Pruebas combinadas

En el nombre de los abuelos

Los Circuitos Entrerrianos de Duatlón y Triatlón llevan los nombres de Antonio Nonino y Jorge Stoppello, respectivamente. El homenaje honra una ejemplar conducta y fue bien recibido por todas las generaciones de practicantes. MIRADOR ENTRE RÍOS los reunió y comparte sus lecciones de vida.
22-11-2022 | 22:24

+1

Antonio Nonino sigue porque tiene “todas las ganas”. Jorge Stoppello porque su meta es “dar la vueltita”. Se abrazaron en Villa Urquiza. Foto: Luis Gómez


22-11-2022 | 22:24
Luis Gómez
[email protected]

Siendo adultos mayores, eligieron practicar deportes que demandan una gran preparación física y psicológica: las pruebas combinadas. Desde hace unos tres lustros protagonizan las competencias de duatlón y triatlón de Entre Ríos y el país con energías cargadas y entusiasmo que contagia.

Este año, desde la Asociación Entrerriana de Triatlón (AET), que también es la entidad rectora del duatlón en la provincia, se les rindió tributo colocando sus nombres a los circuitos de las temporadas invernal y estival. Antonio Nonino fue el de la disciplina que incluye dos tramos de pedestrismo y un intermedio de ciclismo y Jorge Stoppello el que aúna natación, ciclismo y pedestrismo.

En Villa Urquiza, sede de la apertura del calendario de triatlón, los referentes se reencontraron. El concordiense Nonino como participante y el paranaense Stoppello como espectador, mientras prepara su regreso tras intervenciones quirúrgicas por accidentes.

MIRADOR ENTRE RÍOS los reunió y registró su testimonio sobre el momento que viven, los invitó a repasar sus inicios y momentos destacados e indagó porqué eligieron deportes que, para muchos, son imposibles de practicar.

La distinción


Tras completar los 750 metros de natación, 20 kilómetros de ciclismo y 5K de pedestrismo en Villa Urquiza, Antonio Nonino no disimuló las sensaciones que le invadieron al ser reconocido con el nominal en el reciente calendario provincial de duatlón.

“Es una gran emoción. Cuando vi mi nombre en el arco de llegada sentí una gran alegría, que se repite al recordarlo. No creo haber hecho mucho, solo lo que me gusta, y disfruto de la amistad de todos”, reconoció el concordiense.

“Tampoco creo haber hecho cosas significativas, pero parece que algo vamos dejando en el camino. Agradezco a quienes conforman la AET por esta decisión, que me da una gran felicidad. Creo que es un incentivo para los demás, porque pone en claro que la edad no es un límite. Emociona mucho seguir estando, aunque aún no pueda volver”, anexó Stoppello.

A su tiempo


Ambos comenzaron a intervenir en pruebas combinadas en edades a las que muchos no se atreven. Su práctica responsable, la constancia y el amor por el deporte lo hicieron posible.

“Empecé a los 53 años, tras haber hecho tenis. Sentía una sensación increíble cuando miraba por televisión los triatlones, especialmente los de larga distancia. Empecé con el duatlón, pero mi meta era el triatlón”, describió Antonio (69) quien, aunque jubilado, trabaja en la venta de almanaques.

“Empecé después de décadas de haberlo deseado. El triatlón debutó en Paraná entre los años 1982 y 1983 y lo tuve en suspenso por circunstancias de la vida hasta que me jubilé. Desde los 67 es la forma de vida que elegí”, contó Jorge (79 años y 11 meses).

Una vida ordenada (y feliz)


Los abuelos del duatlón y triatlón entrerriano lucen saludables y no ocultan cómo lo logran.

“Una vez al año me realizo los controles de salud y programo qué hacer periódicamente. A veces entreno dos días y descanso uno, a veces día por medio, pero el mínimo es de tres estímulos semanales. Vivo con mi señora e incluimos muchas verduras y frutas en nuestra dieta, con permitidos los fines de semana, pero siempre con cuidado”, reflejó Nonino.

“Me entreno de lunes a viernes y me realizo los controles médicos anuales, aunque al cardiólogo voy cada tres meses. A las comidas saludables las complemento con semillas, cereales, proteínas y mucha verdura. Los domingos me doy un gustito, pero no es ‘la última cena’”, adicionó Stoppello, con picardía.

Definición de triatlón


Aunque realizan la variante invernal (duatlón), Antonio y Jorge aman al triatlón y ensayaron una particular definición de esta disciplina.

“El triatlón es como una familia. Cada vez que me encuentro con los competidores de mi categoría, nos damos un abrazo. Motiva a seguir”, ensayó Nonino.

“Te brinda tres disciplinas, que te llevan a tener una vida sana, entretenida y compartida con amigos. Nuestras ganas de vivir, nuestra ansiedad por ser parte de un conjunto de personas nos lleva a seguir y disfrutarlo”, continuó Stoppello.

Posible para todos


Animando a la población a practicar las disciplinas combinadas y a mejorar su calidad de vida, los exponentes cerraron el diálogo.

“Con quienes hablo, les digo que empiecen despacio, que vale la pena y que cualquiera puede hacerlo. A los chicos, les inculco sobre lo positivo que es el deporte, que te ayuda a sentirte bien y te emociona por tus logros”, expresó Antonio.

“Que crean en sí mismos, que se puede hacer lo que uno quiere. Para la juventud: es el momento ideal, porque el triatlón los prepara para la vida al enseñar sacrificio, responsabilidad, cuidarse como persona y ser parte de la sociedad. A los de edad media: es un buen momento para unir a la familia. A los mayores: es una garantía de vida, compartida con la familia”, eligió Jorge.

Disfrute y logros


Aunque su meta sea la felicidad, Antonio Nonino y Jorge Stoppello también cosechan galardones.

El concordiense acumula 84 duatlones y 71 triatlones, más un Medio Ironman (1,8 kilómetros de natación, 90 de ciclismo y 21 de pedestrismo); dos campeonatos argentinos de Duatlón y varios triatlones en distintos puntos del país.

El paranaense suma 172 carreras, entre duatlón y triatlón, más siete campeonatos argentinos, tres sudamericanos y dos mundiales (uno en cada disciplina) y un Medio Ironman.

Temas: Entre Ríos Deportes 
Mirador Provincial en


+ Noticias


En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos