Link completo de la nota: http://www.miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=216034

27-11-2019
Derechos Humanos

Baldosas por la memoria habitan los espacios urbanos

Baldosas por la memoria habitan los espacios urbanos
Se instaló en Colón la primera baldosa por la memoria en homenaje a Teresita Soria, detenida y desaparecida de la localidad. La propuesta que se enmarca dentro de un proyecto que se desarrolla a nivel nacional, busca intervenir los espacios urbanos para materializar el pedido por Memoria, Verdad y Justicia para los detenidos-desaparecidos de la última dictadura cívico-militar.

Silvia Simmone
redaccion-er@miradorprovincial.com

En un acto cargado de emoción se concretó la instalación de la primera baldosa de la memoria en la localidad de Colón en la esquina de la Escuela Normal Superior R.O.U, en homenaje a una estudiante que se formó allí. La iniciativa fue realizada por un trabajo en conjunto de la Facultad de Trabajo Social de la UNER y la recientemente formada Comisión Permanente de los Derechos Humanos del Departamento.

Alejandra Blanc, secretaria de Extensión y Cultura de la alta casa de estudio que se ubica en Paraná, explicó a Mirador Entre Ríos que “la idea es recuperar esas historias trágicas que tienen que ver con la propia ciudad y que muchas veces no se pueden poner en palabras. Por eso, con el acompañamiento del Registro Único de la Verdad que funciona en la capital provincial, planteamos la idea de realizar la instalación de baldosas de ciudadanos de la región que fueron víctimas del terrorismo de estado mientras estaban estudiando o trabajando en otras ciudades, porque creemos que recuperar estas memorias es un acto político y no político partidario, sino un accionar simbólico en el eje de los derechos humanos”.

La funcionaria detalló que el nexo con Colón se dio porque en la localidad hay muchas personas vinculadas a la causa de Memoria, Verdad y Justicia, las cuales por propia iniciativa formaron una Comisión de Derechos Humanos y solicitaron trabajar conjuntamente con la universidad. “Nosotros hace un par de meses colocamos una baldosa en nuestra facultad para recordar a Silvia Wollert, una estudiante detenida desaparecida, y a partir de eso quedamos comprometidos a extender la iniciativa a otros lugares, porque muchas veces son las capitales de las provincias las que quedan impregnadas de un montón de cosas y de oportunidades de intervención, y en el resto de las ciudades de Entre Ríos también es importante llevar adelante estas acciones y por eso, como universidad pública nuestra responsabilidad es acompañar las inquietudes vinculadas con la causa que tengan las ciudadanías”, explicó Blanc.

En Entre Ríos la iniciativa es promovida por el Registro Único de la Verdad y la Secretaria de Turismo y Cultura, y hasta el momento se han instalado baldosas en las localidades de Paraná por propuesta de la UNER frente a la Facultad de Ciencias de la Educación, la de Trabajo Social y en la puerta del Museo de Bellas Artes, y en Concepción del Uruguay en la plaza de los Derechos Humanos.

Reconstruir parte de la historia

La primera baldosa colocada en Colón homenajea a Teresa Beatriz Soria, detenida y desaparecida un 8 de junio de 1976. Teresita, como la llamaban sus amigos y familiares, estudió en la Escuela Normal de la localidad en donde se recibió del Magisterio, mostrando un interés nato por la educación. Luego de haber obtenido su título de Licenciada en Química en la UNL de Santa Fe, Teresita dio clases en esta provincia y una vez casada, se fue a vivir con su marido a Villa Constitución (Sta Fe) donde desarrolló su labor en escuelas secundarias. En este último lugar ocurrió su desaparición.

Su sobrina, Florencia Soria, relató a este medio: “Yo tenía 12 años cuando mi papá me contó que mi tía era detenida-desaparecida y ahí empezó la búsqueda para saber qué era eso de la dictadura, porque en mi casa nunca se habló del tema porque cada vez que se hablaba se notaba el dolor en el ambiente. Cuando me fui a estudiar a Santa Fe, me encontré con su facultad, con algunos de sus compañeros y pude reconstruir la historia. Empecé a ir a las marchas, fui a presenciar el juicio de los militares que la secuestraron y asesinaron, y todas esas cosas fueron reparadoras porque hacen que uno pueda vivirlo de otra manera y que todo vaya sanando. Mi tía tenía una vocación de enseñar y transformar que la llevó siempre con ella, era su ideal. Tengo de recuerdo un cuaderno suyo de los años 60, cuando iba a séptimo grado, y ahí hay un poema que escribió y que en el final dice: ‘Ojalá que el pájaro no muera por la incomprensión de los hombres' y yo creo que ella se traduce en eso”, recordó Soria.

Las huellas de la memoria

La instalación de Baldosas de la Memoria es un proyecto que se desarrolla desde el 2005 en Argentina. La instalación de las mismas es parte de una evocación simbólica que busca interpelar en el espacio urbano al transeúnte, el cual se encuentra con baldosas que recuerdan los lugares donde vivieron, estudiaron, militaron o fueron secuestrados las víctimas del terrorismo de estado.

Damián Cortiñas, hijo de desaparecidos e integrante de la Comisión Permanente de Derechos Humanos de Colón, indicó a este medio que “la utilización del espacio público permite dejar huellas y marcas que aportan a la construcción de la memoria colectiva en el espacio cotidiano, porque quien se encuentra con las baldosas indudablemente se pregunta quién fue la persona detrás del nombre que estoy viendo, y en el caso de Colón, recordar a Teresita Soria que fue una gran militante de nuestra región, es recomponer su identidad y promover que más personas la conozcan”.

Además de esta baldosa está planificada la instalación de otras tres más en la ciudad, que serán confirmadas en los próximos meses por la Comisión y el Registro único de la Verdad. Cabe resaltar que durante los meses de preparación de la baldosa, se desarrolló un ciclo de cine-debate en las escuelas secundarias de la localidad donde se proyectaron películas que problematizaron las infancias y las subalternidades en relación con el proceso militar.

Las acciones en el eje de los derechos humanos se refuerzan también con la existencia de una Plaza de la Memoria que se ubica en la zona costera a escasos metros del puerto de la ciudad. Este sitio fue creado por el Espacio Abierto Nunca Menos y la Radio Comunitaria Sapukay, y se realizan allí las convocatorias del 24 de marzo y el Festival Haciendo Memoria, en el mes de septiembre, en donde los jóvenes de la radio rememoran los sucesos de la Noche de los lápices a través de intervenciones artístico-culturales.


 



miradorprovincial.com - Copyright 2020