Link completo de la nota: http://www.miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=213827

08-11-2019
Entrerrianos en la historia

Amaro Villanueva: entre mates y poesías

Amaro Villanueva: entre mates y poesías
El escritor gualeyo se destacó como poeta, narrador, ensayista y periodista. Su obra se centró en la tradicional infusión y el lunfardo.

Mirador Entre Ríos
redaccion-er@miradorprovincial.com

Si uno repasa la obra de Amaro Villanueva no queda ninguna duda de que es entrerriano. El escritor dedicó parte de sus producciones a uno de los hábitos alimentarios más tradicionales: el de tomar mate.

Siempre con la palabra como estandarte, el oriundo de Gualeguay se destacó como poeta, narrador, ensayista y periodista. En esa última faceta, llegó a ser secretario del diario El Litoral de Santa Fe y encargado de la página literaria de El Diario de Paraná.

Apasionado por la lengua, fue el fundador de la Academia Porteña del Lunfardo.

Primeros pasos

José Napoleón Amaro Villanueva nació el 13 de septiembre de 1900 en Gualeguay. Allí pasó su infancia y juventud. En la escuela elemental, fue compañero del también poeta Carlos Mastronardi, por lo que construyeron su amistad desde niños.

Se graduó como maestro normal y bachiller en su ciudad natal, en la Escuela Normal Mixta de Maestros. En esos primeros años ejerció la docencia y fue promotor y activista en el Círculo de Periodistas de Paraná.

También formó parte del círculo de poetas “misterio gualeyo” de la ciudad de Gualeguay, donde compartía amistad y militancia con Carlos Mastronardi, Emma Barrandeguy y Juan L. Ortíz. Este último lo apodó como “el criollo del universo”.

Trayectoria

En 1921 apareció en Gualeguay el periódico Cascabel, uno de los primeros emprendimientos editoriales que protagonizó Villanueva y donde retrató personajes de su ciudad y de Gualeguaychú.

Un año más tarde inició en Rosario estudios de medicina, pero al poco tiempo los abandonó por el periodismo y la literatura. Entre su obra se encuentran los estudios relativos al mate, su campo semántico, las particularidades botánicas y los secretos del cebar. Asimismo un estudio sobre el Martín Fierro de José Hernández y, en colaboración con Julio Meirama, tradujo al poeta turco Nazim Hikmet.

En 1927 se radicó en Paraná, donde continuó el trabajo en Vialidad Nacional, que había obtenido mientras vivía en Rosario. En la capital provincial se desempeñó como docente en una escuela nocturna y actuó como secretario de redacción del diario Crónica, dirigido por Aníbal S. Vásquez.
Luego, ya más inmerso en el periodismo, dirigió la página cultural de El Diario de Paraná, y colaboró con diversos medios periodísticos nacionales como La Nación, El Litoral de Santa Fe, La Capital de Rosario, entre otros.

Años después se estableció en Buenos Aires, donde se relacionó con los protagonistas del ambiente literario de la época, mientras continuó desarrollando sus estudios sobre el lunfardo. De hecho, el 21 de diciembre de 1962, en la sede del Círculo de la Prensa, se fundó la Academia Porteña del Lunfardo.

En estos años comenzó el armado, como lo hizo con el mate, de un fichero lexicológico con términos lunfardos, en el proyecto preparatorio de un diccionario, que no logró concluir.

Amaro Villanueva falleció el 5 de agosto de 1969 en la ciudad de Buenos Aires.

Inoxidable legado

Durante su extensa carrera, su preocupación literaria giró en torno al sentir tradicional de los sectores populares argentinos. Según los críticos actuales, fue un intelectual dotado para la investigación crítica, tanto en materia folklórica como en cuestiones literarias o asuntos lingüísticos.

La Editorial de la Universidad Nacional de Entre Ríos (Uner) editó en 2010 su obra completa, en un trabajo que cuenta con la dirección científica de Sergio Delgado, especialista en el tema, y consta de tres volúmenes, fruto de la investigación realizada en hemerotecas, bibliotecas públicas y privadas.

El trabajo incluye estudios culturales y crítica literaria, literatura nacional, estudios-ensayos históricos y políticos, obra literaria propia (ensayos, poesías, crónicas) y lunfardo.

Acérrimo militante

Amaro Villanueva militó en el Partido Comunista de Entre Ríos, llegando a ser candidato a gobernador por el dicho partido en 1951, pero su candidatura fue anulada por la justicia electoral. 
El entrerriano compartiría militancia con Juan L. Ortiz, Emma Barradeguy y el acompañamiento de Carlos Mastronardi. 


 



miradorprovincial.com - Copyright 2020