Cine

"La vida que siempre soñaste" del rosarino Germán Carver disponible de manera gratuita en Cine.Ar Play

 La opera prima del director estrenada originalmente en cine El Cairo y con un posterior paso por sala Arteón, goza de una nueva vida tras su desembarco en la plataforma de streaming. Se trata de una adaptación de cuentos propios que indaga en torno a las relaciones de pareja a través de tres historias encabezadas por un gran elenco local.

26-02-2024 | 20:36 |

+1

Adrián Giampani y Miguel Franchi son parte del elenco. Foto: Foto: Gentileza.


 “La vida que siempre soñaste” es el film con el que debuta tras las cámaras el director rosarino Germán Carver, uno de los primeros egresados de la Escuela Provincial de Cine y Televisión. Comenzó a rodarse a mediados de 2015 y, fruto de la insistencia y autogestión de Carver (que hasta tuvo que sortear una pandemia) consiguió ser estrenada a través del cine “El Cairo” en agosto del 2022. Siempre con la idea de extender su alcance, la cinta encontró una nueva pantalla al año siguiente en sala Arteón y ahora con su desembarco a través de la plataforma de streaming gratuita CineAr Play se propone llegar a cada rincón del país.


La película toma como epicentro a la ciudad de Rosario para desarrollar una serie de historias en las que prima el retrato de los vínculos interpersonales, poniendo una especial atención a aquellas que tienen que ver con las relaciones de pareja propiamente dichas. Se trata de un tríptico, tres historias basadas en cuentos escritos por el propio director, en el marco de un taller de escritura narrativa dictado por el escritor Marcelo Scalona, que se desarrollan a lo largo de distintos periodos de tiempo.


“No es un film político, solo son pinceladas que tratan de las relaciones afectivas entre las personas sobre el lienzo de la realidad política del país”, reza la sinopsis del film.


Cada uno de estos relatos se inicia con el año a modo de título. La primera de las historias tiene lugar en “2013”, la segunda en “2015” y finalmente la tercera en “2017”. La segmentación sirve, ante todo, como una herramienta para brindar contexto a unas tramas atravesadas por una figura de la que el autor no reniega como fuente de inspiración: Woody Allen.


Son narraciones que funcionan por si solas, de manera independiente y que bien podrían haberse estrenado como una serie de cortos. Sin embargo, el autor prefirió unirlas en un largometraje cercano a los 100 minutos de duración, hilvanándolas mediante un tema en común claramente identificable.


La primera historia parte de un mediometraje llamado “Hermano querido” realizado por Carver en 2015 y cuenta la historia de un músico de tango exitoso que regresa al país luego de pasar buena parte de su vida en Europa. Hay reencuentros con los afectos y un coqueteo con una vida que no fue. Sobrevuela un análisis en torno a la realidad que por esos momentos transitaba Argentina utilizando como recurso la consigna de cómo se ve el país desde lejos. El trabajo habla también acerca de la distancia y de su importancia en pos de tomar perspectiva y razonar acerca de la vida diaria y la persona que tenemos como compañera.


El segundo segmento tiene como protagonista a un artista plástico que, tras romper con su pareja, una mujer un tanto mayor y muy plantada y comprometida con las causas sociales, comienza una relación con alguien mucho más joven y con un posicionamiento ante la política totalmente diferente. Un análisis interesante sobre las contradicciones del deseo; un motor en muchos casos y en otros una genuina prisión.


En estas dos primeras historias el director utiliza como técnica la “cámara en mano” consiguiendo que las mismas adquieran cierta apariencia doméstica. Mediante este recurso logra forjar una fuerte empatía con el espectador que con el correr de los minutos se sentirá cada vez más participe de la trama.


En el tercer apartado se desarrollan tres historias que confluyen o se resumen en una principal. Nuevamente el punto se pone en las relaciones de pareja, pero aquí la incidencia del panorama político del momento es mayor. Un bar, sitio que cobija por naturaleza a las personas rotas, es el espacio elegido para un relato en el que su director se permite jugar de manera correcta con el montaje paralelo y los encuadres fijos. Es el corto sin dudas en el que se brindan las mejores actuaciones del trabajo. Existe además una hermosa escena resultado de un mix, imaginamos, de técnicas en las que los actores quedan detenidos en el tiempo, quietos y recogidos gracias a un travelling.


“La vida que siempre soñaste”, al fin y al cabo, se compone de tres historias que comparten no solo una misma ciudad, en épocas cercanas, pero totalmente distintas, sino el afán por brindar importancia a los amores. Hay lugares identificables como el tradicional bar “El Rosarino” (con más de cien años de historias) y músicos que consolidan la localía de la realización.


Es un producto que dialoga en base a tópicos como la felicidad y el inconformismo. Los contextos y nuestra forma de pensar delinean nuestra forma de relacionarnos y amar. Hay sentimientos que varían de acuerdo a los personajes, son historias de parejas, tan comunes que nunca serían historia.


Más allá de las cualidades propias del film uno de sus mayores atractivos es el nutrido elenco de reconocidos artistas de la ciudad con los que cuenta.


“2013” tiene las participaciones del fallecido Raúl Calandra, Lala Brillos, Julián Sanzeri y Juliana Morán; “2015” cuenta con las actuaciones de Miguel Ángel La Cruz, Eugenia Echegaray, Florencia Crende, Lisandro Romero, Leilén, y Alma Jaquelina Fitta; y finalmente “2017” con las de Miguel Franchi, Adrián Giampani, Claudia Schujman, Jorge Ferruchi, Gustavo Guirado, Raquel Elorza, Leandro Federico, Natalia Pesenti, y Conrado Ugarte


La dirección de arte estuvo a cargo de Oscar Vega, la música original fue compuesta por Esteban Sesso y la dirección de fotografía, así como la cámara fueron responsabilidad de Fernando Zago.


El sonido directo corresponde a Axel La Torre y Juan Manuel Durán, mientras que la producción estuvo a cargo de Claudia Milán y Andrea Parnisari.


“La vida que siempre soñaste”, cuyo título refiere de manera irónica a una frase publicitaria que incluso puede verse en el último segmento, está disponible desde el martes 20 de febrero en la plataforma Cine.Ar Play. Llegó junto con los estrenos también de “Respira” (ficción), de Gabriel Grieco; “Gauchito Gil” (ficción), de Fernando del Castillo; “Yvonne” (documental), de Marina Rubino; y los cortometrajes “Blanca pureza”, de Carolina Gil Solari y Emilio Guazzaroni, y “Desvío”, de Diego Ercolano. Asimismo, el jueves 22 se sumó a la grilla “La larga vida de los recuerdos” (ficción), de Mariana Russo y Alberto Masliah.


La plataforma


Cine.Ar Play es la plataforma de video a demanda (vod) del Incaa y Arsat, donde el público puede disfrutar de un catálogo gratuito de películas, series y cortometrajes nacionales de todos los géneros y estilos. Hay miradas totalmente nuevas, así como clásicos de siempre.


Es de muy fácil registro y está disponible en todo el mundo. Se puede acceder a sus contenidos a través de una computadora, tablet, celular o Smart TV.

 


CULTURA
Más noticias sobre este tema
Temas: Cultura Cine Series Televisión Mirador Provincial 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos