Dejan la pileta y el jardín

Después de la fiebre del éxodo, los motivos por los que algunos regresan a vivir a Rosario

Si bien todavía hay una gran cantidad de personas que migran hacia zonas del Gran Rosario en busca de tranquilidad y silencio, algunas familias que ya tuvieron su experiencia, optan por regresar. Algunos de los motivos que esgrimen.

15-01-2022 | 9:50
Ignacio Pellizzón redaccion@miradorprovincial.com


Cuando se decretó la cuarentena obligatoria en marzo del 2020, muchas personas se encontraron encerradas en sus departamentos en Rosario, sin mucho espacio para el esparcimiento, pero con muy buenas ubicaciones acorde a sus trabajos y demás necesidades.

El encierro motivó que localidades cercanas a la ciudad como, por ejemplo, Funes, que ya venía en amplio crecimiento, Roldán, Timbúes, Pueblo Esther, Ibarlucea, entre otras fueran una opción interesante para mudarse y comenzar una nueva "normalidad" con ciertas comodidades que antes no tenían.

La posibilidad de una inmensa mayoría de trabajar de forma remota, potenció aún más esta decisión. Así, se generó una suerte de éxodo hacia estas zonas que vivieron unos años de explosión total. Inclusive, quienes tenían sus casas de fin de semana, optaron por alquilarlas a precios exorbitantes, tanto para vivir como para pasar veranos. Se abrió un nuevo nicho de negocio.

Sin embargo, el 2021 llegó con más flexibilizaciones y protocolos mucho más aceitados. La "nueva vida" comenzó a estrenarse y muchos empleos convocaron nuevamente a sus trabajadores de forma presencial, los colegios -con sus vaivenes- abrieron en formato híbrido, pero promoviendo la asistencia personal y las reuniones sociales en bares y restaurantes tuvieron un auge pocas veces visto, después de tanto distanciamiento.

Ante esta gran apertura, con planes de vacunaciones en marcha, algunas familias que se habían mudado a casas con jardín y pileta, comenzaron a detectar algunos inconvenientes en su día a día: desde mayores gastos de traslados, complicaciones para llevar y traer a su hijas e hijos a distintos destinos hasta el inconveniente de encontrar escuelas con vacantes.

Por qué sí, por qué no
El escenario se modificó y, por eso, algunas familias tomaron la decisión de volver a vivir a Rosario. La cercanía del trabajo, del colegio y del supermercado como de tantos otros servicios, le ganó la pulseada al espacio y la pileta.

María Belén Rivero (mat. Cocir 731), referente de alquileres temporarios en Funes y miembro del Colegio de Corredores Inmobiliarios de Rosario (Cocir) admitió a Mirador Provincial que "a muchos les cuesta acostumbrarse a vivir" en estas zonas. Resulta que quienes trabajan en la ciudad "necesitan tener dos autos, aumentan los gastos, el tema de los colegios es un problema por estas horas porque no hay lugar, es decir, cuesta organizarse con los horarios".

Esto es justamente lo que le sucedió a Mariela, que con su pareja tienen dos hijos pequeños, y desde que se mudaron a Roldan "el ida y vuelta es muy desgastante". Aunque viven a 25 kilómetros de la ciudad, "se tarda entre 30 y 40 minutos en ir a trabajar" cuando el tráfico es de un día normal.

Para ellos no fue posible comprar otro vehículo para acomodarse, entonces "cuando salgo del trabajo, espero a mi pareja y, recién ahí, juntos vamos a buscar a los chicos que salieron del colegio y están en lo de mi suegra", lo cual es un "incordio", porque "cuando llegamos a casa ya es muy tarde para disfrutarla y estamos cansados", dijo.

Según el portal Ruta0, ir y volver de Roldán tiene un costo de nafta de unos 500 pesos, con lo cual si se calcula un gasto promedio en nafta de alguien que viaja de lunes a viernes durante un mes, el costo aproximado ronda entre 10 mil y 12 mil pesos mensuales. Esto es similar a un tanque y medio o dos, dependiendo del coche.

Para Gustavo, que convive con su pareja, irse a vivir a Timbúes durante la cuarentena "fue hermoso", al principio. "El silencio, la paz que uno encuentra, el canto de los pajaritos y tener la pileta y un jardín para invitar muchos amigos y familaires a comer asados, es muy placentero". Pero, con el paso del tiempo, al trabajar en un banco y volver a la presencialidad, "se tornó muy desgastante el viaje".

Pese a que la localidad está a tan solo 35 kilómetros, "dependés todo el tiempo del tráfico para llegar a destino y, por las dudas, siempre hay que salir antes". A esto, hay que sumarle que "hay que hacerle mantenimiento al auto constantemente", porque "se va desgastando al usarlo tanto todos los días", indicó.

En constante crecimiento
Las localidades del Gran Rosario vienen sufriendo una explosión demográfica muy importante. Los lugareños cuentan que son muchos más los que llegan que los que se van. Pero la falta de servicios esenciales, escuelas, sanatorios, hospitales y accesos cómodos, son tareas pendientes.

María Belén Rivero detalla, en base a estadísticas del portal del Cocir (Propia.com.ar), que "la demanda de alquileres de casas está en aumento constantemente". A su vez, "las construcciones de hogares están en auge tanto en Funes como en Roldán".

No obstante, a modo de crítica, subraya que el problema que hay con los colegios en Funes, por ejemplo, es que "como no hubo un censo desde el 2010, la ciudad creció mucho y ahora hay más demanda que oferta de escuelas".

Lo mismo sucede con la inversión privada en "clínicas, sanatorios, gimnasios, entre otras", aunque "ahora se nota que hay un boom en este sentido".

Otro punto que destacó la referente de alquileres temporarios, es que "la nueva ley de alquileres generó que un departamento de dos dormitorios en Rosario, con buena ubicación en el micro o macrocentro, cueste lo mismo que una casa de dos dormitorios sencillita en Funes".

Como el inicio de los contratos y la renovación no están contemplados por la nueva legislación, que está en observación por el gobierno nacional, muchos propietarios optan por ajustar en esas instancias para no perder rentabilidad, ya que los aumentos están determinados una vez por año en base al índice que elabora el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Las localidades del Gran Rosario vienen sufriendo una explosión demográfica muy importante. Los lugareños cuentan que son muchos más los que llegan que los que se van. Pero la falta de servicios esenciales, escuelas, sanatorios, hospitales y accesos cómodos, son tareas pendientes.

El caso de Funes

A modo de ejemplo, María Belén Rivero señaló que "en Funes una casa cuesta entre 45 mil pesos mensuales hasta más de 100 mil, empezando por una de dos dormitorios, sin pileta y con un terreno de 300 metros cuadrados, mientras que un departamento a estrenar en la zona de Paraguay y Salta arrancan en 40, 45 mil pesos o más".

Solo basta con ir hasta Funes para detectar el potente crecimiento de la localidad, que se vislumbra desde el caos de tránsito que se origina diariamente entre personas que van y vienen de la ciudad y el movimiento nocturno que encendió al "Jardín de la Provincia".

Por eso, con un presupuesto de casi 91 millones de pesos, la empresa del Estado Corredores Viales llamó a licitación para la construcción de dos nuevos accesos a la ciudad de Funes por la autopista Rosario-Córdoba.

Se trata de la construcción de una rama de salida de la autopista con su correspondiente carril de desaceleración; un tramo de la calle colectora y bocacalle, en los kilómetros 304, en la prolongación de calle Jujuy, y 309, en la prolongación de calle Hernández.

Entre familias que se van a vivir a zonas alejadas del ruido de la city con pileta y jardín, y otras que buscan tener a la vuelta de la esquina todos los servicios que necesitan sin subirse a un auto, así se atraviesa esta transición en medio de una pandemia que nada tiene que ver con lo que fue el 2020, pero que está configurando un nuevo porvenir en la forma de vida de muchas personas.


Mirador Provincial en

Además tenés que leer:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos

Un verdadero camino al cielo
Dos paranaenses celebraron la llegada del nuevo año recorriendo la cadena andina, en Mendoza. Florencia Chaparro, la mamá, y Tobías Campos, uno de sus hijos, recorrieron los senderos hasta la cima de los cerros Obispo y otros del parque provincial Aconcagua, en plena cordillera andina. Al retornar, compartieron con MIRADOR ENTRE RÍOS una historia que abre mentes y motiva al cambio de conductas.

Un verdadero camino al cielo