Tekton, de Términus Libros

Un policial negro de ritmo continuo y atrapante

La historieta, con guiones de Gastón Flores y dibujos de Lisandro Estherren, se constituyó en la primera novela gráfica original publicada por la editorial. Destaca por su atractivo visual, así como por el dinamismo de una trama que también brinda lugar a la ciencia ficción y la fantasía.

21-04-2023 | 9:39 |

Foto:Gentileza.

Términus Libros toma su nombre de aquella fabulosa antología de historietas gestada en la ciudad de Rosario -y repleta de jóvenes talentos- publicada a lo largo de 12 números entre los años 2012 y 2016. Con intenciones tanto de ampliar su catalogo como de escapar de las prisiones propias de un formato caracterizado por las historias individuales o episódicas, sus editores se presentaron a una de las tantas convocatorias del programa Espacio Santafesino. El proyecto finalmente fue seleccionado y fruto de esa financiación del gobierno de Santa Fe, la editorial consiguió publicar una triada compuesta por “RIP Van Hellsing”, “Tekton” y “El Borde”.

Si bien es cierto que “RIP Van Hellsing” (Barreiro-Ferrúa-Santana) marcó la agenda de esa primera época – sus buenos números posibilitaron la publicación de un segundo tomo que compilo de manera total la historia -, la tirada de “Tekton” tiene sin dudas un sabor especial para la editorial.
 

Gentileza.



“Tekton” con guiones del rosarino Gastón Flores y dibujos del paranaense Lisandro Estherren se constituyo en la primera novela gráfica original publicada por Términus Libros. Su logro no termina allí puesto que un puñado de años después desembarco en Italia editada por la gente de Greenmoon comics (un camino inverso al realizado por “RIP Van Hellsing” que vio la luz primero en el país europeo).

La historieta destaca por su atractivo visual, así como por el dinamismo propio de una trama que responde en gran medida al genero noir pero que brinda lugar a la ciencia ficción y la fantasía. Una historia en la que pasado y futuro se funden.

Tekton

La edición cuenta con tapa a color y 72 páginas en blanco y negro enmarcadas en el clásico formato de 24 x 17 cm. Inicia con un muy buen prologo del guionista uruguayo Rodolfo Santullo que correctamente posiciona la trama dentro del “noir”, describiendo algunas de las cintas fundacionales de un género cuyo esplendor se dio entre las décadas de 1930 a 1950. Sus ejemplos son imprescindibles, brindan tiempo y permiten que el lector cuente con las herramientas necesarias para comprender el estilo visual elegido (con presencia de sombras y claroscuros) y los giros plasmados en las futuras páginas. Estos aportes son necesarios sobre todo si tenemos en cuenta la presencia también de otros géneros como el policial, el fantástico o la ciencia ficción.



En “Tekton” se nos cuenta la historia de Anton quién movilizado por los escasos recuerdos que conserva decide regresar a la ciudad donde nació para confrontar finalmente con su pasado. “Circa” es una ciudad a la deriva, perdida en una lenta agonía. Sin futuro, sucia y plagada de matones. A la dupla Flores y Estherren le bastan apenas unas viñetas para manifestar el estado de abandono. Si hay un cambio este vendrá desde lejos, por eso el inicio del relato con la estación de trenes se constituye en un recurso muy bien logrado.

La búsqueda de respuestas llevará a Anton a contratar los servicios de Parker, un ex policía devenido en detective privado que acepta el trabajo porque “tiene la agenda tan vacía como sus bolsillos” (claras referencias al género). Su encuentro se da en un bar, el protagonista baja por la escalera a su encuentro, una perfecta metáfora del descenso hacia lo peor.

Los datos obtenidos por Parker no son buenos alimentando ante todo un misterio que alcanzará su cúspide con la llegada de Ilena, una chica hábil en combate y experta en el uso de las armas que los salvará del ataque de una banda de punks.

El ahora trío protagónico, escapará una y otra vez del asedio de estas fuerzas, al tiempo que entenderá que no son más que piezas desechables de una lucha política entre dos sociedades secretas. Ambas tienen un fin común y parecen dispuestas a todo para conseguirlo: construir una añorada sociedad utópica.

Hasta allí el ritmo es continuo y atrapante respondiendo a una historia que lejos está de sorprender, pero que sin embargo resulta muy efectiva en manos de un autor con buen pulso y experiencia. El gran quiebre y apuesta se da cuando el relato implanta el concepto de los portales y con ellos la obra coquetea nuevamente con otro género: el de la ciencia ficción.

Un portal en este tipo de narrativa es un dispositivo que sirve como una vía de pasaje entre dos o varios sitios que pueden o no coincidir en el tiempo. “Circa” se revelará entonces como una ciudad nexo entre otras a las que únicamente será posible acceder mediante la utilización de estos pasajes. Flores eleva la apuesta y si bien es cierto que saca a la historia de su zona de confort, es posible que confunda o por lo menos desoriente al público, sobre todo a aquel no habituado a este tipo de lecturas. La intromisión de este nuevo concepto trascurrida más de la mitad de la obra - que desde el vamos no es sencilla-, se siente como algo brusco. Es meritorio aclarar que el dibujo en este tramo tampoco contribuye a dilucidar el funcionamiento de los portales.

Más allá de este detalle, la labor de Lisandro Estherren es sensacional. Sus claroscuros son funcionales al género, hay un correcto juego con las sombras e incluso el artista consigue instalar los sentimientos de humedad y suciedad del ambiente. Existe una buena construcción de los personajes, con rasgos desalineados pero muy marcados. El artista muestra un gran amor por los detalles sobre todo en los concernientes al diseño de las distintas ciudades.

Foto: Gentileza.



Es una obra en la que se nota el dialogo y consenso entre guionista y dibujante. En “Tekton” hay una estética trabajada, orquestada y finalmente muy bien lograda. Un mix de elementos futuristas mezclados con los del pasado que forman parte de un escenario caracterizado por el bajo nivel de vida. Vemos punks, motocicletas, pero al mismo tiempo hologramas y vías de circulación que surcan los cielos al mejor estilo “Blade Runner” (1982, Ridley Scott).

La dupla compuesta por Gastón Flores y Lisandro Estherren nos ofrece una historia que fluye a buen ritmo gracias a su narrativa y dibujos muy cuidados. Una trama ambiciosa que atrapa al lector desde el inicio y cuyos misterios se irán revelando con el correr de las páginas. Si bien abundan los elementos pertenecientes al “noir”, lo que verdaderamente distingue a la obra es su acercamiento a la ciencia ficción. Pese a que con este género crece en complejidad, también estampa al trabajo una fuerte identidad.

Los artistas
Gastón Flores

Docente, guionista y escritor argentino nacido en Rosario, Santa Fe. Inició su carrera en los comics en 2012, cuando participó de la fundación de la Revista Términus (Argentina), publicando historias breves en diez de los doce números editados. También publicó en las revistas antológicas “Quimera” y “La Murciélaga” (ambas argentinas), así como en “Cthulhu” (España) y “Lanciostory” (Italia). En 2016 co-fundó la editorial Alquimia Comics publicando en la misma “Legado de Sombras” (en 2017, con dibujos de Pablo Ayala) y “Los Prodigios 1” (en 2019, con dibujos de Seba Guidobono).

Lisandro Estherren
Dibujante autodidacta de historietas y licenciado en Diseño de la Comunicación Visual por UNL. Comenzó a publicar en 2001, en diversos fanzines producidos en la ciudad de Paraná. En nuestro país publicó obras en la extinta antología de historietas "Términus" y colaboró bajo guiones de Rodolfo Santullo en la versión que editorial Pictus publicará de "Etchenike", una adaptación al comic del personaje de Juan Sasturain aparecido en las novelas Manual de perdedores I y II. En ese trabajo puede disfrutarse íntegramente su estilo, donde abunda el blanco y negro con claras reminiscencias al historietista uruguayo Alberto Breccia. El artista ha trabajado en Italia para Aurea Editoriale y España para Diábolo ediciones. Para el mercado norteamericano se destacan "Redneck", historia sobre vampiros campesinos, en la que viene trabajando desde hace años junto al guionista Donny Cates; y "El último golpe" (editada en nuestro país por Multiversal Ediciones) donde comenzó su relación contractual con Boom! Studios. Para la misma editorial también realizó "Strange Skies Over East Berlin" junto al guionista Jeff Loveness. Actualmente participa en la revista digital "Dynamo Magazine" de Editorial Pictus y en una nueva novela gráfica junto al guionista Ed Brisson.

 

 

 


CULTURA
Más noticias sobre este tema
Temas: Cómics Actualidad Cultura 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

La Copa América es Argentina

 El Dibu fue elegido el mejor arquero del torneo y Lautaro Martínez resultó goleador. Otra noche de emociones y festejo argentino.

El mundo interior de Miguel Ángel Vesco, en GAP 18

 La muestra Un Yo Irreductible, del joven artista Miguel Ángel Vesco propone el regreso a las salas de exposición. En esta oportunidad, el artista plástico paranaense expone 30 trabajos en GAP 18 (Alameda de la Federación 355); En diálogo con Mirador Provincial abordamos la muestra, sus inicios y su idea del arte.



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
Locura de fanáticos en la casa de Lionel Scaloni

 Miles de personas de toda la Argentina se acercaron al pueblo santafesino ubicado a 40 kilómetros de Rosario. El líder de la Scaloneta salió a saludar a la gente entre llantos de emoción y aplausos. La pequeña localidad del departamento San Lorenzo de la provincia de Santa Fe se ha transformado en una especie de paseo turístico.

En su Pujato natal Locura de fanáticos en la casa de Lionel Scaloni

En Portada / Entre Ríos