normalidad” basada, principalmente, en el teletrabajo, algo que complicó a muchas instituciones.

Uno de los proyectos que se tenían en mente desarrollar en estos años, trataba sobre armar una red médica que articule la atención de los estudiantes en todos los efectores públicos y no centralizarlos únicamente en el 7 de Abril.

“En muchas ocasiones nos vemos desbordados por la alta demanda y se nos complica la atención. Por ejemplo, nosotros no tenemos para hacer muestras de laboratorios, por eso derivamos al Centro de Especialidades Médicas Ambulatorias de Rosario (CEMAR), al igual que las muestras de covid, pero necesitamos generar una suerte de red entre Provincia y Municipio para no quedar tan aislados”, indicó Marc.

Por eso, el desafío para este 2022 es poder generar una planificación más organizada y en conjunto con todos los efectores, de modo de poder brindar una atención más amplia y completa a todos aquellos estudiantes sin cobertura médica que lo necesiten y, así evitar el colapso del centro de salud de la UNR.

Más que un centro universitario
Desde su fundación en el año 2005, el centro de salud 7 de Abril (que toma su nombre por el Día Mundial de la Salud) atiende a la comunidad universitaria sin cobertura médica. Creció tanto en número de profesionales como en la cantidad de servicios que ofrecen. Por lo general atienden alrededor de 10.000 consultas anuales, tanto en la sede local ubicada en calle Alvear como en los anexos que funcionan en las localidades de Casilda y Zavalla.

Además de la atención médica primaria, el centro de salud cuenta con atención en diversas especialidades médicas tales como clínica, nutrición, odontología, farmacia, bioquímica o ginecología. Según había explicado a este medio el director anterior, Guillermo Scarinci, las áreas más demandadas por la comunidad son la clínica y la ginecológica: “Nosotros con el tema de ginecología trabajamos con mujeres que se acercan al centro de salud, pero además tenemos todo un protocolo que tiene que ver con hacerse estudios como el Papanicolau para quienes vengan, por ejemplo, a buscar pastillas anticonceptivas. Este protocolo se utiliza para cuidar la salud de nuestras estudiantes”.

Por otro lado, y en un trabajo coordinado con la Dirección de Orientación Estudiantil de la universidad, funciona también un área de psicología: “Las consultas más frecuentes en este ámbito tienen que ver con el desarraigo, el estrés o miedo a los exámenes. Por eso, además de las consultas realizamos talleres en conjunto con orientación vocacional como para trabajar esto e incorporando otras cuestiones importantes como la alimentación”, había señalado Scarinci.

Es importante recordar que quienes no posean ningún tipo de cobertura social o médica y deseen acceder a los servicios que ofrece la Dirección de Salud pueden acercarse durante cualquier momento del año a Alvear 724 de lunes a viernes en el horario de 8 a 18 con un comprobante de certificación negativa de Anses y un carnet de vacunación (para comprobar si se tienen todas las vacunas y aplicar las que no se tengan). Una vez allí, la dirección comprueba que el solicitante se encuentre en la base de datos de la UNR y luego se le arma una ficha para que puedan acceder a la cobertura. Para obtener más información llamar durante el horario de atención al teléfono 0341-4259296.


Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Un verdadero camino al cielo
Dos paranaenses celebraron la llegada del nuevo año recorriendo la cadena andina, en Mendoza. Florencia Chaparro, la mamá, y Tobías Campos, uno de sus hijos, recorrieron los senderos hasta la cima de los cerros Obispo y otros del parque provincial Aconcagua, en plena cordillera andina. Al retornar, compartieron con MIRADOR ENTRE RÍOS una historia que abre mentes y motiva al cambio de conductas.

Un verdadero camino al cielo