Link completo de la nota: http://www.miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=191058

28-02-2019
Echagüe prioriza el trabajo en las inferiores

“La idea es formar un primer equipo genuino, con jugadores del club”

“La idea es formar un primer equipo  genuino, con jugadores del club”
La entidad más representativo de Paraná a nivel básquet se encuentra en un proceso de reestructuración. El descenso a la segunda categoría en el plano local, sumado a la campaña irregular del plantel profesional en la Liga Argentina encendieron las alarmas de la mesa dirigencial.

Matías Kovalski

En diálogo con Mirador Entre Ríos, Juan Gastaldo, quien cumple el rol de asistente técnico del plantel profesional y además se encarga de varias categorías formativas contó como se viene trabajando y cuáles son los cambios que la institución de calle 25 de Mayo tiene para sus formativas. “Hoy en día la comisión está apuntando a un proceso largo, de unos 5 o 6 años, estamos trabajando fuerte en la cantera”, contó el joven entrenador. Además destaca que “se han sumado muy buenos profesionales. Preparadores físicos en las inferiores, también nutricionista. Los chicos desde la categoría U13 hasta la U17 están todos haciéndose estudios nutricionales, la encargada de esa área ya hizo todas las mediciones y demás para que cada chico tenga su plan alimenticio”.

La preparación física es otro pilar fundamental del trabajo. Allí, Gastaldo destaca la incorporación de Cristian Romanatti. “Trabaja muy bien con los más chicos en las posturas, y con los más grandes la potencia. Así se va incorporando gente al grupo de trabajo”. Con estas herramientas la idea es atraer a los chicos al club, “sumar a los pequeños, tener mayor cantidad de socios. Trabajar a largo plazo y con cantidad es lo que estamos buscando”. Por tal motivo, la institución organizó un campus abierto de básquet este fin de semana para aquellos que no son socios puedan conocer las instalaciones y aprender del deporte.

Cambios en la Liga Argentina

Pero Echagüe tiene urgencias en la diaria que debe atender, como el plantel profesional, la primera local y los juveniles que forman parte de esos equipos. “Los chicos que hoy están en U17 y U19 tienen la posibilidad de entrenar con un plantel profesional y en algunos casos hasta tener minutos en los partidos que es una oportunidad única en la ciudad”, destacó con atino Juan.

En cuanto a los resultados deportivos, el andar de Echagüe en la segunda división de nuestro básquet nacional no es el mejor. Está en las últimas posiciones y ha cambiado de entrenador recientemente (se fue Daniel Beltramo y asumió Oscar Bonell), ha sido una temporada dura para el Negro. “Hoy lamentablemente estamos en una mala ubicación en la tabla, han habido algunos cambios como el despido del entrenador y tampoco ha jugado la suerte a nuestro favor, hemos tenido muchas lesiones. Muy pocos partidos hemos jugado con el equipo completo, recientemente fuimos por primera vez en la temporada con los 12 jugadores”. En una competencia que se destaca la paridad, este tipo de ventajas han perjudicado el andar de Echagüe. “Los primeros 3 partidos del año los jugamos sin pivot, que es una posición muy difícil de reemplazar. Igualmente perdimos muchos partidos de manera ajustada o hasta en la última bola. Ningún rival nos superó ampliamente, sólo por detalles. Lo que da la pauta de que el equipo está para más de lo que muestra la tabla de posiciones”.

Tanto para los dirigentes, como para el plantel de profesionales, tener al primer equipo compitiendo los niveles más altos es un plus. Esto genera en los más pequeños el hambre de crecer como jugadores y soñar con llegar al primer equipo. Pero existe un paso previo que resulta fundamental. “En algunos años queremos formar una primera local totalmente genuina, con jugadores de la cantera. Después, cuando se logre, podrá alimentar al plantel profesional. Aunque sabemos que el salto al profesionalismo es más difícil, allí estaría el fruto del trabajo al menos en el plano deportivo”, aseguró Gastaldo.

El joven entrenador oriundo de Diamante, ha sumado una buena cantidad de experiencia con el primer equipo. Comenzó a trabajar de la mano de Ignacio Barsanti. “Me incorporé durante su proceso, le estoy muy agradecido al Titi”. Luego continuó trabajando junto a Beltramo y hoy es el segundo de Bonell. “Con Cachi tuve la suerte de trabajar en la Liga de Desarrollo cuando estuvo a cargo. Lo conozco y se su forma de manejarse. Se puede decir que tengo más experiencia que él porque asumió recientemente y yo ya estaba, Ja! Pero la realidad es que cuenta con mucha trayectoria en muchos clubes, sabe manejar al grupo que lo aceptó rápidamente”.

Tanto los jugadores, como el cuerpo técnico tienen como objetivo para lo que resta de la temporada acumular victorias. Cambiarle la cara a una temporada con demasiados altibajos y principalmente, foguear a los más jóvenes del plantel en la competencia con la idea de prepararlos para la próxima temporada. No será una tarea sencilla, pero con la banca de los dirigentes y la excelente predisposición de los experimentados del plantel, Echagüe ya está construyendo los cimientos de un futuro prometedor.

El convencimiento de los directivos del club, hace de piedra fundamental para la construcción de un proyecto que no dará sus frutos hasta algunos años. “Desde arriba están seguros del camino a seguir, hay un plan y se está trabajando con mucha seriedad”, confirmó Gastaldo. Como en cualquier orden, si los líderes y dirigentes tiran hacia un mismo lado, cualquier objetivo será posible.

Tanto Paraná, como la provincia de Entre Ríos han sido una fábrica interminable de jugadores de básquet a lo largo de los años. Si el trabajo es sincero y aquellos chicos que hoy tienen entre 8 y 10 años se ensamblan en la estructura que les propone Echagüe, probablemente puedan desarrollar su talento al máximo teniendo más posibilidades a la hora de insertarse en el plano profesional. “Estamos hablando de jugadores que están haciendo sus primeras armas en el básquet. Al principio tienen que disfrutarlo al máximo y enamorarse de este bello deporte, después el talento, el crecimiento y la vocación los ubicará donde ellos mismos pretendan”.

Será entonces la paciencia un valor innegociable para aquellos que quieran ver a un equipo profesional que represente a la región, con sangre entrerriana y el estilo característico de básquet, emparentado con el buen juego. Entre las decenas de niños que practican todos los días en calle 25 de Mayo, puede estar aprendiendo a picar la pelota un pequeño de 8 o 9 años que irá atravesando el proceso que la institución le está armando, para el día de mañana ser un talento que forme parte del plantel profesional, defendiendo la misma camiseta que Aníbal Sánchez y tantos otros.


 



miradorprovincial.com - Copyright 2019