Link completo de la nota: http://www.miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=202021

14-07-2019
Escuela de Fútbol Infantil Barrio Belgrano

Que La Laguna se convierta en un río de esperanza

Que La Laguna se convierta en un río de esperanza
“Apelamos a la colaboración de la comunidad y las autoridades para que estos chicos puedan terminar el día con una sonrisa luego de jugar al fútbol y con la panza un poco llena y calentita como se lo merecen”. Una frase contundente y que refleja una dura realidad que por suerte muchos quieren cambiar.

Marcelo Tortul

Cuando se trata de chicos las duras realidades pegan el doble y la impotencia y la tristeza se apoderan de los sentimientos. Y la historia que se vive a diario en la Escuela de Fútbol Infantil Barrio Belgrano es un claro ejemplo de lo antes dicho. Igualmente y a la vez y al conocer y charlar con los principales protagonistas uno observa que quizás con muy poco se puede hacer mucho. Como aquel vecino que colabora con leche o facturas y con también necesidades básicas. O como aquella otra familia que presta su modesta casa para que los chicos compartan una merienda que quizás y seguramente se transforma en cena y hasta desayuno del día posterior. Y así se podrían enumerar muchas cosas más, pero lo importante es que de cada lugar se podría contribuir de alguna manera. Porque en casos puntuales y como se dijo antes con poco se puede hacer mucho.

Dos que representan a muchos

Omar Noriega Coordinador de la Escuela de Fútbol Infantil Barrio Belgrano y Débora Ramírez integrante de la Comisión Vecinal de Barrio Belgrano y colaboradora de la Escuela de Fútbol Infantil, le contaron al Mirador Entre Ríos una dura realidad que está a la vuelta de la esquina, pero que con muchas personas como ellos hace pensar, ilusionarse y hasta soñar que existe una luz de esperanza para muchos chicos que necesitan de una mano.

Comienzos y funcionamiento

En un alto de la entretenida práctica Omar Noriega nos contó acerca de cómo empezó la historia, de las idas y venidas y de la actualidad: “Mucho tiempo atrás esto comenzó como una Escuela Municipal, luego se fueron, volvió y después se disolvió nuevamente. Entonces charlando con los vecinos observamos dos cosas. Primero que prosiga de alguna manera y no se pierda lo que queda. Y también que los vecinos cuidemos el espacio porque se ha ido perdiendo debido a los intrusos, por necesidad de la gente de un lugar para vivir. Sino podemos llegar un día y todo está ocupado”.

Alejar de los peligros

Noriega se refirió con exactitud a los principales objetivos que pretenden alcanzar: “Desde hace dos años que estoy con los chicos en la canchita La Laguna como la conocen todos y en el último potrero como le digo yo. Intentamos contenerlos y tratamos que realicen una actividad y por sobretodo pretendemos que no anden mucho tiempo en la calle rodeado de peligros. No queremos que se dediquen a hacer cosas que le hagan mal y si están mucho tiempo sin actividad se presta para eso. Intentamos estar dos o tres veces a la semana, pero a veces no se puede porque tenemos otros compromisos. Igualmente es algo que no queremos dejar de hacerlo por los chicos y por el lugar. Queremos que permanezca como siempre porque a este lugar asisten muchos que no pueden pagar la cuota en un club y les encanta jugar al fútbol”.

Abierto y sin infraestructura

El coordinador fue claro a la hora de hablar de la apertura del lugar y las necesidades básicas de infraestructura: “No solamente juegan chicos sino que el espacio está abierto además para las niñas. Y lo que buscamos entre todos es que los que tengan posibilidad y posibilidad vayan a algún club o Escuelita. Varios han ido al club Palermo, otros a la Escuela River Paraná y hasta viajaron a participar en torneos. La idea es que si tienen condiciones no estén solamente acá sino también crecer y tomar más responsabilidades. Conocer otras realidades y muchos tranquilamente puede jugar a la par de ellos”.

“Debido -agregó- a la falta de lugar e infraestructura y hasta de un salón muchos de los chicos se van a otros barrios por el tema merienda y nos cuesta retenerlos y formar equipos. Y a los más grandes como no hay torneos para las categorías 2003 y 2004 ya no podemos tenerlos más. Y adonde pueden jugar van”.

Vecina y colaboradora directa

Débora Ramírez también contó y brindó detalles: “Hace aproximadamente diez años que vivo en el barrio y esto cambió mucho con el programa mejoramiento de barrios. Una de las calles actuales era un arroyo que separaba los barrios. Y es la única cancha que va desde Avenida de Las Américas hasta el barrio El Sol. O sea son muchos los barrios que alberga. La Delfina, Mitre, Belgrano, Ejército… y todos los chicos vienen a la canchita”.

La vecina y colaboradora destacó el tema de la contención: “Siempre apuntamos a que estos chicos tengan un espacio de contención dentro de lo que es el deporte y además de recreación. Pero también muchos chicos han tenido la chance dentro del fútbol”.

Pedido más que solidario

Débora Ramírez realizó un deseo más que un pedido solidario: “Más que nada necesitamos de la colaboración de las autoridades municipales y provinciales y que nos den una mano en el reacondicionamiento del lugar. Es bien llamada canchita La Laguna porque no tiene buenos desagües y por eso precisamente la llaman así. No tenemos un buen secado, barreras de contención para cuando se les va la pelota y muchas cosas más por mejorar. La leche para la merienda, facturas, calzados e indumentarias y demás se consigue gracias al aporte de los vecinos del barrio o donaciones de los paranaenses que son muy solidarios. Esperamos que se acerquen y así brindarles mínimamente un espacio digno a los chicos. Quienes quieran colaborar se pueden comunicar al 343 4711262 y la canchita está ubicada en Barrio Belgrano calle Pronunciamiento y Recuerdos de Provincia a la altura del 980. Cuando quieran pueden venir y los vecinos saben la dirección de Omar y mía y los recibiremos con gusto. Si quieren acercarse y conocer la realidad de todo lo que se vive a diario lo pueden hacer. Apelamos a la colaboración de la comunidad las autoridades para que estos chicos puedan terminar el día con una sonrisa luego de jugar al fútbol y con la panza un poco llena y calentita como se lo merecen”.


 



miradorprovincial.com - Copyright 2020