Streaming. “El fin del amor”, de Amazon Prime Video

Una serie que cuestiona las dinámicas del amor

La comedia dramática basada en el exitoso libro de Tamara Tenenbaum narra el viaje de autoconocimiento de una filósofa feminista y columnista radial que en la adolescencia escapó de las rigurosas normas del judaísmo ortodoxo. Cuenta con el protagónico de Lali Espósito.
23-11-2022 | 10:44

Foto:Gentileza.
23-11-2022 | 10:44
“El fin del amor, querer y coger” se publicó en abril de 2019 para constituirse rápidamente en un éxito de ventas. El momento sin dudas era el indicado. El mundo temblaba al compas de una marea verde que no paraba de crecer y exigir derechos eternamente relegados. Una época signada por el activismo de millones de mujeres en las principales ciudades del mundo. El interés del público era genuino y en consecuencia numerosas publicaciones de la mal llamada “literatura feminista” inundaron las librerías. Entre ellos, el libro de Tamara Tenenbaum, que lleva al día de hoy nueve ediciones en nuestro país y dos en España.

Su autora, desde la primera persona, vuelca a través de ocho capítulos sus impresiones en torno a las relaciones intimas, el poliamor, la libertad, el deseo de maternar, el consentimiento y las relaciones -fugaces o no- propias de las aplicaciones de citas. Temas que generan empatía y que forman parte del día a día del público lector. Con un formato similar al de la crónica comparte sus experiencias, muchas de las cuales, dialogan y contrastan con un pasado encumbrado en una familia ortodoxa que a ciencia cierta parece no haber quedado demasiado atrás. Lo particular, y quizás el mayor de sus atractivos, es que en la obra no existen las sentencias firmes, todo es una inmensa duda donde las preguntas están a la orden del día.

Desde el pasado viernes cuatro de noviembre, y con aguas un tanto más calmas, desembarcó en la plataforma de streaming Amazon Prime el ensayo, esta vez, en forma de serie de tv. Llega con el afán de retomar con la misma fuerza y rebeldía una conversación iniciada hace poco más de tres años. Y esa distancia permite, porque no, un mejor debate de las consignas propuestas originalmente.

La serie

“El fin del amor” está compuesta de diez episodios que rondan los treinta minutos de duración y fue rodada íntegramente en la ciudad de Buenos Aires, prestando especial atención como locación al popular barrio de once. Cuenta con el protagónico de Lali Espósito a quien el papel, dada su marcada militancia feminista, parece sentarle de maravillas. La actriz interpreta a Tamara, una joven filósofa, profesora y columnista radial muy de moda y representante de la cultura pop. De manera íntima y personal la serie explora el viaje de esta joven que ha encerrado y puesto bajo llaves un pasado dentro de la comunidad judía ortodoxa para volcarse de lleno a su profesión.

Hay algo que parece no cuadrar en la vida de Tamara y que aflora dando pequeños indicios. Uno de ellos llega durante una intervención radial, la protagonista comienza hablando de libertad mientras se pregunta introspectivamente si ella verdaderamente se siente libre o por si lo contrario su discurso está vacío de contenido. Sin embargo, el mayor de los quiebres se da con la llegada de Sarita Levy (Brenda Kreizerman), una amiga de la infancia que nunca abandono la tradición familiar judía y que la invita a su casamiento. Esa invitación la enfrentará con un pasado compartido que parecía olvidado y a la vez desatará una crisis que se venía gestando desde hace tiempo.

¿Está viviendo la vida que imagino? Tamara que se creía por fuera de cualquier tipo de mandato comienza a darse cuenta de que solo consiguió reemplazarlos por otros: vive una prisión ligada a una pareja fija y estable. Su reacción inicial, abrupta e inentendible para muchos, es rebelarse contra el amor, o por lo menos con ese que en apariencias cae mejor frente a los ojos de los demás. Huye de su novio Fede y el camino emprendido la llevará a despojarse de ciertas mochilas para reencontrase consigo misma y abrazarse a su propio deseo.

Dos cosas quedan en claro desde un principio en “El fin del amor”: las crisis pueden ser saludables y el amor se puede presentar de diversas formas. En todo caso, de lo que habla el título de la serie es del fin del amor, conceptualmente, más “tradicional”.

El material para la ficción es sólido y la serie lejos de centrarse solo en los pensamientos de Tenembaum ofrece una reflexión si se quiere coral al brindar un notorio espacio a los personajes femeninos más cercanos a la protagonista. Su madre (la siempre magnifica Verónica Llinas) y sus dos amigas (Verá Spinetta y Candela Vetrano) aportan vivencias abriendo un amplio abanico de posibilidades al relato. Desde experiencias en discos con consumo de drogas, la búsqueda de la maternidad, a charlas en la facultad sobre feminismo o historias netamente familiares.

La serie indaga de manera inteligente en las raíces de la protagonista, al tiempo que, con el fin de mostrar el viaje de descubrimiento de Tamara, no tiene reparo alguno en hacer explicitas muchas de las escenas sexuales. En la historia el peso de las mujeres es notorio. Por solo citar dos de los ejemplos más claros, existe un tiempo dedicado a la reconstrucción de los lazos de Tamara con su madre Ruth, una pediatra que quedó viuda tras el fallecimiento de su marido en el atentado de la AMIA; y otro otorgado con el fin de retratar el impulso sexual que moviliza a la filósofa hacia una mujer trans llamada Ofelia (gran secundario a cargo de Mariana Genesio Peña).

La presencia masculina es escasa y muy básica. Se resume a Fede (Andrés Gil) que se presenta como el ex que poco entiende del cambio abrupto de actitud de Tamara, y Rodo, en la piel de Mike Amigorena, conductor del programa de radio en el que la protagonista trabaja y con el que mantendrá relaciones ocasionales.

“El fin del amor” subraya una tendencia cada vez más actual, la de plasmar la importancia de las relaciones afectivas que escapan de la pareja o la familia, para trazar lazos con aquellas que son producto de la amistad. Consigue ser graciosa, fresca y por momentos espontánea. Y si bien no es la primera vez que nos atrapa una serie que cuestiona los mandatos (basta recordar “Poco Ortodoxa” que también cuenta la historia de una joven que abandona una comunidad judía muy estricta), en esta el espectador encontrará algo diferente, quizás una perspectiva que le será ajena pero que ejemplifica de manera más fidedigna la realidad de las mujeres en la actualidad. La empatía puede tardar en llegar, incluso es posible que el público mayor de treinta años la sienta algo lejana, pero en definitiva no se trata sino de la historia de una persona que no se halla feliz en el lugar en el que esta.

El elenco funciona muy bien, sobre todo Lali Espósito que demuestra nuevamente sus excelentes dotes como actriz y comediante en momentos en los que el relato comienza a resentirse. Es a partir de la segunda mitad de capítulos cuando la actriz pone todo su carisma al servicio del producto.

El apartado técnico esta a la altura de este tipo de producciones. Sobresalen la fotografía de Leandro Filloy primero y de Nicolás Trovato después, y la dirección de arte de Julieta Dolinsky. La música original es de Iván Wyzsogrod, que se complementa muy bien con la ecléctica banda de sonido dispuesta y en la que se destacan temas de Barbi Recanati, Nathy Peluso (sola y con Bizarrap), Loli Molina, Ratones Paranoicos y Rosario Ortega.

El fin del amor (Argentina, 2022). Creadoras: Erika Halvorsen y Tamara Tenembaum. Elenco: Lali Espósito, Vera Spinetta, Julieta Zapiola, Verónica Llinás, Mariana Genesio Peña, Andrés Gil, Brenda Kreizerman, Mike Amigorena, Lorena Vega. Disponible en: Amazon Prime Video.



Temas: Actualidad Cine Series Televisión 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

Argentina: la ilusión de la gente va en aumento
Hay virtudes que se afirman y cosas por cambiar o mejorar. En el mientras tanto, la ilusión de la gente va en aumento y se nota en esa efervescencia que se transmite desde las tribunas. Qatar se viene enterando en este Mundial de qué significa el fútbol para los argentinos.
Campeón de la Liga Galvense: 9 de Julio de Arocena, el 9 de Oro
En una final de vuelta apasionante, 9 de Julio de Arocena le ganó 2 a 1 a Atlético Belgrano de Colonia Belgrano y se quedó con la primera estrella de campeón de su historia para la institución y la segunda para el pueblo que en 2006 gozaba con el título de Arocena Fútbol Club. En el recuerdo estarán siempre los chicos fallecidos en un trágico accidente en octubre.
Rosario: video muestra el escape de sicarios que mataron a dos pibes por error
Las imágenes fueron difundidas por el Ministerio Público de la Acusación. Según la investigación, el ataque en el que fallecieron Valentín Solís y Eric Galliz hace dos semanas tenía como destinatario a otro adolescente, al que tildan de ‘sapo’ por querer dejar de vender drogas. Hay un imputado por el doble crimen.


Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
El exorbitante presupuesto que tendrá Sastre para 2023
La semana pasada el Municipio de la cabecera del departamento San Martín –localidad con unos 7.000 habitantes aproximadamente– envió a la sala Raúl Cragnolino el proyecto para el ejercicio próximo. El Ejecutivo tendrá a disposición casi $ 1.000 millones, más del doble que en 2022. Cerca de $ 400 millones se irán en gasto de personal. Los comedores escolares de la ciudad, en problemas: la intendencia destinará a cada estudiante que asista $ 450 mensuales para su alimentación.

Estado municipal El exorbitante presupuesto que tendrá Sastre para 2023

En Portada / Entre Ríos
Más de siete mil entrerrianos disfrutaron del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos
Desde el 23 al 26 de noviembre se desarrolló la cuarta edición del Festival que reúne producciones audiovisuales y realizadores entrerrianos con el público. Con entrada libre y gratuita, miles de asistentes pudieron disfrutar del cine pensado y producido en nuestro país. Con la intención de federalizar el Festival, esta cuarta edición contó con cinco subsedes extendidas en el territorio provincial.

Cuarta edición del Ficer Más de siete mil entrerrianos disfrutaron del Festival Internacional de Cine de Entre Ríos