Teatro

Un problema de Identikit

La obra Henry Woodgate de Natalia Pautasso tiene su temporada estreno en Rosario. Viernes de agosto en Cultural de Abajo.

05-08-2022 | 19:31
Ariel Gustavo Pennisi


Quizás fue en su época de estudiante de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales donde Natalia Pautasso leyó por primera vez el texto “Los profetas del odio y la Yapa”. Quizás el libro no llegó a ella en los pasillos de Ciencias Políticas, sino por recomendación de algún compañero o compañera de formación del profesorado en la Escuela Provincial de Teatros y Títeres o alguna otra causalidad propia del azar. Lo cierto es que hay en el una pequeña historia narrada en un microscópico párrafo de la sencilla y magistral prosa de Arturo Jaurectche que hizo huella en la memoria de la directora, sentando las bases de lo que hoy es la obra Henry Woodgate y que tendrá su temporada estreno los viernes de agosto en el Cultural de Abajo (Entre Ríos 579, Rosario).

El texto de la obra es producto de la pluma de Natalia Pautasso quién en plena cuarentena le dio forma a los impulsos de la cita que golpeaba en el cajón de las cosas pendientes. En diálogo con Mirador Provincial la artista contó la historia de Henry Woodgate, el inversor británico que compró las tierras de la zona de Monte Buey, hecho que motivó el bautismo del monte como Woodgate por parte del Ferrocarril Central Argentino.

Lo llamativo de los acontecimientos para la directora, es que el mismísimo Henry se horrorizó con el homenaje a su persona ya que los paisanos del lugar le italanizaban el apellido que al no saber pronunciarlo lo llamaban Bogate. El horror y hartazgo fue tal que el propio Woodgate realiza las gestiones para que le retiren el honor del bautismo y se vuelva a llamar Monte Buey.

La ligazón con la llamativa historia del magnate británico lleva a Natalia a sus raíces, “siempre me pareció maravilloso porque este hombre figura como el fundador de Berabevú que es mi pueblo. Entonces me parecía una historia que estaba esperando ser contada” señaló.

Sobre el proceso creativo en su producción, Pautasso reveló: “en el período de cuarentena la estuve trabajando en el taller de dramaturgia de Mariano Tenconi Blanco e Ignacio Bertolone de Buenos Aires con lectoras y lectores que tuvieron una lectura muy atenta, delicada, con quienes nos retroalimentamos mucho” y agregó “en un segundo momento, junto a Vanina Piccoli que realiza el personaje de María Talloni y con María Florencia Sanfilippo que realiza el papel de Anelena Blanco conformamos un pequeño equipo que tuvo la tarea de ver como transformar un texto dramatúrgico en una obra de teatro. Empezamos a elaborar el universo de la obra y ver con quienes queríamos trabajar y compartir este proceso maravilloso para nosotros son los ensayos, la puesta en escena, que la obra empiece a circular”.

La ambientación
La puesta en escena está ambientada en la década de 1980, al respecto la directora confiesa: “fue un desafió importante para los actores, porque tiene que ver con construir corporalidades, discursos, gestos de modo de estar de los años 80 en cuerpos de actores del 2022 y me parece que eso se logra con crece, porque son cuatro actores con una polisemia de recursos que convierte su trabajo en una labor muy atractiva, con sus características diferenciadas” y añadió “el planteamiento de la obra se construyó prioritariamente a partir de las actuaciones de los cuatros personajes como protagónicos, sin dejar de lado que también el pueblo es protagonista de la historia”.

Sobre el vestuario Natalia destaca el profesionalismo de Ramiro Sorrequieta, “realizó unas creaciones maravillosas con base en las películas de Pedro Almodovar de los 80 y las inspiraciones de las primeras novelas de Manuel Puig complementándose con fotos e imágenes de la época. El vestuario tiene un rol fundamental en la apuesta sin dejar de lado el diseño escenográfico de Ignacio Almeyda, el encargado de construir de forma poética la casa de cada uno de los personajes. Una escenografía muy bien lograda con un excelente manejo de luces y colores que le otorgan una gran atmósfera temporal a la obra”.

En los estudios de Vanesa Baccelliere se grabó el diseño sonoro de voces en off y la radio del pueblo que tiene una presencia destacada en la puesta en escena.

La cita
“A la estación Monte Buey – nombre tradicional del lugar que designaba la estancia de un inglés llamado Woodgate-, el FCA le adjudicó ese nombre británico. Pero resultó que a los paisanos ese nombre le resultaba difícil y le llamaban Bogate. El mismo Woodgate, horrorizado de que italianizasen el apellido, consiguió que se restableciera la antigua designación Monte Buey”.
Los profetas del odio y la Yapa (Arturo Jauretche)

Sinopsis

En el pueblo hay un problema, se llama Woodgate y sus pobladores lo llaman Bogate. El problema es repetido en otros poblados como James Craik, Weelwright , Hugues. Es el año 1986 y en Bogate casi nunca pasa nada, pero el mal de la inflación comienza a golpear y Ana Elena, Bety junto a María se enfrentarán al desafío de sus vidas: la lucha contra un fantasma europeo enfurecido por años de ofensa que azora sobre la lucha por el divorcio y los amores prohibidos.

Ficha

Actuan:

Juan Pablo Biselli (Henry Woodgate)
Vanina Piccoli (María Talloni)
María Florencia Sanfilippo (Anelena Blanco)
María Laura Silva (Beatriz Bonessa)
Dramaturgia y dirección: Natalia Pautasso
Asistente de dirección: Úrsula Diaz
Voz en off periodista: Juan Pablo Yevoli
Voz en off Chango: Juan Pablo Biselli
Voz en off Raúl Giménez: Adrían Giampani
Diseño sonoro: Vanesa Baccelliere
Vestuario: Ramiro Sorrequieta
Escenografía, diseño luninico y asesoramiento en diseño gráfico: Ignacio Almeyda
Fotografía: Eduardo Bodiño
Diseño y realización tapicería: Darío Kozak
Producción: María Florencia Sanfilippo – Natalia Zatta.
Funciones: viernes de agosto a las 21
Lugar: Cultural de Abajo (Entre Ríos 579, Rosario).
Reservas: 3416765766.
Redes: instagram.com/henrywoodgate.laobra y facebook.com/Henry-Woodgate.

Bio

Natalia Pautasso es profesora de Teatro y lic. en Ciencia Política. Se formó en actuación con Cristina Carozza, Hernán Peña y Cielo Pignatta, Héctor Barreiros, Maricel Garello, Juan Hessell, en dirección con Rubén Schumacher, Rody Bertol, dramaturgia con Luis Cano, Romina M. Arro, Mariano Tenconi Blanco e Ignacio Bartolone, Romina Tamburello. Actuó en obras dirigidas por Juan Nemirovsky, Hernán Peña, Cristina Carozza; y en “La Catalpa”; “La materia pendiente” “Las pobres Diablas” como dramaturga y directora.

Vanina Piccoli es actriz y clown, miembro de ”Radamés, Red de talleres de Teatro Inclusivo”. Es integrante del equipo Pedagógico de la AH! Academia del humor. Como actriz se ha desempeñado en diversas producciones de teatro independiente en la ciudad. Sus últimas actuaciones han sido en las obras Decálogo de la estrellas y Las pobres diablas.

Juan Biselli es actor, docente y músico. Como actor, participó y participa en diversas obras, siendo dirigido por Martín Gigena, Marcelo Palma, Cristian Marchesi, Sebastián Villar Rojas, Romina Tamburello y Griselda Lorenzi, entre otros. Pertenece hace 16 años al elenco estable del grupo The Jumping Frijoles con el cual realizó más de 1.000 funciones con sus espectáculos: “The Jumping Frijoles hacen el Match”, “Que sea la Odisea”, “Colón agarra viaje a toda costa”, “Sigo mintiendo” y “Yo nunca fui a Buenos Aires”. Realizó para radio y TV diversos spots publicitarios de llegada local y nacional. A su vez, en el campo audiovisual, protagonizó y participó de diversos cortometrajes y
series como “La Redonda” (Romina Tamburello) y “Postres” (Nicolás Méndez). Como músico y docente desde el año 2004 se desempeña en diferentes talleres de teatro, e improvisación en diversos espacios de trabajo como la Universidad Nacional de Rosario, el Centro Educativo Latinoamericano, Comunidad Educativa La Paz, distritos municipales Sur y Sudoeste y la Casa del Tango en la ciudad de Rosario.

María Florencia Sanfilippo es licenciada en Comunicación Social y se recibió en la Escuela Provincial de Teatro y Títeres en la Tecnicatura de Teatro Itinerario en Actuación. En su gran trayectoria se enumeran los trabajos en la miniserie “Pájaros Negros”, la serie web “Quién pudiera” y la obra Fractal de Rafael Spregelburd con dirección de Hernán Ledesma entre otros, además ha sido seleccionada por la producción del Teatro Nacional Cervantes para ser parte del elenco de “No hay que llorar” de Roberto Cossa, con dirección de Julio Baccaro en el año 2009. En el 2011 interpreta el personaje de Sofía en “Monoambiente” con dirección de Marina Lorenzo. En marzo de 2020 estrena “La materia pendiente” de Natalia Pautasso.


Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.

En Portada / Santa Fe

En Portada / Entre Ríos