Entrevista

Gina Valenti: "Pienso en el arte como un caballo de Troya"

El pasado mes de octubre cerro su itinerancia en las ciudades de México y Estados Unidos, el 404 Festival Internacional de Arte y Tecnología. El proyecto rosarino ha recorrido más de 13 países, y presentó su vigésima edición bajo el lema Hominis Circus, proponiendo un nuevo modo de acercarnos al Arte y la Tecnología. En comunicación con Gina Valenti dialogamos sobre esta nueva edición, su permanente itinerancia, y la filosofía que lo sostiene.

22-12-2023 | 10:44 |

El 404 es una obra hecha por artistas.
Foto:Gentileza.

La vigésima edición del 404 Festival Internacional de Arte y Tecnología significó la consolidación de este proyecto, independiente y sin fines de lucro, cuya misión educativa siempre ha sido lograr que el arte sea un camino para emanciparnos de los sistemas dominantes. Hoy podemos decir que el 404 es una obra hecha por artistas y todo lo que habíamos soñado desde un inicio no sólo se ha hecho realidad, sino que, también, puede transformarla.

Del 11 al 15 de octubre, la Ciudad de México recibió en el 13er país que visita este proyecto itinerante. Allí presentaron dos grandes exhibiciones en las dos principales sedes culturales de la ciudad: el Centro Nacional de las Artes (CENART) y el Centro de Cultura Digital (CCD). Se ensamblaron y exhibieron obras de más de 40 artistas, muchos de los cuales viajaron desde diversas lejanías: Alemania, Argentina, Eslovenia, Japón, Canadá, Estados Unidos, Francia, Chile y México, entre otros países. Con entrada libre y gratuita, se presentaron instalaciones interactivas que combinaron robótica, inteligencia artificial, realidades mixtas, net-art, animaciones, performances, música en vivo, paneles de debate y talleres. Las muestras contaron con la visita de miles de personas, habiendo sido el evento más concurrido en ambas sedes hasta ese momento y ya estamos recibiendo propuestas para llevar el 404 a nuevos destinos en los próximos años.

-¿Por qué el título Hominus Circus?
-Este año, el concepto de Hominis Circus, nos invita a reflexionar acerca del lugar que ocupamos los seres humanos en un mundo donde parecemos haber quedado atrapados en nuestros propios artificios: “Cuando la obsolescencia programada es la nuestra, la tecnología de los muertos vuelve a casa”. El tiempo fue un factor clave para el nacimiento de esta vigésima edición del 404. Pasé meses pensando cómo tendría que ser su estética, cómo tenía que sonar. Después de mucho tiempo y una vez escrito el manifiesto, seguía resonando en mi cabeza el título y por casualidad vi la última obra del artista ruso Aristarkh Chernyshev. Eran estos humanoides caminando y transformándose a cada paso. Fue ahí que vi el concepto representado en imagen y le pregunté si estaba dispuesto a cedernos su obra “Fluid Transformations” para elaborar la propuesta visual de este año. Afortunadamente, estuvo de acuerdo y mientras eso sucedía, estaba escuchando el clásico “Time for a change” del dúo francés Elephanz. Me puse en contacto con ellos contándoles lo que teníamos en mente y rápidamente nos cedieron los derechos de reproducción de su canción. Allí pude finalmente visualizar a este “Hominis Circus” y desde ese
momento me dediqué a hacer coincidir los pasos de esos caminantes para que sigan el ritmo de la música. A cada sede, la destacamos con uno de los personajes. Fue una aventura en sí misma la génesis de esta identidad audio-visual, como también lo fue la selección de los artistas a partir de la convocatoria abierta”.

-¿Qué problemáticas contemporáneas y filosóficas aborda el festival?
-Pienso en el arte como un caballo de Troya, como la reacción expresiva a un sistema opresivo. Es desde ese lugar que encuentro interesante su articulación con las nuevas tecnologías, que en general, son de origen bélico y suelen ser utilizadas para la vigilancia. También, las industrias del entretenimiento han capitalizado el uso de las nuevas tecnologías, con todo lo que eso significa. En el mundo contemporáneo, el espectáculo y el entretenimiento han absorbido casi todas las formas de arte. Como sostuvo Marshall McLuhan “si es cierto que el artista tiene el poder de prever y evitar las consecuencias de los traumas tecnológicos, entonces ¿qué vamos a pensar del mundo y de la burocracia de la “apreciación artística”? ¿No se parecería de repente a una conspiración para convertir al artista en un
fanfarrón, un frívolo o un relajante muscular?”.

 

Foto: Gentileza.

 

Cuando nuestro imaginario personal no puede despegarse del imaginario colectivo y ese imaginario es corporativo, es necesario visualizar algún indicio que nos devuelva a la exclusiva tarea de no pertenecer. Pero nuestra imaginación no siempre completa y valida la información. A veces, también puede interponerse. Supo decir Montaigne en el siglo XVI: Una imaginación robusta genera por sí misma los acontecimientos. El 404 nos interpela cada año, invitándonos a dar vuelta la mesa de debate, a través de un arte que nos propone nuevas formas de abordar el binomio tensionado Arte y Tecnología. Existe un arte que nos pone a pensar, incluso interactuando con las mismas tecnologías que suelen estar allí para impedirlo.

-¿Qué países y culturas han visitado por medio del festival? ¿Qué anécdotas o vivencias tenés de estos viajes?
-Hasta el momento, el 404 se ha presentado en 13 países: Argentina, Austria, Bélgica, España, Italia, Rusia, Suiza, Taiwán, Colombia, Japón, Estados Unidos, Francia y México. A su vez, lo hemos presentado en más de 60 sedes de todo tipo (universidades, espacios públicos, museos, galerías, teatros e incluso parques). Cuando llego, siempre me fijo mucho en los detalles, como diría McLuhan del “reconocimiento de patrones”. En algunos países me costaba comunicarme con los técnicos porque estaba prohibido que los directores hablasen de manera directa con quienes tenían “menor rango” pero siempre intentaba encontrar la manera de eludir esos protocolos. A veces, algunos son artistas también, pero nadie los reconoce de esa forma en su lugar de trabajo. Hoy algunos de ellos tienen carreras formidables y cuando vuelvo a encontrarlos nos acordamos de esos tiempos. En otras culturas, los primeros con quienes uno entabla una amistad son los técnicos, porque conocen el detrás de escena que la mayoría de la gente nunca ve. He visto las mismas expresiones de sorpresa y emoción en las culturas más diversas, frente a las obras que mostramos. No sólo a la niñez temprana la unen rasgos universales que trascienden las culturas, esto también ocurre en los adultos cuando están frente a una obra.

-¿Cómo se financia el proyecto?
-En la década del ’90 se nos disciplinaba con el lema “El tiempo es dinero”. Pero ahora sabemos que lo único que no puede ganarse y solo podemos perder es el tiempo, nuestro gran aliado y nuestro gran enemigo, dependiendo qué lugar le otorguemos en nuestra vida cotidiana. El 404 es un proyecto que se gestiona y autogestiona de acuerdo al contexto y al país en donde se presenta. Al ser una iniciativa independiente e itinerante, hemos pasado por todas las circunstancias posibles e inimaginables. Ha habido años en los que hemos tenido apoyo de instituciones privadas y públicas, otros, en los que lo hemos financiado con mi madre (ambas somos docentes). Pero si tengo que responder a esta pregunta en términos generales, los viajes de los artistas suelen ser financiados por sus universidades o sus propias compañías (en ambos casos se presentan como co-sponsors), al igual que el equipamiento técnico. Cada año el acuerdo es distinto. Esta vez, contamos con el apoyo de la Universidad Nacional de Rosario, del Institute de General Semantics de NYC, SAE Institute de México, Fundación Telefónica Movistar, Cocay, Casa SnowApple, Sitios Hispanos, annolab, Le Centre, Peppercorns, y otros artistas como co-productores del proyecto.

-¿Cuáles son los planes a futuro?
-Siempre pienso en el futuro como un tiempo sin tiempo. Trato de habitar el presente al máximo, porque creo que es ése el lugar desde donde ocurren los futuros. Hay artistas que ya están proponiendo el 404 en nuevos países y también México y Estados Unidos nos esperan de regreso. Cuando te esperan con los abrazos abiertos luego de haber logrado algo tan complejo, es una victoria artística y humana. También estamos invitados a viajar a dos nuevos destinos en Europa y América.

Por último, y desde hace años, tengo en mente llevar adelante un proyecto educativo con el 404 y se lo he comentado a los artistas. En 2022 obtuve el título de Doctora en Educación (UNR), a partir de lo cual esta iniciativa se vuelve más viable en términos académicos. En su gran mayoría, ellos son docentes en sus respectivas universidades y confío plenamente en que entre todos gestionaremos las alianzas necesarias para proponer un nuevo tipo de formato, un nuevo tipo de educación.

Contacto

https://www.404festival.com/hominiscircus


Temas: Arte Música Teatro Actualidad 
Mirador Provincial en

Además tenés que saber:


+ Noticias



Dejanos tu Comentario
Los comentarios realizados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Evitar comentarios ofensivos o que no respondan al tema abordado en la información.
En Portada / Santa Fe
En Portada / Entre Ríos