Link completo de la nota: http://www.miradorprovincial.com/?m=interior&id_um=216214

28-11-2019
Natación

Regreso con gloria

Regreso con gloria
El concordiense Matías Penco estuvo alejado de las aguas, volvió y se consagró campeón sudamericano.

Belén Fedullo

Matías Penco es uno de los deportistas destacados de Concordia. Desde joven, su nombre apareció entre los mejores de su ciudad, la provincia y el país, así como también a nivel internacional. Estuvo lejos de las competencias durante algunos años, pero regresó y demostró que sigue vigente.

En Asunción, Paraguay, se llevó a cabo el XIV Campeonato Sudamericano Máster de Natación y éste fue el lugar que Matías Penco eligió para su regreso a las competencias. Le fue bien, muy bien, se subió a lo más alto del podio en los 200 metros espalda y por eso se consagró campeón Sudamericano. Además, fue segundo 100 metros de la misma modalidad y en los 50 metros mariposa llegó en el quinto lugar.

La vuelta era un desafío, y el nadador, que siempre estuvo entre los mejores y había dejado de competir hace algunos años, no oculta su emoción. “Estoy muy contento, haber ganado me da un envión anímico muy importante”, contó a Mirador Entre Ríos. “También me alegran todos los saludos y toda la gente que está pendiente y se pone contenta”, aseguró.

Hace más de 20 años que Penco está ligado con el deporte acuático y conoce cada detalle de las competencias, pero esta vez el título tuvo un sabor especial. “Más allá de estar hace tantos años representando a Concordia en diferentes torneos, correr un sudamericano es algo que hace más de 15 años no hacía, porque justamente lo había hecho por última vez cuando era un adolescente y mi último torneo oficial fue en 2015”, comentó y agregó: “Este año pude volver a prepararme fuerte, pude organizar mis entrenamientos y lo que destaco es el rol de la familia, porque si ellos están y acompañan todo es más simple. Mi otra buena noticia es que fui papá por segunda vez hace un mes así que es un tiempo de cosas nuevas y la familia empuja. Los resultados se viven con más satisfacción aún”.

“Después de haber sido campeón quiero más”, aseguró más de una vez. “Estuve un tiempo en pausa, pero volví y tengo un ritmo que me gusta así que quiero seguir adelante. Con el club competimos en torneos de aguas abiertas, tanto en el circuito del río Uruguay como en el río Paraná, así que seguiré compitiendo ahí porque ahora se viene la temporada y después si se da todo y consigo la ayuda económica el otro torneo importante que tengo por delante vendría en junio, en Medellín, que es en donde se disputará el próximo torneo sudamericano y obviamente quiero estar”, definió, de cara al futuro.

Lejos del retiro

Tiene 30 años. Edad que en algunos deportes significa cercanía al retiro, pero Penco no se siente en ese grupo. “Hay quienes consideran que entre los 24 y 28 años es el mejor momento por lo muscular y toda la carga de entrenamientos, pero de cierta manera todo tiene que ver con la experiencia y con cómo se van tomando las carreras. Yo con esta edad me siento bien, bastante consolidado en lo personal y eso hace que a la parte mental y psicológica la pueda llevar muy arriba. Lo mental es muy importante y de hecho muchas veces define quién gana y quién pierde”, afirmó.

Economía y amateurismo

“No me etiquetaría como profesional porque los que pueden vivir de este deporte son contados con los dedos de una mano”, sentenció y explicó por qué: “El resto de los nadadores somos laburantes, padres de familia, tenemos otras ocupaciones y además nos hacemos un lugarcito para lo que es nuestra pasión. Lo hacemos con amor propio, con pasión, con orgullo, pero todo a pulmón”.
Al no ser profesional, la parte económica es la más difícil. “Como estuve bastante tiempo sin competir fui a este torneo con el perfil muy bajo y viendo la posibilidad de empezar a buscar alguna ayuda en lo económico. Trato de conseguirla como para ponerme a tono con los otros nadadores en cuanto a las mallas, a los sistemas de recuperación que utilizan para después de los entrenamientos y demás, porque son cosas en las que sigo dando un poco de ventaja pero eso es propio del tiempo que pasé sin competir, así que ahora estoy en la búsqueda de sectores que me puedan acompañar para tener el mejor nivel”.

El amateurismo llevó a Matías a alejarse de las competencias, pero este logro y la estabilidad que logró al crecer en su trabajo lo ayudaron a volver y ganar. “Es difícil cuando crecemos. De chicos tenemos que darle importancia a la escuela, ser buena persona y la natación. Hoy soy profe de natación en el Club Hípico Concordia y en estos años que estuve en pausa estuve estudiando. Hice el profesorado de Educación Física, una licenciatura luego, formé una familia, estoy tratando de construir mi casa. Pasaron muchas cosas, así que volver y encima en buen nivel es un orgullo, es un logro personal, familiar y de Concordia, porque siento que la gente se siente bastante representada, saben que todo es a pulmón y con esfuerzo y me han demostrado su alegría. Ojalá muy pronto pueda lograr algún otro objetivo y pueda llevar bien arriba el nombre de mi ciudad”, concluyó.


 



miradorprovincial.com - Copyright 2020