Un área sanitaria clave

Terapias intensivas: entre el cansancio de los médicos y una tensa calma por la tercera ola

La Sociedad que agrupa a los intensivistas informó que hay internaciones por Covid-19, pero no tienen gran incidencia sobre el total de camas críticas. Un referente de la provincia advierte que hay mucha ocupación por patologías no Covid. Y que en los profesionales persiste el "hartazgo" tras el colapso vivido en la segunda ola.


14-01-2022 | 7:39

En un estudio difundido días atrás Sociedad Argentina de Terapia Intensiva (SATI), se conoció que hay una elevada ocupación de camas en terapia intensiva, pero "con un bajo número de pacientes Covid-19", aunque se advirtió una duplicación de los casos de coronavirus en los últimos 15 días, en medio de la línea ascendente de la tercera ola de contagios. 

 

La tasa de ocupación de camas críticas es del 72% a nivel país, y de ese porcentual los pacientes Covid positivos representan el 12%, precisa el informe, que tomó relevancia pública en los medios porteños. Si bien aumentaron las internaciones por la enfermedad que produce el SARS-CoV-2, éstas tienen muy baja incidencia: el Covid-19 representa 1 de cada 6 casos críticos.

 

Pero pese a que en principio la variante Ómicron no generaría cuadros graves que requieran internación en Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) con asistencia respiratoria mecánica, y que el porcentaje de la población argentina con dos dosis es bueno (como barrera protectora a una eventual hospitalización), desde el sector se mira con tensa calma qué puede pasar si esta tercera ola de contagios se prolonga en el tiempo, y más aún: si comienzan a aparecer pacientes que requieran cuidados intensivos.

 

La radiografía actual de los médicos intensivistas es que muchos de ellos están infectados (hay menos personal disponible), mientras que la ocupación de camas críticas de pacientes no Covid es alta; también hay incertidumbre sobre las nuevas disposiciones de la cartera sanitaria respecto de la modalidad de profesionales de la salud que fueron contactos estrechos.

 

El Dr. Juan C. Pendino, médico intensivista de la ciudad de Rosario.Foto: Archivo El Litoral

 

"Cada vez somos menos"

 

 

Y hay otro factor, no menor: aparecen el cansancio y el hartazgo en muchos profesionales luego de lo vivido en el momento más álgido de la segunda ola de la pandemia, con Gamma (Manaos) llevando a colapsar las UTIs. En un documento de la comisión de Asuntos Laborales de la SATI, se advierte: "Cada vez somos menos, por burn out (síndrome post traumático), reducciones horarias, alejamiento de la especialidad por las condiciones laborales, jubilaciones, otras enfermedades y fallecimiento".

 

Y aparece un pedido urgente: "Quienes seguimos, tenemos compromiso con nuestros pacientes y redoblamos nuestros esfuerzos ante cada ola, gestionamos nuestras camas y nuestras emociones; pero no podemos hacer esto solos, por lo que solicitamos a las autoridades sanitarias tomar las medidas pertinentes para evitar el desborde de las UTIs, en un sistema estresado desde hace más de dos años y vulnerable mucho antes de la pandemia en relación con condiciones laborales y remunerativas, que generan el riesgo de extinción de los intensivistas". 

 

Una mirada desde el sur

 

"En nuestro Hospital, el Centenario de la ciudad de Rosario, hoy no tenemos pacientes Covid. En otros efectores públicos y privados sí hay internados, pero no están colapsados como ocurrió durante la segunda ola. Si bien no son muchos los enfermos de Covid en terapia intensiva en estos momentos, éstas son personas no vacunadas o con esquemas incompletos de vacunación, a lo que se suma una patología preexistente", le dice a El Litoral el Dr. Juan Carlos Pendino, médico intensivista e integrante de la SATI por la provincia de Santa Fe. 

 

Por otro lado, hay demasiada gente que demoró sus chequeos y estudios clínicos durante muchos meses de pandemia, por temor a infectarse. Con ello las internaciones de los pacientes no Covid en las unidades de terapia intensiva "se van acumulando, lo que implica que se ocupen camas críticas", advirtió Pendino.

 

Y tomando este último factor (la ocupación en UTI de pacientes no Covid), ¿puede haber alguna complicación en la disponibilidad de camas críticas si la tercera ola no cede y se empieza a incrementar en número de personas infectadas de SARS-CoV-2 que desarrollan cuadros graves? El intensivista se mostró prudente: "Aún no hay claridad de si en febrero esto aflojará o no".

 

"Más allá de eso -prosiguió-, si es todo Ómicron, que compromete más las vías respiratorias superiores y no tanto los pulmones (cómo sí ocurría con Gamma), se podría prever que no tendremos tanta ocupación de camas de terapia intensiva. Pero si es Delta, que afecta órganos inferiores (pulmones), ahí sí podría haber pacientes que por ejemplo, necesiten un respirador. No obstante, es difícil tener certezas", aclara Pendino. Hay que vacunarse, vacunarse por favor -pide-, pues con el esquema completo no necesitan internarse los pacientes graves. 

 

La situación laboral

 

Consultado sobre el estado actual del personal de salud en las terapias intensivas, el Dr. Pendino describió varias situaciones que se van observando: "Hay un cansancio generalizado. Lo que noto es que cansa la incertidumbre y la imprevisibilidad. Un ejemplo: estamos muy pendientes de las pautas que manda el Ministerio de Salud, respecto de si los contactos estrechos se aíslan o no".

 

"En este caso tenemos -prosiguió-, un montón de enfermeros y médicos que no van a un hospital por siete días. Y te quedás sin gente para trabajar, o se hace un 'embudo'. La mitad de las terapias intensivas en el país achicaron el número de camas por falta de profesionales: están aislados. Se nos da una baja y hay que salir a buscar urgente un reemplazo: eso te quema la cabeza", puso en contexto.

 

Y después, surgen dificultades que vienen con arrastre de varios años. "Cuestiones laborales, los sueldos son malos, no hay un descanso adecuado, hay mala valoración hacia nosotros. Esto viene de antes de la pandemia; si le sumamos el coronavirus ahí se ve cómo la situación se agravó hoy", cerró Pendino

Temas: Coronavirus  |   Mirador Provincial  |   Edición Impresa  |   Tapa  |     |  
Mirador Provincial en

Autor:

Luciano Andreychuk

Además tenés que leer:


Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Un verdadero camino al cielo
Dos paranaenses celebraron la llegada del nuevo año recorriendo la cadena andina, en Mendoza. Florencia Chaparro, la mamá, y Tobías Campos, uno de sus hijos, recorrieron los senderos hasta la cima de los cerros Obispo y otros del parque provincial Aconcagua, en plena cordillera andina. Al retornar, compartieron con MIRADOR ENTRE RÍOS una historia que abre mentes y motiva al cambio de conductas.

Un verdadero camino al cielo