Entrevista a Leonardo Morales

El defensor que construyó su propia historia

Mientras buscaba su lugar en el fútbol, el actual defensor de Gimnasia y Esgrima La Plata, combinó trabajos de albañilería e incluso guardavidas en las playas de Villa Urquiza, la ciudad entrerriana donde nació, y a la que vuelve en sus tiempos libres. Sencillo y humilde, minimiza momentos emotivos de su trayectoria, como los tiempos en que fue dirigido por Diego Maradona.

Autógrafo eterno del “10” a la familia de Leo Morales.
+4






12-01-2022 | 17:27
Ezequiel Re
redaccion-er@miradorprovincial.com

Leonardo Morales su nombre. Defensor, futbolista de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Luchador de la vida. Fue albañil, hoy es un jugador profesional. Pero en todos, absolutamente todos los casos, una persona humilde, tanto que conmueve.

Morales aprendió de las bondades del juego en las canchitas de su pueblo, Villa Urquiza. Esas calles que, en las actuales calurosas tardes veraniegas, en pleno descanso, lo vieron trotar, andar en bicicleta. Sus vacaciones fueron en la casa paterna, cerquita del Río Paraná, con sus familiares y amigos.

Y si hablar de cuestiones que sensibilizan, en esa vivienda donde tantas veces soñó con su presente deportivo, el recibimiento, en el living cocina es con un enorme cuadro que guardará para siempre. Es en el vestuario de Gimnasia y ahí están Leo y el Diego. Sí. Maradona. Su técnico, su consejero en el Lobo.

Todo es aprendizaje en la vida. Que la cuente Leo. El jugador de Viale FBC, el campeón con Deportivo Tabossi en la Liga Paraná Campaña de Fútbol. El del pasado por Atlético Paraná en la B Nacional, el prácticamente corrido de Patronato, el de segundas chances en Santamarina de Tandil y el titular inamovible hoy y ahora en Gimnasia.

Que la cuente Leo. Desde el andamio de una obra ayudando a su padre, al obrero del campo de juego, persiguiendo rivales, marcando punta o como zaguero central y desafiando el ataque. Que la cuente Leo. Que tiene espalda. Desde su lucha, a Primera llegó.

-Ya están de pretemporada, pero elegiste Villa Urquiza para tus vacaciones. ¿Por qué?

-Porque es donde nací, me crie, y hoy por hoy siendo papá (Dylan, 1 año y 10 meses) y estando tanto tiempo afuera prefiero venir acá y que los abuelos disfruten de su nieto. Además, en Villa Urquiza tenés de todo para entrenar. Tenés gimnasio, cuestas, arena. A la vez veo a todos mis amigos. Necesito eso, amistades y estar con la familia, más que irme solo de vacaciones.

- ¿Qué balance futbolístico hiciste del 2021?

-Muy contento en lo personal porque me salieron las cosas como pretendía. Jugué 24 de 25 fechas en un nivel muy lindo. Rendí como quería y ahora a trazar nuevos objetivos.

-Por esa regularidad en el equipo, ¿fue tu mejor año?

-Sin dudas. Tuve continuidad. Primero estaba la dupla (Martini-Messera) y no salieron las cosas como queríamos a nivel grupal. Después llegó Pipo (Gorosito) y me mantuve en el equipo, quiere decir que las cosas las hicimos bien.

-Y hubo una mejora en el equipo también.

-Desde su llegada de Pipo nos cambió la mentalidad, antes peleábamos el descenso y él nos hizo mirar la Copa Sudamericana como algo posible cuando nosotros la veíamos imposible. Empezamos a sacar adelante partidos difíciles adelante como en la cancha de Boca (victoria 1 a 0 el 10 de octubre en la Bombonera). Así fuimos ganando confianza y eso nos ayudó a pesar de que al final no pudimos cumplir con el objetivo.

-El último partido de la temporada fue en el Grella. ¿Qué significa para vos esa cancha, más allá que estuviste en Patronato pero no te dieron lugar?

-Es una ciudad que me gusta, yo estuve en distintos equipos (Belgrano, Paraná y el Santo) y van gente conocida a verme, amigos, de Villa Urquiza fueron. Se disfruta que la gente que te quiere vaya a verte.

- ¿Cómo es un día de descanso tuyo en Villa Urquiza?

-Tranquilo, por ahí me piden una foto los chicos o gente que jugaba conmigo de pequeño a la pelota. En el pueblo me hicieron un reconocimiento por Deportista Destacado 2021. Me hacen llegar el cariño y lo disfruto mucho.

- ¿Será tu lugar en el Mundo el día de mañana?

-Me encantaría, pero hoy no aseguro nada, porque no se a que me voy a dedicar. Me encanta la idea de poner escuelitas de fútbol, no de ser técnico, prefiero profe. Pero falta mucho para analizar eso.

-Jugaste Liga, torneos de ascenso, ahora Primera A. ¿Analizas tu recorrido en el fútbol?

-De chico La luché siempre, incluso cuando me iba poniendo grande para las pruebas en clubes me dediqué a trabajar y pensaba que el fútbol ya estaba que no lo iba a conseguir. Después se empezaron a dar las cosas, primero en una Liga amateur, luego paso por la Liga Paranaense donde jugué el Federal B. Al principio no era tenido en cuenta, pero luego juego y Atlético Paraná se fija en mí para la B Nacional, luego pasé al plantel de Primera de Patronato, donde no jugué ni un minuto. Luego bajo de categoría y jugué bastante en Santamarina de Tandil. Luego voy a Gimnasia de La Plata de la mano del Indio Ortíz, donde encontré la titularidad, pero las cosas no me salieron y llegó Diego Maradona. Parece que era el elegido para el momento. Porque se fueron dando muchas cosas que ni imaginándolas pensé que iba a vivir.

-Con Juan Pablo Pumpido en Patronato no sumaste minutos, ¿pediste explicaciones?

-No soy de pedir explicaciones. El sabrá el porqué, más allá que algunos compañeros que son ídolos en Patronato me decían que tenía que jugar, por lo menos que te den una camiseta y probarte. Creo que las cosas las estaba haciendo bien y por algo volví a pegar el salto a Primera. Sí le preguntaría por algunas cosas en las que sentí que me menospreciaba. En lo personal y futbolístico. A veces ni siquiera me quería saludar. Son cosas que quedarán así, pero yo siento que no le hice nada.

-En algún momento tuviste que trabajar de otra cosa porque no sabías si ibas a vivir del fútbol. ¿Qué tareas desarrollaste?

-Era peón de albañil de mi viejo. Hacíamos changas y también fui guardavidas en Villa Urquiza.

-No le escatimaste esfuerzo a esas tareas.

-No y no me deshonraría si en el día de mañana tengo que volver y seguir trabajando. Es uno de los valores que mis viejos me enseñaron.

-En la temporada que pasó, que jugadores fueron difíciles para marcar.

-Matías Suárez (River) por los movimientos que tiene, Gabriel Avalos (Argentinos ex Patronato) es muy vivo para jugar. Es bueno tanto con pelota al pie, como en el juego aéreo.

- ¿Y de los que anulaste bien?

-Luis Vásquez (Boca) venía haciendo goles y lo anulamos bien. Igualmente creo que tiene grandes chances de jugar en el exterior si se lo propone. Es duro, tiene un movimiento interesante y es bueno en el juego aéreo.

- ¿Cómo se vive un clásico en La Plata entre Gimnasia y Estudiantes?

-Con ansiedad. La gente te hace saber que se juega el clásico. Hay una rivalidad muy linda, pero muy loca. Pero en las cargadas o declaraciones no me gusta meterme.

- ¿Un sueño para 2022?

-Me queda un año de contrato, y sería lindo poder pelear el torneo e ingresar a una Copa internacional. Personalmente quiero seguir aportando mi poca o mucha experiencia.

-En algún momento de la charla mencionaste que ganaste en confianza. ¿Cómo la mantenías cuando las cosas no salían, porque un técnico no te daba chances o no pasabas pruebas de reclutamiento?

-Nunca regalé nada ni quiero regalar nada. Juegue o no entreno de la misma forma. No me quedo quieto. Y siempre buscando sacar una mínima ventaja desde la pretemporada.

La relación con Diego Maradona


- ¿Cómo fue el trato de Diego Maradona con vos en el lapso de tiempo que te dirigió?

-Fue un año hermoso. Desde su llegada, en la fiesta de presentación donde uno veía hinchas de Gimnasia arrodillados. Y luego compartir el vestuario, el día a día. El siempre nos pedía que le demos un beso y un abrazo. También se sumaba a los asados del plantel. Fue muy emocionante.

- ¿Te daba consejos?

-Siempre. También a compañeros. Por ejemplo, un día Víctor Ayala estaba pateando tiros libres y si bien sabemos la pegada que tiene, no la embocaba al arco. Entonces Diego se le acerca y le dice “hace esto y esto”. Después fuimos a Mendoza y metió dos goles de tiro libre. Personalmente lo que más rescato de él cuando me dio un abrazo y me felicito por el nacimiento de mi hijo. Me decía “Morales”. No me lo olvido más. El momento que me enteré su muerte no lo podía creer. Recuerdo que ese día entrenamos, volví y estaba jugando en mi casa con Dylan en el piso y en la tele empiezan a decir que murió Maradona. Nos empezamos a escribir en el grupo de WhatsApp que tenemos y el capitán del equipo nos dice que había fallecido. Fue duro.

La ficha


Nombre y apellido: Leonardo Morales

Fecha de nacimiento: 11 de abril de 1991

Lugar: Villa Urquiza, Entre Ríos.

Trayectoria: Viale FBC, Deportivo Tabossi, Belgrano, Atlético Paraná, Patronato, Santamarina de Tandil, Gimnasia y Esgrima de La Plata.

“Le preguntaría por algunas cosas en las que sentí que me menospreciaba. En lo personal y futbolístico. A veces ni siquiera me quería saludar” (De Leonardo Morales por el DT de Patronato en su momento, Juan Pablo Pumpido)
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Entre Ríos

Un verdadero camino al cielo
Dos paranaenses celebraron la llegada del nuevo año recorriendo la cadena andina, en Mendoza. Florencia Chaparro, la mamá, y Tobías Campos, uno de sus hijos, recorrieron los senderos hasta la cima de los cerros Obispo y otros del parque provincial Aconcagua, en plena cordillera andina. Al retornar, compartieron con MIRADOR ENTRE RÍOS una historia que abre mentes y motiva al cambio de conductas.

Un verdadero camino al cielo

En Portada / Santa Fe