Teatro en Rosario

“Entre el 76 y el 2001 al país le sangraron muchas cosas, entre ellas Los Redondos”

Una obra redonda es un homenaje desde el teatro a la mítica banda argentina, pero también un recorte histórico del país entre 1976 y 2001. Fernando Casas, autor del libro y maestro de ceremonias de la obra, dialogó con Mirador Provincial para profundizar acerca de los orígenes del proyecto, su planteamiento formal y la recepción del público.
09-11-2022 | 16:17

Foto:Gentileza.
09-11-2022 | 16:17
Damián Pettinari


Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota fue mucho más que una banda de rock. Los redondos eran los únicos héroes en ese lío que era el país a finales de los ‘90. En una década donde la política se retiró, para dejarle el camino allanado a los mercados, la banda que lideraban el Indio, Skay y la negra Poli era la única política posible para las juventudes excluidas, esas bombas pequeñitas que se detonaron en aquel diciembre sangriento de finales de 2001. El futuro había llegado y era todo un palo. Una obra redonda es un homenaje desde el teatro a la mítica banda argentina, pero también un recorte histórico del país entre 1976 y 2001. Con más de 20 artistas en escena, una banda en vivo y el relato histórico de cada época, la obra recrea momentos emblemáticos de la historia de Patricio Rey.

Una Obra Redonda viene de realizar un ciclo de tres funciones en el “Margarita Xirgú” de la ciudad de Buenos Aires, el mítico teatro de San Telmo donde tocaron Los Redondos en dos oportunidades. Cada función contó con un agregado diferente: en la primera se colocó una placa recordatoria del paso de Patricio Rey por el lugar; en la segunda hubo exposición de cuadros y dibujos de Rocambole; y en la tercera una exposición de fotos de Andrés Violante, histórico fotógrafo del rock.

Fernando Casas, autor del libro y maestro de ceremonias de la obra, dialogó con Mirador Provincial para profundizar acerca de los orígenes del proyecto, su planteamiento formal y la recepción del público.

-¿Cómo surge la idea de Una Obra Redonda?

-La idea surgió junto con Leo Melis y después se sumó Gerardo Anchava, somos tres en esto. Empecé con el guión en pandemia y nos fuimos empujando ideas. Nos dimos cuenta de que coincidíamos en la necesidad de que Los Redondos tengan un homenaje que vaya muchos más allá de un tributo musical.

-¿Cómo articulan el arco narrativo que vincula el recorte histórico del país entre 1976 y 2001 con la banda?

-Es que siempre creímos que cosas que le pasaron a Los Redondos y al rock le pasaron al país. Tocar y armar fiestas en plena dictadura, grabar disco recién en democracia, ser joven y rockear en la noche de la primavera alfonsinista y los 90, los 2000. Ni hablar el asesinato de Walter Bulacio, la prohibición de los shows de Olavarría o la violencia adentro y afuera de los recitales redondos. Nuestra promo reza: “entre el 76 y el 2001 al país le sangraron muchas cosas, entre ellas Los Redondos”.

- ¿La idea es recuperar lo performático de aquel periodo primigenio en que los redondos tocaban en el under?

-Claro, es uno de los motivos de este homenaje. Pensábamos cómo Los Redondos, que nacieron de la varieté, del rock como movimiento más allá de la música, de la perfomance sumada a la música, no tenían un homenaje desde este tipo de disciplinas. Pero además, eso lo usamos también para contar la parte moderna de la historia. Es decir, la obra recrea las mononas, los discursos poéticos del Mufercho, los monólogos de Enrique Syms, pero también cuando hace performances lo hace sobre canciones que nunca tuvieron, más modernas, ese es el cruce también.

-¿Cómo lograron que Rocambole ceda los audiovisuales que proyectan en la obra?

-Antes de estrenar, le hicimos una entrevista, un vivo de Instagram. Yo como periodista lo había entrevistado varias veces, pero esta vez era diferente. Le advertimos que sería una conversación para el guión de una obra de teatro sobre Patricio Rey. Y la verdad que se recontra copó, él y Lucas, uno de sus colaboradores. Siempre estamos consultándole algún dato e invitándolo a nuestras fechas para que monte su stand. Incluso compartimos puesto en Ferias del Libro de algunos municipios.

-¿Cuánto les llevo el proceso de escritura del guion? ¿En qué registros se basaron?

-Tiempo exacto no lo sé, pero gran parte de la pandemia. Cuando Leo Melis me dijo la frase “vos tenés que contar la historia de Los Redondos”, empecé a manotear textos, segmentos radiales, una catarsis de redes sobre el asesinato de Walter Bulacio y demás. Después lo fuimos maridando con otras ideas, el cuerpo de actuación y las canciones que habíamos elegido para la banda.

-¿Cómo fue el proceso de amalgama entre la performance de los 20 artistas en escena y la banda en vivo?

-Había una idea madre en el guión y cuando se sumó la directora Verónica Fucci, terminó de enlazar todo de manera notable. Pasó cada una de las escenas por el matiz del teatro. Vero tiene experiencia tanto en teatro under como en superproducciones entonces entiende qué necesita cada escena, incluso si cambia el escenario y el público ante el que nos presentamos.

-¿Hubo modificaciones en la puesta en escena con el correr de las funciones?

-Sí, hace tres funciones que estrenamos dos escenas nuevas, perfeccionamos otras y la banda cambió dos canciones. Pero además dependemos del escenario y las dimensiones de cada lugar; en eso somos como un circo, antes de llegar al lugar Leo, Gerardo y la dire se juntan y ven fotos o videos. Para ver si se puede colgar el aro o la tela, si se puede bajar entre el público en ciertas escenas, por dónde me puedo mover yo, que soy el maestro de ceremonias.

- ¿Qué devoluciones tuvieron del público ricotero?

-Son increíbles, en camarines nos contamos entre actores y músicos lo que nos dijo el público tras el final, al momento de bajar del escenario y mezclarnos todos. Yo recuerdo tres muy fuertes: un tipo de 50 años que dijo que se sintió en Stud Free Pub de 1985 viendo a Los Redondos, un pibe de menos de 20 que agradeció porque la historia le pasó por el cuerpo y un loco que me abrazó y me dijo al oído: “Hiciste una analogía de la droga y de la antifalopa que si te hubiera escuchado antes no perdía diez años de mi vida”. La gente se conmueve, y nosotros también al terminar la función.

Ficha técnica

Libro y actuación: Fernando Casas
Dirección: Verónica Fucci
Producción artística: Leonardo Melis
Producción general: Gerardo Anchava
Prensa y comunicación: Carina Culazzo
Fecha: viernes 11 de noviembre 21:00 hs
Lugar: Teatro Vorterix (Salta 3519 – Rosario)
Entrada: desde $ 2.500. En la boletería del teatro o por www.eyticket.com



Temas: en resumen 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias

Argentina tiene que mejorar desde la cabeza hasta los pies
Scaloni está, con el torneo en marcha, en la búsqueda del equipo. Se le cayeron piezas clave, sobre todo en el mediocampo. Messi abrió el camino a la victoria ante México, demostrando lo que vale. Hasta ese momento, navegábamos en un mar de dudas.


Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos
"Me siento con mucha confianza para dar este paso"
El paranaense Franco Catena debutará como pugilista profesional este sábado 3 de diciembre, en el Club Sportivo Entre Ríos. El Yunque contó cómo se siente, sus expectativas para esta nueva etapa y analizó su estilo de pelea. Su rival será el bonaerense Franco González.

Boxeo "Me siento con mucha confianza para dar este paso"

Victoria recibe al cine de ufología
Se realizará entre el 9 y el 11 de diciembre el segundo Festival Internacional de Cine de Ufología y Fenómenos Paranormales, en Victoria. El encuentro está organizado por la producción del canal estadounidense History Channel y las directoras del Museo Ovni de la ciudad, Silvia y Andrea Pérez Simondini, serán las anfitrionas del evento.

Segundo festival Victoria recibe al cine de ufología